Los tali­ba­nes ases­tan un gol­pe devas­ta­dor a la OTAN – Pepe Esco­bar

Los mani­pu­la­do­res de infor­ma­ción de Washing­ton a Bru­se­las y Kabul pasa­rán muchas noches sin dor­mir. La opi­nión públi­ca mun­dial ha sido incan­sa­ble­men­te horro­ri­za­da y sobre­co­gi­da por la qui­me­ra de que EE.UU. y la OTAN están “ganan­do” la gue­rra com­bi­na­da AfPak.

Vea­mos los hechos en el terreno. Inme­dia­ta­men­te des­pués de que el gobierno de EE.UU. deci­dió “sus­pen­der” 800 millo­nes de dóla­res de ayu­da al ejér­ci­to paquis­ta­ní, el minis­tro de defen­sa de Pakis­tán, Ahmed Mukh­tar, decla­ró al canal local Express TV: “Si todo se pone difí­cil, reti­ra­re­mos todas nues­tras fuer­zas”, sugi­rien­do que no habrá más sol­da­dos de Isla­ma­bad para com­ba­tir a las gue­rri­llas de mayo­ría pas­tún en las áreas tri­ba­les.

Mukh­tar no podía haber sido más explí­ci­to: “Si los esta­dou­ni­den­ses se nie­gan a dar­nos dine­ro, bueno… No pode­mos per­mi­tir­nos que los sol­da­dos estén en las mon­ta­ñas duran­te un perío­do tan lar­go”.

Esto mues­tra grá­fi­ca­men­te, una vez más, que el ejér­ci­to paquis­ta­ní está par­ti­ci­pan­do ‑a dis­gus­to- en el jue­go de contraterrorismo/​contrainsurgencia de Washing­ton en las áreas tri­ba­les. Por mucho que Isla­ma­bad tema al nacio­na­lis­mo pas­tún, el ejér­ci­to sabe que debe pro­ce­der con extre­ma cau­te­la, de otra mane­ra enfren­ta­rá una masi­va rebe­lión tri­bal pas­tu­na que plan­tea­ría el supre­mo tabú: la con­so­li­da­ción de “Pas­tu­nis­tán”, que des­pe­da­za­ría al Pakis­tán que cono­ce­mos.

Señor de la gue­rra derri­ba­do

Y lue­go el pre­si­den­te Hamid Kar­zai, la mario­ne­ta que ape­nas con­tro­la su pro­pio trono en Kabul, según dicen en el lugar, dijo en una con­fe­ren­cia de pren­sa con­jun­ta con el libe­ra­dor de Libia visi­tan­te, el neo-napo­leó­ni­co pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy:

“Den­tro de las casas de los afga­nos, hemos sufri­do el mis­mo tipo de dolor. Y nues­tra espe­ran­za es que, si Dios lo quie­re, haya un final del dolor y el sufri­mien­to del pue­blo afgano y se ins­tau­ren la paz y la segu­ri­dad.”

Se pue­de decir que no hay muchos afga­nos que sen­ti­rán “el mis­mo tipo de dolor” por el ase­si­na­to de Ahmad Wali Kar­zai, her­ma­nas­tro del pre­si­den­te, impor­tan­te nar­co­tra­fi­can­te, ele­men­to en la nómi­na de la CIA y máxi­mo tra­fi­can­te de influen­cias en Kan­dahar como jefe del con­se­jo pro­vin­cial de Kan­dahar.

Ya que es posi­ble que los tali­ba­nes con­tro­len real­men­te has­ta un 70% del país, el ase­si­na­to es un gol­pe ines­ti­ma­ble, y el por­ta­voz de los tali­ba­nes Usuf Ahma­di rei­vin­di­có debi­da­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad: “Es uno de nues­tros máxi­mos logros des­de el comien­zo de la ope­ra­ción de pri­ma­ve­ra. Asig­na­mos recien­te­men­te a Sar­dar Moham­mad para que lo mata­ra y Sar­dar Moham­mad tam­bién lle­gó a ser un már­tir.”

Una con­tra-mani­pu­la­ción noti­cio­sa en Kan­dahar dice que Sar­dar Moham­mad, coman­dan­te de con­fian­za de Kar­zai, de la mis­ma tri­bu Popol­zai, mató a Ahmed Wali de dos tiros en la cabe­za, “por dro­gas” y por moti­vos per­so­na­les.

En todo caso, los tali­ba­nes ya están ganan­do la gue­rra de rela­cio­nes públi­cas. Des­de la pri­ma­ve­ra de 2010, los tali­ba­nes han logra­do matar al jefe pro­vin­cial de poli­cía de Kan­dahar, al vice­go­ber­na­dor, al jefe de dis­tri­to de Arghan­dab y al vice­al­cal­de de la ciu­dad de Kan­dahar.

Aho­ra se libra­ron del prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta favo­ra­ble a Washing­ton, no solo en Kan­dahar sino en todo el sur de Afga­nis­tán, don­de la OTAN ha esta­do invo­lu­cra­da masi­va­men­te para aplas­tar a los tali­ba­nes en su hogar espi­ri­tual y terreno pre­fe­ri­do. El ase­si­na­to des­tro­za la narra­ti­va de que “la OTAN está ganan­do”.

El rey de Kan­dahar

Pasé una lar­ga tar­de con Ahmad Wali en Quet­ta, la capi­tal de la pro­vin­cia Balu­chis­tán en Pakis­tán, cuan­do EE.UU. esta­ba bom­bar­dean­do a los tali­ba­nes en el oto­ño de 2001, sema­nas antes de que él y su her­ma­nas­tro pasa­ran de ser “ven­de­do­res de kebab” (dice la calle) a per­so­na­jes influ­yen­tes.

Enton­ces Ahmad Wali ya era un acti­vo de la CIA ‑ocu­pa­da lan­zan­do en para­caí­das a Hamid Kar­zai a Afga­nis­tán- y un impor­tan­te con­tra­ban­dis­ta de opio, por no men­cio­nar que ade­más era líder tri­bal y una per­so­na­li­dad mucho más enér­gi­ca que su her­ma­nas­tro.

Duran­te los años 2000, man­tu­vo todos esos roles, así como el de pro­pie­ta­rio de hote­les, bie­nes raí­ces e inclu­so un con­ce­sio­na­rio de Toyo­ta, pero sobre todo esfor­zán­do­se por “con­te­ner” Kan­dahar, que siem­pre estu­vo fuer­te­men­te “tali­ba­ni­za­da”, como coman­dan­te de la Fuer­za de Ata­que Kan­dahar, un duro gru­po para­mi­li­tar pri­va­do que ayu­da a las Fuer­zas Espe­cia­les de EE.UU. y a la CIA en ase­si­na­tos selec­ti­vos de altos coman­dan­tes tali­ba­nes.

Era el gober­na­dor de fac­to, cono­ci­do gene­ral­men­te como “rey de Kan­dahar”, mucho más pode­ro­so que el gober­na­dor y el des­den­ta­do con­se­jo pro­vin­cial.

La lec­ción que tayi­kos, uzbe­kos, haza­ras y pas­tu­nes secu­la­res apren­den de su ase­si­na­to es que el gobierno de Kar­zai es un simu­la­cro (bueno, la mayo­ría de los afga­nos ya lo sabía), inca­paz de pro­te­ger inclu­so al más pode­ro­so de los Kar­zai. En cuan­to a la fic­ción de que la OTAN está en pro­ce­so de con­quis­tar los cora­zo­nes y las men­tes de los afga­nos y logran­do que se ena­mo­ren del gobierno cen­tral de Kabul, pue­den tra­tar de enga­ñar con algo seme­jan­te a una roca en el Hin­du Kush.

Bas­ta de hablar de que la OTAN “gana” en Afga­nis­tán. Y en cuan­to a que EE.UU. está “ganan­do” en las áreas tri­ba­les de Pakis­tán, bas­ta con ver lo que pien­san el pode­ro­so jefe del esta­do mayor del ejér­ci­to, gene­ral Ash­faq Par­vez Kia­ni ‑un favo­ri­to del Pen­tá­gono- y el jefe del direc­to­ra­do de Inte­li­gen­cia Inter-Ser­vi­cios (ISI), el tenien­te gene­ral Ahmed Shu­ja Pasha. A tra­vés de sus acó­li­tos dicen que pue­den arre­glár­se­las sin los 800 millo­nes de dóla­res “sus­pen­di­dos” por Washing­ton, o pedir cual­quier cosa que nece­si­ten a Chi­na, su “ami­ga de siem­pre”.

Según el por­ta­voz del Pen­tá­gono, el coro­nel David Lapan, Isla­ma­bad pue­de reci­bir los 800 millo­nes de dóla­res si emi­te muchas más visas, en par­ti­cu­lar para espías esta­dou­ni­den­ses, y res­ta­ble­ce el entre­na­mien­to gene­ra­li­za­do de paquis­ta­níes en con­tra­te­rro­ris­mo y con­tra­in­sur­gen­cia. Isla­ma­bad ‑que ya enca­ra una gue­rra de dro­nes esta­dou­ni­den­ses en las áreas tri­ba­les- no mues­tra inte­rés.

El “gana­dor” en este caso es real­men­te al-Qai­da, que ha uti­li­za­do a los tali­ba­nes paquis­ta­níes en una con­fron­ta­ción con el ejér­ci­to paquis­ta­ní en las áreas tri­ba­les como una tác­ti­ca de dis­trac­ción, mien­tras cons­pi­ra para expan­dir su agen­da basa­da en el cali­fa­to hacia Asia Cen­tral.

Pero,esperad un poco, ¿no iba “ganan­do” EE.UU. con­tra al-Qai­da? Es lo que el gene­ral David Petraeus ‑que aho­ra pasa de máxi­mo coman­dan­te en Afga­nis­tán a jefe de la CIA- ha esta­do con­tan­do: “Se ha hecho un daño enor­me a al-Qai­da en las Áreas Tri­ba­les bajo Admi­nis­tra­ción Fede­ral… y repre­sen­ta la pers­pec­ti­va de una derro­ta real­men­te estra­té­gi­ca” de al-Qai­da.

Bueno, no real­men­te. A menos que des­tru­yan a fon­do las áreas tri­ba­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *