Estra­te­gia inad­mi­si­ble con­tra [email protected] [email protected]

Estrategia inadmisible contra los presosFir­man­tes del Acuer­do de Ger­ni­ka com­pa­re­cie­ron ayer para hacer una doble denun­cia: la nega­ti­va de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias a faci­li­tar con­tac­tos con los inter­lo­cu­to­res del Colec­ti­vo de Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos; y la uti­li­za­ción del cita­do acuer­do como herra­mien­ta de chan­ta­je a los pre­sos. En la com­pa­re­cen­cia se hicie­ron duras acu­sa­cio­nes, que res­pon­den a una acti­tud inad­mi­si­ble por par­te de los man­da­ta­rios espa­ño­les, opues­ta a lo que repre­sen­ta el acuer­do con más poten­cial que tie­ne este país de cara a con­se­guir solu­cio­nes. Un acuer­do que gran par­te de la socie­dad vas­ca con­si­de­ra ya autén­ti­ca refe­ren­cia del pro­ce­so de paz y nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca y que, desa­rro­lla­do en toda su exten­sión y con toda la ambi­ción, tam­bién debe for­ta­le­cer la apor­ta­ción de los pre­sos al camino de las solu­cio­nes. Es denun­cia­ble, por tan­to, el uso espu­rio que quie­ren hacer del mis­mo aque­llos que sólo saben poner tra­bas en el camino.

La situa­ción de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos y las injus­ti­cias a las que son some­ti­dos, tam­bién sus fami­lia­res y alle­ga­dos, es una cues­tión que, cual cuchi­llo, atra­vie­sa lo más hon­do del cora­zón y la pro­pia reali­dad social del país. Su libe­ra­ción, que vuel­van sanos y pron­to a casa es, ade­más de una obli­ga­ción moral, un reto urgen­te, no con­di­cio­na­do, que mere­ce cen­tra­li­dad en el deba­te polí­ti­co. Un queha­cer al que hay que dotar de ini­cia­ti­vas con­cre­tas, mate­ria­li­za­bles, de impac­to, que estén a la altu­ra de este nue­vo tiem­po, de modo que no se repi­tan los atas­cos e iner­cias del pasa­do. Quie­nes tie­nen la posi­bi­li­dad y la res­pon­sa­bi­li­dad de abor­dar este reto debe­rían hacer­lo sin demo­ra, con deci­sio­nes y con­ven­ci­mien­to colec­ti­vo, de mane­ra acor­da­da. Por­que no sólo es una deman­da natu­ral y de jus­ti­cia, sino que es una inver­sión segu­ra y deter­mi­nan­te para dina­mi­zar el pro­ce­so que pese a todos los obs­tácu­los se está abrien­do en Eus­kal Herria.

La estra­te­gia de ten­sión y chan­ta­je del Esta­do hacia el colec­ti­vo de pre­sos debe ser cen­su­ra­da, del mis­mo modo en que es nece­sa­rio pro­mo­ver la apor­ta­ción de todos los agen­tes a un esce­na­rio de solu­cio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *