Escla­vos en Euro­pa – Igna­cio Ramo­net

Dos siglos des­pués de la abo­li­ción de la escla­vi­tud, regre­sa una prác­ti­ca abo­mi­na­ble: la tra­ta de per­so­nas. La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) esti­ma que 12,3 millo­nes de per­so­nas en el mun­do se ven some­ti­das, por redes liga­das a la cri­mi­na­li­dad inter­na­cio­nal, a la explo­ta­ción de su fuer­za de tra­ba­jo en con­tra de su volun­tad y en con­di­cio­nes inhu­ma­nas.

Tra­tán­do­se de muje­res, la mayo­ría son víc­ti­mas de explo­ta­ción sexual mien­tras muchas otras son espe­cí­fi­ca­men­te explo­ta­das en el ser­vi­cio domés­ti­co. Tam­bién se da el caso de per­so­nas jóve­nes y en buen esta­do de salud que, bajo diver­sos enga­ños, son pri­va­das de su liber­tad con el fin de que par­tes de sus cuer­pos ali­men­ten el trá­fi­co ile­gal de órga­nos huma­nos.

Pero la tra­ta se está exten­dien­do cada vez más a la cap­tu­ra de per­so­nas que sufren explo­ta­ción de su fuer­za de tra­ba­jo en sec­to­res de la pro­duc­ción muy nece­si­ta­dos de mano de obra bara­ta como la hos­te­le­ría, la res­tau­ra­ción, la agri­cul­tu­ra y la cons­truc­ción.

A ese tema pre­ci­so, la Orga­ni­za­ción para la Segu­ri­dad y la Coope­ra­ción en Euro­pa (OSCE) dedi­có en Vie­na, los días 20 y 21 de junio pasa­do, una Con­fe­ren­cia inter­na­cio­nal con la par­ti­ci­pa­ción de auto­ri­da­des polí­ti­cas, orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, ONG y reco­no­ci­dos exper­tos (1).

Aun­que el fenó­meno es mun­dial, varios espe­cia­lis­tas sub­ra­ya­ron que la pla­ga del tra­ba­jo escla­vo está aumen­tan­do impa­ra­ble­men­te en el seno mis­mo de la Unión Euro­pea. El núme­ro de casos reve­la­dos por la pren­sa, cada vez más nume­ro­sos, sólo cons­ti­tu­yen la pun­ta del ice­berg. Las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y las ONG esti­man que hay en Euro­pa cen­te­na­res de miles de tra­ba­ja­do­res some­ti­dos a la exe­cra­ción de la escla­vi­tud (2).

En Espa­ña, en Fran­cia, en Ita­lia, en los Paí­ses Bajos, en el Rei­no Uni­do y en otros paí­ses de la UE, nume­ro­sos migran­tes extran­je­ros, atraí­dos por el espe­jis­mo euro­peo, se ven atra­pa­dos en las redes de mafias que les obli­gan a tra­ba­jar en con­di­cio­nes seme­jan­tes a las de la escla­vi­tud de anta­ño. Un infor­me de la OIT reve­ló que, al sur de Nápo­les, por ejem­plo, unos 1.200 bra­ce­ros extra­co­mu­ni­ta­rios tra­ba­ja­ban 12 horas dia­rias en inver­na­de­ros y otras ins­ta­la­cio­nes agrí­co­las sin con­tra­to de tra­ba­jo y por suel­dos mise­ra­bles. Vivían con­fi­na­dos en con­di­cio­nes pro­pias de un cam­po de con­cen­tra­ción, vigi­la­dos mili­tar­men­te por mili­cias pri­va­das.

Este “cam­po de tra­ba­jo” no es el úni­co en Euro­pa. Se ha des­cu­bier­to, por ejem­plo, en otra región ita­lia­na, a cen­te­na­res de migran­tes pola­cos explo­ta­dos del mis­mo modo, a veces has­ta la muer­te, esen­cial­men­te para la reco­gi­da de toma­tes. Se les había con­fis­ca­do su docu­men­ta­ción. Sobre­vi­vían sub­ali­men­ta­dos en una clan­des­ti­ni­dad total. Sus “pro­pie­ta­rios” les mal­tra­ta­ban has­ta el pun­to de que varios de ellos per­die­ron la vida por ago­ta­mien­to, o por los gol­pes reci­bi­dos, o empu­ja­dos al sui­ci­dio por deses­pe­ra­ción.

Esta situa­ción con­cier­ne a miles y miles de inmi­gran­tes sin pape­les, víc­ti­mas de negre­ros moder­nos en los más diver­sos paí­ses euro­peos. Según varios sin­di­ca­tos, el tra­ba­jo clan­des­tino en el sec­tor agrí­co­la repre­sen­ta casi el 20% del con­jun­to de la acti­vi­dad (3).

En esta expan­sión de la tra­ta de tra­ba­ja­do­res escla­vos, el mode­lo eco­nó­mi­co domi­nan­te tie­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad. En efec­to, la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral ‑que se ha impues­to en los tres últi­mos dece­nios gra­cias a tera­pias de cho­que con efec­tos devas­ta­do­res para las cate­go­rías más frá­gi­les de la pobla­ción- supo­ne un cos­te social exor­bi­tan­te. Se ha esta­ble­ci­do una com­pe­ti­ción feroz entre el capi­tal y el tra­ba­jo. En nom­bre del libre-cam­bio, los gran­des gru­pos mul­ti­na­cio­na­les fabri­can y ven­den en el mun­do ente­ro. Con una par­ti­cu­la­ri­dad: pro­du­cen en las regio­nes don­de la mano de obra es más bara­ta, y ven­den en las zonas don­de el nivel de vida es más alto. De ese modo, el nue­vo capi­ta­lis­mo eri­ge la com­pe­ti­ti­vi­dad en prin­ci­pal fuer­za motriz, y esta­ble­ce, de hecho, la mer­can­ti­li­za­ción del tra­ba­jo y de los tra­ba­ja­do­res.

Las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les, al des­lo­ca­li­zar sus cen­tros de pro­duc­ción a esca­la mun­dial, ponen en com­pe­ten­cia a los asa­la­ria­dos de todo el pla­ne­ta. Con un obje­ti­vo: mini­mi­zar los cos­tes de pro­duc­ción y aba­ra­tar los sala­rios. En el seno la Unión Euro­pea, eso des­es­ta­bi­li­za el mer­ca­do del tra­ba­jo, dete­rio­ra las con­di­cio­nes labo­ra­les y hace más frá­gi­les los suel­dos.

La glo­ba­li­za­ción, que ofre­ce tan for­mi­da­bles opor­tu­ni­da­des a unos cuan­tos, se resu­me para la mayo­ría de los demás, en Euro­pa, a una com­pe­ten­cia sin lími­tes y sin escrú­pu­los entre los asa­la­ria­dos euro­peos, peque­ños empre­sa­rios y modes­tos agri­cul­to­res, y sus equi­va­len­tes mal paga­dos y explo­ta­dos del otro lado del mun­do. De ese modo se orga­ni­za, a esca­la pla­ne­ta­ria, el dum­ping social.

En tér­mi­nos de empleo, el balan­ce es desas­tro­so. Por ejem­plo, en Fran­cia, en los dos últi­mos dece­nios, ese dum­ping cau­só la des­truc­ción de más de dos millo­nes de empleos úni­ca­men­te en el sec­tor indus­trial. Sin hablar de las pre­sio­nes ejer­ci­das sobre todos los sala­rios.

En seme­jan­te con­tex­to de des­leal com­pe­ten­cia, algu­nos sec­to­res en Euro­pa, en los que exis­te una caren­cia cró­ni­ca de mano de obra, tie­nen ten­den­cia a uti­li­zar a tra­ba­ja­do­res ile­ga­les. Lo cual esti­mu­la la impor­ta­ción de migran­tes sin pape­les, intro­du­ci­dos en el seno de la UE por tra­fi­can­tes clan­des­ti­nos que en muchos casos les obli­gan al tra­ba­jo escla­vo. Nume­ro­sos infor­mes evo­can cla­ra­men­te la “ven­ta” de bra­ce­ros agrí­co­las migran­tes.

En el sec­tor de la cons­truc­ción, muchos tra­ba­ja­do­res jóve­nes extra­co­mu­ni­ta­rios, sin pape­les, se hallan bajo el con­trol de ban­das espe­cia­li­za­das en la tra­ta de per­so­nas, y “alqui­la­dos” a empre­sas ale­ma­nas, ita­lia­nas, bri­tá­ni­cas o grie­gas. Estos tra­ba­ja­do­res escla­vos se ven for­za­dos por las ban­das que los explo­tan a pagar sus gas­tos de via­je, de ali­men­ta­ción y de alo­ja­mien­to cuyo total es en gene­ral supe­rior a lo que ganan. De tal modo que pron­to, median­te el sis­te­ma de la deu­da, pasan a “per­te­ne­cer” a sus explo­ta­do­res (4).

A pesar del arse­nal jurí­di­co inter­na­cio­nal que san­cio­na esos crí­me­nes, y aun­que se mul­ti­pli­quen las decla­ra­cio­nes públi­cas de altos res­pon­sa­bles que con­de­nan esa pla­ga, hay que reco­no­cer que la volun­tad polí­ti­ca de poner fin a esa pesa­di­lla resul­ta más bien débil. En reali­dad, las patro­na­les de la indus­tria y de la cons­truc­ción y los gran­des expor­ta­do­res agrí­co­las influ­yen en per­ma­nen­cia sobre los pode­res públi­cos para que hagan la vis­ta gor­da sobre las redes de impor­ta­ción de migran­tes ile­ga­les. Los tra­ba­ja­do­res sin pape­les cons­ti­tu­yen una mano de obra abun­dan­te, dócil y bara­ta, una reser­va casi inago­ta­ble cuya pre­sen­cia en el mer­ca­do del tra­ba­jo euro­peo con­tri­bu­ye a cal­mar los ardo­res rei­vin­di­ca­ti­vos de los asa­la­ria­dos y de los sin­di­ca­tos.

Los par­ti­da­rios de una inmi­gra­ción masi­va siem­pre han sido las patro­na­les. Y siem­pre por el mis­mo moti­vo: aba­ra­tar los suel­dos. Los infor­mes de la Comi­sión Euro­pea y de Busi­ness Euro­pe (la patro­nal euro­pea), des­de hace dece­nios, recla­man siem­pre más inmi­gra­ción. Los patro­nos saben que cuan­to mayor sea la ofer­ta de mano de obra, más bajos serán los sala­rios.

Por eso ya no sólo los negre­ros moder­nos explo­tan a los tra­ba­ja­do­res escla­vos; aho­ra se está desa­rro­llan­do una suer­te de “tra­ta legal”. Véa­se, por ejem­plo, lo que suce­dió en febre­ro pasa­do en Ita­lia, en el sec­tor de la indus­tria del auto­mó­vil. El gru­po Fiat colo­có al per­so­nal de sus fábri­cas ante un chan­ta­je: o los obre­ros ita­lia­nos acep­ta­ban tra­ba­jar más, en peo­res con­di­cio­nes y con sala­rios redu­ci­dos, o las fábri­cas se des­lo­ca­li­za­ban a Euro­pa del Este. Enfren­ta­dos a la pers­pec­ti­va del paro y ate­rro­ri­za­dos por las con­di­cio­nes exis­ten­tes en Euro­pa del Este don­de los obre­ros están dis­pues­tos a tra­ba­jar sába­dos y domin­gos por sala­rios mise­ra­bles, el 63% de los asa­la­ria­dos de Fiat vota­ron a favor de su pro­pia sobre­ex­plo­ta­ción…

En Euro­pa, muchos patro­nos sue­ñan, en el mar­co de la cri­sis y de las bru­ta­les polí­ti­cas de ajus­te, con esta­ble­cer esa mis­ma “tra­ta legal”, una espe­cie de escla­vi­tud moder­na. Gra­cias a las faci­li­da­des que ofre­ce la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, ame­na­zan a sus asa­la­ria­dos con poner­los en com­pe­ten­cia sal­va­je con la mano de obra bara­ta de paí­ses leja­nos.

Si se quie­re evi­tar esa noci­va regre­sión social, hay que empe­zar por cues­tio­nar el fun­cio­na­mien­to actual de la glo­ba­li­za­ción. Es hora de comen­zar a des­glo­ba­li­zar.

Notas:
(1) Bajo el títu­lo: “Pre­ven­ting Traf­fic­king in Human Beings for Labour Exploi­ta­tion: Decent Work and Social Jus­ti­ce”, la Con­fe­ren­cia fue orga­ni­za­da por la Repre­sen­tan­te espe­cial y Coor­di­na­do­ra para la lucha con­tra la tra­ta de seres huma­nos, Maria Gra­zia Giam­ma­ri­na­ro, y su equi­po, en el mar­co de la Alian­za con­tra la tra­ta de per­so­nas.
(2) Léa­se el infor­me: Com­ba­ting traf­fic­king as modern-day sla­very: a mat­ter of rights, free­dom and secu­rity, 2010 Annual Report, OSCE, Vie­na, 9 de diciem­bre de 2010.
(3) Léa­se el infor­me: The Cost of coer­cion, OIT, Gine­bra, 2009.
(4) Cf. No tra­ba­jar solos. Sin­di­ca­tos y ONG unen sus fuer­zas para luchar con­tra el tra­ba­jo for­zo­so y la tra­ta de per­so­nas en Euro­pa, Con­fe­de­ra­ción sin­di­cal inter­na­cio­nal, Bru­se­las, febre­ro de 2011.

Le Mon­de Diplo­ma­ti­que

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *