Lo que de ver­dad dijo Lenin del Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción- Fede­ri­co Krutwig

Dice Lenin: “El dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de las nacio­nes sig­ni­fi­ca exclu­si­va­men­te el dere­cho a la inde­pen­den­cia en el sen­ti­do polí­ti­co, a la libre sepa­ra­ción polí­ti­ca de la nación opre­so­ra. Con­cre­ta­men­te, esta rei­vin­di­ca­ción de la demo­cra­cia polí­ti­ca sig­ni­fi­ca la ple­na liber­tad de agi­ta­ción en pro de la sepa­ra­ción, y de que ésta sea deci­di­da por medio de un refe­rén­dum de la nación que desea sepa­rar­se”. (Obras Com­ple­tas, t. XXII, p. 158).

“El pro­le­ta­ria­do no pue­de guar­dar silen­cio acer­ca de la cues­tión par­ti­cu­lar­men­te des­agra­da­ble para la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta, de las fron­te­ras del Esta­do basa­do en la opre­sión nacio­nal. El pro­le­ta­ria­do no pue­de dejar de luchar con­tra la reten­ción vio­len­ta de las nacio­nes opri­mi­das den­tro de las fron­te­ras de un Esta­do dado, y eso sig­ni­fi­ca luchar por el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción. El pro­le­ta­ria­do debe rei­vin­di­car la liber­tad de sepa­ra­ción polí­ti­ca para las colo­nias y nacio­nes opri­mi­das por “su” nación. En caso con­tra­rio, el inter­na­cio­na­lis­mo del pro­le­ta­ria­do que­da­rá en un con­cep­to hue­ro y ver­bal; resul­ta­rán impo­si­bles la con­fian­za y la soli­da­ri­dad de cla­se entre los obre­ros de la nación opri­mi­da y los de la nación opre­so­ra; que­da­rá sin des­en­mas­ca­rar la hipo­cre­sía de los defen­so­res refor­mis­tas y kauts­kis­tas de la auto­de­ter­mi­na­ción, que no hablan de las nacio­nes opri­mi­das por “su pro­pia” nación y rete­ni­das la vio­len­cia en “su pro­pio” Esta­do” (Lenin, Obras Com­ple­tas, t XXI, p. 160).

Marx mis­mo lo decía y Lenin lo comen­ta: “Marx, tenien­do en cuen­ta sobre todo los intere­ses de la lucha de cla­se del pro­le­ta­ria­do en los paí­ses avan­za­dos, des­ta­ca­ba al pri­mer plano el prin­ci­pio fun­da­men­tal del inter­na­cio­na­lis­mo y del socia­lis­mo: el pue­blo que opri­me a otros pue­blos no pue­de ser libre”. (XXII, p. 162).

“Pre­ci­sa­men­te ‑dice Lenin- en el siglo XX se han desa­rro­lla­do en ellos de modo sin­gu­lar los movi­mien­tos nacio­na­les demo­crá­ti­co-bur­gue­ses, y se ha exa­cer­ba­do la lucha nacio­nal. Las tareas del pro­le­ta­ria­do de esos paí­ses, tan­to en la cul­mi­na­ción de sus trans­for­ma­cio­nes demo­crá­ti­co-bur­gue­ses como en la ayu­da en la revo­lu­ción socia­lis­ta de otros Esta­dos, no pue­den ser cum­pli­das sin defen­der el dere­cho de las nacio­nes a la auto­de­ter­mi­na­ción. En ellos es sin­gu­lar­men­te difí­cil e impor­tan­te la tarea de fun­dir la lucha de cla­se de los obre­ros de las nacio­nes opre­so­ras y de los obre­ros de las nacio­nes opri­mi­das”. (XXII, p. 164).

Lenin dice de ellos: “Por una par­te vemos a los laca­yos bas­tan­te des­ca­ra­dos de la bur­gue­sía que defien­den las ane­xio­nes ale­gan­do que el impe­ria­lis­mo y la con­cen­tra­ción polí­ti­ca son pro­gre­si­vos, y que nie­gan el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, cali­fi­cán­do­lo de utó­pi­co, ilu­so­rio, peque­ño bur­gués”. (XXII, p.165).

“No pue­de haber ya nin­gu­na gue­rra nacio­nal. Las gue­rras nacio­na­les con­tra las poten­cias impe­ria­lis­tas no sólo son posi­bles y pro­ba­bles, sino tam­bién inevi­ta­bles y pro­gre­si­vas, revo­lu­cio­na­rias, aun­que, cla­ro está, para que ten­gan éxi­to es impres­cin­di­ble aunar los esfuer­zos de un inmen­so núme­ro de habi­tan­tes de los paí­ses opri­mi­dos… o que se dé una con­ju­ga­ción espe­cial­men­te favo­ra­ble de la situa­ción inter­na­cio­nal (por ejem­plo, para­li­za­ción de la inter­ven­ción de las poten­cias impe­ria­lis­tas como con­se­cuen­cia de su ago­ta­mien­to, de su gue­rra, de su anta­go­nis­mo, etc.), o la insu­rrec­ción simul­tá­nea del pro­le­ta­ria­do de una de las gran­des poten­cias con­tra la bur­gue­sía”. (XXII, p. 335, 336).

“Ser enemi­go de las ane­xio­nes sig­ni­fi­ca estar en favor del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción: Estar con­tra la reten­ción vio­len­ta de cual­quier nación den­tro de las fron­te­ras de un Esta­do dado… es lo mis­mo que estar en favor de la auto­de­ter­mi­na­ción de las nacio­nes”. (XXII, p.353).

“Pre­ci­sa­men­te en la “era del impe­ria­lis­mo” que es la era de la inci­pien­te revo­lu­ción social, el pro­le­ta­ria­do apo­ya­rá hoy con par­ti­cu­lar ener­gía la insu­rrec­ción de las regio­nes ane­xio­na­das, a fin de ata­car maña­na, o al mis­mo tiem­po, a la bur­gue­sía de la “gran” poten­cia, debi­li­ta­da por esa insu­rrec­ción”. (XXII, p. 357).

Aña­de Lenin: “Las ane­xio­nes “abren un abis­mo entre el pro­le­ta­ria­do de la nación domi­nan­te y el de la nación opri­mi­da…” (…) “el pro­le­ta­ria­do de la nación opri­mi­da se uni­rá a su bur­gue­sía y verá un enemi­go en el pro­le­ta­ria­do de la nación domi­nan­te. La lucha de cla­ses inter­na­cio­nal del pro­le­ta­ria­do con­tra la bur­gue­sía inter­na­cio­nal sería subs­ti­tui­da por la esci­sión del pro­le­ta­ria­do, por su corrup­ción ideo­ló­gi­ca”. (XXII, pág. 361).

Lenin recor­da­ba a los par­ti­dos socia­lis­tas: “Noso­tros deci­mos: para que poda­mos hacer la revo­lu­ción socia­lis­ta y derro­car a la bur­gue­sía, los obre­ros deben unir­se más estre­cha­men­te, y la lucha en pro de la auto­de­ter­mi­na­ción, es decir, con­tra las ane­xio­nes, con­tri­bu­ye a esa unión estre­cha”. (XXII, pág. 361).

Lenin con­si­de­ra­ba que era pri­mor­dial la lucha en favor de los pue­blos opri­mi­dos: “El cen­tro de gra­ve­dad de la edu­ca­ción inter­na­cio­na­lis­ta de los obre­ros de los paí­ses opre­so­res tie­ne que estar nece­sa­ria­men­te en la pré­di­ca y en la defen­sa de la liber­tad de sepa­ra­ción de los paí­ses opri­mi­dos. De otra mane­ra, no hay inter­na­cio­na­lis­mo. Tene­mos el dere­cho y el deber de tra­tar de impe­ria­lis­ta y de cana­lla a todo social-demó­cra­ta de una nación opre­so­ra que no reali­ce tal pro­pa­gan­da”. (XXII, pág. 373).

Decía Lenin: “Para ser social­de­mó­cra­ta inter­na­cio­na­lis­ta hay que pen­sar no sólo en la pro­pia nación, sino colo­car por enci­ma de ella los intere­ses de todas las nacio­nes, la liber­tad y la igual­dad de dere­chos de todas. “Teó­ri­ca­men­te”, todos están de acuer­do con estos prin­ci­pios; pero, en la prác­ti­ca, reve­lan pre­ci­sa­men­te una indi­fe­ren­cia ane­xio­nis­ta. Ahí está la raíz del mal”. (XXII, pág. 373).

En una car­ta a Kautsky le dice Lenin: “Las anti­pa­tías nacio­na­les no des­apa­re­ce­rán tan pron­to, el odio ‑com­ple­ta­men­te legí­ti­mo- de la nación opri­mi­da a la nación opre­so­ra con­ti­nua­rá exis­tien­do duran­te cier­to tiem­po; sólo des­apa­re­ce­rá des­pués de la vic­to­ria del socia­lis­mo y des­pués de la implan­ta­ción defi­ni­ti­va de rela­cio­nes ple­na­men­te demo­crá­ti­cas entre las nacio­nes”. (XXII, pág. 380).

“Tie­ne razón Mao Tse-tung al decir que la fuer­za revo­lu­cio­na­ria ha pasa­do a los pue­blos opri­mi­dos por el imperialismo (…).

Si Fin­lan­dia, Polo­nia o Ucra­nia se sepa­ran de Rusia, no hay nin­gún mal en ello. ¿Qué mal pue­de haber? Quien lo afir­me es un chovinista.

¡No pue­blo ruso, no te atre­vas a ava­sa­llar a Fin­lan­dia: el pue­blo que opri­me a otros pue­blos no pue­de ser libre! “. (XXIV, pág. 27).

Por ello Lenin ponía en cla­ro: “Si dijé­ra­mos que no reco­no­ce­mos nin­gu­na nación fin­lan­de­sa, sino úni­ca­men­te a las masas tra­ba­ja­do­ras, diría­mos el mayor de los absurdos.

No se pue­de dejar de reco­no­cer lo que exis­te: la reali­dad se impo­ne por sí mis­ma. El des­lin­da­mien­to de los cam­pos entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía, sigue vías pecu­lia­res en los dis­tin­tos paí­ses. En este camino tene­mos que actuar con la máxi­ma pru­den­cia. En espe­cial en rela­ción a las dife­ren­tes nacio­nes, por­que nada peor que la des­con­fian­za de una nación”. (Obras selec­tas, tomo III, pág. 202).

Por eso Lenin dice: “Nues­tro pro­gra­ma no debe hablar de auto­de­ter­mi­na­ción de los tra­ba­ja­do­res, por­que es inexac­to. Debe decir las cosas como son. Y por cuan­to las nacio­nes se encuen­tran en dife­ren­tes eta­pas del camino que va de régi­men medie­val a la demo­cra­cia bur­gue­sa y de la demo­cra­cia bur­gue­sa a la pro­le­ta­ria, esta tesis de nues­tro pro­gra­ma es abso­lu­ta­men­te exac­ta. En este camino hemos teni­do muchos zig-zags. Cada nación debe obte­ner el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción, y esto con­tri­bu­ye a la auto­de­ter­mi­na­ción de los tra­ba­ja­do­res”. (Obras selec­tas, tomo III, pág. 202).

Lenin sobre una úni­ca len­gua esta­tal comen­ta en “Obras com­ple­tas” (tomo XX pág. 67) en un artícu­lo que se inti­tu­la “¿Es nece­sa­ria una len­gua ofi­cial obli­ga­to­ria?” y opo­nién­do­se tan­to a los cho­vi­nis­tas como a los libe­ra­les dirá de éstos: “Pero éstos pre­co­ni­zan al mis­mo tiem­po el empleo de una len­gua obli­ga­to­ria ofi­cial, nece­sa­ria, según ellos, en inte­rés de la “cul­tu­ra” de la Rusia una e indivisible”.Y des­pués de opo­ner­se cla­ra­men­te a la pre­ten­sión de lle­var a gol­pe de láti­go a todos los aló­ge­nos al paraí­so ruso, aca­ba este artícu­lo dicien­do: “Por esta razón los mar­xis­tas rusos dicen que no debe exis­tir una len­gua ofi­cial obli­ga­to­ria, sino que hay que poner a dis­po­si­ción de la pobla­ción escue­las en las que la ense­ñan­za será dada en todas las len­guas loca­les y que se debe incluir en la Cons­ti­tu­ción una ley fun­da­men­tal que abo­li­rá los pri­vi­le­gios, cua­les­quie­ra que sean, acor­da­dos a cual­quie­ra que sea la nacio­na­li­dad, y que supri­mi­rá todas las vio­la­cio­nes, cua­les­quie­ra que sean, de las minorías”.

“Des­tru­yen­do las len­guas nacio­na­les y las civi­li­za­cio­nes nacio­na­les, los impe­ria­lis­tas bus­can soca­var el poten­cial de resis­ten­cia de los pue­blos colo­ni­za­dos. Quie­ren hacer des­apa­re­cer en ellos la volun­tad de libe­ra­ción” (del polí­ti­co mar­xis­ta-leni­nis­ta F. Leo­ni­dow, “Racis­mo. Arma ideo­ló­gi­ca del Impe­ria­lis­mo”, pág. 23).

Mere­cen citar­se las pági­nas tes­ta­men­ta­les de Lenin, pues reúnen la con­jun­ción de todo su pen­sa­mien­to en el momen­to final don­de resu­me: “ACERCA DEL PROBLEMA DE LAS NACIONALIDADES o DE LA CUESTION DE LA AUTONOMIA” (…): “En mis obras acer­ca del pro­ble­ma nacio­nal he escri­to ya que el plan­tea­mien­to abs­trac­to del pro­ble­ma del nacio­na­lis­mo en gene­ral no sir­ve para nada. Es nece­sa­rio dis­tin­guir entre el nacio­na­lis­mo de la nación opre­so­ra y el nacio­na­lis­mo de la nación opri­mi­da, entre el nacio­na­lis­mo de la nación gran­de y el nacio­na­lis­mo de la nación pequeña.

Con rela­ción al segun­do nacio­na­lis­mo, noso­tros los inte­gran­tes de una nación gran­de, casi siem­pre somos cul­pa­bles, como lo demues­tra la expe­rien­cia his­tó­ri­ca, de infi­ni­tos actos de vio­len­cia; e inclu­so más toda­vía: sin dar­nos cuen­ta, come­te­mos infi­ni­to núme­ro de actos de vio­len­cia y de ofen­sas. No ten­go más que evo­car los recuer­dos en mi estan­cia en las regio­nes del Vol­ga para poder mos­trar con qué menos­pre­cio se tra­ta a los aló­ge­nos, que la úni­ca mane­ra de lla­mar a los pola­cos es “poli­achish­ka”, que para bur­lar­se de los tár­ta­ros siem­pre se les lla­ma “prín­ci­pes”, al ucra­niano se le lla­ma “khokhol” y al geor­giano y demás natu­ra­les del Cáu­ca­so los lla­man “hom­bres del Cáucaso”.

Por eso, el inter­na­cio­na­lis­mo por par­te de la nación opre­so­ra, o de la lla­ma­da nación “gran­de” (aun­que sólo sea gran­de por sus vio­len­cias, sólo sea gran­de como lo sea un esbi­rro), no debe con­sis­tir sola­men­te en res­pe­tar la igual­dad for­mal entre las nacio­nes, sino tam­bién en obser­var una des­igual­dad que, de par­te de la nación opre­so­ra, de la gran­de nación, com­pen­se la des­igual­dad que prác­ti­ca­men­te se pro­du­ce en la vida. Quien no haya com­pren­di­do esto, no ha com­pren­di­do la posi­ción ver­da­de­ra­men­te pro­le­ta­ria entre el pro­ble­ma nacio­nal; en el fon­do sigue man­te­nien­do el pun­to de vis­ta peque­ño­bur­gués, y por ello no pue­de menos de des­li­zar­se a cada ins­tan­te al pun­to de vis­ta bur­gués (…). Y el maña­na de la his­to­ria uni­ver­sal será el día en que se des­pier­ten defi­ni­ti­va­men­te los pue­blos opri­mi­dos por el impe­ria­lis­mo, que ya han abier­to los ojos, y cuan­do empie­ce la lar­ga y dura bata­lla por su eman­ci­pa­ción”. (31.XII.22). Toma­do taqui­grá­fi­ca­men­te por M.V. (Obras Selec­tas, tomo III, pág. 889 a 895)”. Este escri­to es segu­ra­men­te lo últi­mo que dic­tó el gran jefe de la Revo­lu­ción Rusa.

* Fede­ri­co Krut­wig “La Cues­tión Vas­ca” (1966)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.