¿Se va a des­mo­ro­nar el euro? ¿Y qué pasa­ría? – José Antó­nio Dias y Ana Pau­la Ama­ral

Gana fuer­za la idea de que la “tra­ge­dia grie­ga” de no tener dine­ro para pagar su deu­da, aún con la inyec­ción de prés­ta­mos exter­nos, sería la tra­ge­dia de la Unión Euro­pia y pode­ría lle­var a su implo­sión.

Ya es com­pren­si­ble para muchos: el paque­te de “ayu­da” de € 78 mil millo­nes del FMI/​Unión Euro­pea no va a ayu­dar en nada al pue­blo por­tu­gués ni sal­va­rá la eco­no­mía por­tu­gue­sa de la rece­sión. Bas­ta mirar hacia Gre­cia, ente­rra­da en una cri­sis social sin pre­ce­den­tes lue­go del paque­te simi­lar de mayo del 2010, o ver a Irlan­da, for­za­da a acep­tar un prés­ta­mo en noviem­bre pasa­do para sal­var a la ban­ca pri­va­da de los resul­ta­dos de sus pro­pias ini­cia­ti­vas espe­cu­la­ti­vas, y don­de la cri­sis no pre­sen­ta final a la vis­ta. El res­ca­te del FMI no está ahí para relan­zar la eco­no­mía de nues­tro país, sobre bases pro­duc­ti­vas (úni­ca mane­ra de hacer­lo salir de la rece­sión), sino para sal­var a los mer­ca­dos finan­cie­ros, o sea, los intere­ses de los acree­do­res.

Gana así fuer­za la idea entre los comen­ta­ris­tas de nues­tra situa­ción de que el colap­so de Gre­cia rápi­da­men­te con­ta­gia­ría a los dos paí­ses tam­bién inter­ve­ni­dos por el FMI/​UE (Irlan­da y Por­tu­gal), lo que sería un gol­pe pro­fun­do al “pro­yec­to euro­peo”. La tra­ge­dia grie­ga de no tener dine­ro para pagar su deu­da, inclu­so con la inyec­ción del prés­ta­mo externo, sería la tra­ge­dia de la Unión Euro­pea (UE) y podría lle­var a su implo­sión. Y el pri­mer paso de esta implo­sión sería la sali­da de Gre­cia del euro ‑pudien­do seguir­se la mis­ma solu­ción para Irlan­da y Por­tu­gal.

¿Qué será del euro?

Crea­do a fina­les del siglo pasa­do, con el obje­ti­vo de com­pe­tir con el dólar en los mer­ca­dos cam­bia­rios, el euro fue uma ten­ta­ti­va de uni­fi­car los intere­ses dis­tin­tos y, a veces, con­tra­di­to­rios de las varias bur­gue­sías euro­peas ante el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, bajo la direc­ción de Ale­ma­nia y Fran­cia. La adop­ción de esta mone­da úni­ca sig­ni­fi­có la pér­di­da de sobe­ra­nía nacio­nal en la emi­sión de mone­da –fue el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE) el que pasó a deten­tar esa pre­rro­ga­ti­va- y la impo­si­ción de cri­te­rios comú­nes para los défi­cits pre­su­pues­ta­rios (exi­gién­do­se que no tras­pa­sen el 3% del PBI en cada país) y para las deu­das públi­cas (que no pue­den ser supe­rio­res al 60% del PBI).

Actual­men­te, son 16 los paí­ses que inte­gran el euro, mien­tras que otros 11 per­ten­cen a la UE, pero man­tie­nen sus mone­das nacio­na­les. Lo que prue­ba que hay vida más allá del euro, al con­tra­rio de lo que muchos comen­ta­ris­tas del sis­te­ma pre­ten­den hacer creer.

¿Qué sig­ni­fi­ca­ría para la cla­se tra­ba­ja­do­ra salir del euro?

Salir del euro impli­ca regre­sar a las mone­das nacio­na­les, lo que per­mi­ti­ría a los gobier­nos usar el meca­nis­mo de des­va­lo­ri­za­ción cam­bia­ria para con­se­guir expor­ta­cio­nes más bara­tas. Eso podría lle­var a una eco­no­mía ané­mi­ca como la nues­tra, a una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va inme­dia­ta en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les, de ahí que pue­da haber algún interes de la bur­gue­sía en esta sali­da para la cri­sis.

Pero, los paí­ses que opta­sen por salir de la mone­da úni­ca, ten­drian tam­bién difi­cul­da­des en acce­der al finan­cia­mien­to externo (mucho más caro por­que los prés­ta­mos con­ti­nua­rían a hacer­se en euros), y los acree­do­res verían sus deu­das en ries­go de no ser paga­das. Las impor­ta­cio­nes serían más caras, los sala­rios per­de­rían poder de com­pra, etc.

Pero, lo cier­to es que los tra­ba­ja­do­res están ya per­dien­do poder de com­pra con los suce­si­vos recor­tes sala­ria­les y los aumen­tos de impues­tos… ¡y esta­mos en el euro! En cuan­to a los acree­do­res, ¿qué son ellos sino capi­ta­lis­tas finan­cie­ros que espe­cu­lan con las deu­das sobe­ra­nas de los paí­ses? Por otra par­te, des­de la adop­ción del euro, es visi­ble una mayor extrac­ción de plus­va­lia pro­du­ci­da por los tra­ba­ja­do­res y una cada vez mayor con­cen­tra­ción de esa rique­za en la ban­ca. El capi­tal finan­ciei­ro ya ganó mucho, per­de­ría com la sali­da del euro… ¿Y des­pués?

Ries­go de implo­sión de la UE

El páni­co de la bur­gue­sía euro­pea de cual­quie­ra de los paí­ses más endeu­da­dos que deci­die­ra salir del euro, tie­ne razo­nes polí­ti­cas: es pro­ba­ble que la pro­pia UE implo­sio­ne, ya que el nivel de des­acuer­do acer­ca del euro difí­cil­men­te per­mi­ti­ría a los paí­ses con­ti­nuar jun­tos en el pro­yec­to euro­peo. ¿Y de ahí qué? ¿No es la UE una unión de las bur­gue­sias euro­peas con­tra los tra­ba­ja­do­res euro­peos? ¿No ha sido una máqui­na de gue­rra con­tra los dere­chos socia­les y labo­ra­les de quien tra­ba­ja o tra­ba­jó? En reali­dad, la des­agre­ga­ción del euro y de la UE podría has­ta dar más fuer­za a la lucha de los tra­ba­ja­do­res con­tra el capi­tal, que aho­ra esta­ría más débil y, como tal, frag­men­ta­do.

¿Cuál es la polí­ti­ca de la izquier­da para el euro y la deu­da?

Por eso no enten­de­mos que un par­ti­do como el Blo­que de Izquier­da se asus­te tan­to con la idea de la sali­da del euro y de la UE (ver tex­tos de la últi­ma Con­ven­ción). Así como no enten­de­mos qué quie­re el BE y el PCP con la defen­sa de la rene­go­cia­ción de la deu­da exter­na, o sea, la con­cer­ta­ción entre gobier­nos e ins­ti­tui­cio­nes del capi­tal para pagos más “sua­ves” de la deu­da, com intere­ses más “bene­fi­cio­sos”, etc.

Se tra­ta de una ilu­sión, por­que sig­ni­fi­ca­ría con­ti­nuar dejan­do a la eco­no­mía en las manos del capi­tal finan­cie­ro y per­mi­tir que este con­ti­núe dic­tan­do las reglas. Sería como cuan­do algu­nos de noso­tros rene­go­cia­mos las deu­das de nues­tras casas: las con­di­cio­nes son menos dra­co­nia­nas, pero los altos intere­ses con­ti­núan ahí, las ganan­cias de la ban­ca con­ti­núan ahí. Nues­tras casas ya se paga­ron hace años, pero la ban­ca no abdi­ca de sofo­car a las fami­lias con déca­das de pres­ta­cio­nes, aun­que sean un poco más sua­ves.

De lo que el pue­blo por­tu­gués (y el grie­go, y el irlan­dés) nece­si­ta es dejar de pagar la deu­da que lo sofo­ca, y tomar medi­das anti­ca­pi­ta­lis­tas para una ver­da­de­ra recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, comen­zan­do por el relan­za­mien­to de la pro­duc­ción indus­trial, agrí­co­la y pes­que­ra, bajo con­trol de los tra­ba­ja­do­res. Esto podría hacer­se, des­de lue­go, con los €16.008 millo­nes que están en off-sho­res y que en el 2010 repre­sen­ta­ban el 10% del PBI (y cuyo cobro de impues­tos por el Esta­do haría que el défi­cit pasa­ra de inme­dia­to al 1,9%!). Tales medi­das, cier­ta­men­te, impli­ca­rían rom­per con los pri­vi­le­gios del capi­tal finan­cie­ro y del euro.

Tra­duc­ción Lau­ra Sán­chez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *