Una refle­xión en torno a la actua­li­dad de la Alta Velo­ci­dad- AHT Gel­di­tu! Elkarlana

Duran­te las dos sema­nas pasa­das caían en cas­ca­da una serie de noti­cias que ponían en evi­den­cia lo que la opo­si­ción al TAV lle­va denun­cian­do casi dos déca­das; el des­pro­pó­si­to de un pro­yec­to sin nin­gún sen­ti­do eco­ló­gi­co, eco­nó­mi­co y social, el TAV.

La noti­cia que más impac­to cose­chó al prin­ci­pio fue lo que Enri­que Urki­jo, direc­tor gene­ral del área de via­je­ros de RENFE, defi­nió como “un desas­tre”, la sus­pen­sión del ser­vi­cio de alta velo­ci­dad de las ciu­da­des Tole­do-Cuen­ca-Alba­ce­te. Uti­li­za­da por una media de 9 per­so­nas al día, ha supues­to, a su vez, un derro­che de más de 3 millo­nes de euros duran­te los seis meses que ha fun­cio­na­do el trayecto.

Esto se suma­ba al anun­cio del gobierno entran­te por­tu­gués de no empren­der la cons­truc­ción de la línea de alta velo­ci­dad que uni­ría Madrid con Lis­boa. La deci­sión, acom­pa­ña­da de razo­nes lógi­cas que la opo­si­ción hemos uti­li­za­do millo­nes de veces, reve­la, ade­más, como un atro­pe­llo absur­do las cica­tri­ces de las obras ya ini­cia­das en el tra­mo extre­me­ño y mues­tra el nivel de impro­vi­sa­ción y de des­ba­ra­jus­te que rige el pro­yec­to de alta velo­ci­dad en general.

El rema­te lo ha pues­to la sus­pen­sión de la línea Sevi­lla-Mála­ga, ya que la Jun­ta de Anda­lu­cía no dis­po­ne de dine­ro para abor­dar casi la mitad del reco­rri­do, entre Sevi­lla y Mar­che­na. Lo que no ha sido impe­di­men­to para que la otra mitad no sólo esté prác­ti­ca­men­te casi fina­li­za­da, sino que, ade­más, su cons­truc­ción haya supues­to un aten­ta­do eco­ló­gi­co tan atroz como para que la Unión Euro­pea abra un pro­ce­di­mien­to de infrac­ción por incum­plir el dere­cho comu­ni­ta­rio en la pro­tec­ción de la fau­na y la flo­ra sil­ves­tres en los tra­mos comen­za­dos; Mar­che­na-Osu­na I y II y la varian­te de Osuna.

Esto en cuan­to a la polí­ti­ca gene­ral que ha segui­do el Esta­do Espa­ñol, si nos acer­ca­mos a las obras en las que com­par­ten res­pon­sa­bi­li­dad Gobierno Vas­co y Espa­ñol, las cosas no van mucho mejor, ya que la pre­fec­tu­ra de Aqui­ta­nia emi­tió tam­bién la sema­na pasa­da una nota de pren­sa en la que sus téc­ni­cos resol­vían que una nue­va línea de Alta Velo­ci­dad que cru­za­se Ipa­rral­de no sería nece­sa­ria has­ta 2035 y que las esti­ma­cio­nes de RFF esta­ban total­men­te hinchadas.

Por si esto fue­ra poco, a la ya nutri­da y hete­ro­gé­nea opo­si­ción que hace fren­te en Ipa­rral­de a la nue­va línea del TAV se ha uni­do Eus­ko Labo­ran­tza Gan­ba­ra, con lo que la ya de por sí incier­ta cone­xión de la Y Vas­ca con Hen­daia se tor­na cada vez más complicada.

Por últi­mo, el sin­di­ca­to ELA fue el encar­ga­do la sema­na pasa­da tam­bién de des­mon­tar una de las fala­cias más recu­rren­tes en torno al TAV, que crea empleo. La cen­tral sin­di­cal denun­ció que en las obras de la Y Vas­ca se rea­li­zan jor­na­das labo­ra­les de has­ta 19 horas y que la tóni­ca son de 11 y 12 horas, con tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos irre­gu­lar­men­te que cobran entre dos y seis euros la hora, sin medi­das de segu­ri­dad, con coti­za­cio­nes muy infe­rio­res y sin res­pe­tar el con­ve­nio de la cons­truc­ción vigente.

Todas y cada una de estas noti­cias han con­fir­ma­do y afian­za­do muchos de los argu­men­tos que la opo­si­ción ha esgri­mi­do des­de el prin­ci­pio; que éste es un pro­yec­to basa­do en los intere­ses del lobby cons­truc­tor, que es un aten­ta­do eco­ló­gi­co y eco­nó­mi­co cons­tan­te y que se mue­ve por un impro­vi­sa­do prin­ci­pio depre­da­dor del dine­ro públi­co y el medio ambien­te que está empe­zan­do a evi­den­ciar sin reser­vas, para quien no lo haya que­ri­do ver antes, lo insos­te­ni­ble y bur­do de su planteamiento.

Por eso mis­mo, empla­za­mos a los res­pon­sa­bles de las obras de Alta Velo­ci­dad, tan­to en Eus­kal Herria como en el Esta­do Espa­ñol, a que pon­gan fin a este desa­gui­sa­do cuan­to antes. Que no ten­ga­mos que lle­gar para pagar las inne­ce­sa­rias infra­es­truc­tu­ras pro­yec­ta­das a, como ya sugie­re José Blan­co, incre­men­tar los impues­tos. Ade­más, exi­gi­mos, espe­cial­men­te al Gobierno Vas­co y al Gobierno Nava­rro, que no con­ti­núen hipo­te­can­do y des­tru­yen­do el cada vez más esca­so patri­mo­nio cul­tu­ral, eco­ló­gi­co y eco­nó­mi­co y que no invier­tan ni un solo euro más de su pre­su­pues­to para el año que vie­ne en la cons­truc­ción del TAV, pues­to que cuan­do se habla de aus­te­ri­dad y se des­ti­na un solo cén­ti­mo a esta infra­es­truc­tu­ra, como a otras no menos noci­vas e irra­cio­na­les, se están rien­do de toda la población.

PARAR EL TAV ES POSIBLE; QUE NO LO HAGA CRISIS; HAGÄMOSLO ENTRE [email protected]

UN ABRAZO PARA [email protected] COMPAÑ[email protected] DE VALL SUSA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.