Tris­te­zas y cabra­li­da­des – Vic­tor casaus

El ase­si­na­to de Facun­do Cabral ha pro­du­ci­do una con­mo­ción inmen­sa por la irra­cio­na­li­dad del hecho y por las carac­te­rís­ti­cas de la víc­ti­ma: un autor de obra per­so­na­lí­si­ma y sos­te­ni­da a lo lar­go de déca­das en la que con­vi­ven el amor y el humor, la cru­de­za y la ter­nu­ra. Su voca­ción liber­ta­ria con­vir­tió a Facun­do Cabral en un com­pa­ñe­ro en el via­je inter­mi­na­do (inter­mi­na­ble) hacia la uto­pía.

Por eso en el Cen­tro Cul­tu­ral Pablo de la Torrien­te Brau, terri­to­rio don­de han esta­do pre­sen­tes duran­te estos años todas las gene­ra­cio­nes y ten­den­cias de la nue­va tro­va cuba­na, hemos con­de­na­do la bru­ta­li­dad y la irra­cio­na­li­dad de ese cri­men de lesa cul­tu­ra, de lesa huma­ni­dad, de lesa ima­gi­na­ción.

En lo per­so­nal, si eso exis­te, tam­bién he com­par­ti­do la sor­pre­sa, la angus­tia, la rabia y la con­mo­ción que ha oca­sio­na­do el ase­si­na­to de este artis­ta a tiem­po com­ple­to. Dis­fru­té y refle­xio­né a par­tir de sus can­cio­nes des­de muy tem­prano. Lle­ga­ron enton­ces en case­tes pasa­dos de mano, en copias de copias que los poe­tas o los tro­va­do­res ami­gos habían obte­ni­do de igual mane­ra. Como en el caso de Les Luthiers, cono­ci­mos la impor­tan­cia de la belle­za y de la inte­li­gen­cia de sus obras sin haber vis­to aún el ros­tro de su crea­dor.

Rigo­ber­ta Men­chú ha dicho que a Facun­do Cabral lo ha mata­do el fas­cis­mo. En el país don­de se come­tió el cri­men se inves­ti­ga para acla­rar los hechos. Se dice que el ata­que cri­mi­nal no esta­ba diri­gi­do pre­ci­sa­men­te al can­tau­tor. En todo caso, la bes­tia­li­dad del pro­ce­di­mien­to ase­sino, la impu­ni­dad con que fue per­pe­tra­do y el balan­ce terri­ble de su cuer­po bala­cea­do, le otor­gan a este acon­te­ci­mien­to trá­gi­co la fuer­za y la sig­ni­fi­ca­ción de una metá­fo­ra de nues­tro tiem­po.

En un mun­do don­de la vida ha per­di­do todo valor en muchas de sus regio­nes el ase­si­na­to de Facun­do Cabral se nos mues­tra como una tris­te metá­fo­ra de nues­tra épo­ca. La belle­za y la inte­li­gen­cia arra­sa­das por la vio­len­cia y la bar­ba­rie. Facun­do Cabral can­tó tam­bién, des­de su pasión liber­ta­ria, con­tra esa for­ma de bar­ba­rie. Él y sus can­cio­nes repre­sen­ta­ban ‑y repre­sen­tan- la vida. Por eso, en reali­dad Facun­do Cabral era y es de aquí y de allá, del terri­to­rio de la bús­que­da de la jus­ti­cia. Y por ello segui­rá, inclu­so des­pués de los fusi­les de asal­to que lo embos­ca­ron, en el camino común hacia la uto­pía. Ahí segui­mos, aho­ra entre tris­te­zas y cabra­li­da­des, tara­rean­do sus can­cio­nes memo­ra­bles y admi­ran­do y com­par­tien­do su pasión liber­ta­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *