«Plá­ci­da exis­ten­cia»- Kol­do Cam­pos

De aque­llos tiem­pos, tan leja­nos y pró­xi­mos, que Mayor Ore­ja defi­nie­ra como tiem­pos de «plá­ci­da exis­ten­cia» han apa­re­ci­do 59 cadá­ve­res más. En un para­je de Bur­gos, amon­to­na­dos en una lar­ga zan­ja y cubier­tos de cal, otra vez la cal en su empe­ño de borrar las hue­llas del cri­men, 59 cadá­ve­res insis­ten en recla­mar su iden­ti­dad y en deman­dar jus­ti­cia.

Entre los ase­si­na­dos, la mayo­ría tra­ba­ja­do­res ferro­via­rios, figu­ran jóve­nes y vie­jos, afi­lia­dos a sin­di­ca­tos, repu­bli­ca­nos… has­ta un reli­gio­so fran­cis­cano, pro­ba­ble­men­te Emi­liano Revi­lla Valle­je­ra, un cura com­pro­me­ti­do con el evan­ge­lio y con su pue­blo que, dete­ni­do por falan­gis­tas el 29 de julio de 1936, fue con­du­ci­do a la pri­sión de Bur­gos, saca­do jun­to a otros dete­ni­dos en sep­tiem­bre de ese mis­mo año y dado por muer­to en 1950. Revi­lla no pasa­rá por már­tir ni será cano­ni­za­do.

Cuen­tan veci­nos de los alre­de­do­res que con­ser­van la dig­ni­dad y la memo­ria, que los ente­rra­ron los barren­de­ros de Aran­da del Due­ro lue­go de robar­les sus per­te­nen­cias, que algu­nos de los fusi­la­dos, como el maqui­nis­ta Fer­nan­do Maca­rio, sobre­vi­vió balea­do en la fosa has­ta el día siguien­te en que pidió agua a quie­nes des­pués de mear­le en la cara lo rema­ta­ron, y que se supo por­que sus ase­si­nos se jac­ta­ron por el pue­blo de su hom­bría.

Que­dan por abrir en el Esta­do espa­ñol casi dos mil fosas comu­nes con dece­nas de miles de ase­si­na­dos por quie­nes jus­ti­fi­can sus impu­nes crí­me­nes pre­ten­dien­do rees­cri­bir una his­to­ria que no con­de­nan y que, ade­más, per­sis­ten en su ame­na­za de sepul­tar­nos con otros cua­ren­ta años de «plá­ci­da exis­ten­cia».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *