ETA se mues­tra «ple­na­men­te con­ven­ci­da» de poder alcan­zar un esce­na­rio de paz y liber­tad

En un comu­ni­ca­do remi­ti­do a GARA, Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na tras­la­da a la ciu­da­da­nía vas­ca sus refle­xio­nes acer­ca del «impor­tan­te momen­to» que vive Eus­kal Herria. Los acon­te­ci­mien­tos de los últi­mos meses y, sobre todo, los resul­ta­dos de las elec­cio­nes fora­les y muni­ci­pa­les de mayo supo­nen, a su jui­cio, «un hito en este nue­vo tiem­po que empie­za a abrir­se, y demues­tran que hay moti­vos para la ilu­sión y la espe­ran­za».

«Ple­na­men­te con­ven­ci­da de que exis­te la opor­tu­ni­dad para cons­truir un esce­na­rio de paz y liber­tad», la orga­ni­za­ción arma­da rati­fi­ca su dis­po­si­ción «para pro­fun­di­zar» en el camino empren­di­do. «En ese sen­ti­do, lla­ma­mos a todos los agen­tes a que tra­ba­jen por la solu­ción y, entre todos, abra­mos espa­cios para el diá­lo­go y la nego­cia­ción». Y, espe­cial­men­te, se diri­ge a la base social y mili­tan­cia de la izquier­da aber­tza­le para que «siga tra­ba­jan­do con fir­me­za, con su habi­tual humil­dad y gene­ro­si­dad y con el alien­to que dan los avan­ces pro­du­ci­dos».

La orga­ni­za­ción arma­da con­si­de­ra que la actual situa­ción no pue­de enten­der­se sin tener en cuen­ta «la ejem­plar lucha que ha man­te­ni­do este país duran­te tan­tos años». A su enten­der, esa lucha, carac­te­ri­za­da por «la resis­ten­cia y la cons­truc­ción de los cimien­tos que nos hacen ser un pue­blo», ha gene­ra­do unas con­se­cuen­cias polí­ti­cas: que Eus­kal Herria «siga con vida», que «no hayan podi­do esta­bi­li­zar el mar­co de divi­sión impues­to», que la mayo­ría de la ciu­da­da­nía vas­ca abo­gue por una reso­lu­ción demo­crá­ti­ca del con­flic­to, y que «en la actua­li­dad, fren­te a los pro­yec­tos de sumi­sión de Espa­ña y Fran­cia, la úni­ca alter­na­ti­va real sea la inde­pen­den­cia».

Pro­si­gue el comu­ni­ca­do seña­lan­do que la izquier­da aber­tza­le empren­dió hace dos años una pro­fun­da refle­xión con el obje­to de con­cre­tar una «estra­te­gia efi­caz para rom­per el blo­queo que los esta­dos pre­ten­dían impo­ner». Un pro­ce­so en el que la auto­crí­ti­ca ha teni­do un peso impor­tan­te y que ha deri­va­do en una ini­cia­ti­va uni­la­te­ral para dar un giro a la situa­ción y abrir un nue­vo tiem­po.

«Ahí se sitúan las pro­pues­tas, las movi­li­za­cio­nes popu­la­res, las ini­cia­ti­vas empren­di­das por ETA o las alian­zas teji­das y las tareas desa­rro­lla­das con­jun­ta­men­te entre dis­tin­tos sec­to­res en estos últi­mos meses», agre­ga la orga­ni­za­ción arma­da.

«Cre­di­bi­li­dad y adhe­sión»

Cen­su­ra que los pasos dados por la izquier­da aber­tza­le fue­ran pre­sen­ta­dos como signo de «inca­pa­ci­dad y resig­na­ción» por aque­llos que que­rían «man­te­ner la situa­ción de blo­queo, como si de una vez fue­ran a meter­la en el redil des­pués de haber­la moli­do a palos».

Para ETA, se ha tra­ta­do de una acti­tud «mez­qui­na» que pre­ten­día «ero­sio­nar la cre­di­bi­li­dad de la izquier­da aber­tza­le y ali­men­tar su divi­sión. Pero por enci­ma de las agre­sio­nes y las tra­bas, la fir­me deter­mi­na­ción por man­te­ner su apues­ta ha otor­ga­do cre­di­bi­li­dad a la izquier­da aber­tza­le, y des­pués tam­bién una amplia adhe­sión».

La orga­ni­za­ción arma­da cree que la estra­te­gia de blo­queo de los esta­dos se está res­que­bra­jan­do. «La situa­ción ha cam­bia­do de raíz a con­se­cuen­cia de la ini­cia­ti­va de la izquier­da aber­tza­le y de la refle­xión rea­li­za­da por otros sec­to­res. Las fuer­zas sobe­ra­nis­tas han recu­pe­ra­do su pro­ta­go­nis­mo e influen­cia polí­ti­ca, alum­bran­do la espe­ran­za del cam­bio en amplios sec­to­res popu­la­res y ofre­cien­do una opción para la acu­mu­la­ción de fuer­zas».

Ese hecho y los pasos que en estos seis meses ha dado la pro­pia ETA han pro­vo­ca­do que la idea de «la opción y la nece­si­dad de la solu­ción del con­flic­to polí­ti­co» se haya con­so­li­da­do tan­to en Eus­kal Herria como fue­ra de nues­tras fron­te­ras, indi­ca el comu­ni­ca­do. Por con­tra, apun­ta que «obs­ti­nar­se con la cerra­zón y la repre­sión cada vez resul­ta más incom­pren­si­ble para la ciu­da­da­nía vas­ca», y es ahí don­de sitúa las impor­tan­tes movi­li­za­cio­nes cele­bra­das en los últi­mos tiem­pos.

Cam­bio polí­ti­co y social

En su repa­so a estos seis meses no podía fal­tar lo acon­te­ci­do en torno a la cita elec­to­ral del 22 de mayo. Tras resal­tar que la estra­te­gia repre­si­va de los esta­dos se ha carac­te­ri­za­do en la últi­ma déca­da por la ile­ga­li­za­ción y que tam­bién estos comi­cios muni­ci­pa­les y fora­les se han desa­rro­lla­do «en unas con­di­cio­nes anti­de­mo­crá­ti­cas» a cau­sa del veto a Sor­tu, ETA afir­ma que «a pesar de todo, Eus­kal Herria ha gana­do la bata­lla polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca de la ile­ga­li­za­ción».

La unión de los sec­to­res sobe­ra­nis­tas de izquier­das ha traí­do con­si­go «una nue­va ilu­sión y una nue­va pers­pec­ti­va. El pro­yec­to para el cam­bio polí­ti­co y social no sólo ha reca­ba­do un impor­tan­te res­pal­do por par­te de la socie­dad vas­ca, sino que aho­ra cuen­ta con un nue­vo ins­tru­men­to para su con­se­cu­ción. Hoy, Eus­kal Herria tie­ne más meca­nis­mos a su alcan­ce para tran­si­tar ese camino hacia un esce­na­rio demo­crá­ti­co y para actuar en el ámbi­to de la cons­truc­ción nacio­nal y la defen­sa de los tra­ba­ja­do­res».

ETA con­clu­ye el comu­ni­ca­do miran­do al futu­ro. «Ade­más de hacer fren­te a los ata­ques, quie­nes cree­mos en Eus­kal Herria tene­mos una tarea bási­ca: dar pasos en la estruc­tu­ra­ción de Eus­kal Herria y pro­veer­nos de nue­vos recur­sos para el desa­rro­llo polí­ti­co, social, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co del país».

Abo­ga por la acti­va­ción popu­lar para «derri­bar el muro de la nega­ción» ‑cree que ha que­da­do demos­tra­do que «cuan­do los ciu­da­da­nos toman la pala­bra hay capa­ci­dad sufi­cien­te para con­di­cio­nar y alte­rar la situa­ción polí­ti­ca»- y defien­de que la cons­truc­ción de la paz «es tarea de todos. Las excu­sas ya no sir­ven para no dar pasos».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *