Con ilu­sión y exi­gen­cia, refle­xio­nes sobre el cam­bio en Iru­ñea – Gari­koitz Torre­gro­sa, Iña­ki Saenz

El pri­me­ro, que la dere­cha cons­ti­tu­cio­na­lis­ta en su con­jun­to vol­vió a ganar las elec­cio­nes, aun­que con­ti­núa con su mode­ra­do pero con­ti­nuo des­cen­so. Y el segun­do es que las fuer­zas pro­gre­sis­tas, aber­tza­les y de izquier­das vol­vie­ron a subir su por­cen­ta­je de votos con­ti­nuan­do el rit­mo en ascen­so que vie­nen tenien­do des­de hace años.

Sin embar­go, la dere­cha en Pam­plo­na, en Iru­ñea, ha demos­tra­do dema­sia­das veces que es capaz de con­se­guir que par­ti­dos de dife­ren­te cor­te ideo­ló­gi­co al suyo, teó­ri­ca­men­te de izquier­das pero prác­ti­ca­men­te de dere­chas, hayan apo­ya­do las polí­ti­cas que han desa­rro­lla­do en el ayun­ta­mien­to y ade­más han con­se­gui­do este insó­li­to hecho, impen­sa­ble en cual­quier otro lugar, apo­yán­do­se en un ele­men­to total­men­te ajeno a la ges­tión muni­ci­pal como es la teó­ri­ca defen­sa de la iden­ti­dad de Navarra.

Des­gra­cia­da­men­te este apo­yo pun­tual o com­ple­to a UPN en el Ayun­ta­mien­to de Iru­ñea por par­te del PSN y del PP no ha teni­do su refle­jo en la cola­bo­ra­ción pun­tual o com­ple­ta entre las fuer­zas polí­ti­cas pro­gre­sis­tas, aber­tza­les y de izquier­das pre­sen­tes en el con­sis­to­rio. Y no lo ha teni­do cuan­do ha habi­do ele­men­tos más que sufi­cien­tes en la pasa­da legis­la­tu­ra para que este hecho se die­se. Por for­tu­na para UPN, la opo­si­ción ha ido en dema­sia­das oca­sio­nes cada cual a lo suyo, inclu­so ponién­do­se pie­dras en el camino, un camino que, cada uno con sus par­ti­cu­la­ri­da­des ideo­ló­gi­cas y pro­gra­má­ti­cas, debe­rían andar­lo en gru­po, más uni­dos, aun­que algu­nas veces uno se ade­lan­te a otro y otro pue­da tro­pe­zar y per­der el equi­li­brio. La inmen­sa mayo­ría de los votan­tes de esos par­ti­dos no entien­den esta nula capa­ci­dad de per­ci­bir la impor­tan­cia estra­té­gi­ca de la unión de fuer­zas tam­bién des­de la opo­si­ción. Una acu­mu­la­ción de fuer­zas que des­de la opo­si­ción vaya enca­mi­na­da al bene­fi­cio de la socie­dad dejan­do a un lado los intere­ses partidistas.

La impor­tan­cia de esta unión de fuer­zas se sus­ten­ta en dife­ren­tes pun­tos que debe­rían escla­re­cer las dudas que pudie­sen exis­tir en torno a la con­ve­nien­cia o no de esta diná­mi­ca conjunta:

El pri­me­ro de esos pun­tos sería la cons­ti­tu­ción de una opo­si­ción fir­me, fuer­te y capaz de sacar ade­lan­te pro­yec­tos estra­té­gi­cos para la con­vi­ven­cia de la ciu­da­da­nía de Iru­ñea, de toda ella en su diver­si­dad y espe­cial­men­te de las y los ciu­da­da­nos que a día de hoy son exclui­dos y mar­gi­na­dos en la vida polí­ti­ca y social que se pro­yec­ta y dise­ña des­de el consistorio.

La con­jun­ción de fuer­zas en torno a polí­ti­cas pro­gre­sis­tas y de izquier­das y en torno a un sen­tir aber­tza­le y vas­quis­ta, sería la ima­gen grá­fi­ca que refle­ja­ra el sen­tir de una gran par­te de la ciu­dad que muchas veces se sien­te rele­ga­da y mar­gi­na­da por la «Iru­ñea ofi­cial» que se ven­de des­de el gobierno muni­ci­pal y sus aledaños.

Esta cola­bo­ra­ción pun­tual o com­ple­ta por par­te de las fuer­zas de la opo­si­ción real debe­ría devol­ver el pro­ta­go­nis­mo usur­pa­do duran­te estos últi­mos años a la ciu­da­da­nía y a los agen­tes socia­les, cul­tu­ra­les, veci­na­les y populares.

Este tra­ba­jo en común basa­do en la con­jun­ción de fuer­zas para lle­var ade­lan­te los pun­tos ante­rior­men­te cita­dos sería un pri­mer ensa­yo y desa­rro­llo de las polí­ti­cas de cola­bo­ra­ción que, a nues­tro pare­cer, son indis­pen­sa­bles en los pró­xi­mos años de cara a con­se­guir el cam­bio que tan­tas y tan­tos ciu­da­da­nos no sola­men­te espe­ra­mos si no que exi­gi­mos de la cla­se polí­ti­ca, y que desea­mos sea lide­ra­da por las fuer­zas polí­ti­cas pro­gre­sis­tas, aber­tza­les y de izquier­das en Iruñea.

Por últi­mo, cree­mos que esta diná­mi­ca ser­vi­ría de aci­ca­te para que quie­nes real­men­te se sien­ten de izquier­da en las bases del PSN ten­gan la posi­bi­li­dad de seguir tra­ba­jan­do en la izquier­da y por el for­ta­le­ci­mien­to de la izquier­da, aban­do­nan­do pos­tu­ras cica­te­ras y per­so­na­lis­tas e inte­grán­do­se en la cons­truc­ción de esa alter­na­ti­va real que per­mi­ta des­alo­jar a la dere­cha del poder.

Sir­va esta refle­xión como apun­te a un deba­te que nece­sa­ria­men­te se tie­ne que dar y que los par­ti­dos en la opo­si­ción en el ayun­ta­mien­to pam­plo­nés, NaBai 2011, Bil­du e Izquier­da-Ezke­rra, debe­rían abor­dar cuan­to antes mejor. Es hora de que la ilu­sión esce­ni­fi­ca­da en el apo­yo a estos par­ti­dos ofrez­ca resul­ta­dos que la ciu­da­da­nía poda­mos visua­li­zar, acer­can­do la polí­ti­ca, y en este caso el ayun­ta­mien­to, a la calle y bus­can­do cau­ces de par­ti­ci­pa­ción real de la socie­dad en el ayun­ta­mien­to. El voto que se da cada cua­tro años no sig­ni­fi­ca car­ta blan­ca para hacer lo que se quie­ra ya que el prin­ci­pal come­ti­do que debe­rían tener es el de ser vehícu­lo de las, en este caso, ilu­sio­nes de una gran par­te de la ciudad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.