Con ilu­sión y exi­gen­cia, refle­xio­nes sobre el cam­bio en Iru­ñea – Gari­koitz Torre­gro­sa, Iña­ki Saenz

El pri­me­ro, que la dere­cha cons­ti­tu­cio­na­lis­ta en su con­jun­to vol­vió a ganar las elec­cio­nes, aun­que con­ti­núa con su mode­ra­do pero con­ti­nuo des­cen­so. Y el segun­do es que las fuer­zas pro­gre­sis­tas, aber­tza­les y de izquier­das vol­vie­ron a subir su por­cen­ta­je de votos con­ti­nuan­do el rit­mo en ascen­so que vie­nen tenien­do des­de hace años.

Sin embar­go, la dere­cha en Pam­plo­na, en Iru­ñea, ha demos­tra­do dema­sia­das veces que es capaz de con­se­guir que par­ti­dos de dife­ren­te cor­te ideo­ló­gi­co al suyo, teó­ri­ca­men­te de izquier­das pero prác­ti­ca­men­te de dere­chas, hayan apo­ya­do las polí­ti­cas que han desa­rro­lla­do en el ayun­ta­mien­to y ade­más han con­se­gui­do este insó­li­to hecho, impen­sa­ble en cual­quier otro lugar, apo­yán­do­se en un ele­men­to total­men­te ajeno a la ges­tión muni­ci­pal como es la teó­ri­ca defen­sa de la iden­ti­dad de Nava­rra.

Des­gra­cia­da­men­te este apo­yo pun­tual o com­ple­to a UPN en el Ayun­ta­mien­to de Iru­ñea por par­te del PSN y del PP no ha teni­do su refle­jo en la cola­bo­ra­ción pun­tual o com­ple­ta entre las fuer­zas polí­ti­cas pro­gre­sis­tas, aber­tza­les y de izquier­das pre­sen­tes en el con­sis­to­rio. Y no lo ha teni­do cuan­do ha habi­do ele­men­tos más que sufi­cien­tes en la pasa­da legis­la­tu­ra para que este hecho se die­se. Por for­tu­na para UPN, la opo­si­ción ha ido en dema­sia­das oca­sio­nes cada cual a lo suyo, inclu­so ponién­do­se pie­dras en el camino, un camino que, cada uno con sus par­ti­cu­la­ri­da­des ideo­ló­gi­cas y pro­gra­má­ti­cas, debe­rían andar­lo en gru­po, más uni­dos, aun­que algu­nas veces uno se ade­lan­te a otro y otro pue­da tro­pe­zar y per­der el equi­li­brio. La inmen­sa mayo­ría de los votan­tes de esos par­ti­dos no entien­den esta nula capa­ci­dad de per­ci­bir la impor­tan­cia estra­té­gi­ca de la unión de fuer­zas tam­bién des­de la opo­si­ción. Una acu­mu­la­ción de fuer­zas que des­de la opo­si­ción vaya enca­mi­na­da al bene­fi­cio de la socie­dad dejan­do a un lado los intere­ses par­ti­dis­tas.

La impor­tan­cia de esta unión de fuer­zas se sus­ten­ta en dife­ren­tes pun­tos que debe­rían escla­re­cer las dudas que pudie­sen exis­tir en torno a la con­ve­nien­cia o no de esta diná­mi­ca con­jun­ta:

El pri­me­ro de esos pun­tos sería la cons­ti­tu­ción de una opo­si­ción fir­me, fuer­te y capaz de sacar ade­lan­te pro­yec­tos estra­té­gi­cos para la con­vi­ven­cia de la ciu­da­da­nía de Iru­ñea, de toda ella en su diver­si­dad y espe­cial­men­te de las y los ciu­da­da­nos que a día de hoy son exclui­dos y mar­gi­na­dos en la vida polí­ti­ca y social que se pro­yec­ta y dise­ña des­de el con­sis­to­rio.

La con­jun­ción de fuer­zas en torno a polí­ti­cas pro­gre­sis­tas y de izquier­das y en torno a un sen­tir aber­tza­le y vas­quis­ta, sería la ima­gen grá­fi­ca que refle­ja­ra el sen­tir de una gran par­te de la ciu­dad que muchas veces se sien­te rele­ga­da y mar­gi­na­da por la «Iru­ñea ofi­cial» que se ven­de des­de el gobierno muni­ci­pal y sus ale­da­ños.

Esta cola­bo­ra­ción pun­tual o com­ple­ta por par­te de las fuer­zas de la opo­si­ción real debe­ría devol­ver el pro­ta­go­nis­mo usur­pa­do duran­te estos últi­mos años a la ciu­da­da­nía y a los agen­tes socia­les, cul­tu­ra­les, veci­na­les y popu­la­res.

Este tra­ba­jo en común basa­do en la con­jun­ción de fuer­zas para lle­var ade­lan­te los pun­tos ante­rior­men­te cita­dos sería un pri­mer ensa­yo y desa­rro­llo de las polí­ti­cas de cola­bo­ra­ción que, a nues­tro pare­cer, son indis­pen­sa­bles en los pró­xi­mos años de cara a con­se­guir el cam­bio que tan­tas y tan­tos ciu­da­da­nos no sola­men­te espe­ra­mos si no que exi­gi­mos de la cla­se polí­ti­ca, y que desea­mos sea lide­ra­da por las fuer­zas polí­ti­cas pro­gre­sis­tas, aber­tza­les y de izquier­das en Iru­ñea.

Por últi­mo, cree­mos que esta diná­mi­ca ser­vi­ría de aci­ca­te para que quie­nes real­men­te se sien­ten de izquier­da en las bases del PSN ten­gan la posi­bi­li­dad de seguir tra­ba­jan­do en la izquier­da y por el for­ta­le­ci­mien­to de la izquier­da, aban­do­nan­do pos­tu­ras cica­te­ras y per­so­na­lis­tas e inte­grán­do­se en la cons­truc­ción de esa alter­na­ti­va real que per­mi­ta des­alo­jar a la dere­cha del poder.

Sir­va esta refle­xión como apun­te a un deba­te que nece­sa­ria­men­te se tie­ne que dar y que los par­ti­dos en la opo­si­ción en el ayun­ta­mien­to pam­plo­nés, NaBai 2011, Bil­du e Izquier­da-Ezke­rra, debe­rían abor­dar cuan­to antes mejor. Es hora de que la ilu­sión esce­ni­fi­ca­da en el apo­yo a estos par­ti­dos ofrez­ca resul­ta­dos que la ciu­da­da­nía poda­mos visua­li­zar, acer­can­do la polí­ti­ca, y en este caso el ayun­ta­mien­to, a la calle y bus­can­do cau­ces de par­ti­ci­pa­ción real de la socie­dad en el ayun­ta­mien­to. El voto que se da cada cua­tro años no sig­ni­fi­ca car­ta blan­ca para hacer lo que se quie­ra ya que el prin­ci­pal come­ti­do que debe­rían tener es el de ser vehícu­lo de las, en este caso, ilu­sio­nes de una gran par­te de la ciu­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *