Hon­du­ras y tres Cin­co- Ida Gar­be­ri

«Hijos míos,

la Patria no es pala­bras,

si no acción, mirar la huma­ni­dad sin son­reír es un atre­vi­mien­to

que no hay que tole­rar»

Lega­do, can­ción iné­di­ta de Vicen­te Feliú

Una cosa es cier­ta, y sobre todo es la razón por la cual toda­vía sigo ade­lan­te y no desis­to en mis prin­ci­pios y mis con­vic­cio­nes, a pesar de algu­nas bata­llas per­di­das: el impe­ria­lis­mo y los opor­tu­nis­tas que uti­li­zan la Revo­lu­ción por sus pro­ble­mas per­so­na­les, nun­ca van a poder com­prar los ver­da­de­ros sen­ti­mien­tos.

Y el 5 de julio tuve la con­fir­ma­ción de mis pen­sa­mien­tos, cuan­do leí un men­sa­je en una red social de Hon­du­ras, no fue de un diri­gen­te del Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar de Hon­du­ras, era un hom­bre de la base, a aba­jo y a la izquier­da.

Cuan­do le pre­gun­té a Fabri­cio si podía hacer públi­co su men­sa­je, él tenía sus dudas, por­que no le gus­ta la fama y la noto­rie­dad. No lo conoz­co per­so­nal­men­te, he leí­do varios correos suyos y creo que pen­sa­mos de una for­ma muy simi­lar.

El hecho es que Fabri­cio Herre­ra qui­so escri­bir sus comen­ta­rios para refe­rir­se a la cam­pa­ña «El 5 por los Cin­co», orga­ni­za­da por el Comi­té Inter­na­cio­nal por la Liber­tad de los Cin­co y dedi­car tres 5 a este día, comen­zan­do por mis Cin­co her­ma­nos:

«Hoy es el 5 de julio. Ofrez­co tres cin­cos por este día. El pri­mer 5 es por los 5 héroes cuba­nos a quien inter­na­cio­nal­men­te dedi­ca­mos este día. Si yo tuvie­ra el poder que Mel (Manuel Zela­ya) tie­ne o la diri­gen­cia del FNRP los decla­ra­ría hon­du­re­ños en resis­ten­cia. Tene­mos y enfren­ta­mos peque­ños pero rebel­des al mis­mo enemi­go y sufri­mos simi­la­res injus­ti­cias. Por­que Hon­du­ras es un país encar­ce­la­do por un impe­rio insa­cia­ble. Pare­ce que muchas y muchos sole­mos per­der de pers­pec­ti­va ese deta­lle. Lo que ha pasa­do y sigue ocu­rrien­do en Hon­du­ras no es domés­ti­co, es una manio­bra impe­rial.
El otro 5 lo quie­ro dedi­car al 2° ani­ver­sa­rio del des­per­tar del pue­blo hon­du­re­ño. Mas de tres­cien­tas mil per­so­nas, mar­cha­mos des­obe­de­cien­do al régi­men oli­gar­ca pro impe­ria­lis­ta hacia al aero­puer­to con el obje­ti­vo de rever­tir pací­fi­ca­men­te un gol­pe de Esta­do vio­len­to. Allí naci­mos, ese fue el par­to his­tó­ri­co y social. Algu­nos y algu­nas arries­ga­mos bajo la mira­da inti­mi­da­to­ria de los fran­co­ti­ra­do­res, al fren­te del aero­puer­to. A otras y otros les tocó mas duro: pro­te­ger­se de las balas dis­pa­ra­das des­de el odio mili­tar, a un cos­ta­do de la pis­ta de ate­rri­za­ge. Ese día mata­ron a Isis Obed, de 17 años, con el fin de cum­plir la pro­fe­cía del car­de­nal sobre un baño de san­gre. Isis nuca votó y murió defen­dien­do «la demo­cra­cia». Qui­zá cuan­do com­pró algo y pagó el 12% de ISV, pagó con ese dine­ro la bala que lo mató. No debrían haber mili­ta­res, no se debe­ría gas­tar el dine­ro de nues­tros impues­tos en balas que final­men­te son dis­pa­ra­das en nues­tra con­tra. Espe­cial­men­te con­tra los mas pobres, con­tra niños/​as y jóvenes/​as, con­tra las muje­res, con­tra la diver­si­dad sexual, con­tra el magis­te­rio, con­tra los y las defen­so­ras de dere­chos huma­nos.

El últi­mo 5 dedi­car­lo a los 5 pun­tos que nos rebe­la­ron en Resis­ten­cia:

1. Refun­da­ción de Hon­du­ras. Tenien­do como pri­mer paso una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te auto­con­vo­ca­da, popu­lar, demo­crá­ti­ca, par­ti­ci­pa­ti­va, libe­ra­do­ra, soli­da­ria, anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­pa­triar­cal y anti­oli­gár­qui­ca.

2. Cons­truc­ción de poder popu­lar. Des­de aba­jo hacia arri­ba, o pre­fe­ri­ble­men­te aba­jo y a la izquier­da. Esto impli­ca­ría el fin de la coop­ta­ción del esta­do por la oli­gar­quia, y del con­trol elec­to­ral y de la demo­cra­cia.

3. Fin del bipar­ti­dis­mo y del mili­ta­ris­mo: tal como se le cono­ce. Refun­da­ción de una demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va que abra espa­cios y cons­tru­ya puen­tes para que los y las hon­du­re­ñas gobier­nen a las y los hon­du­re­ños. Que los gober­nan­tes man­den obe­de­cien­do y no mani­pu­len de for­ma cau­di­lles­ca la volun­tad popu­lar. Eli­mi­na­ción de las Fuer­zas Arma­das tal como se les cono­ce. Trans­mi­sión de bie­nes, capi­ta­les, acti­vos, recur­sos y pre­su­pues­to mili­tar a la edu­ca­ción, la salud, la vivien­da, la cul­tu­ra, la infor­ma­ción, el ves­ti­do y la comi­da de las y los hon­du­re­ños.

4. Jus­ti­cia Social: cons­truc­ción de una patria dig­na y socia­lis­ta. Fin de la corrup­ción, de la exclu­sión y de toda for­ma de dis­cri­mi­na­ción y rela­cio­nes de poder o domi­na­ción, sea impe­rial (con­tra la nación), extran­je­ra (tras­na­cio­na­les, vati­cano, dere­cha inter­na­cio­nal, etc.) y con­tra la eco­no­mía y los intere­ses del pue­blo hon­du­re­ño, o local (oli­gár­qui­ca). La cons­truc­ción de un sis­te­ma eco­nó­mi­co, social y legal que per­mi­ta que todas y todos ten­ga­mos acce­so por igual y de acuer­do a nues­tras nece­si­da­des a los recur­sos (agua, tie­rra, ener­gía), los bene­fi­cios (bie­nes y ser­vi­cios, recrea­ción), y la rique­za nacio­nal. erra­di­ca­ción de la pobre­za, la mise­ria y el anal­fa­be­tis­mo.

5. Paz social paz per­so­nal. Una Hon­du­ras nue­va. Con índi­ces tole­ra­bles de vio­len­cia social (deli­to, cri­men), libre de cri­men orga­ni­za­do (nar­co­trá­fi­co, tra­fi­co de armas, tra­fi­co de per­so­nas, con­tra­ban­do, turis­mo sexual, por­no­gra­fía, explo­ta­ción sexual infan­til, tra­fi­co de órga­nos y medi­ca­men­tos, etc), libre de deli­tos comu­nes, como resul­ta­do del fin de la exclu­sión, la pro­mo­ción de cul­tu­ra de paz, el desar­me, la eli­mi­na­ción de las fuer­zas arma­das y la depu­ra­ción de la poli­cía nacio­nal, y el res­to del sis­te­ma de jus­ti­cia (fis­ca­les, defen­sa publi­ca, jue­ces, cen­tros pena­les). Y tam­bién una Hon­du­ras libre de la vio­len­cia polí­ti­ca gra­cias a la derro­ta social y polí­ti­ca de la oli­gar­quía, el fin de la corrup­ción, la des­ar­ti­cu­la­ción de las éli­tes polí­ti­cas y del bipar­ti­dis­mo, la depu­ra­ción del sis­te­ma de jus­ti­cia y la eli­mi­na­ción de las fuer­zas arma­das».

Des­pués de leer el men­sa­je, me que­dé sin alien­to por las pala­bras de amor y sobre todo el hecho de que Fabri­cio pen­só pri­me­ro en mis Cin­co her­ma­nos pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del impe­rio en vez de pen­sar en su patria, tan vio­la­da y ridi­cu­li­za­da por la cíni­ca impu­ni­dad.

Por lo tan­to, yo qui­se seguir, una vez más, la ense­ñan­za de mi ami­ga des­apa­re­ci­da físi­ca­men­te, Celia Hart San­ta­ma­ría, la mari­po­sa de la cul­tu­ra cuba­na, que con sus alas, siem­pre me ins­pi­ra a ser un puen­te, una cone­xión, una rela­ción, una unión de espe­ran­za, de amor, de abra­zos, de con­sue­lo, de fuerza…la nece­dad de asu­mir el enemi­go.

Así que envié estas pala­bras a los fami­lia­res de los Cin­co, y gra­cias a Annie Arro­yo, una ami­ga muy ama­ble tam­bién a Anto­nio Gue­rre­ro, uno de mis her­ma­nos pri­sio­ne­ros en el nor­te revuel­to y bru­tal.

Fabri­cio, al saber has­ta don­de esta­ban lle­gan­do sus pala­bras, me escri­bió:

«No sabes como me emo­cio­na eso. Ten­go una gran admi­ra­ción por el heroís­mo y la deci­sion del pue­blo cubano. Sufro por los Cin­co y sus fami­lias des­de que supe lo que esta­ba ocu­rrien­do. Pero mas que eso, llo­ra­ré de feli­ci­dad el día que se haga jus­ti­cia, y que cons­te, yo nun­ca llo­ro, pero es una pro­me­sa. Cuba ven­ce­rá de nue­vo, como en le caso de Elián, como en Bahia de los Cochi­nos, como con­tra el blo­queo»

Maga­li Llort envió salu­dos a Fabri­cio y el deseo de estar todos y todas jun­tos el día del espe­ra­do regre­so de los Cin­co a su patria.

Por su par­te Anto­nio Gue­rre­ro res­pon­dió:

«Que­ri­da Ida:

Annie me ha envia­do todas tus líneas, tan lle­nas de her­man­dad, de com­ba­ti­vi­dad y de ter­nu­ra. No se si sabes que mi com­pa­ñe­ro de cel­da es de Hon­du­ras. Un joven (bueno, ya en los 40) que ha atra­ve­sa­do una vida difí­cil, pero ha apren­di­do muchas lec­cio­nes. Esta vez, cuan­do por fin sal­ga en liber­tad creo que en un par de años, regre­sa­ra a su tie­rra, de la cual habla con mucho amor y con muchos recuer­dos, a veces tris­tes, otros ale­gres.

Gra­cias por todas las infor­ma­cio­nes y escri­tos de los ami­gos de ese her­mano país cen­tro­ame­ri­cano. Su pue­blo ten­drá la ulti­ma pala­bra, como la ten­drán todos los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca y el mun­do. La bata­lla con­tra el gran poder de los ricos y opre­so­res es dura y será lar­ga, pero solo en un mun­do dis­tin­to de paz y her­man­dad podrá sobre­vi­vir la espe­cie huma­na.

Un salu­do a todos los ami­gos.

Cin­co abra­zos.

Tony».

Cuan­do leí lo escri­to por Tony, deci­dí que tenía que dar a cono­cer, a mis her­ma­nos y her­ma­nas en Hon­du­ras, estas bellas pala­bras; y cuan­do le pre­gun­té, a Fabri­cio, si podía publi­car el men­sa­je, me res­pon­dió, exac­ta­men­te, lo siguien­te:

«Ida, una vez que suel­to las pala­bras ya no son mías, son tuyas y de todos y de todas. La ver­dad, me inco­mo­da mucho todo aque­llo que me da algo de pro­ta­go­nis­mo. En reali­dad en tiem­pos nor­ma­les, soy un tipo calla­do, no tími­do pero nada pro­ta­go­nis­ta. Sin embar­go son tiem­pos de mor­der­nos la len­gua y des­apa­re­cer nues­tros egoís­mos. Si vos creés que cual­quier cosa que yo haya dicho sir­ve para dar­le áni­mo o espí­ri­tu a alguien, pues ade­lan­te. Ya no son mías, son de todos. Son pala­bras en socia­lis­mo y comu­nis­mo».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *