El Gobierno colom­biano decre­ta una ver­gon­zo­sa Ley de impu­ni­dad, que favo­re­ce a más de 25.000 paramilitares

Noti­mun­do
El masi­vo indul­to es la cul­mi­na­ción con éxi­to del plan uri­bis­ta de dejar sin cas­ti­go las más horren­das masa­cres, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes, des­pla­za­mien­to y des­po­jo de tierras.

El pasa­do 28 de junio el pre­si­den­te San­tos regla­men­tó la Ley 1424, por medio del Decre­to 2244 de 2011, la cual garan­ti­za la más abe­rran­te impu­ni­dad sobre las demen­cia­les masa­cres, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes, des­pla­za­mien­to y des­po­jo de tie­rras, entre otros crí­me­nes, come­ti­dos por la estra­te­gia para­mi­li­tar del Estado.

Esta nue­va ley es el com­ple­men­to per­fec­to de la pri­me­ra coar­ta­da uri­bis­ta de impu­ni­dad y lega­li­za­ción de la estra­te­gia para­mi­li­tar mal lla­ma­da Ley de Jus­ti­cia y Paz, la cual en seis años de vigen­cia sólo ha con­de­na­do la asom­bro­sa suma de cua­tro criminales.

En ese mis­mo perio­do de tiem­po estas estruc­tu­ras bene­fi­cia­rias del simu­la­do indul­to ase­si­na­ron o des­apa­re­cie­ron a más de 207.000 per­so­nas, según un infor­me de la Fis­ca­lía cono­ci­do en enero de este año. (1)

El gobierno, sin el menor rubor, nie­ga que se tra­te de un indul­to argu­men­tan­do que los bene­fi­cia­rios de la ley paga­ran sus peca­dos pero sin ir un solo día a la cárcel.

Con argu­men­tos que ofen­den la inte­li­gen­cia, Ale­jan­dro Eder, de la Alta Con­se­je­ría para la Rein­te­gra­ción argu­men­tó que “del com­pro­mi­so con el pro­ce­so de rein­te­gra­ción, con la socie­dad y con la paz depen­de la liber­tad de cada una de las per­so­nas des­mo­vi­li­za­das, la ver­dad con­ta­da por ellos será com­pi­la­da en el Cen­tro de Memo­ria His­tó­ri­ca crea­do por la Ley de Vic­ti­mas, con­tri­bu­yen­do así a la cons­truc­ción de una visión inte­gral de la his­to­ria del país”.

Con la nue­va ley de impu­ni­dad se debe­rán sus­pen­der las órde­nes de cap­tu­ra y las eje­cu­cio­nes de las con­de­nas que se estén lle­van­do a cabo en los tri­bu­na­les de justicia.

Otros argu­men­tos fala­ces que esgri­me el gobierno hacién­do­los ver como ‘con­di­cio­nes’ para acce­der a los bene­fi­cios de la nue­va ley, son:

Estar acti­vos o cul­mi­nar for­mal­men­te el pro­ce­so de rein­te­gra­ción que lide­ra la Alta Con­se­je­ría Pre­si­den­cial para la Rein­te­gra­ción, no haber incu­rri­do en deli­tos con pos­te­rio­ri­dad a su des­mo­vi­li­za­ción, fir­mar un papel en el que se com­pro­me­te a con­tri­buir con la ver­dad his­tó­ri­ca y la reparación.

Es ilu­so pen­sar que los cri­mi­na­les a quie­nes se les ha garan­ti­za­do incon­di­cio­nal­men­te la impu­ni­dad de sus atro­ci­da­des van a con­tar­le volun­ta­ria­men­te la ver­dad al país. Por el con­tra­rio, la ley esti­mu­la la pro­li­fe­ra­ción de las estruc­tu­ras cri­mi­na­les que saben de ante­mano que el tra­ba­jo sica­rial al ser­vi­cio de mul­ti­na­cio­na­les, gana­de­ros, pal­mi­cul­to­res, terra­te­nien­tes, mili­ta­res, empre­sa­rios y nar­co­tra­fi­can­tes, entre otros bene­fi­cia­rios de la estra­te­gia para­mi­li­tar, va a gozar de impunidad.

Fte: http://​noti​mun​do2​.blogs​pot​.com/​2​0​1​1​/​0​6​/​p​a​r​a​u​r​i​b​i​s​m​o​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​f​i​r​m​o​-​v​e​r​g​o​n​z​o​s​a​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.