Replan­teos mar­xis­tas del impe­rio – Clau­dio Katz

Todas las dis­cu­sio­nes mar­xis­tas con­tem­po­rá­neas sobre el impe­ria­lis­mo par­ten del enfo­que de Lenin, que resal­ta­ba la sus­ti­tu­ción de la libre com­pe­ten­cia por el domi­nio de los mono­po­lios. Los defen­so­res con­tem­po­rá­neos de estas tesis olvi­dan el carác­ter com­ple­men­ta­rio de ambos ras­gos y la nece­sa­ria con­ti­nui­dad de la con­cu­rren­cia bajo el capi­ta­lis­mo.

La mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral reavi­vó la pug­na com­pe­ti­ti­va, con­fir­man­do que el com­por­ta­mien­to de los pre­cios no está suje­to a reglas arbi­tra­rias, ni a sim­ples con­cer­ta­cio­nes. Sigue un prin­ci­pio obje­ti­vo de ajus­te en fun­ción de la ley del valor.

La teo­ría de la hege­mo­nía del capi­tal finan­cie­ro que­dó cues­tio­na­da por la supre­ma­cía indus­trial duran­te el boom de pos­gue­rra. Esa con­cep­ción gene­ra­li­zó una situa­ción pecu­liar de Ale­ma­nia. Bajo el neo­li­be­ra­lis­mo los finan­cis­tas han ocu­pa­do nue­va­men­te un aco­ta­do rol diri­gen­te, que favo­re­ce a toda la cla­se capi­ta­lis­ta. Su papel en la acu­mu­la­ción que no se limi­ta a la suc­ción de bene­fi­cios.

Las tesis que enfa­ti­zan el ren­tis­mo impro­duc­ti­vo sugie­ren una pre­sen­ta­ción sim­pli­fi­ca­da del capi­ta­lis­mo como un casino regi­do por el azar. Omi­ten que los prin­ci­pa­les des­equi­li­brios del sis­te­ma se gene­ran en el área pro­duc­ti­va y des­co­no­cen los cam­bios regis­tra­dos en los paí­ses deu­do­res.

Los teó­ri­cos del estan­ca­mien­to tec­no­ló­gi­co supo­nen erró­nea­men­te que la inno­va­ción radi­cal ha des­apa­re­ci­do. No logran expli­car la trans­for­ma­ción infor­má­ti­ca en cur­so e igno­ran que la reno­va­ción tec­no­ló­gi­ca es indis­pen­sa­ble para sos­te­ner la riva­li­dad por el bene­fi­cio. Estas mejo­ras son el fun­da­men­to de la plus­va­lía rela­ti­va y siem­pre adop­ta­ron moda­li­da­des cons­truc­ti­vas y des­truc­ti­vas.

Las prin­ci­pa­les ten­sio­nes del capi­ta­lis­mo no pro­vie­nen del para­si­tis­mo, sino de su des­con­tro­la­do dina­mis­mo. La con­cep­ción que pos­tu­la la des­apa­ri­ción del ciclo olvi­da que los vai­ve­nes perió­di­cos son nece­sa­rios para pro­ce­sar valo­ri­za­cio­nes y des­va­lo­ri­za­cio­nes del capi­tal.
Las dis­cu­sio­nes mar­xis­tas con­tem­po­rá­neas sobre el impe­ria­lis­mo par­ten del enfo­que de Lenin y jerar­qui­zan el estu­dio de las ten­den­cias eco­nó­mi­cas del capi­ta­lis­mo. Se le asig­na a estos pro­ce­sos un papel deter­mi­nan­te en la diná­mi­ca impe­rial. Los auto­res que pos­tu­lan la vali­dez de la visión leni­nis­ta resal­tan su actua­li­dad. Des­ta­can la pre­emi­nen­cia de los mono­po­lios, la hege­mo­nía ren­tis­ta del capi­tal finan­cie­ro y la exis­ten­cia de un blo­queo al pro­gre­so téc­ni­co que gene­ra­li­za el estan­ca­mien­to.
La cen­tra­li­dad de la com­pe­ten­cia
Lenin iden­ti­fi­ca­ba el domi­nio de los mono­po­lios con el con­trol de los pre­cios, a tra­vés de con­cer­ta­cio­nes entre gran­des empre­sas. Coin­ci­día con Buja­rin en esti­mar que la com­pe­ten­cia había per­di­do rele­van­cia a esca­la nacio­nal y sólo regía ple­na­men­te en el plano mun­dial. (1)
Este diag­nós­ti­co remar­ca­ba el ago­ta­mien­to de la libre com­pe­ten­cia y la con­si­guien­te diso­lu­ción de la con­cu­rren­cia ple­na. Con­si­de­ra­ba que las empre­sas ya no riva­li­za­ban entre sí para redu­cir cos­tos, ampliar mer­ca­dos y aumen­tar los bene­fi­cios.
Lue­go de un inten­so deba­te en la entre-gue­rra, esta con­cep­ción fue refor­mu­la­da en los años 50 por varios teó­ri­cos key­ne­sia­nos. Ilus­tra­ron cómo los oli­go­po­lios ajus­ta­ban las can­ti­da­des pro­du­ci­das (en lugar de alte­rar los pre­cios), para ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de altas tasas de ganan­cia (Steindl). Esti­ma­ron que este com­por­ta­mien­to con­du­cía a la sis­te­má­ti­ca sub-uti­li­za­ción de la capa­ci­dad ins­ta­la­da (Kalec­ki) y remar­ca­ron los efec­tos noci­vos de esa “com­pe­ten­cia imper­fec­ta” sobre el nivel de cre­ci­mien­to (Joan Robin­son). Con­si­de­ra­ban que la fija­ción con­cer­ta­da de los “pre­cios de exclu­sión” gene­ra­li­za­ba el estan­ca­mien­to e impo­nía fuer­tes barre­ras de entra­da a la acti­vi­dad de los riva­les (Sylos Labi­ni). (2)
Una corrien­te de teó­ri­cos mar­xis­tas (Sweezy, Baran) rei­vin­di­có este enfo­que, des­cri­bien­do como las cor­po­ra­cio­nes se repar­tían los mer­ca­dos, crean­do situa­cio­nes de sub-inver­sión y sobre-capa­ci­dad per­ma­nen­te de las plan­tas. Los dis­cí­pu­los de esta escue­la (Fos­ter, Ches­ney) resal­tan el peso domi­nan­te de los mono­po­lios bajo el neo­li­be­ra­lis­mo y otros auto­res (Vasa­po­llo), uti­li­zan el mis­mo cri­te­rio para eva­luar las ten­den­cias del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo. (3)
Estas mira­das sub­ra­yan acer­ta­da­men­te los impac­tos gene­ra­dos por el incre­men­to de la esca­la pro­duc­ti­va. El desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo agi­gan­tó la dimen­sión de las fir­mas y la mun­dia­li­za­ción actual incen­ti­va un sal­to en la enver­ga­du­ra de los colo­sos que ope­ran a nivel glo­bal.
Pero este incre­men­to del tama­ño no es sinó­ni­mo de con­trol mono­pó­li­co, ni de supre­sión de la com­pe­ten­cia. El capi­ta­lis­mo recrea la con­cu­rren­cia y el oli­go­po­lio en for­ma com­ple­men­ta­ria y median­te reci­cla­jes recí­pro­cos. En los momen­tos de mayor riva­li­dad cier­tas empre­sas intro­du­cen for­mas tran­si­to­rias de supre­ma­cía, que no pue­den con­ser­var ante el resur­gi­mien­to de las bata­llas com­pe­ti­ti­vas. Esta diná­mi­ca es cons­ti­tu­ti­va del capi­ta­lis­mo y per­du­ra­rá mien­tras sub­sis­ta a este régi­men social.
El capi­ta­lis­mo no podría sobre­vi­vir a la erra­di­ca­ción com­ple­ta de la com­pe­ten­cia, pues­to que en ese esce­na­rio des­apa­re­ce­rían las nor­mas mer­can­ti­les y que­da­ría regu­la­da la asig­na­ción de los recur­sos. En el pro­ce­so de la acu­mu­la­ción, la riva­li­dad siem­pre gene­ra nue­vos gigan­tes que com­pi­ten entre sí. Lo que cam­bia en cada eta­pa del sis­te­ma es la moda­li­dad de esta com­bi­na­ción.
La tra­yec­to­ria del capi­ta­lis­mo no ha segui­do una cur­va idí­li­ca des­de pros­pe­ri­da­des com­pe­ti­ti­vas has­ta noci­vas con­cer­ta­cio­nes. Esta ima­gen román­ti­ca, olvi­da la enor­me gra­vi­ta­ción que tuvie­ron los mono­po­lios en el debut de la acu­mu­la­ción. Por otra par­te, la pug­na con­tem­po­rá­nea entre pode­ro­sos oli­go­po­lios, no difie­re cua­li­ta­ti­va­men­te de las vie­jas riva­li­da­des entre peque­ñas com­pa­ñías. Los prin­ci­pios que regu­lan ambas con­fron­ta­cio­nes son muy seme­jan­tes.
Los acuer­dos entre empre­sas para dis­tri­buir­se los nego­cios son fre­cuen­tes. Pero estos arre­glos siem­pre que­dan soca­va­dos por vio­la­cio­nes inter­nas o por la apa­ri­ción de otro con­cu­rren­te.
Este com­por­ta­mien­to rige en los mer­ca­dos nacio­na­les y mun­dia­les. La sus­pen­sión de la con­cu­rren­cia en el pri­mer terreno e inten­si­fi­ca­ción en el segun­do (que des­cri­bie­ron Lenin y Buja­rín) fue un ras­go coyun­tu­ral, que no per­du­ró como ten­den­cia del capi­ta­lis­mo. Exis­te una dis­cu­sión his­to­rio­grá­fi­ca sobre el acier­to o error de esa eva­lua­ción a prin­ci­pio del siglo XX, pero la con­ti­nui­dad pos­te­rior de la com­pe­ten­cia es un dato incon­tro­ver­ti­ble.
Los teó­ri­cos key­ne­sia­nos de pos­gue­rra pre­sen­ta­ban equi­vo­ca­da­men­te la des­apa­ri­ción (o debi­li­ta­mien­to) de este ras­go, como un defec­to del capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta, fren­te a las ven­ta­jas de la “con­cu­rren­cia per­fec­ta” del pasa­do. Como loca­li­za­ban los defec­tos del sis­te­ma en las falen­cias del mer­ca­do (y no en las con­tra­dic­cio­nes de la acu­mu­la­ción), con­vo­ca­ban a recu­pe­rar la vita­li­dad del capi­ta­lis­mo, intro­du­cien­do reglas de pro­tec­ción de la com­pe­ten­cia. Des­co­no­cie­ron que esa con­cu­rren­cia per­du­ra­ba y que su even­tual inten­si­fi­ca­ción, sólo acen­tua­ría la ines­ta­bi­li­dad cró­ni­ca del sis­te­ma.
Los mar­xis­tas que com­par­tie­ron ese diag­nós­ti­co ten­die­ron a pres­tar más aten­ción a los acon­te­ci­mien­tos secun­da­rios de la esfe­ra cir­cu­la­to­ria, que a los pro­ce­sos deter­mi­nan­tes de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va. Tam­bién olvi­da­ron que los cam­bios de pre­cios son el prin­ci­pal ins­tru­men­to que tie­nen los capi­ta­lis­tas para des­en­vol­ver su acti­vi­dad. Sólo median­te aumen­tos y reba­jas de esas coti­za­cio­nes, los empre­sa­rios pue­den actuar en el mer­ca­do, ofre­cien­do nue­vos pro­duc­tos en fun­ción de los cos­tos de fabri­ca­ción y obte­nien­do mayo­res ganan­cias en las dispu­tas con sus con­cu­rren­tes.
Per­du­ra­bi­li­dad de la ley del valor
La tesis de total con­trol mono­pó­li­co fue acer­ta­da­men­te obje­ta­da por varios auto­res mar­xis­ta en los años 70 (Shaik, Clif­ton, Weeks, Semm­ler). Estos crí­ti­cos res­tau­ra­ron la cen­tra­li­dad ana­lí­ti­ca de la riva­li­dad mer­can­til.
En sus cues­tio­na­mien­tos acep­ta­ron la exis­ten­cia de mayo­res obs­tácu­los a la caí­da de los pre­cios, pero atri­bu­ye­ron estas barre­ras a la exis­ten­cia de trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas (mayor peso de la deu­da públi­ca) y cam­bios polí­ti­co-socia­les (limi­ta­cio­nes a la reduc­ción nomi­nal de los sala­rios por la gra­vi­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res). Estos ras­gos limi­tan el vai­vén de los pre­cios, pero no anu­lan la pre­emi­nen­cia de la com­pe­ten­cia. Este meca­nis­mo con­ti­núa actuan­do a tra­vés de ajus­tes rela­ti­vos, den­tro de una diná­mi­ca más infla­cio­na­ria. (4)
El neo­li­be­ra­lis­mo revir­tió par­cial­men­te ese cua­dro de ascen­so gene­ra­li­za­do de pre­cios e intro­du­jo un entorno de mayo­res vai­ve­nes, jun­to a cier­ta reapa­ri­ción de las ten­den­cias defla­cio­na­rias. Este cur­so refu­tó adi­cio­nal­men­te, muchos supues­tos de los teó­ri­cos del capi­tal mono­po­lis­ta.
Tam­bién la mun­dia­li­za­ción incen­ti­vó la pug­na com­pe­ti­ti­va. Hay tras­la­dos de fábri­cas a las regio­nes que ofre­cen sala­rios bajos, se reca­lien­tan las bata­llas por el con­trol de las mate­rias pri­mas y se afian­zan las riva­li­da­des finan­cie­ras por colo­car prés­ta­mos o aca­pa­rar los nego­cios de alto ries­go. Esta reno­va­da com­pe­ten­cia de cos­tos es ilus­tra­da por nume­ro­sas des­crip­cio­nes perio­dís­ti­cas del “dar­wi­nis­mo mer­can­til” y la “com­pe­ten­cia por la super­vi­ven­cia” que impe­ra entre las empre­sas.
La trans­fe­ren­cia de acti­vi­da­des fabri­les hacia el con­ti­nen­te asiá­ti­co y la reor­ga­ni­za­ción de la divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo son níti­dos indi­ca­do­res de la con­ti­nua­da riva­li­dad de pre­cios. Estas bata­llas desem­bo­ca­ron en las cri­sis iti­ne­ran­tes de las últi­mas déca­das. La com­pe­ten­cia fabril gene­ra exce­den­tes, la con­cu­rren­cia finan­cie­ra mul­ti­pli­ca los capi­ta­les sobran­tes y la pug­na por aca­pa­rar nego­cios pre­ci­pi­ta des­pro­por­cio­na­li­da­des sec­to­ria­les. Estas ten­sio­nes irrum­pen por el carác­ter invia­ble que tie­ne la mani­pu­la­ción oli­go­pó­li­ca de los pre­cios.
Al con­si­de­rar que el capi­ta­lis­mo ha que­da­do some­ti­do a reglas arbi­tra­rias de mani­pu­la­ción de los pre­cios, los teó­ri­cos del capi­tal mono­po­lis­ta modi­fi­can la inter­pre­ta­ción que pos­tu­ló Marx, para expli­car la fija­ción de esas coti­za­cio­nes. El pen­sa­dor ale­mán con­si­de­ra­ba que ese pro­ce­so esta­ba obje­ti­va­men­te regu­la­do por nor­mas de cos­tos, pro­duc­ti­vi­dad y exac­ción de plus­va­lía, que guían la valo­ri­za­ción del capi­tal.
Marx esti­ma­ba que ese des­en­vol­vi­mien­to esta­ba regi­do por una ley de valor, que deter­mi­na­ba la dis­tri­bu­ción del tra­ba­jo social en las dis­tin­tas ramas de la eco­no­mía, en fun­ción de las expec­ta­ti­vas de bene­fi­cio. Esa regu­la­ción defi­nía a su vez el nivel de los pre­cios, de acuer­do al tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio para la pro­duc­ción de las diver­sas mer­can­cías. La pro­pia mar­cha de la acu­mu­la­ción ajus­ta­ba final­men­te esas coti­za­cio­nes, a tra­vés de una suce­sión de perió­di­cos des­equi­li­brios, que inter­ca­la­ban la pros­pe­ri­dad con la cri­sis.
La teo­ría del capi­tal mono­po­lis­ta sus­ti­tu­ye este prin­ci­pio por otras nor­mas, que expli­can la fija­ción de los pre­cios por rela­cio­nes socia­les de fuer­za (poder de cada cor­po­ra­ción para impo­ner sus exi­gen­cias) o por gra­vi­ta­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les (inter­ven­ción del esta­do para favo­re­cer a uno u otro gru­po). El poder de los mono­po­lios es deri­va­do de esas influen­cias, con cri­te­rios que se ale­jan del aná­li­sis mar­xis­ta obje­ti­vo de la acu­mu­la­ción.
Se podría argu­men­tar que la pre­emi­nen­cia de las gran­des cor­po­ra­cio­nes afec­ta al pro­pio des­en­vol­vi­mien­to de la ley del valor, al con­cen­trar el poder eco­nó­mi­co en gru­pos redu­ci­dos. Pero esta trans­for­ma­ción tam­po­co impli­ca una pre­emi­nen­cia de mani­pu­la­cio­nes mono­pó­li­cas. Lo que está en jue­go es la dis­tri­bu­ción de plus-ganan­cias entre acto­res capi­ta­lis­tas, que sólo pue­den dispu­tar la cap­tu­ra esta­ble de esos bene­fi­cios, median­te reduc­cio­nes de cos­tos o incre­men­tos de la pro­duc­ti­vi­dad. La bata­lla por esos lucros no sigue un cur­so con­tin­gen­te de astu­cias mono­pó­li­cas. Obe­de­ce a los pará­me­tros que impo­ne la ley del valor, a la repro­duc­ción capi­ta­lis­ta.
Este mis­mo prin­ci­pio ha exten­di­do su alcan­ce bajo la mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral, con la regio­na­li­za­ción o inter­na­cio­na­li­za­ción de muchos pre­cios estra­té­gi­cos de la eco­no­mía. Jun­to al incre­men­to de los movi­mien­tos de capi­tal, la reduc­ción de las barre­ras adua­ne­ras y la implan­ta­ción de las empre­sas trans­na­cio­na­les, los mer­ca­dos inter­nos son pene­tra­dos por com­pe­ti­do­res forá­neos y la auto­no­mía de cada esta­do (para fijar tasas de inte­rés, mane­jar la mone­da y modi­fi­car gra­vá­me­nes) se redu­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Este cam­bio se refle­ja a su vez en los pre­cios, que sufren mayor impac­to de la com­pe­ten­cia mun­dial.
En esta pro­duc­ción más glo­ba­li­za­da, una por­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca se des­en­vuel­ve den­tro del pro­pio espa­cio de las trans­na­cio­na­les. Las filia­les loca­li­za­das en dis­tin­tos pun­tos del pla­ne­ta uti­li­zan pre­cios de trans­fe­ren­cia, que las geren­cias admi­nis­tran en fun­ción de sus pro­pios cálcu­los de ren­ta­bi­li­dad. Pero tam­po­co estas coti­za­cio­nes son arbi­tra­rias, ni pro­vie­nen de manio­bras con­cer­ta­das entre gran­des gru­pos. Las empre­sas con­ti­núan com­pi­tien­do a una esca­la más glo­bal y los resul­ta­dos de esta con­cu­rren­cia se expre­san en una fija­ción de los pre­cios, depen­dien­te de la diná­mi­ca del valor.
¿Hege­mo­nía del capi­tal finan­cie­ro?
La teo­ría de Lenin pos­tu­la la pre­emi­nen­cia del capi­tal finan­cie­ro, a medi­da que los ban­cos con­tro­lan las ope­ra­cio­nes comer­cia­les e indus­tria­les y asu­men la direc­ción de las gran­des empre­sas. Se supo­ne que tam­bién mane­jan los paque­tes accio­na­rios, la emi­sión de valo­res y la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria.
Esta con­cep­ción sur­gió del retra­to que pre­sen­tó Hil­fer­ding de la fusión que rea­li­za­ron los ban­cos ale­ma­nes con la indus­tria, a tra­vés de las socie­da­des anó­ni­mas y la digi­ta­ción del cré­di­to. Tam­bién se basó en la des­crip­ción de Hob­son de las altas finan­zas ingle­sas, como estruc­tu­ras recep­to­ras de los divi­den­dos apor­ta­dos por el cré­di­to externo. (5)
Esta visión fue muy dis­cu­ti­da en su épo­ca y enfren­tó cues­tio­na­mien­tos mar­xis­tas al con­cluir la entre-gue­rra. Algu­nos auto­res que pos­tu­la­ron la exis­ten­cia de una secuen­cia his­tó­ri­ca inver­sa del pode­río ini­cial y debi­li­ta­mien­to pos­te­rior de los finan­cis­tas. Des­ta­ca­ron que la domi­na­ción de los ban­cos rigió tan sólo en las pri­me­ras fases de acu­mu­la­ción, cuán­do la indus­tria nece­si­ta­ba obte­ner capi­ta­les para empren­der un desa­rro­llo ace­le­ra­do. Una vez con­clui­do ese des­pe­gue los empre­sa­rios recu­pe­ra­ron inde­pen­den­cia y se sus­tra­je­ron de cual­quier suje­ción a los ban­que­ros. (6)
La teo­ría de la supre­ma­cía finan­cie­ra per­dió segui­do­res en la pos­gue­rra, en la medi­da que el boom eco­nó­mi­co estu­vo sig­na­do una pros­pe­ri­dad coman­da­da por la indus­tria. El flo­re­ci­mien­to de este sec­tor fue tan evi­den­te, como el rol com­ple­men­ta­rio juga­do por los ban­que­ros, duran­te el perío­do de explo­sión de pro­duc­ti­vi­dad y el con­su­mo.
Este giro con­du­jo a cues­tio­nar la carac­te­ri­za­ción del impe­ria­lis­mo como una eta­pa de hege­mo­nía finan­cie­ra. Algu­nos auto­res esti­ma­ron que Lenin gene­ra­li­zó en for­ma inco­rrec­ta la des­crip­ción pre­sen­ta­da por Hil­fer­ding para el caso par­ti­cu­lar de Ale­ma­nia. Como en ese país el capi­ta­lis­mo se eri­gió en for­ma tar­día fue nece­sa­ria una fusión for­za­da des­de el esta­do entre los ban­que­ros y los indus­tria­les, para ace­le­rar el pro­ce­so de acu­mu­la­ción.
Pero esa amal­ga­ma no se exten­dió a otras eco­no­mías. La gra­vi­ta­ción logra­da por los ban­que­ros ingle­ses no era tan abso­lu­ta y en todo caso corres­pon­dió a un perío­do pecu­liar de un impe­rio en decli­ve. En las poten­cias ascen­den­tes ‑como Esta­dos Uni­dos- se obser­va­ba un níti­do pre­do­mi­nio del sec­tor pro­duc­ti­vo jun­to a la ausen­cia de fusión con los ban­cos. Otros ana­lis­tas obje­ta­ron tam­bién la extra­po­la­ción del caso ale­mán, des­ta­can­do la inexis­ten­cia de una pre­emi­nen­cia per­du­ra­ble de los ban­que­ros, fren­te a los pro­ta­go­nis­tas de la acu­mu­la­ción. (7)
Pero el deba­te reco­bró inten­si­dad en los últi­mos vein­te años, ante la sig­ni­fi­ca­ti­va gra­vi­ta­ción finan­cie­ra que acom­pa­ñó al neo­li­be­ra­lis­mo. Este mode­lo intro­du­jo drás­ti­cas trans­for­ma­cio­nes regre­si­vas, bajo el coman­do de los ban­cos. Con esa direc­ción se impu­so una ofen­si­va del capi­tal sobre el tra­ba­jo, asen­ta­da en las exi­gen­cias impues­tas a todas las empre­sas por los acree­do­res y los pres­ta­mis­tas. Los finan­cis­tas vol­vie­ron a ocu­par el man­do de una arma­da bur­gue­sa que atro­pe­lló los sin­di­ca­tos, redu­jo los sala­rios y poten­ció la infor­ma­li­dad labo­ral.
Los auto­res que remar­can esta fun­ción cla­ve ubi­can el sur­gi­mien­to del neo­li­be­ra­lis­mo en un gol­pe finan­cie­ro, que deter­mi­nó el ascen­so de las tasas de inte­rés (Paul Volc­ker en 1979 – 82). Esa acción otor­gó a los ban­que­ros un rol direc­tor de la arre­me­ti­da patro­nal e intro­du­jo una nue­va pau­ta de dis­ci­pli­na regre­si­va en todas las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. (8)
Este perío­do inau­gu­ró una eta­pa sig­na­da por el pro­ta­go­nis­mo finan­cie­ro de Nue­va York, la pro­li­fe­ra­ción de ope­ra­cio­nes de alto ries­go y la expan­sión de los ban­cos de inver­sión y los fon­dos de pen­sión. Los cir­cui­tos finan­cie­ros se inter­na­cio­na­li­za­ron y se afian­zó un nue­vo rol glo­bal de los ban­que­ros en la admi­nis­tra­ción del ries­go, con los nue­vos ins­tru­men­tos de la titu­la­ri­za­ción y los deri­va­dos.
Este papel deter­mi­nan­te de los ban­que­ros que­dó con­fir­ma­do en la cri­sis recien­te. Los esta­lli­dos irrum­pie­ron en la esfe­ra finan­cie­ra y se pro­ce­sa­ron median­te monu­men­ta­les res­ca­tes de las enti­da­des a cuen­ta del esta­do. Esta socia­li­za­ción de pér­di­das se lle­vó a cabo por man­da­to direc­to de la eli­te finan­cie­ra.
Pero la reno­va­da gra­vi­ta­ción de los finan­cis­tas pre­sen­ta fechas de ini­cio y obje­ti­vos muy pre­ci­sos. No ha sido un pro­ce­so con­ti­nua­do des­de prin­ci­pios del siglo XX, sino un fenó­meno espe­cí­fi­co de las últi­mas dos déca­das, deter­mi­na­do por la fun­ción que cum­ple la ban­ca en la ofen­si­va del capi­tal. Este lide­raz­go suce­dió a la supre­ma­cía indus­trial de pos­gue­rra y con­fir­mó el carác­ter cam­bian­te de los sec­to­res que ejer­cen el coman­do de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta.
Nin­gu­na cro­no­lo­gía (o razo­na­mien­to) jus­ti­fi­ca la exis­ten­cia de un des­po­tis­mo per­ma­nen­te de los finan­cis­tas. Esa creen­cia pre­su­po­ne que el des­en­vol­vi­mien­to del capi­ta­lis­mo se ha man­te­ni­do inva­ria­ble des­de el comien­zo del siglo XX
La “finan­cia­ri­za­ción” recien­te no cons­ti­tu­ye, ade­más, un pro­ce­so que favo­re­ce exclu­si­va­men­te a los ban­que­ros. Ha sido un ins­tru­men­to de todos los capi­ta­lis­tas para recu­pe­rar la tasa de ganan­cia, median­te gene­ra­li­za­dos aumen­tos de la explo­ta­ción. En este cam­po se loca­li­za la extrac­ción de plus­va­lía que sos­tie­ne al sis­te­ma. La hege­mo­nía de las finan­zas pue­de inter­pre­tar­se a lo sumo, como un aspec­to de la rees­truc­tu­ra­ción neo­li­be­ral, pero no como un dato estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo.
La eta­pa recien­te de ascen­so de los finan­cis­tas ha empal­ma­do, ade­más, con un avan­ce de la mun­dia­li­za­ción, que modi­fi­ca las vie­jas for­mas del accio­nar ban­ca­rio. Se ha con­su­ma­do una expan­sión de empre­sas trans­na­cio­na­les, que mix­tu­ran dis­tin­tas for­mas de capi­tal y pro­pi­cian más la aso­cia­ción que la domi­na­ción finan­cie­ra.
En muchas áreas se dilu­ye­ron las fron­te­ras que sepa­ra­ban a los indus­tria­les de los ban­que­ros, pues­to que nume­ro­sos con­glo­me­ra­dos ope­ran indis­tin­ta­men­te como com­pa­ñías finan­cie­ras y pro­duc­ti­vas. En estas orga­ni­za­cio­nes los ban­que­ros no actúan como sim­ples suc­cio­na­do­res de un lucro ajeno.
Los finan­cis­tas par­ti­ci­pan de todo el dis­po­si­ti­vo de la acu­mu­la­ción, median­te la cana­li­za­ción de los prés­ta­mos hacia los nego­cios más ren­ta­bles. Al obser­var­los como meros pena­li­za­do­res del res­to de la eco­no­mía ‑e iden­ti­fi­car­los con la sim­ple absor­ción del bene­fi­cio- se des­co­no­ce el estra­té­gi­co rol que jue­gan en la gene­ra­ción de esas ganan­cias.
Capi­tal ren­tis­ta
La sus­ti­tu­ción de con­duc­tas favo­ra­bles a la acu­mu­la­ción por acti­tu­des ren­tis­tas es otro aspec­to de la tesis leni­nis­ta, que reto­man muchos segui­do­res de ese enfo­que. Esta muta­ción fue atri­bui­da por el líder bol­che­vi­que a una pre­emi­nen­cia del capi­tal finan­cie­ro, que dis­mi­nu­ye las incli­na­cio­nes pro­duc­ti­vas de la bur­gue­sía y poten­cia el para­si­tis­mo de los ban­que­ros.
Esta carac­te­ri­za­ción es actua­li­za­da por los auto­res que sub­ra­yan la pre­sen­cia de los “capi­ta­les que hacen dine­ro con dine­ro”. Median­te este mane­jo con­quis­tan posi­cio­nes e impo­nen sus exi­gen­cias de valo­ri­za­ción ren­tis­ta a toda la socie­dad. Con­si­de­ran que ese des­po­jo ren­tis­ta se exa­cer­bó bajo el neo­li­be­ra­lis­mo, a tra­vés del aca­pa­ra­mien­to de mayo­res ganan­cias por par­te de finan­cis­tas, que acre­cen­ta­ron la impro­duc­ti­vi­dad y obs­tru­ye­ron la acu­mu­la­ción. (9)
En las des­crip­cio­nes de este des­pil­fa­rro se remar­ca la hiper­tro­fia de las ope­ra­cio­nes finan­cie­ras, que no incor­po­ran valor a la pro­duc­ción. Tam­bién se resal­ta como estas acti­vi­da­des afec­tan al pro­ce­so pro­duc­ti­vo, a tra­vés de ope­ra­cio­nes titu­la­ri­za­das y segu­ros emi­ti­dos para res­pal­dar los bonos en cir­cu­la­ción. En la ges­tión ren­tis­ta, los ries­go­sos fon­dos de inver­sión han reem­pla­za­do a los ban­cos más con­ser­va­do­res. (10)
A dife­ren­cia de los eco­no­mis­tas pos-key­ne­sia­nos, este enfo­que pre­sen­ta el giro hacia la espe­cu­la­ción como una trans­for­ma­ción obje­ti­va del capi­ta­lis­mo. No atri­bu­ye esta muta­ción a per­ver­sio­nes de los geren­tes o a cons­pi­ra­cio­nes de Wall Street. Pero al eva­luar que el sis­te­ma tien­de a des­pren­der­se de su basa­men­to pro­duc­ti­vo, sugie­re que la lógi­ca de la explo­ta­ción ha sido reem­pla­za­da por una diná­mi­ca de frau­de.
Ese tipo de mal­ver­sa­cio­nes ha esta­do pre­sen­te en toda la his­to­ria del capi­ta­lis­mo y fue más domi­nan­te en el ori­gen, que en la madu­rez de este sis­te­ma. Con el afian­za­mien­to de la acu­mu­la­ción los finan­cis­tas que­da­ron inte­gra­dos a un modo de pro­duc­ción, basa­do en la con­fis­ca­ción del tra­ba­jo exce­den­te de los asa­la­ria­dos y la con­ver­sión de plus­va­lía en capi­tal. La dis­tri­bu­ción de ese bene­fi­cio entre los ban­que­ros e indus­tria­les se con­su­ma median­te dispu­tas com­pe­ti­ti­vas.
Es impor­tan­te sub­ra­yar la vigen­cia actual de estos pro­ce­sos. La pre­sen­ta­ción sim­pli­fi­ca­da del capi­ta­lis­mo como un casino regi­do por el azar y admi­nis­tra­do por una eli­te de juga­do­res, es des­acer­ta­da. Esta visión des­co­no­ce que el sis­te­ma con­ti­núa regi­do por cier­tas leyes favo­ra­bles al con­jun­to de las cla­ses domi­nan­tes y se encuen­tra soca­va­do por con­tra­dic­cio­nes pro­ce­sa­das en el ámbi­to de la pro­duc­ción y la rea­li­za­ción de la plus­va­lía.
Estos des­equi­li­brios cen­tra­les no pro­vie­nen del para­si­tis­mo de los ban­que­ros. Los derro­ches de estos indi­vi­duos sólo intro­du­cen tras­tor­nos adi­cio­na­les, a las obs­truc­cio­nes que gene­ra la acu­mu­la­ción, en pro­ce­sos de expan­sión moto­ri­za­dos por el bene­fi­cio. Este ape­ti­to insa­cia­ble por las ganan­cias gene­ra exce­den­tes inven­di­bles, res­tric­cio­nes al con­su­mo, des­pro­por­cio­na­li­da­des sec­to­ria­les y decli­ves ten­den­cia­les de la tasa de ganan­cia.
La com­pren­sión de estas ten­sio­nes exi­ge ir más allá de la esfe­ra finan­cie­ra y supe­rar la mira­da del capi­ta­lis­mo como un sis­te­ma gober­na­do por la ren­ta impro­duc­ti­va. Este com­po­nen­te ha sido un dato del sis­te­ma des­de su naci­mien­to, pero nun­ca alcan­zó la pri­ma­cía que tenía en los regí­me­nes pre-capi­ta­lis­tas. El modo de pro­duc­ción vigen­te fun­cio­na en torno a bene­fi­cios sur­gi­dos de la explo­ta­ción, cuya con­ti­nui­dad exi­ge reno­va­ción de la inver­sión y con­fron­ta­ción entre com­pe­ti­do­res. Esta diná­mi­ca gene­ra con­se­cuen­cias nefas­tas para los tra­ba­ja­do­res, pero no impli­ca la exis­ten­cia de una supre­ma­cía ren­tis­ta.
Es por otra par­te equi­vo­ca­do iden­ti­fi­car sim­ple­men­te a los finan­cis­tas con el para­si­tis­mo. Esta asi­mi­la­ción sugie­re una dis­tin­ción con otros sec­to­res de las cla­ses domi­nan­tes, olvi­dan­do que la explo­ta­ción indus­trial del tra­ba­jo ajeno no es un acto meri­to­rio.
Los ban­que­ros son algo más que esta­fa­do­res y el endeu­da­mien­to es un pro­ce­so más com­ple­jo que el frau­de. Los finan­cis­tas cum­plen una fun­ción estra­té­gi­ca para la repro­duc­ción del capi­tal, al movi­li­zar los cré­di­tos que amplían el radio geo­grá­fi­co y sec­to­rial de la acu­mu­la­ción. La acer­ta­da denun­cia de los espe­cu­la­do­res no debe con­du­cir a igno­rar ese rol. Esta fun­ción expli­ca por qué razón la tasa de inte­rés no se equi­pa­ra con la ren­ta agra­ria. No cons­ti­tu­ye una puni­ción al des­en­vol­vi­mien­to capi­ta­lis­ta, sino un ins­tru­men­to para orga­ni­zar la inver­sión, en fun­ción de la ren­ta­bi­li­dad dife­ren­cia­da que ofre­ce cada nego­cio.
Las finan­zas con­tem­po­rá­neas des­en­vuel­ven este papel median­te admi­nis­tra­cio­nes del ries­go que pue­den deri­var en todo tipo de des­fal­cos. Pero el pro­ce­so de titu­la­ri­zar bonos, median­te la com­pra-ven­ta de cré­di­tos y el empa­que­ta­mien­to de los títu­los es una for­ma de orga­ni­zar el cré­di­to, con­tem­plan­do la con­fia­bi­li­dad y el bene­fi­cio poten­cial de cada ope­ra­ción.
La pre­sen­cia de los finan­cis­tas en la cús­pi­de de muchas empre­sas trans­na­cio­na­les no modi­fi­ca ese rol. Más bien gene­ra una mix­tu­ra de ten­den­cias pro­duc­ti­vo-finan­cie­ras, en con­glo­me­ra­dos que tien­den al auto-finan­cia­mien­to y a la asun­ción par­cial de muchas fun­cio­nes, que ante­rior­men­te desa­rro­lla­ban los ban­cos. A su vez los finan­cis­tas actúan en estas cor­po­ra­cio­nes, amol­dan­do su acción a las estra­te­gias pro­duc­ti­vas de las com­pa­ñías. Este rol des­bor­da amplia­men­te la sim­ple apro­pia­ción de bene­fi­cios.
Algu­nos teó­ri­cos esti­man que el capi­tal finan­cie­ro des­en­vuel­ve su acción anti­ci­pan­do los lucros futu­ros que gene­ra la acti­vi­dad de los asa­la­ria­dos. Con­si­de­ran que ese valor pre­sen­te es una cap­tu­ra ren­tis­ta pre­via de la plus­va­lía en ges­ta­ción. (11)
Pero ese pro­ce­so sólo pue­de con­ti­nuar si exis­te fabri­ca­ción y ven­ta de las mer­can­cías. Si esta secuen­cia no se efec­ti­vi­za, resul­ta impo­si­ble absor­ber una plus­va­lía que jamás será crea­da. Para que exis­ta tra­ba­jo exce­den­te con­fis­ca­do a los obre­ros, debe regir algún pro­ce­so inver­sión y acu­mu­la­ción genui­na de capi­tal. Esta acti­vi­dad no ren­tis­ta es el fun­da­men­to de todo el sis­te­ma. Que los finan­cis­tas anti­ci­pen la cap­ta­ción de una por­ción del botín en jue­go, no modi­fi­ca su depen­den­cia de esa lógi­ca mate­rial repro­duc­ti­va.
La actua­li­za­ción lite­ral de la tesis leni­nis­ta tam­bién inclu­ye la pre­sen­ta­ción del capi­tal finan­cie­ro como el nodo cen­tral de un sis­te­ma inter­na­cio­nal de some­ti­mien­to de los paí­ses deu­do­res a las nacio­nes acree­do­ras. Se supo­ne que esa ata­du­ra finan­cie­ra de prin­ci­pios del siglo XX ha per­du­ra­do sin gran­des cam­bios. (12)
Pero la alte­ra­ción de ese pai­sa­je sal­ta a la vis­ta. Bas­ta obser­var el sta­tus actual de Esta­dos Uni­dos. La pri­me­ra poten­cia es la prin­ci­pal deu­do­ra de Chi­na y nadie podría afir­mar, que se ha con­ver­ti­do en país some­ti­do al láti­go de los ban­que­ros orien­ta­les. La teo­ría del capi­tal ren­tis­ta no logra cap­tar las espe­ci­fi­ci­da­des de eta­pa en cur­so.
Inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca
Otros ana­lis­tas actua­li­za­ron hace varias déca­das la visión del estan­ca­mien­to tec­no­ló­gi­co, que Lenin dedu­jo de la fija­ción mono­pó­li­ca de pre­cios y de la gene­ra­li­za­ción de las paten­tes. Con­si­de­ra­ron que las gran­des inno­va­cio­nes des­apa­re­cie­ron lue­go del vapor, los ferro­ca­rri­les y la elec­tri­ci­dad. Esti­ma­ron que el auto­mó­vil, los plás­ti­cos y la ener­gía nuclear ya no inclu­ye­ron trans­for­ma­cio­nes de enver­ga­du­ra. (13)
Esta pér­di­da de impul­so inno­va­dor es pro­yec­ta­da has­ta el pre­sen­te por quié­nes rela­ti­vi­zan la impor­tan­cia de la infor­má­ti­ca. Sos­tie­nen que esa tec­no­lo­gía no encuen­tra opor­tu­ni­da­des de inver­sión com­pa­ra­bles al pasa­do. Con­si­de­ran que el cam­bio tec­no­ló­gi­co con­tem­po­rá­neo ya no es rele­van­te y no per­mi­te con­tra­rres­tar el estan­ca­mien­to. (14)
Pero si este pro­ce­so cen­tral del capi­ta­lis­mo ocu­pa un lugar tan secun­da­rio, tam­bién la plus­va­lía rela­ti­va ha deja­do de ope­rar como fuen­te deci­si­va del bene­fi­cio. Este razo­na­mien­to cho­ca con el esque­ma ana­lí­ti­co de Marx, que ubi­ca­ba el prin­ci­pal nutrien­te de la ganan­cia en la ele­va­ción de la pro­duc­ti­vi­dad, gene­ra­da por la intro­duc­ción de nue­vas tec­no­lo­gías.
El filó­so­fo ale­mán con­si­de­ra­ba vital esa diná­mi­ca para el sur­gi­mien­to y con­ti­nui­dad del capi­ta­lis­mo. No exis­te nin­gu­na razón para modi­fi­car esta carac­te­ri­za­ción, res­trin­gien­do la influen­cia de la inno­va­ción a cier­ta eta­pa his­tó­ri­ca de este sis­te­ma. El cam­bio tec­no­ló­gi­co es un ras­go incor­po­ra­do al modo de pro­duc­ción vigen­te, pues­to que impul­sa la com­pe­ten­cia entre con­cu­rren­tes para bajar cos­tos y obte­ner mayo­res ganan­cias.
La reno­va­ción de la maqui­na­ria es defi­ni­to­ria para la ubi­ca­ción de cada empre­sa en el mer­ca­do. Si este prin­ci­pio deja­ra de ope­rar, el pode­río de cada gru­po patro­nal ya no depen­de­ría de la plus­va­lía que extrae, sino de algún otro meca­nis­mo que has­ta aho­ra nadie ha expues­to.
Tam­po­co exis­ten jus­ti­fi­ca­cio­nes con­vin­cen­tes del carác­ter irre­pro­du­ci­ble de las inno­va­cio­nes que acom­pa­ña­ron al vapor o al ferro­ca­rril. En todos los cam­bios pos­te­rio­res estu­vo pre­sen­te algu­na revo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, ges­ta­da en torno a inven­cio­nes trans­for­ma­das en inno­va­cio­nes. Estos des­cu­bri­mien­tos apa­re­cie­ron en for­ma dis­con­ti­nua y en estre­cha cone­xión con la irrup­ción de plus-ganan­cias, que se disol­vie­ron con la gene­ra­li­za­ción pos­te­rior de esos cam­bios tec­no­ló­gi­cos.
Al des­co­no­cer esta tra­yec­to­ria se igno­ra la rele­van­cia actual de la infor­ma­ti­za­ción. Se pue­de dis­cu­tir la eta­pa de esta trans­for­ma­ción. Pero es inne­ga­ble su impac­to sobre los índi­ces de pro­duc­ti­vi­dad, las muta­cio­nes del pro­ce­so de tra­ba­jo y la exten­sión de los mer­ca­dos. La micro­elec­tró­ni­ca, la gene­ra­li­za­ción de las compu­tado­ras y el uso de las redes han sido deci­si­vos para la reor­ga­ni­za­ción capi­ta­lis­ta que intro­du­jo la mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral. (15)
Una eli­mi­na­ción total del pro­gre­so téc­ni­co sería incom­pa­ti­ble con la con­ti­nui­dad de la acu­mu­la­ción. Impe­di­ría a las empre­sas gene­rar bene­fi­cios, median­te el incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad. El papel pura­men­te com­ple­men­ta­rio que Marx le asig­nó a la plus­va­lía abso­lu­ta (sur­gi­da de amplia­cio­nes e inten­si­fi­ca­cio­nes de la jor­na­da de tra­ba­jo) no se ha modi­fi­ca­do. Sólo las coyun­tu­ras de gran depre­sión detie­nen la inno­va­ción. Son sus­pen­sio­nes momen­tá­neas, que no alte­ran las reglas del dina­mis­mo tec­no­ló­gi­co.
A veces se argu­men­ta que la inno­va­ción pre­sen­tó for­mas crea­ti­vas en el ori­gen del capi­ta­lis­mo y exhi­be moda­li­da­des des­truc­ti­vas en la actua­li­dad. Pero esta cla­si­fi­ca­ción no defi­ne si las máqui­nas y los ins­tru­men­tos de tra­ba­jo per­sis­ten como trans­mi­so­res del tra­ba­jo con­fis­ca­do por los patro­nes. Si ese basa­men­to per­du­ra, tam­bién se man­tie­ne lo esen­cial de la inno­va­ción.
Ade­más, con­vie­ne recor­dar que el capi­ta­lis­mo se nutrió des­de su naci­mien­to de las tec­no­lo­gías des­truc­ti­vas gene­ra­das en la esfe­ra mili­tar. El papel de esa rama no es nove­do­so, pues­to que allí siem­pre se han expe­ri­men­ta­do las téc­ni­cas que pos­te­rior­men­te se trans­fie­ren a la órbi­ta civil. Este com­po­nen­te des­truc­ti­vo de la inno­va­ción ha sido intrín­se­co al régi­men social vigen­te en todos sus perío­dos.
Estan­ca­mien­to y ciclos
El cam­bio tec­no­ló­gi­co deter­mi­na el carác­ter de todos los des­equi­li­brios que afec­tan al capi­ta­lis­mo. Estas ten­sio­nes pro­vie­nen del des­con­tro­la­do dina­mis­mo (y no del estan­ca­mien­to) que rodea al sis­te­ma. El ejem­plo recien­te de este con­di­cio­na­mien­to es la deba­cle ambien­tal, que ha irrum­pi­do por una furio­sa com­pe­ten­cia entre las empre­sas que fabri­can nue­vos bie­nes, a cual­quier cos­to eco­ló­gi­co.
Los males del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo deri­van de la inten­si­dad com­pe­ti­ti­va y de la ambi­ción por el lucro, que impo­ne la expan­sión del sis­te­ma. El neo­li­be­ra­lis­mo ha con­fir­ma­do ple­na­men­te este prin­ci­pio, al demos­trar cómo el capi­ta­lis­mo vuel­ve a exten­der su radio repro­duc­ti­vo, cuan­do se res­tau­ran las con­di­cio­nes favo­ra­bles para la extrac­ción de la plus­va­lía.
La prin­ci­pal sor­pre­sa de este perío­do ha sido la irrup­ción de Chi­na, que dejó atrás su sta­tus mar­gi­nal para con­ver­tir­se en una ascen­den­te poten­cia. Si el capi­ta­lis­mo estu­vie­ra aco­sa­do por un estan­ca­mien­to sos­te­ni­do, no habría deja­do espa­cio para avan­ces de este alcan­ce. Lo ocu­rri­do con Chi­na es total­men­te inex­pli­ca­ble en un mar­co ana­lí­ti­co de regre­sión de las fuer­zas pro­duc­ti­vas.
Es cier­to que tam­bién se mul­ti­pli­ca­ron las acti­vi­da­des para­si­ta­rias. Pero esos des­pil­fa­rros son com­ple­men­ta­rios. Hay gue­rras para ase­gu­rar el some­ti­mien­to de los opri­mi­dos, se incen­ti­van las nece­si­da­des de con­su­mo arti­fi­cial para rea­li­zar el valor de las mer­can­cías y se amplían los prés­ta­mos para mate­ria­li­zar los bene­fi­cios ges­ta­dos en la pro­duc­ción. Es un error bus­car en estas áreas las sin­gu­la­ri­da­des del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo.
El decli­ve inno­va­dor es pos­tu­la­do por algu­nos auto­res jun­to a la extin­ción del com­por­ta­mien­to cícli­co del nivel de acti­vi­dad. Se con­si­de­ra que han cesa­do de ope­rar las fluc­tua­cio­nes cor­tas y los movi­mien­tos lar­gos, que rigie­ron duran­te el sur­gi­mien­to y madu­rez del capi­ta­lis­mo. (16)
¿Pero cómo fun­cio­na el sis­te­ma sin ese fun­da­men­to? Los vai­ve­nes perió­di­cos per­mi­ten pro­ce­sar la valo­ri­za­ción y des­va­lo­ri­za­ción de capi­ta­les, que nece­si­ta un modo de pro­duc­ción basa­do en el bene­fi­cio. Sin esa suce­sión de recu­pe­ra­cio­nes y recaí­das, la acu­mu­la­ción no podría des­en­vol­ver­se.
En reali­dad no exis­te nin­gu­na evi­den­cia de esa des­apa­ri­ción de osci­la­cio­nes pro­duc­ti­vas. Tam­po­co hay sig­nos de reem­pla­zo de estas ondu­la­cio­nes por secuen­cias con­ti­nua­das de caí­das del PBI. Una pen­dien­te de este tipo con­tra­de­ci­ría la lógi­ca del capi­tal y no se ha veri­fi­ca­do en nin­gu­na cri­sis recien­te. Las rece­sio­nes con­ti­núan pre­ce­di­das por perío­dos inver­sos de cre­ci­mien­to.
La des­apa­ri­ción del ciclo es tan incon­ce­bi­ble como la sub-uti­li­za­ción per­ma­nen­te de la capa­ci­dad ins­ta­la­da. Esa inmo­vi­li­za­ción se veri­fi­ca en las fases de rece­sión y se revier­te en los momen­tos de pros­pe­ri­dad. El uso de las plan­tas por deba­jo de sus posi­bi­li­da­des incor­po­ra cos­tos adi­cio­na­les, que todas las fir­mas bus­can elu­dir para amor­ti­zar la inver­sión y evi­tar las pér­di­das.
El rit­mo exac­to de los ciclos cons­ti­tu­ye una incóg­ni­ta. Algu­nos ana­lis­tas eva­lúan la tem­po­ra­li­dad de esas fluc­tua­cio­nes, recon­si­de­ra­do su deter­mi­na­ción tec­no­ló­gi­ca o remar­ca­do el peso de múl­ti­ples fac­to­res (com­por­ta­mien­to de los sala­rios, con­su­mo de los sec­to­res no pro­duc­ti­vos, pre­cios de las mate­rias pri­mas, des­pro­por­cio­na­li­da­des). (17)
Pero está fue­ra de dis­cu­sión el carác­ter intrín­se­co de los ciclos en el des­en­vol­vi­mien­to del capi­ta­lis­mo. Las cri­sis siem­pre irrum­pen entre fases de ascen­so y des­cen­so eco­nó­mi­co. Si las osci­la­cio­nes hubie­ran que­da­do reem­pla­za­das por cri­sis per­ma­nen­tes, resul­ta­ría impo­si­ble dife­ren­ciar esos esta­lli­dos de cual­quier otra cir­cuns­tan­cia. No habría for­ma de eva­luar la apa­ri­ción de estos epi­so­dios como acon­te­ci­mien­tos espe­cí­fi­cos. Lo que per­mi­te dis­tin­guir­los es la sub­sis­ten­cia de los ciclos.
Nin­gún inves­ti­ga­dor omi­te este fenó­meno. Todos eva­lúan las fluc­tua­cio­nes como con­tra­par­tes de la pros­pe­ri­dad, la reac­ti­va­ción o el cre­ci­mien­to. En la eclo­sión del 2008-09 se veri­fi­có cla­ra­men­te la per­sis­ten­cia de ambos pro­ce­sos. Las expre­sio­nes de la cri­sis salie­ron a la super­fi­cie (páni­co bur­sá­til, insol­ven­cia ban­ca­ria, que­bran­to indus­trial), al con­cluir una fluc­tua­ción del ciclo (mar­cha ascen­den­te de los nego­cios y auge de ganan­cias antes del tem­blor). La per­sis­ten­cia de ambos fenó­me­nos es indis­pen­sa­ble para un sis­te­ma que nece­si­ta dige­rir a tra­vés de osci­la­cio­nes perió­di­cas, los pro­ce­sos suce­si­vos de valo­ri­za­ción y des­va­lo­ri­za­ción del capi­tal.
Clau­dio Katz es eco­no­mis­ta, Inves­ti­ga­dor, Pro­fe­sor.
.* Miem­bro del EDI (Eco­no­mis­tas de Izquier­da).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *