Nepal y un muer­to muy vivo- Ando­ni Baserrigorri

Ya va para 20 años que más de un lis­to y una lis­ta pro­cla­mo a los 4 vien­tos que el comu­nis­mo había muer­to. Pobre y cutre men­ti­ra, no pue­de morir lo que no ha nacido.

El comu­nis­mo no pue­de aun morir, por­que sigue sien­do un sue­ño, una ilu­sión, una espe­ran­za en una huma­ni­dad que ya esta har­ta de no encon­trar un nor­te que nos de sen­ti­do a una vida lle­na de frus­tra­cio­nes. Todas esas frus­tra­cio­nes a las que nos refe­ri­mos, o al menos un por­cen­ta­je muy alto están oca­sio­na­das por un sis­te­ma de explo­ta­ción, el capi­ta­lis­mo, que al ser humano no aca­ba de dignificar.

No nos dig­ni­fi­ca, por­que no nos pro­por­cio­na un tra­ba­jo con unas con­di­cio­nes de ejer­cer­lo míni­ma­men­te dig­nas y que ello des­em­bo­que en poder acce­der al dere­cho a la vivien­da, al ocio y otras muchas cosas a las que todos los seres huma­nos, por el hecho de ser­lo tene­mos derecho.

No hay cami­nos inter­me­dios, no nos enga­ñe­mos. La alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo es el socia­lis­mo y que este abra camino a la posi­bi­li­dad de acce­der al comu­nis­mo. Nepal, a los 20 años de la caí­da de URSS y otras expe­rien­cias socia­lis­tas, insis­te en una idea irre­nun­cia­ble, a una idea que no es una qui­me­ra sino como dijo la cama­ra­da Rosa Luxem­bur­go, la úni­ca alter­na­ti­va a la barbarie.

No es alter­na­ti­va la sali­da islan­de­sa, por­que no se plan­tea la rup­tu­ra con el capi­ta­lis­mo. Se limi­ta a tra­tar de que el capi­ta­lis­mo no sea tan malo y que cier­tos des­ajus­tes los paguen los que lo han oca­sio­na­do, es decir cier­tos ban­que­ros y polí­ti­cos corrup­tos. Pero la demo­cra­cia bur­gue­sa y el sis­te­ma opre­sor capi­ta­lis­ta, tie­ne una tre­men­da capa­ci­dad de rege­ne­rar­se y de crear solu­cio­nes a sus pro­ble­mas con­cre­tos, por lo que no tar­da­ra en posi­bi­li­tar que la explo­ta­ción pro­si­ga en la isla nor­te­ña europea.

No es alter­na­ti­va la famo­sa movi­da del 15‑M. Ellos y ellas lo dicen ade­más. “No somos anti­sis­te­ma, el sis­te­ma esta en nues­tra con­tra” Este ilus­tra­ti­vo lema se pudo leer en Bil­bo en una car­tu­li­na, que a mas de uno y una hizo abrir los ojos.

Pues mirad cha­va­li­tos y cha­va­li­tas. Yo si soy anti sis­te­ma y amu­cha hon­ra que decía mi abue­la. Soy anti­sis­te­ma y no voy uni­for­ma­do con boni­tas cami­se­tas de a 26 euros con esfin­ges del Che o del coman­dan­te Mar­cos. Soy anti­sis­te­ma y eso no me hace entrar en nin­gu­na tri­bu urba­na, ni pre­su­mir de una lucha que me dura­ra ape­nas unos años has­ta que papa esta­do me reco­lo­que en algu­na mul­ti­na­cio­nal, me entram­pe e una hipo­te­ca y ese mero hecho me intro­duz­ca has­ta los tué­ta­nos en el engra­na­je capi­ta­lis­ta y empie­ce a meter horas extras y a ir a mi libro como diría Paco Umbral.

Soy anti­sis­te­ma, al igual que lo es Fidel y lo fue el Che o Maru­lan­da. Como lo son tan­tos y tan­tas per­so­nas que no tie­ne un duro para com­prar­se CDs de músi­ca alter­na­ti­va y sobre­vi­ven con lo jus­to en ciu­da­des afri­ca­nas o sel­vas lati­no­ame­ri­ca­nas y luchas a pie de cam­po con­tra el capi­ta­lis­mo con los méto­dos que con­si­de­ran opor­tu­nos. Ellos y ellas jamás se pro­cla­ma­ran, gen­tes de paz. Y es que los capi­ta­lis­tas tam­po­co se pro­cla­man como gen­tes de paz sino que se lo pre­gun­ten a las per­so­nas ase­si­na­das todos los días en Colom­bia, o al her­mano Facun­do Cabral. No, el impe­ria­lis­mo y el capi­ta­lis­mo no han renun­cia­do a la lucha arma­da para defen­der sus pri­vi­le­gios, ni lo hará jamás. ¿Otro ejem­plo? ¿Cuán­tas cria­tu­ras ha ase­si­na­do la ban­da cri­mi­nal OTAN en Libia?

Yo si, lo pro­cla­mo a los cua­tro vien­tos, soy anti­sis­te­ma y en eso me parez­co a las per­so­nas que diri­gen los des­ti­nos de Nepal. Esta mis­ma sema­na han pro­cla­ma­do el socia­lis­mo en el país asiá­ti­co y han deja­do en paños meno­res a tan­to inte­lec­tual peque­ño bur­gués y tan­to char­la­tán que últi­ma­men­te como hace 20 años, hablan de la impo­si­bi­li­dad del socia­lis­mo. El socia­lis­mo es posi­ble y no solo posi­ble, es nece­sa­rio e impres­cin­di­ble. Eso o la barbarie.

Nepal esta más cer­ca de la liber­tad que los cam­pa­men­tos del 15‑M o Islan­dia. ¿La alter­na­ti­va a tan­ta podre­dum­bre…? El socialismo

Ando­ni Baserrigorri

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.