Museo de los Horro­res – Fede de los Ríos

Los museos están en el can­de­le­ro. No hay ciu­dad que se pre­cie que pres­cin­da de tener varios por la cosa del turis­mo. En Áms­ter­dam idea­ron el de la Marihua­na y el del Sexo. En Iru­ña, las auto­ri­da­des, poco par­ti­da­rias de los gus­tos holan­de­ses, andan empe­ña­dos con pre­ten­sión pro­vin­cia­na, en cons­truir uno de los San­fer­mi­nes a cos­ta del pre­su­pues­to muni­ci­pal. Ellos, siem­pre tan, tan, tan cos­mo­po­li­tas, pare­cie­ran mos­trar cier­to com­ple­jo por no haber naci­do en la patria del more­ni­co Fer­mín. Ansían dejar ras­tro. Pri­me­ro la naci­da en Bur­gos, Yolan­da Bar­ci­na, y aho­ra su mano dere­cha, el uru­gua­yo Enri­que Maya. Si no pasa nada por haber naci­do fue­ra de Iru­ña. A la mayo­ría de los que pue­blan el pla­ne­ta les ha pasa­do lo mis­mo y son muchos los que viven la mar de feli­ces. ¿A san­to de qué vie­ne esa pre­ten­sión de ofi­ciar de farao­nes y dejar ras­tro de su paso por las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas a cos­ta del dine­ro de todos?

Los San­fer­mi­nes en un museo. Extra­ño para uno de Iru­ña. E impues­to por quien lo impo­ne ¿qué ele­men­tos con­ten­drá? Allí van algu­nas pro­pues­tas por si pudie­ran ayu­dar:

Si a la inau­gu­ra­ción del Museo Balen­cia­ga de Geta­ria (un pue­blo al fin y al cabo, con mar sí, pero pue­blo) asis­tie­ron Car­men­ci­ta Mar­tí­nez Bor­diú, Bea­triz de Orleans, Jai­me de Mari­cha­lar y Sofía de Gre­cia, rei­na de los espa­ño­les; el Museo del Encie­rro de la capi­tal del Reyno bien podría con­tar con la pre­sen­cia de cuer­po pre­sen­te del Cau­di­llo que, con un poco de suer­te, esta­rá inco­rrup­to como bra­zo de San­ta Tere­sa de Jesús y peque­ñi­co como era, podría ser­vir de mani­quí ves­ti­do de San Fer­mín. Y con «el tur­bio mulo Mola» y el trai­dor San­jur­jo, bien res­tau­ra­dos, ata­via­dos con alpar­ga­tas, faja y pañue­li­co rojos, mar­can­do dis­tan­cias, «Dia­rio de Nava­rra» en la mano, a un dise­ca­do Ceba­da Gago como des­col­ga­do de la mana­da. Harían la deli­cia de turis­tas espa­ño­les que lo visi­ta­sen. Ya en la puer­ta, el bil­bi­li­tano Arzo­bis­po emé­ri­to Fer­nan­do Sebas­tián dis­fra­za­do de San Jose­ma­ría Escri­ba de Bala­guer, con fal­da pli­sa­da y zapa­tos de cha­rol rojo, inter­pre­tan­do jotas a San Fer­mín al tiem­po que expli­ca a los visi­tan­tes la gran influen­cia de la Escue­la de arqui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de Nava­rra en la vida de todos los pam­plo­ne­ses.

Por supues­to, esta­mos hablan­do de un museo cons­trui­do por dos aven­ta­ja­dos estu­dian­tes de dicha Uni­ver­si­dad como son Patxi Man­ga­do y Pucho Valle­jo. La tuna de la Uni­ver­si­dad de Nava­rra al man­do del entra­ña­ble ex alcal­de Alfre­do Jai­me inter­pre­tan­do «Cla­ve­li­tos» acom­pa­ña­ría el reco­rri­do de los emo­cio­na­dos turis­tas. Todo ello entre un doble valla­do cus­to­dia­do por la éli­te de la poli­cía muni­ci­pal del marro­quí Simón San­ta­ma­ría, con sus abdo­mi­na­les, sus cabe­zas rapa­das y la expre­sión inte­li­gen­te ocul­ta bajo las gafas de sol. En sala apar­te mos­tra­ran los tro­feos-iku­rri­ña con­se­gui­dos en los dife­ren­tes chu­pi­na­zos y la exca­va­do­ra que aca­bó con las barra­cas polí­ti­cas. Con el fin de no poli­ti­zar y no traer malos recuer­dos a los fami­lia­res de Ger­mán Rodrí­guez, en la cro­no­lo­gía del museo fal­ta­rán los San­fer­mi­nes de 1978. La dere­cha siem­pre tan sen­si­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *