Ara­lar y EB arra­sa­dos por el ven­da­val de la real­po­li­tik vas­ca

Edi­to­ria­la

Boltxe Kolek­ti­boa

Si la noche del 22 – M supu­so el pri­ni­ci­pio del des­con­cier­to para todas las for­ma­cio­nes polí­ti­cas des­de las capi­ta­les vas­cas has­ta Madrid, a Paris las ondas aber­tza­les van lle­gan­do más len­tas, pero están aquí. El sec­ta­ris­mo de NaBai fue espo­lea­do por la ambi­ción de Ara­lar ayu­da­do de la mano negra del PNV, aho­ra hay que espe­rar cua­tro años para qui­tar­se de enci­ma a los dos par­ti­dos de la Espa­ña fra­ca­sa­da, pero la His­to­ria tie­ne sus rit­mos, su velo­ci­dad y está empe­zan­do a escri­bir­se sin la tute­la gol­pis­ta del 36.

Las bue­nas noti­cias no vie­nen solo de Eus­kal Herria, en Cata­lun­ya las CUP han dado una sober­bia lec­ción de madu­rez polí­ti­ca y sus pri­me­ras refle­xio­nes polí­ti­cas lle­nan de orgu­llo socia­lis­ta a toda la izquier­da vas­ca, sus medi­das de reba­jes de suel­do a alcal­des y con­je­ja­les se comen­tan con rego­ci­jo en todos los Paï­sos Cata­lans, las encues­tas tie­nen que reco­jer la esti­ma­ción de voto de las CUP y la últi­ma mani­fes­ta­ción inde­pen­den­tis­ta agru­pó a 40.000 mani­fes­tan­tes sin CiU, sin el PSC, solos con el pujan­te movi­mien­to popu­lar nacio­na­lis­ta cata­lán. Se pue­de apos­tar a que las CUP entra­rán en el Par­la­ment de Cata­lun­ya, con lis­tas pla­ga­das de muje­res y hom­bres jóve­nes e ilu­sio­na­dos, es nues­tra pre­dic­ción y se cum­pli­rá.

En Eus­kal Herria el colap­so del mar­gen polí­ti­co de Ara­lar es evi­den­te, solo le que­da la incor­po­ra­ción a Bil­du y una seve­ra refle­xión acer­ca del daño cau­sa­do a la uni­dad pro­gre­sis­ta y aber­tza­le el pasa­do 22 ‑M. Lo de Ezker Batua ya es hari­na de otro cos­tal, su espec­tácu­lo de men­ti­ras y corrup­ción ha envia­do defi­ni­ti­va­men­te al cubo de la basu­ra a la últi­ma orga­ni­za­ción que apos­tó por Espa­ña des­de Eus­kal Herria. No hay lugar para quie­nes renun­cian a la liber­tad de su pue­blo en el momen­to del máxi­mo fra­ca­so espa­ño­lis­ta, jus­to cuan­do en Cata­lun­ya, ahí al lado, el inde­pen­den­tis­mo, como se seña­la en un artícu­lo de opi­nión publi­ca­do en esta web se ins­ta­la en un 42,5 de apo­yo popu­lar.

A un lado los que dudan del futu­ro en liber­tad de Eus­kal Herria, es la lucha de cla­ses.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *