Ara­lar y EB arra­sa­dos por el ven­da­val de la real­po­li­tik vasca

Edi­to­ria­la

Boltxe Kolek­ti­boa

Si la noche del 22 – M supu­so el pri­ni­ci­pio del des­con­cier­to para todas las for­ma­cio­nes polí­ti­cas des­de las capi­ta­les vas­cas has­ta Madrid, a Paris las ondas aber­tza­les van lle­gan­do más len­tas, pero están aquí. El sec­ta­ris­mo de NaBai fue espo­lea­do por la ambi­ción de Ara­lar ayu­da­do de la mano negra del PNV, aho­ra hay que espe­rar cua­tro años para qui­tar­se de enci­ma a los dos par­ti­dos de la Espa­ña fra­ca­sa­da, pero la His­to­ria tie­ne sus rit­mos, su velo­ci­dad y está empe­zan­do a escri­bir­se sin la tute­la gol­pis­ta del 36.

Las bue­nas noti­cias no vie­nen solo de Eus­kal Herria, en Cata­lun­ya las CUP han dado una sober­bia lec­ción de madu­rez polí­ti­ca y sus pri­me­ras refle­xio­nes polí­ti­cas lle­nan de orgu­llo socia­lis­ta a toda la izquier­da vas­ca, sus medi­das de reba­jes de suel­do a alcal­des y con­je­ja­les se comen­tan con rego­ci­jo en todos los Paï­sos Cata­lans, las encues­tas tie­nen que reco­jer la esti­ma­ción de voto de las CUP y la últi­ma mani­fes­ta­ción inde­pen­den­tis­ta agru­pó a 40.000 mani­fes­tan­tes sin CiU, sin el PSC, solos con el pujan­te movi­mien­to popu­lar nacio­na­lis­ta cata­lán. Se pue­de apos­tar a que las CUP entra­rán en el Par­la­ment de Cata­lun­ya, con lis­tas pla­ga­das de muje­res y hom­bres jóve­nes e ilu­sio­na­dos, es nues­tra pre­dic­ción y se cumplirá.

En Eus­kal Herria el colap­so del mar­gen polí­ti­co de Ara­lar es evi­den­te, solo le que­da la incor­po­ra­ción a Bil­du y una seve­ra refle­xión acer­ca del daño cau­sa­do a la uni­dad pro­gre­sis­ta y aber­tza­le el pasa­do 22 ‑M. Lo de Ezker Batua ya es hari­na de otro cos­tal, su espec­tácu­lo de men­ti­ras y corrup­ción ha envia­do defi­ni­ti­va­men­te al cubo de la basu­ra a la últi­ma orga­ni­za­ción que apos­tó por Espa­ña des­de Eus­kal Herria. No hay lugar para quie­nes renun­cian a la liber­tad de su pue­blo en el momen­to del máxi­mo fra­ca­so espa­ño­lis­ta, jus­to cuan­do en Cata­lun­ya, ahí al lado, el inde­pen­den­tis­mo, como se seña­la en un artícu­lo de opi­nión publi­ca­do en esta web se ins­ta­la en un 42,5 de apo­yo popular.

A un lado los que dudan del futu­ro en liber­tad de Eus­kal Herria, es la lucha de clases.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.