IU-EB Men­ti­ras sobre men­ti­ras- EHK

Decía el reac­cio­na­rio alcal­de de Bil­bao que IU- EB, no se mere­cía el resul­ta­do elec­to­ral que las urnas les habían depa­ra­do. Qui­zás, para el Sr. Azcu­na lo lógi­co hubie­se sido que, “dado el gran tra­ba­jo” que los edi­les de IU-EB desa­rro­lla­ron en la capi­tal viz­caí­na, el aumen­to de repre­sen­ta­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal debe­ría ir acor­de con los esfuer­zos inver­ti­dos.

Des­de lue­go, en Bil­bao en con­cre­to, los con­ce­ja­les de IU-EB cuyo máxi­mo expo­nen­te es la seño­ri­ta Madra­zo, fue­ron unos exce­len­tes maria­chis en manos del PNV, que les emplea­ba como a una bue­na ONG dedi­ca­da a sor­tear pisos de pro­tec­ción ofi­cial y tapar las irre­gu­la­ri­da­des de la cons­truc­ción de un tana­to­rio, con cre­ma­to­rio inclui­do, en pleno cen­tro bil­baíno.

Con tan deli­ca­do tra­ba­jo y para tal fin, la Madra­zo y com­pa­ñía no duda­ron en dotar­se de un buen coche ofi­cial blin­da­do y unos escol­tas altos y for­ni­dos, con los que pro­te­ger­se de “los vio­len­tos”, ya que todo el mun­do lo sabe, sus lar­gos años de mili­tan­cia com­pro­me­ti­da con la demo­cra­cia la colo­ca­ban en el cen­tro de las mira­das “ase­si­nas”.

Pero lo suce­di­do en Bil­bo no es más que una tea­tra­li­za­ción más de las muchas men­ti­ras, que des­de hace tiem­po, vie­ne mane­jan­do IU-EB en su his­to­rial polí­ti­co.

En Ara­ba, qui­zás el señor alcal­de de Bil­bao ten­dría que comer­se sus pala­bras, el PNV aca­ba de reve­lar­nos la ver­da­de­ra cara de esta mise­ra­ble izquier­da (si se la pue­de cali­fi­car de izquier­da), que apues­ta por el apun­ta­la­mien­to de un sis­te­ma podri­do.

Cré­di­tos y car­gos, todo por la pas­ta y la pol­tro­na, a cos­ta de lo que sea. Esas eran las peti­cio­nes de IU-EB para apo­yar al can­di­da­to del PNV a las Jun­tas Gene­ra­les de Ara­ba.

La máxi­ma de IU-EB para man­te­ner­se en el can­de­le­ro era: apo­yar­se en Eus­kal Herria en el PNV y en el Esta­do en el PSOE y rea­li­zar una “ges­tión impe­ca­ble” allá don­de tuvie­se repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal.

No es de extra­ñar lo que suce­de en IU-EB. Su colum­na ver­te­bral, el PCE, va cayen­do cues­ta aba­jo y sin fre­nos por la pen­dien­te del sin sen­ti­do de su exis­ten­cia, a no ser su pro­pia super­vi­ven­cia para cuyo fin, la men­ti­ra es esen­cial como esta­mos obser­van­do, en su apues­ta públi­ca.

Se sue­le afir­mar que nun­ca hay vien­to favo­ra­ble para quien no sabe a dón­de va. Sin pro­yec­to ideo­ló­gi­co, ni polí­ti­co ni mucho menos social, IU-EB cami­na por la sen­da de la extin­ción a pesar de los tris­tes inten­tos que, des­de otros pun­tos del Esta­do, pro­cla­man la resu­rrec­ción de una izquier­da nue­va que se sobre­pon­ga al duro mar­co capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral. Des­de lue­go, si algu­na vir­tud tie­ne el neo­li­be­ra­lis­mo es la de poner a las fuer­zas de izquier­da a cada una en su sitio. Lo expre­sa­ba mag­ní­fi­ca­men­te Nines Maes­tro, exmi­li­tan­te del PCE:

“Esta­mos, a mi jui­cio, ante una estra­te­gia estric­ta­men­te situa­da den­tro del sis­te­ma, y por lo tan­to con­tro­la­da por él, para dar res­pues­ta a un hecho polí­ti­co de gran tras­cen­den­cia que los resul­ta­dos elec­to­ra­les del 22M rubri­can: la deba­cle del PSOE y la inca­pa­ci­dad esen­cial de IU para cons­ti­tuir­se en refe­ren­te de la izquier­da. Este hecho tras­cen­den­tal pone de mani­fies­to, no solo que miles de clien­te­las polí­ti­cas se que­dan sin sus cómo­das pol­tro­nas, sino que el apa­ra­to del poder cons­trui­do en la Tran­si­ción se que­da sin su ins­tru­men­to fun­da­men­tal, una amplia izquier­da ins­ti­tu­cio­nal per­fec­ta­men­te con­tro­la­da y sin volun­tad algu­na de poner en cues­tión el poder del capi­tal pero capaz de recrear ilu­sio­nes elec­to­ra­les de cam­bio.”

Una refle­xión se nos anto­ja en estos momen­tos, que el 15‑M se con­ver­ti­rá, si ya no lo es, en el dul­ce cara­me­lo para IU-EB y para el PSOE, que pue­da qui­tar el amar­gor de la dura reali­dad que el capi­ta­lis­mo va impo­nien­do.

Los neo­li­be­ra­les han deja­do atrás lo que Key­nes cons­tru­yó jun­to a la cade­na de mon­ta­je for­dis­ta. El esta­do del bien­es­tar se derrum­ba ace­le­ra­da­men­te y arras­tra a los que cre­ye­ron que ese orden esta­ble­ci­do por intere­ses de las cla­ses diri­gen­tes, podía ser ili­mi­ta­do e infi­ni­to, obvian­do que la reali­dad es cam­bian­te y dia­léc­ti­ca. El sis­te­ma por un lado y la cla­se tra­ba­ja­do­ra a la que decían defen­der por otro, ya no les nece­si­ta y se van a des­ha­cer de ellos, a no ser que deci­dan, tan­to PSOE como IU, ali­near­se con el “nue­vo auto­ri­ta­ris­mo” que se per­fi­la níti­da­men­te por el hori­zon­te. En Eus­kal Herria tene­mos cier­tas cer­te­zas res­pec­to al papel del Unio­nis­mo espa­ño­lis­ta en eso.

El ciclo de los años trein­ta (bajo otras for­mas) del siglo pasa­do se aso­ma peli­gro­sa­men­te por la ven­ta­na de la his­to­ria. La cla­se tra­ba­ja­do­ra mun­dial tuvi­mos tam­bién ante­ce­den­tes en el año 1914, cuan­do la social­de­mo­cra­cia apo­yó los cré­di­tos de gue­rra para la car­ni­ce­ría impe­ria­lis­ta. No cai­ga­mos una y otra vez en la mis­ma tram­pa, la his­to­ria de la huma­ni­dad es la his­to­ria de la lucha de cla­ses.

Me iden­ti­fi­co cier­ta­men­te con esta afir­ma­ción de Nines Maes­tro:

“No hay ter­ce­ras vías, no hay posi­bi­li­dad de refor­ma del sis­te­ma. La con­tra­dic­ción fun­da­men­tal apa­re­ce des­car­na­da: o les expro­pia­mos o nos ani­qui­lan. Fren­te a ella sólo cabe la acu­mu­la­ción de fuer­zas para plan­tear la cues­tión cen­tral de la dispu­ta del poder polí­ti­co, mos­tran­do con cla­ri­dad que lo esen­cial no es qué par­ti­do polí­ti­co gobier­na, sino qué cla­se tie­ne el poder. Tan­to en el movi­mien­to obre­ro como en la crea­ción de un refe­ren­te polí­ti­co de la movi­li­za­ción social, la nece­si­dad de la uni­dad, al mar­gen de los apa­ra­tos ins­ti­tu­cio­na­les, debe impo­ner­se. La uni­dad no será, por aho­ra, orgá­ni­ca, sino pro­gra­má­ti­ca.”

El PSOE (jun­to con los sin­di­ca­tos UGT y CCOO) e IU son el pasa­do. Cons­tru­ya­mos los revo­lu­cio­na­rios el futu­ro. En Eus­kal Herria hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo.

Dabid Gar­cia, miem­bro de EHK (Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *