La NED, vitri­na legal de la CIA – Tye­rri Mays­san

Des­de hace 30 años, la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) se encar­ga de la par­te legal de las ope­ra­cio­nes ile­ga­les de la CIA. Sin des­per­tar sos­pe­chas, ha veni­do crean­do una exten­sa red mun­dial de corrup­ción, com­pran­do sin­di­ca­tos ‑tan­to obre­ros como patro­na­les- así como par­ti­dos polí­ti­cos de izquier­da y de dere­cha para que defien­dan los intere­ses de Esta­dos Uni­dos en vez de los intere­ses de sus pro­pios miem­bros. Thierry Meys­san des­cri­be en este tra­ba­jo la enver­ga­du­ra de ese dis­po­si­ti­vo.

En 2006, el Krem­lin denun­cia­ba la pro­li­fe­ra­ción en Rusia de aso­cia­cio­nes extran­je­ras, algu­nas de las cua­les pare­cían estar par­ti­ci­pan­do en un plan ten­dien­te a des­es­ta­bi­li­zar el país, plan orques­ta­do por la esta­dou­ni­den­se Fun­da­ción Nacio­nal por la Demo­cra­cia (Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy – NED). En pre­vi­sión de una «revo­lu­ción de color», Vla­dis­lav Sur­kov ela­bo­ra­ba enton­ces una estric­ta regla­men­ta­ción para esas «orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les (ONG)». En Occi­den­te, aque­lla regla­men­ta­ción de orden admi­nis­tra­ti­vo fue des­cri­ta como un nue­vo ata­que del «dic­ta­dor» Putin y de su con­se­je­ro en con­tra de la liber­tad de aso­cia­ción.

Otros Esta­dos que tam­bién siguie­ron una polí­ti­ca simi­lar han sido igual­men­te cali­fi­ca­dos por la pren­sa inter­na­cio­nal como «dic­ta­du­ras».

El gobierno de Esta­dos Uni­dos dice tra­ba­jar a favor de «la pro­mo­ción de la demo­cra­cia a tra­vés del mun­do». Su posi­ción es que el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se pue­de sub­ven­cio­nar la NED y que la NED pue­de a su vez, de mane­ra inde­pen­dien­te, ayu­dar direc­ta o indi­rec­ta­men­te a aso­cia­cio­nes, par­ti­dos polí­ti­cos o sin­di­ca­tos en cual­quier país del mun­do. Al ser, como su nom­bre lo indi­ca, «no guber­na­men­ta­les», las ONGs pue­den empren­der ini­cia­ti­vas polí­ti­cas que las emba­ja­das no pue­den asu­mir sin vio­lar la sobe­ra­nía de los Esta­dos que las aco­gen. Esa es pre­ci­sa­men­te la cues­tión.

¿La NED y la red de ONGs finan­cia­das a tra­vés de ese órgano son aca­so ini­cia­ti­vas de la socie­dad civil injus­ta­men­te repri­mi­das por el Krem­lin o son en reali­dad pan­ta­llas de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses, sor­pren­di­dos en fla­gran­te deli­to de inje­ren­cia?

Para res­pon­der esa inte­rro­gan­te nos remon­ta­re­mos al ori­gen de la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy y escru­ta­re­mos su fun­cio­na­mien­to. Para ello debe­mos ana­li­zar, pri­me­ro que todo, lo que sig­ni­fi­ca el pro­yec­to ofi­cial esta­dou­ni­den­se de «expor­ta­ción de la demo­cra­cia».

Los puri­ta­nos que fun­da­ron Esta­dos Uni­dos que­rían cons­truir una «ciu­dad radian­te» que alum­bra­ría el mun­do. Se veían a sí mis­mos como misio­na­rios de un mode­lo político.¿Qué tipo de demo­cra­cia?

Como pue­blo, los esta­dou­ni­den­ses asu­men la ideo­lo­gía de sus padres fun­da­do­res. Se ven a sí mis­mos como una colo­nia lle­ga­da de Euro­pa para fun­dar una ciu­dad que obe­de­ce a Dios. Ven a su pro­pio país como «una luz enci­ma de la mon­ta­ña», según la expre­sión de San Mateo que la mayo­ría de los pre­si­den­tes esta­dou­ni­den­ses han reto­ma­do en sus dis­cur­sos polí­ti­cos a lo lar­go de dos siglos. Por lo tan­to, Esta­dos Uni­dos sería una nación mode­lo, que bri­lla en lo alto de una coli­na, ilu­mi­nan­do el mun­do. Y todos los demás pue­blos de la Tie­rra debe­rían abri­gar la espe­ran­za de poder copiar ese mode­lo para alcan­zar su pro­pia sal­va­ción.

Para los esta­dou­ni­den­ses, esa inge­nua creen­cia impli­ca ‑como una ver­dad que no nece­si­ta demos­tra­ción- que su país es una demo­cra­cia ejem­plar y que ellos tie­nen el deber mesiá­ni­co de exten­der­la al res­to del mun­do. San Mateo pre­di­ca­ba que la pro­pa­ga­ción de la fe debía lograr­se sólo median­te el ejem­plo de una vida hones­ta, pero los padres fun­da­do­res de Esta­dos Uni­dos veían el acto de encen­der su fue­go y de pro­pa­gar­lo como un cam­bio de régi­men. Los puri­ta­nos ingle­ses deca­pi­ta­ron a Car­los I de Ingla­te­rra antes de huir hacia Holan­da y Amé­ri­ca. Pos­te­rior­men­te, los patrio­tas del Nue­vo Mun­do recha­za­ron la auto­ri­dad del rey Jor­ge III de Ingla­te­rra y pro­cla­ma­ron la inde­pen­den­cia de los Esta­dos Uni­dos.

Imbui­dos de esa mito­lo­gía nacio­nal, los esta­dou­ni­den­se no ven la polí­ti­ca exte­rior de su pro­pio gobierno como un impe­ria­lis­mo. Con­si­de­ran que derro­car un gobierno es per­fec­ta­men­te váli­do si ese gobierno ambi­cio­na encar­nar un mode­lo dife­ren­te del esta­dou­ni­den­se, lo cual lo con­vier­te en un gobierno malé­fi­co. Al mis­mo tiem­po, están con­ven­ci­dos de que, debi­do a la misión mesiá­ni­ca de la que están inves­ti­dos, han logra­do impo­ner la demo­cra­cia por la fuer­za en los paí­ses que han ocu­pa­do.

En las escue­las de Esta­dos Uni­dos se ense­ña que los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses lle­va­ron la demo­cra­cia a Ale­ma­nia. Igno­ran que los hechos his­tó­ri­cos demues­tran exac­ta­men­te lo con­tra­rio: el gobierno esta­dou­ni­den­se ayu­dó a Hitler a derro­car la Repú­bli­ca de Wei­mar y a ins­tau­rar un régi­men mili­tar para aca­bar con la Unión Sovié­ti­ca.

Esa ideo­lo­gía irra­cio­nal les impi­de cues­tio­nar la natu­ra­le­za de sus pro­pias ins­ti­tu­cio­nes y lo absur­do del con­cep­to mis­mo de «demo­cra­cia for­zo­sa». Sin embar­go, según la fór­mu­la del pre­si­den­te Abraham Lin­coln, «la demo­cra­cia es el gobierno del pue­blo, por el pue­blo y para el pue­blo».

Vis­to des­de ese pun­to de vis­ta, Esta­dos Uni­dos no es una demo­cra­cia sino un sis­te­ma híbri­do en el que el poder eje­cu­ti­vo está en manos de una oli­gar­quía mien­tras que el pue­blo limi­ta la arbi­tra­rie­dad [de esa oli­gar­quía] a tra­vés de los con­tra­po­de­res legis­la­ti­vo y judi­cial.

En efec­to, el pue­blo eli­ge a los miem­bros del Con­gre­so y a algu­nos jue­ces pero son los Esta­dos miem­bros de la fede­ra­ción los que eli­gen el poder eje­cu­ti­vo, que a su vez desig­na a los altos magis­tra­dos. Si bien los ciu­da­da­nos están lla­ma­dos a pro­nun­ciar­se sobre la elec­ción del pre­si­den­te, el voto de la ciu­da­da­nía no es más que una con­sul­ta, como hubo de recor­dar­lo la Cor­te Supre­ma a raíz de la elec­ción pre­si­den­cial del año 2000, al pro­nun­ciar­se sobre el caso Gore vs. Bush. La Cons­ti­tu­ción de los Esta­dos Uni­dos no reco­no­ce la sobe­ra­nía del pue­blo ya que el poder se com­par­te entre el pue­blo y los Esta­dos que com­po­nen la fede­ra­ción, o sea los nota­bles loca­les.

Es impor­tan­te obser­var aquí, dicho sea de paso, que la Cons­ti­tu­ción de la Fede­ra­ción Rusa sí tie­ne un carác­ter demo­crá­ti­co ‑por lo menos en el papel- ya que esti­pu­la: «El depo­si­ta­rio de la sobe­ra­nía y úni­ca fuen­te del poder en la Fede­ra­ción Rusa es su pue­blo mul­ti­na­cio­nal» (Títu­lo I, Capí­tu­lo 1, artícu­lo 3). En base a ese con­tex­to inte­lec­tual, los esta­dou­ni­den­ses apo­yan a su gobierno en su afir­ma­ción de que quie­re «expor­tar la demo­cra­cia» cuan­do su pro­pio país no es una demo­cra­cia, ni siquie­ra a la luz de su pro­pia Cons­ti­tu­ción. Resul­ta difí­cil enten­der cómo podrían expor­tar lo que no tie­nen ni quie­ren tener en su pro­pio país.

Duran­te los 30 últi­mos años, la NED ha sido por­ta­do­ra de esa con­tra­dic­ción, que se ha con­cre­ta­do en la des­es­ta­bi­li­za­ción de nume­ro­sos Esta­dos. Miles de cré­du­los mili­tan­tes de ONGs han vio­la­do la sobe­ra­nía de los pue­blos con la bea­tí­fi­ca son­ri­sa de quien tie­ne la con­cien­cia tran­qui­la.

Una Fun­da­ción plu­ra­lis­ta e inde­pen­dien­te

En su céle­bre dis­cur­so del 8 de junio de 1982 ante el par­la­men­to bri­tá­ni­co, el pre­si­den­te Reagan denun­ció la Unión Sovié­ti­ca como el «Impe­rio del Mal» y pro­pu­so pres­tar ayu­da a los disi­den­tes, en la URSS y en otras par­tes. «Se tra­ta de ayu­dar a crear la infra­es­truc­tu­ra nece­sa­ria para la demo­cra­cia: liber­tad de pren­sa, sin­di­ca­tos, par­ti­dos polí­ti­cos, uni­ver­si­da­des. Los pue­blos serán así libres de esco­ger el camino que les con­ven­ga para desa­rro­llar su cul­tu­ra y resol­ver sus dife­ren­cias por medios pací­fi­cos», decla­ró.

Basán­do­se en ese con­sen­so de lucha con­tra la tira­nía, una comi­sión bipar­ti­dis­ta de refle­xión acon­se­jó a Washing­ton la crea­ción de la Fun­da­ción Nacio­nal para la Demo­cra­cia (NED), que sería ins­ti­tui­da por el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se en noviem­bre de 1983 y de inme­dia­to reci­bi­ría finan­cia­mien­to.

La NED sub­ven­cio­na cua­tro estruc­tu­ras autó­no­mas que se encar­gan de redis­tri­buir en el exte­rior el dine­ro del que dis­po­nen entre aso­cia­cio­nes, sin­di­ca­tos obre­ros y patro­na­les así como par­ti­dos de dere­cha y de izquier­da. Esas cua­tro estruc­tu­ras autó­no­mas son:

El Ins­ti­tu­to de Sin­di­ca­tos Libres (Free Tra­de Union Ins­ti­tu­te – FTUI), hoy rebau­ti­za­do como Cen­tro Ame­ri­cano para la Soli­da­ri­dad de los Tra­ba­ja­do­res (Ame­ri­can Cen­ter for Inter­na­tio­nal Labor Soli­da­rity – ACILS), cuya ges­tión está en manos del sin­di­ca­to obre­ro AFL-CIO;

El Cen­tro para la Empre­sa Pri­va­da Inter­na­cio­nal (Cen­ter for Inter­na­tio­nal Pri­va­te Entre­pri­se – CIPE), cuya ges­tión está en manos de la Cáma­ra de Comer­cio de los Esta­dos Uni­dos;

El Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal (Inter­na­tio­nal Repu­bli­can Ins­ti­tu­te – IRI), cuya ges­tión está en manos del Par­ti­do Repu­bli­cano;

El Ins­ti­tu­to Nacio­nal Demo­crá­ti­co de Asun­tos Inter­na­cio­na­les (Natio­nal Demo­cra­tic Ins­ti­tu­te for Inter­na­tio­nal Affairs – NDI), cuya ges­tión está en manos del Par­ti­do Demó­cra­ta.

Bajo esa pre­sen­ta­ción, la NED y sus cua­tro ten­tácu­los pare­cen estar basa­dos en la socie­dad civil y pare­cen refle­jar ade­más la diver­si­dad social y el plu­ra­lis­mo polí­ti­co de esa mis­ma socie­dad civil. Finan­cia­dos por el pue­blo esta­dou­ni­den­se, a tra­vés del Con­gre­so, pare­ce­ría que actúan a favor de un ideal uni­ver­sal, que son com­ple­ta­men­te inde­pen­dien­tes de la admi­nis­tra­ción pre­si­den­cial y que su accio­nar no pue­de ser­vir de facha­da a ope­ra­cio­nes secre­tas al ser­vi­cio de incon­fe­sa­bles intere­ses nacio­na­les.

La reali­dad es muy dife­ren­te.

En 1982, Ronald Reagan crea la NED, en coor­di­na­ción con el Rei­no Uni­do y Aus­tra­lia, para derro­car el «Impe­rio del Mal».Un mon­ta­je de la CIA, el MI6 y el ASIS

El dis­cur­so de Ronald Reagan en Lon­dres se pro­du­ce des­pués de los escán­da­los que rodea­ron las reve­la­cio­nes de los mane­jos sucios de la CIA, reve­la­cio­nes pro­ve­nien­tes de varias comi­sio­nes inves­ti­ga­do­ras par­la­men­ta­rias.

El Con­gre­so prohi­bió enton­ces a la CIA la orga­ni­za­ción de nue­vos gol­pes de Esta­do como medio de con­quis­tar mer­ca­dos. En la Casa Blan­ca, el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal bus­ca enton­ces otras vías que le per­mi­tan sor­tear dicha prohi­bi­ción.

La comi­sión bipar­ti­dis­ta de refle­xión se cons­ti­tu­yó antes del dis­cur­so de Ronald Reagan, aun­que el man­da­to ofi­cial de la Casa Blan­ca sólo le fue entre­ga­do pos­te­rior­men­te. Ello indi­ca que aque­lla Comi­sión no res­pon­día a la pom­po­sa ambi­ción pre­si­den­cial sino que era ante­rior. El dis­cur­so no es por lo tan­to otra cosa que la jus­ti­fi­ca­ción retó­ri­ca de deci­sio­nes ya toma­das de ante­mano en líneas gene­ra­les y des­ti­na­das a su pues­ta en esce­na por par­te de la comi­sión bipar­ti­dis­ta.

El pre­si­den­te de la comi­sión bipar­ti­dis­ta de refle­xión era el repre­sen­tan­te espe­cial de Esta­dos Uni­dos para el Comer­cio, lo cual indi­ca que el obje­ti­vo de dicha comi­sión no era pre­ci­sa­men­te pro­mo­ver la demo­cra­cia sino, según la ter­mi­no­lo­gía con­sa­gra­da, la pro­mo­ción de la «demo­cra­cia de mer­ca­do».

Este extra­ño tér­mino corres­pon­de al mode­lo esta­dou­ni­den­se: una oli­gar­quía eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra impo­ne sus deci­sio­nes polí­ti­cas a tra­vés de los mer­ca­dos y del Esta­do fede­ral, mien­tras que los par­la­men­ta­rios y jue­ces elec­tos por el pue­blo pro­te­gen a los indi­vi­duos de la arbi­tra­rie­dad de la admi­nis­tra­ción.

De los cua­tro orga­nis­mos peri­fé­ri­cos de la NED tres fue­ron con­for­ma­dos para la oca­sión. El cuar­to, el orga­nis­mo sin­di­cal (ACILS), no hubo que crear­lo por­que ya exis­tía des­de el fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, aun­que había cam­bia­do de nom­bre en 1978, cuan­do se des­cu­brió que depen­día de la CIA. Esto per­mi­te dedu­cir que el CIPE, el IRI y el NDI no nacie­ron por gene­ra­ción espon­tá­nea, sino que tam­bién fue­ron crea­dos bajo los aus­pi­cios de la CIA.

Ade­más, a pesar de ser la NED una aso­cia­ción crea­da con­for­me al dere­cho esta­dou­ni­den­se no es un ins­tru­men­to de uso exclu­si­vo de la CIA sino un dis­po­si­ti­vo común con los ser­vi­cios bri­tá­ni­co (fue por eso que Reagan la anun­ció pre­ci­sa­men­te en Lon­dres) y aus­tra­liano. Esa carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal nun­ca se men­cio­na a pesar de estar ente­ra­men­te con­fir­ma­da por los men­sa­jes de feli­ci­ta­ción de los pri­me­ros minis­tros Tony Blair y John Howard en oca­sión del vigé­si­mo ani­ver­sa­rio de la supues­ta «ONG».

La NED y sus ten­tácu­los son órga­nos del pac­to mili­tar anglo­sa­jón que vin­cu­la a Lon­dres, Washing­ton y Cam­be­rra, pac­to en el que se inclu­ye igual­men­te la red de inter­cep­ción elec­tró­ni­ca Eche­lon. Ade­más de la CIA, el MI6 bri­tá­ni­co y el ASIS aus­tra­liano tam­bién pue­den soli­ci­tar los ser­vi­cios de ese dis­po­si­ti­vo.

Para escon­der esa reali­dad la NED ha pro­pi­cia­do la crea­ción, por par­te de varios alia­dos, de orga­ni­za­cio­nes aná­lo­gas que tra­ba­jan con ella. En 1988, Cana­dá se dotó de un cen­tro lla­ma­do Dere­chos & Demo­cra­cia, que se con­cen­tró sobre todo en Hai­tí y pos­te­rior­men­te en Afga­nis­tán. En 1991, el Rei­no Uni­do ins­ti­tu­yó la West­mins­ter Foun­da­tion for Demo­cracy (WFD).

El fun­cio­na­mien­to de ese orga­nis­mo públi­co está dise­ña­do según el mode­lo de la NED: su admi­nis­tra­ción está en manos de los par­ti­dos polí­ti­cos (cons­ta de 8 dele­ga­dos: 3 del Par­ti­do Con­ser­va­dor, 3 del Par­ti­do Labo­ris­ta, uno del Par­ti­do Libe­ral y el octa­vo para los demás par­ti­dos repre­sen­ta­dos en el par­la­men­to bri­tá­ni­co). La WFD fue muy acti­va en Euro­pa del Este.

Final­men­te, en 2001 la Unión Euro­pea se dotó del Euro­pean Ins­tru­ment for Demo­cracy and Human Rights (EIDHR), que des­pier­ta menos sos­pe­chas que sus homó­lo­gos. Ese órgano depen­de de Euro­Aid, diri­gi­da por un alto fun­cio­na­rio tan pode­ro­so como des­co­no­ci­do, el holan­dés Jaco­bus Riche­lle.

La direc­ti­va pre­si­den­cial 77

Cuan­do vota­ron la fun­da­ción de la NED, el 22 de noviem­bre 1983, los miem­bros del Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos igno­ra­ban que aque­lla orga­ni­za­ción ya exis­tía en secre­to, en vir­tud de una direc­ti­va pre­si­den­cial fecha­da el 14 de enero.

Aquel docu­men­to, que no fue des­cla­si­fi­ca­do has­ta 20 años más tar­de, orga­ni­za la «diplo­ma­cia públi­ca», expre­sión polí­ti­ca­men­te correc­ta para desig­nar la pro­pa­gan­da. Ins­ti­tu­ye ade­más en la Casa Blan­ca varios gru­pos de tra­ba­jo den­tro del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, uno de ellos encar­ga­do de pilo­tear la NED.

Henry Kis­sin­ger, admi­nis­tra­dor de la NED. ¿Quién dijo «repre­sen­tan­te de la socie­dad civil»?El con­se­jo de admi­nis­tra­ción de la NED no es por lo tan­to otra cosa que una correa de trans­mi­sión del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal. En aras de sal­var las apa­rien­cias, se deci­dió que, de mane­ra gene­ral, los agen­tes o ex agen­tes de la CIA no podían figu­rar en el con­se­jo de admi­nis­tra­ción.

A pesar de lo ante­rior, las cosas no pue­den estar más cla­ras. La mayo­ría de los altos fun­cio­na­rios que han desem­pe­ña­do un papel cen­tral en el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal han sido admi­nis­tra­do­res de la NED. En ese caso se encuen­tran, por ejem­plo, Henry Kis­sin­ger, Franck Car­luc­ci, Zbig­niew Brze­zins­ki y Paul Wol­fo­witz, per­so­na­li­da­des que la His­to­ria no recor­da­rá pre­ci­sa­men­te como idea­lis­tas de la demo­cra­cia sino como estra­te­gas cíni­cos de la vio­len­cia.

El pre­su­pues­to de la NED no pue­de ser inter­pre­ta­do de mane­ra ais­la­da ya que esa ins­ti­tu­ción reci­be ade­más ins­truc­cio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal para la rea­li­za­ción de accio­nes que se ins­cri­ben en el mar­co de gran­des ope­ra­cio­nes en las que par­ti­ci­pan varias agen­cias.

Exis­ten fon­dos, pro­ve­nien­tes esen­cial­men­te de la Agen­cia Esta­dou­ni­den­se de Ayu­da Inter­na­cio­nal (USAID), que tran­si­tan por la NED sin apa­re­cer en su pre­su­pues­to, sim­ple­men­te para dar­les un carác­ter «no guber­na­men­tal». Ade­más, la NED reci­be indi­rec­ta­men­te el dine­ro de la CIA, pre­via­men­te blan­quea­do por inter­me­dia­rios pri­va­dos como la Smith Richard­son Foun­da­tion, la John M. Olin Foun­da­tion o la Lyn­de and Harry Brad­ley Foun­da­tion.

Para eva­luar la ver­da­de­ra enver­ga­du­ra de ese pro­gra­ma habría que aña­dir al pre­su­pues­to de la NED los sub­pre­su­pues­tos corres­pon­dien­tes del Depar­ta­men­to de Esta­do, de la USAID, de la CIA y del Depar­ta­men­to de Defen­sa, lo cual resul­ta hoy en día impo­si­ble.

Cier­tos ele­men­tos cono­ci­dos per­mi­ten sin embar­go hacer­se una idea de su impor­tan­cia. En los últi­mos 5 años, Esta­dos Uni­dos gas­tó más de 1 000 millo­nes de dóla­res en aso­cia­cio­nes y par­ti­dos úni­ca­men­te en el Líbano, peque­ño Esta­do de 4 millo­nes de habi­tan­tes. Glo­bal­men­te, la mitad de esa suma la dis­tri­bu­ye­ron públi­ca­men­te el Depar­ta­men­to de Esta­do, la USAID y la NED. La otra mitad fue entre­ga­da secre­ta­men­te por la CIA y el Depar­ta­men­to de Defen­sa.

Este ejem­plo per­mi­te dedu­cir que el pre­su­pues­to gene­ral que Esta­dos Uni­dos dedi­ca a la corrup­ción ins­ti­tu­cio­nal se cuen­ta en dece­nas de miles de millo­nes al año. En todo caso, el pro­gra­ma equi­va­len­te de la Unión Euro­pea, que tie­ne un carác­ter ente­ra­men­te públi­co y sir­ve de apo­yo a las accio­nes esta­dou­ni­den­ses, es de 7 000 millo­nes de euros al año.

En defi­ni­ti­va, la estruc­tu­ra jurí­di­ca de la NED y el volu­men de su pre­su­pues­to ofi­cial no son más que apa­rien­cia. En esen­cia, la NED no es un orga­nis­mo inde­pen­dien­te a car­go de accio­nes lega­les que ante­rior­men­te rea­li­za­ba la CIA sino una vitri­na que el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal uti­li­za para garan­ti­zar los aspec­tos lega­les de ope­ra­cio­nes ile­ga­les.

La estra­te­gia trots­kis­ta

Duran­te su eta­pa de ins­tau­ra­ción (en 1984), la NED tuvo como pre­si­den­te a Allen Weins­tein. John Richard­son ocu­pó des­pués ese pues­to duran­te 4 años (des­de 1984 has­ta 1988) y fue final­men­te reem­pla­za­do por Carl Gersh­man (des­de 1998).

Los tres tie­nen tres cosas en común. Son judíos, fue­ron miem­bros del par­ti­do trots­kis­ta Social Demo­crats USA y tra­ba­ja­ron en la Free­dom Hou­se. Todo eso tie­ne su lógi­ca. El odio al esta­li­nis­mo lle­vó a algu­nos trots­kis­tas a unir­se a la CIA para luchar con­tra los sovié­ti­cos. Y lle­va­ron a la CIA la teo­ría de la toma del poder a esca­la mun­dial, trans­po­nién­do­la a las «revo­lu­cio­nes de colo­res» y la «demo­cra­ti­za­ción». Sim­ple­men­te des­pla­za­ron la doc­tri­na trots­kis­ta apli­cán­do­la al com­ba­te cul­tu­ral ana­li­za­do por Anto­nio Grams­ci: el poder se ejer­ce en las men­tes más que por la fuer­za. Para gober­nar a las masas, una éli­te tie­ne que incul­car­les pri­me­ro una ideo­lo­gía que las pro­gra­me para que acep­ten el poder que las domi­na.

El Cen­tro Ame­ri­cano para la Soli­da­ri­dad de los Tra­ba­ja­do­res (ACILS)

Cono­ci­do con el nom­bre de Soli­da­rity Cen­ter, el ACILS, rama sin­di­cal de la NED, es de lejos su prin­ci­pal canal. Dis­tri­bu­ye más de la mitad de las dona­cio­nes de la NED, sus­ti­tu­yó orga­nis­mos ante­rio­res que habían tra­ba­ja­do duran­te toda la gue­rra fría en la estruc­tu­ra­ción de sin­di­ca­tos no comu­nis­tas a tra­vés del mun­do, des­de Viet­nam has­ta Ango­la pasan­do por Fran­cia y Chi­le.

La uti­li­za­ción de sin­di­ca­lis­tas para encu­brir ese pro­gra­ma de la CIA entra­ña de por sí una excep­cio­nal per­ver­sión. Lejos de la divi­sa mar­xis­ta «Pro­le­ta­rios de todos los paí­ses, ¡uníos!», el ACILS aso­cia los sin­di­ca­tos obre­ros esta­dou­ni­den­ses con el impe­ria­lis­mo que repri­me a los tra­ba­ja­do­res de los demás paí­ses.

Esa filial estu­vo bajo la direc­ción de un per­so­na­je sin­gu­lar, Irving Brown, des­de 1948 has­ta el falle­ci­mien­to de este últi­mo en 1989.

En 1981, Irving Brown pone a Jean-Clau­de Mailly en el pues­to de asis­ten­te del secre­ta­rio gene­ral del sin­di­ca­to fran­cés For­ce Ouvrie­re, André Ber­ge­ron. Ber­ge­ron reco­no­ce­rá que el finan­cia­mien­to de sus acti­vi­da­des pro­vie­ne de la CIA. Mailly se con­vier­te en secre­ta­rio gene­ral de FO en 2004.Algunos auto­res ase­gu­ran que Brown era hijo de un ruso blan­co cer­cano a Ale­xan­der Kerensky. Lo que sí está com­pro­ba­do es que Brown fue agen­te del OSS, el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se, duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial y que par­ti­ci­pó en la crea­ción de la CIA y del Gla­dio, la red secre­ta de la OTAN, pero se negó a asu­mir la direc­ción por­que pre­fe­ría con­cen­trar­se en su espe­cia­li­dad: los sin­di­ca­tos.

Tuvo su base en Roma y pos­te­rior­men­te en París, no en Washing­ton, lo que le pro­por­cio­nó espe­cial influen­cia en la vida públi­ca de Ita­lia y Fran­cia. Al final de su vida, Brown se jac­ta­ba de haber diri­gi­do siem­pre ‑por deba­jo de la mesa- el sin­di­ca­to fran­cés For­ce Ouvrie­re, de haber mani­pu­la­do los hilos del sin­di­ca­to estu­dian­til fran­cés UNI (en cuyo seno mili­ta­ron Nico­las Sar­kozy y sus minis­tros Fran­co­is Fillon, Xavier Dar­cos, Her­vé Morin y Miche­le Alliot-Marie, así como el pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal Ber­nard Acco­yer y el pre­si­den­te de la mayo­ría par­la­men­ta­ria Jean-Fran­co­is Copé) y de haber for­ma­do per­so­nal­men­te, en el sec­tor de izquier­da, a los miem­bros de un gru­púscu­lo trots­kis­ta, como Jean-Chris­tophe Cam­ba­de­lis y el futu­ro pri­mer minis­tro fran­cés Lio­nel Jos­pin.

A fines de los años 1990, los miem­bros de la con­fe­de­ra­ción AFL-CIO pidie­ron cuen­tas sobre las ver­da­de­ras acti­vi­da­des del ACILS, cuya natu­ra­le­za cri­mi­nal en nume­ro­sos paí­ses ya había sido por enton­ces amplia­men­te docu­men­ta­da. Cual­quie­ra cree­ría que las cosas cam­bia­ron des­pués de aquel escán­da­lo. Pero no fue así. En 2002 y 2004, el ACILS par­ti­ci­pó acti­va­men­te en el falli­do gol­pe de Esta­do per­pe­tra­do en Vene­zue­la con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez y en el exi­to­so derro­ca­mien­to del pre­si­den­te Jean-Ber­trand Aris­ti­de en Hai­tí.

El ACILS se encuen­tra actual­men­te bajo la direc­ción de John Swee­ney, ex pre­si­den­te de la con­fe­de­ra­ción AFL-CIO, otro per­so­na­je pro­ve­nien­te del par­ti­do trots­kis­ta Social Demo­crats USA.

El Cen­tro para la Empre­sa Pri­va­da Inter­na­cio­nal (CIPE)

El Cen­tro para la Empre­sa Pri­va­da Inter­na­cio­nal (CIPE) se con­cen­tra en la difu­sión de la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta libe­ral y la lucha con­tra la corrup­ción.

El pri­mer éxi­to del CIPE fue la trans­for­ma­ción, en 1987, del Euro­pean Mana­ge­ment Forum ‑un club de gran­des patro­nos euro­peos- en World Eco­no­mic Forum ‑el club de la cla­se diri­gen­te trans­na­cio­nal. El gran encuen­tro anual de la aris­to­cra­cia eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca glo­bal en la esta­ción de esquí sui­za de Davos con­tri­bu­yó a for­jar un sen­ti­do de per­te­nen­cia cla­sis­ta, más allá de las iden­ti­da­des nacio­na­les de los par­ti­ci­pan­tes.

El CIPE es muy cui­da­do­so en cuan­to a no tener nin­gún víncu­lo de tipo estruc­tu­ral con el Foro de Davos, razón por la cual resul­ta impo­si­ble ‑al menos por el momen­to- pro­bar que World Eco­no­mic Forum esté sien­do mane­ja­do por la CIA. Les cos­ta­ría, sin embar­go, mucho tra­ba­jo a los diri­gen­tes de Davos expli­car por qué cier­tos líde­res polí­ti­cos han esco­gi­do su Forum Eco­nó­mi­co como esce­na­rio de acon­te­ci­mien­tos de la más alta impor­tan­cia si no se tra­ta­ra de ope­ra­cio­nes pla­ni­fi­ca­das por el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos.

Por ejem­plo, en 1988, fue en Davos, no en la ONU, don­de Gre­cia y Tur­quía hicie­ron las paces. En 1989, fue en Davos don­de las dos Coreas, por un lado, y las dos Ale­ma­nias, por el otro, rea­li­za­ron su pri­me­ra cum­bre a nivel minis­te­rial, en el caso de las pri­me­ras, y su pri­me­ra cum­bre sobre la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na. En 1992, fue tam­bién en Davos don­de Fre­de­rik de Klerk y Nel­son Man­de­la pre­sen­ta­ron jun­tos ‑por pri­me­ra vez fue­ra de Sudá­fri­ca- su pro­yec­to común para aquel país. Más increí­ble aún, fue en Davos, en 1994, des­pués del Acuer­do de Oslo, que Shi­mon Peres y Yaser Ara­fat nego­cia­ron y fir­ma­ron su apli­ca­ción en Gaza y Jeri­có.

El víncu­lo entre el Foro Eco­nó­mi­co de Davos y Washing­ton pasa evi­den­te­men­te por Susan K. Rear­don, ex direc­to­ra de la aso­cia­ción pro­fe­sio­nal de emplea­dos del Depar­ta­men­to de Esta­do con­ver­ti­da en direc­to­ra de la Fun­da­ción de la Cáma­ra de Comer­cio de Esta­dos Uni­dos, órgano encar­ga­do de la admi­nis­tra­ción del CIPE.

El otro éxi­to del Cen­tro para la Empre­sa Pri­va­da Inter­na­cio­nal es Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal. Esta «ONG» fue crea­da ofi­cial­men­te por un ofi­cial de la inte­li­gen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se, Michael J. Hersh­man, quien es por demás admi­nis­tra­dor del CIPE y, hoy en día, uno de los res­pon­sa­bles del reclu­ta­mien­to de infor­man­tes para el FBI así como pre­si­den­te-direc­tor gene­ral de la agen­cia pri­va­da de inte­li­gen­cia Fair­fax Group.

Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal es ante todo una facha­da para las acti­vi­da­des de la CIA en mate­ria de inte­li­gen­cia eco­nó­mi­ca. Es tam­bién un ins­tru­men­to de comu­ni­ca­ción uti­li­za­do para obli­gar a otros Esta­dos a modi­fi­car sus legis­la­cio­nes de for­ma favo­ra­ble a la aper­tu­ra de sus pro­pios mer­ca­dos.

Para escon­der el ori­gen de Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal, el CIPE recu­rrió a las habi­li­da­des del ex direc­tor de pren­sa del Ban­co Mun­dial, el neo­con­ser­va­dor Frank Vogl. Este últi­mo ins­tau­ró un Comi­té de per­so­na­li­da­des que con­tri­bu­yó a crear la ima­gen de que se tra­ta­ba de una aso­cia­ción pro­ve­nien­te de la socie­dad civil. Este comi­té de facha­da está bajo la direc­ción de Peter Eigen, ex direc­tor del Ban­co Mun­dial en el este de Áfri­ca. En 2004 y 2009, la espo­sa de Eigen fue can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca Fede­ral de Ale­ma­nia por el SPD.

La acti­vi­dad de Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal favo­re­ce los intere­ses de Esta­dos Uni­dos y no es en lo abso­lu­to con­fia­ble. En 2008 esta seu­do ONG denun­cia­ba la corrup­ción de PDVSA, la empre­sa esta­tal del petró­leo de Vene­zue­la. Basán­do­se en infor­ma­ción fal­si­fi­ca­da, Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal situa­ba a PDVSA en la últi­ma posi­ción de la cla­si­fi­ca­ción mun­dial de empre­sas esta­ta­les.

El obje­ti­vo era evi­den­te: sabo­tear la repu­tación de una empre­sa que sir­ve de base eco­nó­mi­ca a la polí­ti­ca anti­im­pe­ria­lis­ta del pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez. Al ser sor­pren­di­da en fla­gran­te deli­to de into­xi­ca­ción, Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal se negó a con­tes­tar las pre­gun­tas de la pren­sa lati­no­ame­ri­ca­na y a modi­fi­car su pro­pio infor­me. Lo cual no tie­ne en defi­ni­ti­va nada de sor­pren­den­te si recor­da­mos que el corres­pon­sal del CIPE en Vene­zue­la, Pedro Car­mo­na, fue pre­ci­sa­men­te el per­so­na­je que Esta­dos Uni­dos puso en el poder ‑don­de no logró man­te­ner­se- duran­te el falli­do gol­pe de Esta­do con­tra Hugo Chá­vez.

En cier­ta for­ma, al diri­gir la aten­ción de los medios de difu­sión hacia la corrup­ción eco­nó­mi­ca, Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal enmas­ca­ra la acti­vi­dad de la NED, que se dedi­ca a la corrup­ción polí­ti­cas de las éli­tes diri­gen­tes en bene­fi­cio de los anglo­sa­jo­nes.

El Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal (IRI) y el Ins­ti­tu­to Nacio­nal Demo­crá­ti­co de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les (NDI).

El Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal (IRI) tie­ne la misión de corrom­per a los par­ti­dos de dere­cha mien­tras que el Ins­ti­tu­to Nacio­nal Demo­crá­ti­co de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les (NDI) se ocu­pa de los par­ti­dos de izquier­da. El pri­me­ro tie­ne como pre­si­den­te a John McCain y el segun­do a Made­lei­ne Albright. Estos dos per­so­na­jes no deben por lo tan­to ser con­si­de­ra­dos polí­ti­cos nor­ma­les o como un líder de opo­si­ción y una sabia reti­ra­da, sino como acti­vos res­pon­sa­bles de pro­gra­mas del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal.

Tan­to el IRI como el NDI han renun­cia­do a tra­tar de con­tro­lar la Inter­na­cio­nal Libe­ral y la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta como vía para ejer­cer su con­trol sobre los prin­ci­pa­les par­ti­dos polí­ti­cos del mun­do. En vez de ello han pre­fe­ri­do crear orga­ni­za­cio­nes riva­les: la Unión Demo­crá­ti­ca Inter­na­cio­nal (IDU) y la Alian­za de los Demó­cra­tas (AD). La pri­me­ra tie­ne como pre­si­den­te al aus­tra­liano John Howard, con el ruso Leo­nid Goz­man de Jus­ta Cau­sa como vice­pre­si­den­te. La segun­da se encuen­tra bajo la direc­ción del ita­liano Gian­ni Ver­net­ti, quien tie­ne como copre­si­den­te al fran­cés Fran­co­is Bay­rou.

El IRI y el NDI se apo­yan tam­bién en las fun­da­cio­nes polí­ti­cas vin­cu­la­das a los gran­des par­ti­dos euro­peos (6 en Ale­ma­nia, 2 en Fran­cia, una en Holan­da y otra en Sue­cia). Por otro lado, algu­nas ope­ra­cio­nes se rea­li­zan a tra­vés de mis­te­rio­sas empre­sas pri­va­das, como Demo­cracy Inter­na­tio­nal Inc. que orga­ni­zó las más recien­tes elec­cio­nes “arre­gla­das” en Afga­nis­tán.

Todo esto deja un gus­to amar­go. Esta­dos Uni­dos ha logra­do corrom­per la mayo­ría de los gran­des par­ti­dos polí­ti­cos y sin­di­ca­tos de todo el mun­do.

Ex adjun­to de Rahm Ema­nuel y actual res­pon­sa­ble del NDI, Tom McMahon estu­vo en Fran­cia para orga­ni­zar las elec­cio­nes pri­ma­rias del Par­ti­do Socia​lis​ta​.La «demo­cra­cia» que Esta­dos Uni­dos pro­mue­ve con­sis­te en defi­ni­ti­va en dis­cu­tir cues­tio­nes loca­les en cada país ‑inclu­so sim­ples temas socia­les, como los dere­chos de las muje­res o de los homo­se­xua­les- mien­tras se ali­nean con Washing­ton en todas las cues­tio­nes inter­na­cio­na­les.

Las cam­pa­ñas elec­to­ra­les se han con­ver­ti­do en espec­tácu­los en los que la NED esco­ge a los acto­res median­te la entre­ga ‑a unos sí y a otros no- de los recur­sos finan­cie­ros que nece­si­tan. La noción mis­ma de alter­nan­cia ha per­di­do su ver­da­de­ro sen­ti­do ya que la NED pro­mue­ve alter­na­ti­va­men­te uno u otro ban­do con tal de que ambos man­ten­gan la mis­ma polí­ti­ca exte­rior y de defen­sa. Tan­to en la Unión Euro­pea como en otras par­tes se escu­chan hoy lamen­tos sobre la cri­sis de la demo­cra­cia. Y los res­pon­sa­bles de esa cri­sis son, evi­den­te­men­te, la NED y Esta­dos Uni­dos. ¿Cómo pue­de cali­fi­car­se, en todo caso, un régi­men como el de Esta­dos Uni­dos, cuyo prin­ci­pal líder de opo­si­ción, John McCain, es en reali­dad emplea­do del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal? Cier­ta­men­te, no como demo­cra­cia.

Balan­ce de un sis­te­ma

Con el tiem­po, la USAID, la NED, sus ins­ti­tu­tos saté­li­tes y sus fun­da­cio­nes inter­me­dias han dado lugar a la apa­ri­ción de una buro­cra­cia tan exten­sa como ava­ri­cio­sa. La vota­ción sobre el pre­su­pues­to de la NED da lugar, año tras año, a áspe­ros deba­tes sobre la inefi­ca­cia de ese sis­te­ma ten­ta­cu­lar y los rumo­res de mal­ver­sa­ción de fon­dos en bene­fi­cio de per­so­na­li­da­des polí­ti­cas esta­dou­ni­den­ses encar­ga­das de admi­nis­trar dichos fon­dos.

Con áni­mo de mejo­rar la ges­tión, se han rea­li­za­do nume­ro­sos estu­dios ten­dien­tes a medir el impac­to de esos flu­jos finan­cie­ros. Exper­tos han com­pa­ra­do las sumas des­ti­na­das a cada país con la cali­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca de esos mis­mos paí­ses que otor­ga la Free­dom Hou­se. Y han cal­cu­la­do des­pués cuán­tos dóla­res por habi­tan­te había que gas­tar para que la cali­fi­ca­ción de un país subie­ra un pun­to.

Tomi­cah Tille­mann, con­se­je­ro de Hillary Clin­ton para la socie­dad civil y las demo­cra­cias emer­gen­tes, super­vi­sa el dis­po­si­ti­vo de la NED por el Depar­ta­men­to de Estado.Lo ante­rior no es, por supues­to, otra cosa que un inten­to de auto­jus­ti­fi­ca­ción. La idea de otor­gar cali­fi­ca­cio­nes en mate­ria de demo­cra­cia nada tie­ne de cien­tí­fi­ca. De for­ma tota­li­ta­ria, se par­te del prin­ci­pio que sólo exis­te una for­ma de ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas. Y, de mane­ra infan­til, se esta­ble­ce una dis­pa­ra­ta­da lis­ta de cri­te­rios a los que se atri­bu­yen coefi­cien­tes ima­gi­na­rios para con­ver­tir la com­ple­ji­dad social en una cifra úni­ca.

El resul­ta­do es que la gran mayo­ría de esos estu­dios mues­tran el fra­ca­so: aun­que la can­ti­dad de demo­cra­cias aumen­te en el mun­do, no pare­ce exis­tir rela­ción algu­na entre los pro­gre­sos o retro­ce­sos demo­crá­ti­cos y las sumas que gas­ta el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal.

Esto con­fir­ma, por el con­tra­rio, que los obje­ti­vos reales nada tie­nen que ver con los obje­ti­vos ofi­cial­men­te anun­cia­dos. Los res­pon­sa­bles de la USAID citan, sin embar­go, un estu­dio de la uni­ver­si­dad Van­der­bilt que afir­ma que sólo las ope­ra­cio­nes de la NED cofi­nan­cia­das por la USAID han sido efi­ca­ces, ya que la USAID tie­ne una admi­nis­tra­ción rigu­ro­sa de su pre­su­pues­to. Por supues­to, este sin­gu­lar estu­dio fue finan­cia­do por… la USAID.

En todo caso, en 2003, en oca­sión de su vigé­si­mo ani­ver­sa­rio, la NED hizo un balan­ce polí­ti­co de su acción. Según ese balan­ce, la NED finan­cia­ba en aquel momen­to más de 6 000 orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les en todo el mun­do, cifra que ido en aumen­to des­de aquel enton­ces. La NED reco­no­cía enton­ces haber crea­do ente­ra­men­te el sin­di­ca­to Soli­dar­norsc en Polo­nia, la Car­ta de los 77 en Che­cos­lo­va­quia y Otpor en Ser­bia. Se feli­ci­ta­ba por haber crea­do tam­bién ente­ra­men­te la radio B92 y el coti­diano Oslo­bod­jen­je en la anti­gua Yugos­la­via así como gran can­ti­dad de medios de difu­sión inde­pen­dien­tes en el Iraq «libe­ra­do».

Cam­biar de facha­da

Lue­go de haber regis­tra­do un éxi­to mun­dial, la retó­ri­ca de la demo­cra­ti­za­ción ya no con­ven­ce a nadie. El pre­si­den­te Geor­ge W. Bush la des­gas­tó al abu­sar de su uso. Nadie pue­de afir­mar seria­men­te que las sub­ven­cio­nes que dis­tri­bu­ye la NED harán des­apa­re­cer el terro­ris­mo inter­na­cio­nal. Como tam­po­co es posi­ble afir­mar aho­ra que las tro­pas esta­dou­ni­den­ses derro­ca­ron a Sadam Husein para ofre­cer la demo­cra­cia a los ira­quíes.

Ade­más, los ciu­da­da­nos que en el mun­do ente­ro mili­tan a favor de la demo­cra­cia son aho­ra más des­con­fia­dos. Han enten­di­do que la ayu­da que ofre­cen la NED y sus sucur­sa­les sir­ve en reali­dad para mani­pu­lar­los a ellos y a sus paí­ses. Se nie­gan, por lo tan­to, cada vez más a menu­do a acep­tar las dona­cio­nes «desin­te­re­sa­das» que estas les pro­po­nen. Así que los res­pon­sa­bles esta­dou­ni­den­ses de los dife­ren­tes cana­les de corrup­ción estu­dian cómo cam­biar nue­va­men­te de facha­da.

Des­pués de los sucios mane­jos de la CIA y la trans­pa­ren­cia de la NED, apun­tan aho­ra hacia la crea­ción de una nue­va estruc­tu­ra que ven­dría a reem­pla­zar un con­jun­to ya des­acre­di­ta­do.

Esa estruc­tu­ra ya no esta­ría en manos de los sin­di­ca­tos, del patro­na­to y de los dos gran­des par­ti­dos polí­ti­cos esta­dou­ni­den­ses sino de mul­ti­na­cio­na­les con­ce­bi­das según el mode­lo de la Asia Foun­da­tion.

En los años 1980, la pren­sa reve­ló que la Asia Foun­da­tion era una facha­da de la CIA para la lucha con­tra el comu­nis­mo en Asia. Hubo enton­ces una refor­ma de la fun­da­ción y su admi­nis­tra­ción fue pues­ta en manos de varias trans­na­cio­na­les (Boeing, Che­vron, Coca-Cola, Levis Strauss…). Aquel cam­bio de apa­rien­cia bas­tó para pro­por­cio­nar un aspec­to no guber­na­men­tal y res­pe­ta­ble a una estruc­tu­ra que nun­ca dejó de estar al ser­vi­cio de la CIA.

Des­pués de la diso­lu­ción de la URSS, se creó tam­bién la Eura­sia Foun­da­tion, cuya misión con­sis­ti­ría en exten­der la acción secre­ta a los nue­vos Esta­dos asiá­ti­cos.

Otra dis­cu­ti­da cues­tión es la de saber si las dona­cio­nes para la «pro­mo­ción de la demo­cra­cia» deben adop­tar úni­ca­men­te la for­ma de con­tra­tos para la rea­li­za­ción de deter­mi­na­dos pro­yec­tos o la de sub­ven­cio­nes sin obli­ga­ción de resul­ta­dos. La pri­me­ra fór­mu­la ofre­ce mejor cober­tu­ra jurí­di­ca, pero la segun­da es mucho más efi­caz como estra­te­gia de corrup­ción.

Ante tal pano­ra­ma, la exi­gen­cia de Vla­di­mir Putin y de Vla­dis­lav Sur­kov en cuan­to a regla­men­tar el finan­cia­mien­to de las ONGs que ope­ran en Rusia es ente­ra­men­te legí­ti­ma, por muy exa­ge­ra­da y extre­ma­da­men­te meticu­losa que sea la buro­cra­cia que hayan esta­ble­ci­do para ello.

El dis­po­si­ti­vo de la NED, ins­tau­ra­do bajo la auto­ri­dad del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos, no sólo está lejos de favo­re­cer los esfuer­zos demo­crá­ti­cos en el mun­do, sino que ade­más los enve­ne­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *