Bil­du: gober­nar bien y con­so­li­dar la espe­ran­za – Cesar Arrondo

Tras­cu­rri­das las elec­cio­nes del 22 de mayo, y en el trans­cur­so de un pro­ce­so de elec­ción e ins­ta­la­ción de las auto­ri­da­des fora­les y muni­ci­pa­les, pode­mos afir­mar que el balan­ce resul­ta por demás posi­ti­vo. En tal sen­ti­do, la irrup­ción de Bil­du como una con­cer­ta­ción de izquier­da, for­ma­da por inde­pen­dien­tes, Eus­ko Alkar­ta­su­na y Alter­na­ti­ba, la cual supo tras­mi­tir al elec­to­ra­do una ofer­ta nue­va, valien­te y espe­ran­za­do­ra, ponien­do el valor la posi­bi­li­dad de cris­ta­li­zar todos los dere­chos que le corres­pon­den al pue­blo vasco.

Mucho se ha escri­to y vaci­la­do sobre la lle­ga­da de Bil­du a las ins­ti­tu­cio­nes, des­de su ile­ga­li­za­ción pre­via a las elec­cio­nes del 22 M, como sobre la posi­bi­li­dad. a par­tir de algu­nas com­po­si­cio­nes mate­má­ti­cas y alian­zas de las mino­rías elec­to­ra­les, de poder arre­ba­tar­le el triun­fo, sobre todo, en Donos­tia y Gipuz­koa. Mien­tras que ha sido Bil­du quien exten­dió su mano, para que el PNV en Ara­ba con­ti­nua­se en el poder de ese Terri­to­rio His­tó­ri­co, sin exi­gir con­tra­par­ti­das, más allá de algu­nos des­plan­tes reci­bi­dos, como en Biz­kaia, al momen­to de cons­ti- tuir­se la Mesa de la Jun­tas Gene­ra­les. Pero lo que más nos intere­sa es el futu­ro, toman­do como pun­to de par­ti­da, todo el tra­ba­jo que se ha rea­li­za­do, sobre todo, en Eus­ko Alkar­ta­su­na y la izquier­da aber­tza­le, con el fin de con­cluir en esta con­cer­ta­ción, que ha devuel­to la ilu­sión a un impor­tan­te por­cen­ta­je de la ciu­da­da­nía vasca.

En tal sen­ti­do, se debe­rá con­ti­nuar tra­ba­jan­do en la con­so­li­da­ción de este nue­vo espa­cio polí­ti­co, bus­can­do con­sen­sos para resol­ver la situa­ción de los pre­sos vas­cos, garan­ti­zar el man­te­ni­mien­to de nues­tras sin­gu­la­res señas cul­tu­ra­les, y con­ti­nuar con la lucha por la lega­li­za­ción de Sor­tu y la liber­tad de Arnal­do Ote­gi, todo ello, en el mar­co de las vías pací­fi­cas, civi­les y democráticas.

Pero para que lo antes men­cio­na­do sea posi­ble, debe­re­mos con­ti­nuar tra­ba­jan­do en el día a día, y «gober­nar bien», con res­pon­sa­bi­li­dad e ima­gi­na­ción, para que de esta mane­ra, no sola­men­te se pue­da aca­llar a esos ago­re­ros de la des­es­pe­ran­za, sino tam­bién cum­plir con nues­tras pro­pues­tas y pro­gra­mas, con el pro­pó­si­to que todos los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas pue­dan vivir con mayor cali­dad de vida y en una socie­dad don­de la liber­tad y la igual­dad sean una reali­dad en el cor­to plazo.

En lo que res­pe­ta a Bil­du, se debe­rán seguir tejien­do los mim­bres entre dife­ren­tes, para con­so­li­dar y ampliar el espa­cio polí­ti­co, con un pro­yec­to sobe­ra­nis­ta cla­ro y poten­te y dia­lo­gar sobre este tema con otras fuer­zas. Pero para que ello sea posi­ble, se debe­rá hacer uso de algu­nas pre­mi­sas fun­da­men­ta­les para la cons­truc­ción de una orga­ni­za­ción polí­ti­ca demo­crá­ti­ca, como son el res­pe­to y la tole­ran­cia. En tal sen­ti­do, se debe­rán esta­ble­cer espa­cios de con­fian­za, en el mar­co de las asam­bleas loca­les de Bil­du, con el dise­ño de accio­nes polí­ti­cas que sean supe­ra­do­ras de indi­vi­dua­lis­mos y personalismos.

Las asam­bleas loca­les de Bil­du deben ser par­ti­ci­pa­ti­vas y con­te­ne­do­ras de todas las ideas y pro­yec­tos, para poder avan­zar hacia la cons­truc­ción de una socie­dad mejor y a la con­se­cu­ción de nues­tros obje­ti­vos sobe­ra­nis­tas. Este debe ser el comien­zo de una nue­va labor de Bil­du de cara al futu­ro, que segu­ra­men­te esta­rá arro­pa­da por el accio­nar de sus bue­nos gobier­nos y del man­te­ni­mien­to fir­me de esta nue­va espe­ran­za, que han ele­gi­do el 22 de mayo, miles de vas­cas y vas­cos, quie­nes desean vivir en paz y libertad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.