La lec­ción mal apren­di­da- Kol­do Cam­pos

La vaca nos da su leche, la ove­ja su lana, el árbol su made­ra… apren­de­mos de niños en la escue­la. Y, sin embar­go, nun­ca he vis­to a una vaca que se orde­ñe y entre­gue su leche al gana­de­ro, ni a ove­jas que se esqui­len entre sí para ir lue­go balan­do satis­fe­chas a dar su lana a los pas­to­res. ¿Alguien ha vis­to a un árbol que se tale mien­tras el leña­dor des­can­sa?

La galli­na nos da sus hue­vos, las abe­jas su miel y el río su agua… pero ¿nos lo dan o se lo arre­ba­ta­mos?

En corres­pon­den­cia a tan­ta dádi­va ani­mal hace­mos a las vacas res­pon­sa­bles de la locu­ra huma­na, con la mis­ma ale­gría con que acu­sa­mos a cor­de­ros y cer­dos de la fie­bre afto­sa o por­ci­na, a las aves de con­traer la gri­pe o a los árbo­les de exten­der los incen­dios.

Usar el ver­bo dar para resu­mir tan­tos años de mer­ca­do e indus­tria, de explo­ta­ción y saqueo, ni es correc­to ni es creí­ble.

Pare­ce­rá una ton­te­ría preo­cu­par­se del buen uso que haga­mos de los ver­bos cuan­do, ade­más, tam­po­co estoy anti­ci­pan­do mi renun­cia a los hue­vos fri­tos con jamón o a la cha­que­ta de lana, pero a lo que sí renun­cio es a endul­zar la his­to­ria con eufe­mis­mos por­que quien cre­ce en la cer­te­za de ser el cen­tro del uni­ver­so y no par­te del mis­mo, quien se hace adul­to en la creen­cia de que todo está subor­di­na­do a su inte­rés, tar­de o tem­prano aca­ba pen­san­do que sus seme­jan­tes tam­bién com­par­ten ese des­tino y sólo aspi­ran a gra­ti­fi­car sus nece­si­da­des y deseos, y que el pla­ne­ta es un gran e inago­ta­ble super­mer­ca­do en el que sólo con depo­si­tar nues­tros mer­cu­ria­les argu­men­tos nos gana­mos el dere­cho a tener dere­chos, y no es el caso.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *