Eus­kal Herria Zuze­nean: fes­ti­val libre- Herri­ko­lo­re

Euskal Herria Zuzenean Festibala

Debe haber muy pocos fes­ti­va­les como este. La cele­bra­ción de la 16ª edi­ción del Eus­kal Herria Zuze­nean, cele­bra­da este pasa­do fin de sema­na en Hele­ta, ha demos­tra­do, balan­ces musi­ca­les apar­te, la soli­dez de su pro­yec­to y sobre todo, que si otro fes­ti­val es posi­ble, este es uno de ellos.

En esta Euro­pa gris del capi­tal es difí­cil encon­trar un fes­ti­val, con el tama­ño que el EHZ ha adqui­ri­do con el tra­ba­jo y el tiem­po, con las carac­te­rís­ti­cas de este. Pri­me­ro y fun­da­men­tal, el de su carác­ter popu­lar en su defi­ni­ción más acer­ta­da. De esto, encon­tra­mos mil pis­tas, la más evi­den­te: el nom­bre. Dema­sia­do acos­tum­bra­das esta­mos a ver como las mul­ti­na­cio­na­les del con­su­mo o enti­da­des finan­cie­ras com­pran, con­di­cio­nan y absor­ben cuan­to pue­den, tam­bién cosas tan sim­bó­li­cas como el nom­bre, la per­so­na­li­dad o el alma de muchas pro­pues­tas cul­tu­ra­les de enver­ga­du­ra. Tene­mos varios ejem­plos en Hegoal­de: El jaz­zal­di donos­tia­rra que aho­ra es Hei­ne­ken Jaz­zal­dia y don­de la mar­ca de cer­ve­za holan­de­sa lo inun­da todo con su mag­ma ver­de. O el Bil­bao BBK Live, infla­do de dine­ro públi­co y ade­más patro­ci­na­do por un enti­dad finan­cie­ra semi­pú­bli­ca camino de la ban­ca­ri­za­ción, que cree cum­plir así con sus supues­tas fun­cio­nes socia­les de esca­pa­ra­te jun­to a un ayun­ta­mien­to, que se hace pro­pa­gan­da así mis­mo figu­ran­do al lado de gru­pos musi­ca­les de relum­brón comer­cial, con una pro­pues­ta que no es, ni mucho menos, para los bol­si­llos de todos y todas. Esta­mos tam­bién dema­sia­do acos­tum­bra­dos a ver a una mar­ca de refres­cos que inva­de cual­quier espa­cio públi­co con su spam rojo y blan­co, mien­tras ase­si­na sin­di­ca­lis­tas en Colom­bia por ejem­plo.

Aquí esto no pasa. El EHZ Fes­ti­ba­la es el EHZ Fes­ti­ba­la. La par­ti­ci­pa­ción públi­ca alcan­za sólo el 10% y no hay gran­des patro­ci­na­do­res. La filo­so­fía No-Logo lle­va­da a la prác­ti­ca. Aquí no se toma Coca-Cola por ejem­plo, aquí se toma EHKA, hecha con la pro­duc­ción de caña de una coope­ra­ti­va cos­ta­rri­cen­se e impor­ta­da siguien­do las nor­mas de comer­cio jus­to por una ini­cia­ti­va vas­ca. Aquí se comen toma­tes, pepi­nos, car­ne, que­so, com­po­ta de cere­za, hela­do de leche de ove­ja o pan hecho en Ipa­rral­de, todo pro­du­ci­do por las y los agricultores/​as y ganaderas/​os organizadas/​os en la Eus­kal Herri­ko Labo­ran­tza Gan­ba­ra. Otra idea pues­ta en ejer­ci­cio, sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. Hay otros con­cep­tos que se demues­tran con la prac­ti­ca en este fes­ti­val, por ejem­plo la soli­da­ri­dad: dan­do voz a tes­ti­mo­nios de la repre­sión y el geno­ci­dio con­tra los pue­blos kur­do y pales­tino, mos­tran­do el tra­ba­jo de par­te del inter­na­cio­na­lis­mo en nues­tro país, denun­cian­do la cen­su­ra con­tra los/​as artis­tas… Soli­da­ri­dad la que tam­bién ha sen­ti­do Auro­re Mar­tin, cola­bo­ra­do­ra habi­tual del fes­ti­val, den­tro del recin­to de este terri­to­rio libre y la que se ha que­ri­do trans­mi­tir tam­bién a todos/​as los/​as que no han podi­do estar en Hele­ta estos días.

El fes­ti­val ha abier­to espa­cios de deba­te y refle­xión y tam­bién de encuen­tro entre un buen núme­ro de colec­ti­vos y gen­tes que se han acer­ca­do a mos­trar su tra­ba­jo, a cono­cer el de otros/​as, a crear redes, con­tac­tos… Allí esta­ban el colec­ti­vo anti­ca­pi­ta­lis­ta y eco­lo­gis­ta Bizi!, Radio­Kul­tu­ra, la gen­te de Auto­no­mia, el pro­yec­to cine­ma­to­grá­fi­co Zinez, colec­ti­vos anti repre­si­vos, juve­ni­les, eus­kal­tza­les, anti­fas­cis­tas…

Mas ejem­plos de lo popu­lar bien enten­di­do, peque­ñi­tos pero lla­ma­ti­vos y que mar­can dife­ren­cias, como que todos los car­te­les del recin­to estén hechos a mano y en eus­ke­ra o enor­mes y capi­ta­les como el de los cien­tos de per­so­nas que cola­bo­ran desin­te­re­sa­da­men­te (800 lagun­tzai­les por ejem­plo mue­ven la maqui­na­ria del fes­ti­val solo el sába­do). Mon­tan­do y des­mon­tan­do, en las barras, ponien­do comi­das, en los pues­tos de coor­di­na­ción, en la lim­pie­za… deci­si­vo en el tra­to más humano que hay con la gen­te. ¿Qué impul­sa a tan­tas per­so­nas a tra­ba­jar gra­tui­ta­men­te en este fes­ti­val?. Cada per­so­na ten­drá sus razo­nes pero segu­ra­men­te hay una de fon­do bas­tan­te común. Este fes­ti­val está com­pro­me­ti­do con su reali­dad, con la de Ipa­rral­de, con la cul­tu­ra vas­ca y con el eus­ka­ra. Y por eso tran­si­ta y tra­ba­ja sobre esos ejes, está impli­ca­do todo el año con su pue­blo, es una herra­mien­ta fun­da­men­tal y sir­ve de alta­voz de la cul­tu­ra vas­ca en Ipa­rral­de estos días.

Cul­tu­ra popu­lar. Cami­nar estos días por la pla­za de Hele­ta era pues, un pun­to de encuen­tro con la gen­te, el tea­tro, la per­for­man­ce, los ber­tsos, las risas, mala­ba­res, can­cio­nes, com­pro­mi­so, comu­ni­ca­ción… y el calor de un sol incan­des­cen­te que debió apa­re­cer un poco más la pasa­da edi­ción cuan­do las tor­men­tas deja­ron alre­de­dor de 200.000 euros en per­di­das. Solo un even­to emi­nen­te­men­te popu­lar del tama­ño de este, 20.000 per­so­nas se cal­cu­la que han dis­fru­ta­do este año del fes­ti­val, nave­gan­do en con­tra de la mayo­ría de leyes de la mer­ca­do­tec­nia del nego­cio musi­cal y com­pi­tien­do de igual a igual, se pue­de sobre­po­ner a este y otros obs­tácu­los así, de la mano de la gen­te y con la gen­te y ade­más cre­cien­do.

Y por supues­to la músi­ca, mucha bue­na músi­ca a todas horas. Echar un vis­ta­zo a los car­te­les de ante­rio­res edi­cio­nes del EHZ es pre­sen­ciar un ejer­ci­cio de esti­lo libre ale­ja­do de las ten­den­cias más comer­cia­les y guia­do por otros pará­me­tros mucho más intere­san­tes. Este año no ha sido una excep­ción, para la gale­ría de imá­ge­nes de la his­to­ria del fes­ti­val pasan ya a for­mar par­te la actua­ción ele­gan­te y bri­llan­te de Mor­chee­ba, la comu­nión de los mar­se­lle­ses IAM con el públi­co, Ana­ri enmu­de­cien­do a la audien­cia con su gui­ta­rra y su voz, la fies­ta gigan­te que mon­ta­ron los Sha­ka Ponk, o el pre­cio­so mani­fies­to musi­cal de Tiken Jah Fakoly y su revo­lu­ción afri­ca­na por poner sólo algu­nos ejem­plos.

Los nues­tros tam­bién de nue­vo cum­plie­ron con cre­ces, en un fes­ti­val don­de su repre­sen­ta­ción es nota­ble (eso sí, míni­ma pre­sen­cia feme­ni­na), la inmen­sa mayo­ría can­tan­do en eus­ke­ra y don­de no son nin­gu­nea­dos en medios y hora­rios como en otros fes­ti­va­les gran­des del país. A des­ta­car por un lado, par­te de lo más intere­san­te de nues­tro rock: Ana­ri, esta vez sin ban­da, des­cal­za, acom­pa­ña­da de su gui­ta­rra y de su sen­si­bi­li­dad. Split77 con su dis­cur­so ori­gi­nal moderno e impe­ca­ble y Athom Rhum­ba macha­can­do a gol­pe de gui­ta­rras y puñe­ta­zos rít­mi­cos la car­pa. Y por otro el hip-hop, ¡Cuán­to está cos­tan­do que la lla­ma del hip-hop pren­da en Eus­kal Herria!. Hablar del hip-hop aquí, es hablar obli­ga­da­men­te de Ezke­rral­dea y de esa comu­na rap que for­man 121 KrewNor­te Apa­che: mili­tan­tes de la cul­tu­ra del hip hop, con un dis­cur­so cons­truc­ti­vo, com­pro­me­ti­dos, lejos de los tópi­cos habi­tua­les a los que esta­mos acos­tum­bra­dos en otras esce­nas y en eus­ke­ra. Ambos pre­pa­ran­do nue­vo mate­rial y demos­tran­do tablas lle­nan­do el esce­na­rio. Los pri­me­ros ponien­do a bai­lar y a corear al publi­co que com­ba­tía al sol en el espa­cio que el fes­ti­val ha dedi­ca­do a los gru­pos del colec­ti­vo MusikHe­rria y los segun­dos agi­tan­do la car­pa de Urbel­tze­ta con unas bases impe­ca­bles pocos minu­tos antes de que una ins­ti­tu­ción de la fies­ta en los esce­na­rios y pla­zas de todo el país, Beta­ga­rri comen­za­ra su cele­bra­ción par­ti­cu­lar con la gen­te, de todas las eda­des, que acu­día a esta últi­ma jor­na­da can­tan­do sal­tan­do y bai­lan­do.

Si, hay muy pocos fes­ti­va­les como este. Uno de ellos está en Behe Nafa­rroa, en Hele­ta. ¡Nos vemos el pró­xi­mo año!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *