Eus­kal Herria Zuze­nean: fes­ti­val libre- Herrikolore

Euskal Herria Zuzenean Festibala

Debe haber muy pocos fes­ti­va­les como este. La cele­bra­ción de la 16ª edi­ción del Eus­kal Herria Zuze­nean, cele­bra­da este pasa­do fin de sema­na en Hele­ta, ha demos­tra­do, balan­ces musi­ca­les apar­te, la soli­dez de su pro­yec­to y sobre todo, que si otro fes­ti­val es posi­ble, este es uno de ellos.

En esta Euro­pa gris del capi­tal es difí­cil encon­trar un fes­ti­val, con el tama­ño que el EHZ ha adqui­ri­do con el tra­ba­jo y el tiem­po, con las carac­te­rís­ti­cas de este. Pri­me­ro y fun­da­men­tal, el de su carác­ter popu­lar en su defi­ni­ción más acer­ta­da. De esto, encon­tra­mos mil pis­tas, la más evi­den­te: el nom­bre. Dema­sia­do acos­tum­bra­das esta­mos a ver como las mul­ti­na­cio­na­les del con­su­mo o enti­da­des finan­cie­ras com­pran, con­di­cio­nan y absor­ben cuan­to pue­den, tam­bién cosas tan sim­bó­li­cas como el nom­bre, la per­so­na­li­dad o el alma de muchas pro­pues­tas cul­tu­ra­les de enver­ga­du­ra. Tene­mos varios ejem­plos en Hegoal­de: El jaz­zal­di donos­tia­rra que aho­ra es Hei­ne­ken Jaz­zal­dia y don­de la mar­ca de cer­ve­za holan­de­sa lo inun­da todo con su mag­ma ver­de. O el Bil­bao BBK Live, infla­do de dine­ro públi­co y ade­más patro­ci­na­do por un enti­dad finan­cie­ra semi­pú­bli­ca camino de la ban­ca­ri­za­ción, que cree cum­plir así con sus supues­tas fun­cio­nes socia­les de esca­pa­ra­te jun­to a un ayun­ta­mien­to, que se hace pro­pa­gan­da así mis­mo figu­ran­do al lado de gru­pos musi­ca­les de relum­brón comer­cial, con una pro­pues­ta que no es, ni mucho menos, para los bol­si­llos de todos y todas. Esta­mos tam­bién dema­sia­do acos­tum­bra­dos a ver a una mar­ca de refres­cos que inva­de cual­quier espa­cio públi­co con su spam rojo y blan­co, mien­tras ase­si­na sin­di­ca­lis­tas en Colom­bia por ejemplo.

Aquí esto no pasa. El EHZ Fes­ti­ba­la es el EHZ Fes­ti­ba­la. La par­ti­ci­pa­ción públi­ca alcan­za sólo el 10% y no hay gran­des patro­ci­na­do­res. La filo­so­fía No-Logo lle­va­da a la prác­ti­ca. Aquí no se toma Coca-Cola por ejem­plo, aquí se toma EHKA, hecha con la pro­duc­ción de caña de una coope­ra­ti­va cos­ta­rri­cen­se e impor­ta­da siguien­do las nor­mas de comer­cio jus­to por una ini­cia­ti­va vas­ca. Aquí se comen toma­tes, pepi­nos, car­ne, que­so, com­po­ta de cere­za, hela­do de leche de ove­ja o pan hecho en Ipa­rral­de, todo pro­du­ci­do por las y los agricultores/​as y ganaderas/​os organizadas/​os en la Eus­kal Herri­ko Labo­ran­tza Gan­ba­ra. Otra idea pues­ta en ejer­ci­cio, sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. Hay otros con­cep­tos que se demues­tran con la prac­ti­ca en este fes­ti­val, por ejem­plo la soli­da­ri­dad: dan­do voz a tes­ti­mo­nios de la repre­sión y el geno­ci­dio con­tra los pue­blos kur­do y pales­tino, mos­tran­do el tra­ba­jo de par­te del inter­na­cio­na­lis­mo en nues­tro país, denun­cian­do la cen­su­ra con­tra los/​as artis­tas… Soli­da­ri­dad la que tam­bién ha sen­ti­do Auro­re Mar­tin, cola­bo­ra­do­ra habi­tual del fes­ti­val, den­tro del recin­to de este terri­to­rio libre y la que se ha que­ri­do trans­mi­tir tam­bién a todos/​as los/​as que no han podi­do estar en Hele­ta estos días.

El fes­ti­val ha abier­to espa­cios de deba­te y refle­xión y tam­bién de encuen­tro entre un buen núme­ro de colec­ti­vos y gen­tes que se han acer­ca­do a mos­trar su tra­ba­jo, a cono­cer el de otros/​as, a crear redes, con­tac­tos… Allí esta­ban el colec­ti­vo anti­ca­pi­ta­lis­ta y eco­lo­gis­ta Bizi!, Radio­Kul­tu­ra, la gen­te de Auto­no­mia, el pro­yec­to cine­ma­to­grá­fi­co Zinez, colec­ti­vos anti repre­si­vos, juve­ni­les, eus­kal­tza­les, antifascistas…

Mas ejem­plos de lo popu­lar bien enten­di­do, peque­ñi­tos pero lla­ma­ti­vos y que mar­can dife­ren­cias, como que todos los car­te­les del recin­to estén hechos a mano y en eus­ke­ra o enor­mes y capi­ta­les como el de los cien­tos de per­so­nas que cola­bo­ran desin­te­re­sa­da­men­te (800 lagun­tzai­les por ejem­plo mue­ven la maqui­na­ria del fes­ti­val solo el sába­do). Mon­tan­do y des­mon­tan­do, en las barras, ponien­do comi­das, en los pues­tos de coor­di­na­ción, en la lim­pie­za… deci­si­vo en el tra­to más humano que hay con la gen­te. ¿Qué impul­sa a tan­tas per­so­nas a tra­ba­jar gra­tui­ta­men­te en este fes­ti­val?. Cada per­so­na ten­drá sus razo­nes pero segu­ra­men­te hay una de fon­do bas­tan­te común. Este fes­ti­val está com­pro­me­ti­do con su reali­dad, con la de Ipa­rral­de, con la cul­tu­ra vas­ca y con el eus­ka­ra. Y por eso tran­si­ta y tra­ba­ja sobre esos ejes, está impli­ca­do todo el año con su pue­blo, es una herra­mien­ta fun­da­men­tal y sir­ve de alta­voz de la cul­tu­ra vas­ca en Ipa­rral­de estos días.

Cul­tu­ra popu­lar. Cami­nar estos días por la pla­za de Hele­ta era pues, un pun­to de encuen­tro con la gen­te, el tea­tro, la per­for­man­ce, los ber­tsos, las risas, mala­ba­res, can­cio­nes, com­pro­mi­so, comu­ni­ca­ción… y el calor de un sol incan­des­cen­te que debió apa­re­cer un poco más la pasa­da edi­ción cuan­do las tor­men­tas deja­ron alre­de­dor de 200.000 euros en per­di­das. Solo un even­to emi­nen­te­men­te popu­lar del tama­ño de este, 20.000 per­so­nas se cal­cu­la que han dis­fru­ta­do este año del fes­ti­val, nave­gan­do en con­tra de la mayo­ría de leyes de la mer­ca­do­tec­nia del nego­cio musi­cal y com­pi­tien­do de igual a igual, se pue­de sobre­po­ner a este y otros obs­tácu­los así, de la mano de la gen­te y con la gen­te y ade­más creciendo.

Y por supues­to la músi­ca, mucha bue­na músi­ca a todas horas. Echar un vis­ta­zo a los car­te­les de ante­rio­res edi­cio­nes del EHZ es pre­sen­ciar un ejer­ci­cio de esti­lo libre ale­ja­do de las ten­den­cias más comer­cia­les y guia­do por otros pará­me­tros mucho más intere­san­tes. Este año no ha sido una excep­ción, para la gale­ría de imá­ge­nes de la his­to­ria del fes­ti­val pasan ya a for­mar par­te la actua­ción ele­gan­te y bri­llan­te de Mor­chee­ba, la comu­nión de los mar­se­lle­ses IAM con el públi­co, Ana­ri enmu­de­cien­do a la audien­cia con su gui­ta­rra y su voz, la fies­ta gigan­te que mon­ta­ron los Sha­ka Ponk, o el pre­cio­so mani­fies­to musi­cal de Tiken Jah Fakoly y su revo­lu­ción afri­ca­na por poner sólo algu­nos ejemplos.

Los nues­tros tam­bién de nue­vo cum­plie­ron con cre­ces, en un fes­ti­val don­de su repre­sen­ta­ción es nota­ble (eso sí, míni­ma pre­sen­cia feme­ni­na), la inmen­sa mayo­ría can­tan­do en eus­ke­ra y don­de no son nin­gu­nea­dos en medios y hora­rios como en otros fes­ti­va­les gran­des del país. A des­ta­car por un lado, par­te de lo más intere­san­te de nues­tro rock: Ana­ri, esta vez sin ban­da, des­cal­za, acom­pa­ña­da de su gui­ta­rra y de su sen­si­bi­li­dad. Split77 con su dis­cur­so ori­gi­nal moderno e impe­ca­ble y Athom Rhum­ba macha­can­do a gol­pe de gui­ta­rras y puñe­ta­zos rít­mi­cos la car­pa. Y por otro el hip-hop, ¡Cuán­to está cos­tan­do que la lla­ma del hip-hop pren­da en Eus­kal Herria!. Hablar del hip-hop aquí, es hablar obli­ga­da­men­te de Ezke­rral­dea y de esa comu­na rap que for­man 121 KrewNor­te Apa­che: mili­tan­tes de la cul­tu­ra del hip hop, con un dis­cur­so cons­truc­ti­vo, com­pro­me­ti­dos, lejos de los tópi­cos habi­tua­les a los que esta­mos acos­tum­bra­dos en otras esce­nas y en eus­ke­ra. Ambos pre­pa­ran­do nue­vo mate­rial y demos­tran­do tablas lle­nan­do el esce­na­rio. Los pri­me­ros ponien­do a bai­lar y a corear al publi­co que com­ba­tía al sol en el espa­cio que el fes­ti­val ha dedi­ca­do a los gru­pos del colec­ti­vo MusikHe­rria y los segun­dos agi­tan­do la car­pa de Urbel­tze­ta con unas bases impe­ca­bles pocos minu­tos antes de que una ins­ti­tu­ción de la fies­ta en los esce­na­rios y pla­zas de todo el país, Beta­ga­rri comen­za­ra su cele­bra­ción par­ti­cu­lar con la gen­te, de todas las eda­des, que acu­día a esta últi­ma jor­na­da can­tan­do sal­tan­do y bailando.

Si, hay muy pocos fes­ti­va­les como este. Uno de ellos está en Behe Nafa­rroa, en Hele­ta. ¡Nos vemos el pró­xi­mo año!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.