El gru­po PRISA refun­da «la izquier­da» – Nines Maes­tro

La ope­ra­ción en mar­cha diri­gi­da a recons­truir “la izquier­da” en torno a un mani­fies­to titu­la­do “Una ilu­sión com­par­ti­da” sus­cri­to por inte­lec­tua­les, pro­fe­so­res y juris­tas no es, como se podía pen­sar, la enési­ma fan­to­cha­da del “gru­po de la ceja”. Tam­po­co es sola­men­te la últi­ma ope­ra­ción de mar­ke­ting polí­ti­co del gru­po de ase­so­res de Lla­ma­za­res, para (jun­to al gru­po Equo, ICV y Los Ver­des) ampliar el cada vez más redu­ci­do mar­gen de manio­bra elec­to­ral de IU y sacu­dir­se el las­tre de un apa­ra­to del PCE enra­bie­ta­do por­que no se le reser­va un lugar en el nue­vo engra­na­je.

Esta­mos, a mi jui­cio, ante una estra­te­gia estric­ta­men­te situa­da den­tro del sis­te­ma, y por lo tan­to con­tro­la­da por él, para dar res­pues­ta a un hecho polí­ti­co de gran tras­cen­den­cia que los resul­ta­dos elec­to­ra­les del 22M rubri­can: la deba­cle del PSOE y la inca­pa­ci­dad esen­cial de IU para cons­ti­tuir­se en refe­ren­te de la izquier­da. Este hecho tras­cen­den­tal pone de mani­fies­to, no solo que miles de clien­te­las polí­ti­cas se que­dan sin sus cómo­das pol­tro­nas, sino que el apa­ra­to del poder cons­trui­do en la Tran­si­ción se que­da sin su ins­tru­men­to fun­da­men­tal, una amplia izquier­da ins­ti­tu­cio­nal per­fec­ta­men­te con­tro­la­da y sin volun­tad algu­na de poner en cues­tión el poder del capi­tal pero capaz de recrear ilu­sio­nes elec­to­ra­les de cam­bio. 

El tiem­po de las “dos ori­llas”

En este sen­ti­do son para­dig­má­ti­cos los triun­fos elec­to­ra­les del PSOE en 1982, con el lema “OTAN, de entra­da NO” y en 2004, con la reti­ra­da de las tro­pas de Iraq. De esta manio­bra de tri­le­ros, mil veces reno­va­da, da cuen­ta el hecho de que un PSOE pro­fun­da­men­te atlan­tis­ta, con Javier Sola­na, Feli­pe Gon­za­lez y Tri­ni­dad Jime­nez a la cabe­za, haya gana­do elec­cio­nes con pro­pues­tas – des­pués radi­cal­men­te trai­cio­na­das – que expre­sa­ban el fuer­te sen­ti­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta, con­tra­rio a la OTAN y a las Bases y a la par­ti­ci­pa­ción mili­tar en las gue­rras de EE.UU.

El enor­me vacío que deja­ba a su izquier­da el PSOE, capi­ta­lis­ta, ota­nis­ta y repre­sor de las liber­ta­des (que tie­ne su máxi­ma expre­sión en la polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta, con el GAL a la cabe­za), pre­ten­dió ser ocu­pa­do por la IU de Julio Angui­ta. La IU cons­trui­da sobre la gran movi­li­za­ción popu­lar por la sali­da del Esta­do espa­ñol de la OTAN que, por pri­me­ra vez, rom­pía el mar­co polí­ti­co de la tran­si­ción y a la cual, por lo tan­to, el apa­ra­to del PCE miró con des­con­fian­za, come­tió la osa­día de defi­nir “las dos ori­llas”, situan­do al PSOE jun­to al PP como ins­tru­men­tos del capi­tal y del impe­rio.

El res­pal­do elec­to­ral cre­cien­te, con más de dos millo­nes de votos y 21 dipu­tados, su apues­ta deci­di­da por la movi­li­za­ción popu­lar y el enfren­ta­mien­to con la cúpu­la de CC OO encen­die­ron todas las alarmas.Apareció enton­ces el mis­mo buque insig­nia que, aho­ra remo­za­do, repre­sen­ta el gru­po de la “ilu­sión com­par­ti­da”: el Gru­po PRISA – como con­den­sa­ción de la frac­ción diri­gen­te de la bur­gue­sía espe­cia­li­za­da en “la izquier­da” – la direc­ción de CC OO – enca­be­za­da por Anto­nio Gutie­rrez – y, des­de den­tro de IU, la Nue­va Izquier­da. 

El tiem­po de la “pin­za” 

Que el códi­go gené­ti­co de la troi­ka es el mis­mo se mani­fies­ta no sólo por­que el gran apa­ra­to eco­nó­mi­co y mediá­ti­co sea el mis­mo. Apa­re­ce como una de sus figu­ras este­la­res Anto­nio Gutie­rrez, hoy dipu­tado por el PSOE, y no de a pie pre­ci­sa­men­te sino pre­si­den­te de la Comi­sión de Eco­no­mía y Hacien­da del Con­gre­so y ase­sor de Caja Madrid has­ta 2004. Pero lo más des­ta­ca­do de este per­so­na­je es haber cum­pli­do, jun­to con la mayo­ría de la direc­ción de CC.OO. con una tarea cen­tral e impa­ga­ble para la bur­gue­sía, jun­to con la ani­qui­la­ción del PCE: la trans­for­ma­ción de CC OO en ele­men­to cla­ve del “Pac­to Social” y de la des­ver­te­bra­ción del movi­mien­to obre­ro, tras haber sido, duran­te déca­das, el más poten­te repre­sen­tan­te de los intere­ses de la cla­se obre­ra en la lucha con­tra la Dic­ta­du­ra y en los pri­me­ros años de la Tran­si­ción. Sus decla­ra­cio­nes en el acto de pre­sen­ta­ción de “La ilu­sión com­par­ti­da” defi­nen mejor que cual­quier otra el carác­ter de la mis­ma y el cinis­mo que la defi­ne: “El PSOE debe­ría enten­der esta ini­cia­ti­va como un aci­ca­te posi­ti­vo y encau­zar estas refle­xio­nes con un can­di­da­to sol­ven­te como Rubal­ca­ba. Me gus­ta­ría que con­tac­ta­se con los pro­mo­to­res de este mani­fies­to.”1

Los diri­gen­tes de IU, que entre bas­ti­do­res mue­ven los hilos de este nue­vo inven­to, el gru­po de Lla­ma­za­res, Los Ver­des, ICV y Equo en nada se dife­ren­cian de lo que supu­so polí­ti­ca­men­te Nue­va Izquier­da. Es más, como todas y todos los diri­gen­tes de ese gru­po, hubie­ran reca­la­do direc­ta­men­te en PSOE si este no estu­vie­ra en liqui­da­ción por derri­bo. Su pro­gra­ma y su estra­te­gia son los mis­mos: con­fi­gu­rar una “izquier­da” guay, que con­si­ga car­gos ins­ti­tu­cio­na­les a base de una bue­na ima­gen públi­ca con obje­ti­vos exclu­si­va­men­te elec­to­ra­les sin poner en cues­tión la estruc­tu­ra del poder y, sobre todo, con­tan­do con la alian­za con las cúpu­las de CC OO y UGT. El dato más sig­ni­fi­ca­ti­vo al res­pec­to es que en el acto de pre­sen­ta­ción del cita­do mani­fies­to el tema más tra­ta­do fue la des­ca­li­fi­ca­ción de los dipu­tados de IU-Extre­ma­du­ra por no haber apo­ya­do al PSOE. 

Vino vie­jo, odres nue­vos 

El papel de la direc­ción del PCE en esta pelí­cu­la es peno­so. Tras haber pre­sio­na­do has­ta la inde­cen­cia a la mili­tan­cia extre­me­ña de IU para que no ejer­cie­ra de “pin­za”, ejem­plo para­dig­má­ti­co de que su polí­ti­ca es la mis­ma que la de los sec­to­res ante­rio­res, se lamen­ta de no haber sido invi­ta­da a par­ti­ci­par en esta fies­ta y a obte­ner los posi­bles peda­zos de tar­ta, medi­da en la ima­gen y la legi­ti­mi­dad ante los medios de comu­ni­ca­ción que de tal even­to derivan.Poco mere­ce la pena aña­dir sobre los “inte­lec­tua­les de la ceja”, a los que se han uni­do algu­nas figu­ras de bue­na volun­tad pero, sin duda, des­in­for­ma­das. Lo más carác­te­rís­ti­co es que su mar­gen de actua­ción polí­ti­ca está limi­ta­do por su depen­den­cia eco­nó­mi­ca en el ejer­ci­cio de su tarea pro­fe­sio­nal, tan­to del todo­po­de­ro­so Gru­po Pri­sa, como de las sub­ven­cio­nes públi­cas de gobier­nos auto­nó­mi­cos y muni­ci­pa­les del PSOE e IU, seria­men­te menos­ca­ba­das aho­ra tras los resul­ta­dos del 22M.

Huel­gan los comen­ta­rios ante el apo­yo del juez Gar­zón, bra­zo eje­cu­tor de los más negros encau­sa­mien­tos en apli­ca­ción de la Ley de Par­ti­dos de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les vascas.El final de la eta­pa de Julio Angui­ta como Coor­di­na­dor de IU, y su ani­qui­la­ción polí­ti­ca por par­te de la troi­ka arri­ba cita­da, apun­tó hacia los temas fun­da­men­ta­les que deben carac­te­ri­zar la estra­te­gia de la izquier­da cohe­ren­te en el Esta­do espa­ñol: el cues­tio­na­mien­to de la Cons­ti­tu­ción de 1978, el com­pro­mi­so con el Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción – repre­sen­ta­do por la par­ti­ci­pa­ción de Ezker Batua en el Pac­to de Liza­rra de 1998 – y la recons­truc­ción del movi­mien­to obre­ro, al mar­gen de las cúpu­las de CC.OO. y UGT. La plas­ma­ción prác­ti­ca de este últi­mo aspec­to fue la Pla­ta­for­ma por las 35 horas por Ley cons­ti­tui­da el mis­mo año: nació con voca­ción de pro­yec­to estra­té­gi­co para enfren­tar el entre­guis­mo sin­di­cal y des­apa­re­ció sin dejar ras­tro, ape­nas un año más tar­de, cuan­do Fru­tos sus­ti­tu­yó a Angui­ta para rea­li­zar el pac­to pre-elec­to­ral IU-PSOE en el año 2000. Se inau­gu­ra­ba for­mal­men­te su subor­di­na­ción al mis­mo y se liqui­da­ba cual­quier velei­dad anti-sis­te­ma. 

La nece­si­dad de recons­truir una izquier­da que merez­ca tal nom­bre 

Estos son los aspec­tos cen­tra­les que carac­te­ri­zan al nue­vo inten­to de recrear una izquier­da con­tro­la­da, espe­cia­len­te impor­tan­te en momen­tos en que la bur­gue­sía sabe que va a inten­si­fi­car su gue­rra social con­tra la cla­se obre­ra y sec­to­res popu­la­res y cuan­do su apa­ra­to polí­ti­co, ya sea el PP solo o el “Sen­ti­do de Esta­do” por el que abo­ga­ba un recien­te edi­to­rial de “El País”, recla­man­do un pac­to entre el PP y el PSOE, no va a ener más herra­mien­ta que la repre­sión ante un enor­me males­tar social que no ha hecho más que empe­zar a apun­tar. A quien pudie­ra pen­sar que lo que digo son ima­gi­na­cio­nes calen­tu­rien­tas acer­ca de supues­tas manio­bras cons­pi­ra­to­rias le recuer­do el edi­to­rial de ABC publi­ca­do tres días des­pués de las elec­cio­nes del 14 de mar­zo de 2004 ana­li­zan­do la nue­va deba­cle elec­to­ral de IU, espe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va por­que se pro­du­jo tras las impor­tan­tes movi­li­za­cio­nes con­tra la gue­rra.

El perió­di­co, poco sos­pe­cho­so de repre­sen­tar preo­cu­pa­cio­nes de izquier­da, seña­la­ba : «(…) El pai­sa­je demo­crá­ti­co espa­ñol ofre­ce his­tó­ri­ca­men­te un espa­cio cla­ro a la izquier­da del PSOE, don­de debe asen­tar­se una for­ma­ción que refuer­ce la cen­tra­li­dad polí­ti­ca de la social­de­mo­cra­cia y al tiem­po sir­va de dique de con­ten­ción para las ten­ta­cio­nes anti­sis­te­ma. IU ha ejer­ci­do, des­de su refun­da­ción a par­tir del vie­jo PCE, como fac­tor de esta­bi­li­dad que ha car­ga­do a sus espal­das con los dis­tin­tos impul­sos de izquier­da alter­na­ti­va que se han ido con­fi­gu­ran­do tras la cri­sis del mar­xis­mo tra­di­cio­nal, evi­tan­do que se pro­duz­can ten­ta­cio­nes esca­pis­tas y rup­tu­ris­tas al mar­gen de los cau­ces de la demo­cra­cia».Nin­gu­na per­so­na u orga­ni­za­ción que des­de posi­cio­nes cohe­ren­tes de izquier­da con­tem­ple con preo­cu­pa­ción un pano­ra­ma polí­ti­co carac­te­ri­za­do por la inca­pa­ci­dad y la debi­li­dad de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal y, el des­pres­ti­gio gana­do a pul­so de CC OO y UGT, fren­te a una reali­dad que deman­da con urgen­cia refe­ren­tes polí­ti­cos y sin­di­ca­les para la inten­si­fi­ca­ción de la lucha de cla­ses que se pre­pa­ra, debe enga­ñar­se con el enési­mo inten­to de recrear una izquier­da some­ti­da.

No hay ter­ce­ras vías, no hay posi­bi­li­dad de refor­ma del sis­te­ma. La con­tra­dic­ción fun­da­men­tal apa­re­ce des­car­na­da: o les expro­pia­mos o nos ani­qui­lan. Fren­te a ella sólo cabe la acu­mu­la­ción de fuer­zas para plan­tear la cues­tión cen­tral de la dispu­ta del poder polí­ti­co, mos­tran­do con cla­ri­dad que lo esen­cial no es qué par­ti­do polí­ti­co gobier­na, sino qué cla­se tie­ne el poder. Tan­to en el movi­mien­to obre­ro como en la crea­ción de un refe­ren­te polí­ti­co de la movi­li­za­ción social, la nece­si­dad de la uni­dad, al mar­gen de los apa­ra­tos ins­tiu­cio­na­les, debe impo­ner­se. La uni­dad no será, por aho­ra, orgá­ni­ca, sino pro­gra­má­ti­ca.

Y urge cons­truir el acuer­do, des­de la base, des­de cada pue­blo, en torno a un pro­gra­ma – amplia­men­te com­par­ti­do – que con­tem­ple, tan­to la res­pues­ta inme­dia­ta las nece­si­da­des de la cla­se obre­ra y sec­to­res popu­la­res, como medi­das tales como la expro­pia­ción de la ban­ca y empre­sas estra­té­gi­cas, la refor­ma agra­ria, la pro­pie­dad públi­ca del sue­lo y las vivien­das socia­les, los ser­vi­cios de edu­ca­ción y sani­dad exclu­si­va­men­te públi­cos, la sepa­ra­ción abso­lu­ta de la Igle­sia y del Esta­do, la sali­da de la UE y de la OTAN, el final de la monar­quía y el ejer­ci­cio real del Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción de los Pue­blos. En defi­ni­ti­va reto­mar el hilo del pro­yec­to his­tó­ri­co que la Tran­si­ción pre­ten­dió trun­car para siem­pre: la eman­ci­pa­ción de cla­se y los dere­chos nacio­na­les de los pue­blos.

— — — — — — — — -

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *