El gru­po PRISA refun­da «la izquier­da» – Nines Maestro

La ope­ra­ción en mar­cha diri­gi­da a recons­truir “la izquier­da” en torno a un mani­fies­to titu­la­do “Una ilu­sión com­par­ti­da” sus­cri­to por inte­lec­tua­les, pro­fe­so­res y juris­tas no es, como se podía pen­sar, la enési­ma fan­to­cha­da del “gru­po de la ceja”. Tam­po­co es sola­men­te la últi­ma ope­ra­ción de mar­ke­ting polí­ti­co del gru­po de ase­so­res de Lla­ma­za­res, para (jun­to al gru­po Equo, ICV y Los Ver­des) ampliar el cada vez más redu­ci­do mar­gen de manio­bra elec­to­ral de IU y sacu­dir­se el las­tre de un apa­ra­to del PCE enra­bie­ta­do por­que no se le reser­va un lugar en el nue­vo engranaje.

Esta­mos, a mi jui­cio, ante una estra­te­gia estric­ta­men­te situa­da den­tro del sis­te­ma, y por lo tan­to con­tro­la­da por él, para dar res­pues­ta a un hecho polí­ti­co de gran tras­cen­den­cia que los resul­ta­dos elec­to­ra­les del 22M rubri­can: la deba­cle del PSOE y la inca­pa­ci­dad esen­cial de IU para cons­ti­tuir­se en refe­ren­te de la izquier­da. Este hecho tras­cen­den­tal pone de mani­fies­to, no solo que miles de clien­te­las polí­ti­cas se que­dan sin sus cómo­das pol­tro­nas, sino que el apa­ra­to del poder cons­trui­do en la Tran­si­ción se que­da sin su ins­tru­men­to fun­da­men­tal, una amplia izquier­da ins­ti­tu­cio­nal per­fec­ta­men­te con­tro­la­da y sin volun­tad algu­na de poner en cues­tión el poder del capi­tal pero capaz de recrear ilu­sio­nes elec­to­ra­les de cambio. 

El tiem­po de las “dos orillas”

En este sen­ti­do son para­dig­má­ti­cos los triun­fos elec­to­ra­les del PSOE en 1982, con el lema “OTAN, de entra­da NO” y en 2004, con la reti­ra­da de las tro­pas de Iraq. De esta manio­bra de tri­le­ros, mil veces reno­va­da, da cuen­ta el hecho de que un PSOE pro­fun­da­men­te atlan­tis­ta, con Javier Sola­na, Feli­pe Gon­za­lez y Tri­ni­dad Jime­nez a la cabe­za, haya gana­do elec­cio­nes con pro­pues­tas – des­pués radi­cal­men­te trai­cio­na­das – que expre­sa­ban el fuer­te sen­ti­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta, con­tra­rio a la OTAN y a las Bases y a la par­ti­ci­pa­ción mili­tar en las gue­rras de EE.UU.

El enor­me vacío que deja­ba a su izquier­da el PSOE, capi­ta­lis­ta, ota­nis­ta y repre­sor de las liber­ta­des (que tie­ne su máxi­ma expre­sión en la polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta, con el GAL a la cabe­za), pre­ten­dió ser ocu­pa­do por la IU de Julio Angui­ta. La IU cons­trui­da sobre la gran movi­li­za­ción popu­lar por la sali­da del Esta­do espa­ñol de la OTAN que, por pri­me­ra vez, rom­pía el mar­co polí­ti­co de la tran­si­ción y a la cual, por lo tan­to, el apa­ra­to del PCE miró con des­con­fian­za, come­tió la osa­día de defi­nir “las dos ori­llas”, situan­do al PSOE jun­to al PP como ins­tru­men­tos del capi­tal y del imperio.

El res­pal­do elec­to­ral cre­cien­te, con más de dos millo­nes de votos y 21 dipu­tados, su apues­ta deci­di­da por la movi­li­za­ción popu­lar y el enfren­ta­mien­to con la cúpu­la de CC OO encen­die­ron todas las alarmas.Apareció enton­ces el mis­mo buque insig­nia que, aho­ra remo­za­do, repre­sen­ta el gru­po de la “ilu­sión com­par­ti­da”: el Gru­po PRISA – como con­den­sa­ción de la frac­ción diri­gen­te de la bur­gue­sía espe­cia­li­za­da en “la izquier­da” – la direc­ción de CC OO – enca­be­za­da por Anto­nio Gutie­rrez – y, des­de den­tro de IU, la Nue­va Izquierda. 

El tiem­po de la “pin­za” 

Que el códi­go gené­ti­co de la troi­ka es el mis­mo se mani­fies­ta no sólo por­que el gran apa­ra­to eco­nó­mi­co y mediá­ti­co sea el mis­mo. Apa­re­ce como una de sus figu­ras este­la­res Anto­nio Gutie­rrez, hoy dipu­tado por el PSOE, y no de a pie pre­ci­sa­men­te sino pre­si­den­te de la Comi­sión de Eco­no­mía y Hacien­da del Con­gre­so y ase­sor de Caja Madrid has­ta 2004. Pero lo más des­ta­ca­do de este per­so­na­je es haber cum­pli­do, jun­to con la mayo­ría de la direc­ción de CC.OO. con una tarea cen­tral e impa­ga­ble para la bur­gue­sía, jun­to con la ani­qui­la­ción del PCE: la trans­for­ma­ción de CC OO en ele­men­to cla­ve del “Pac­to Social” y de la des­ver­te­bra­ción del movi­mien­to obre­ro, tras haber sido, duran­te déca­das, el más poten­te repre­sen­tan­te de los intere­ses de la cla­se obre­ra en la lucha con­tra la Dic­ta­du­ra y en los pri­me­ros años de la Tran­si­ción. Sus decla­ra­cio­nes en el acto de pre­sen­ta­ción de “La ilu­sión com­par­ti­da” defi­nen mejor que cual­quier otra el carác­ter de la mis­ma y el cinis­mo que la defi­ne: “El PSOE debe­ría enten­der esta ini­cia­ti­va como un aci­ca­te posi­ti­vo y encau­zar estas refle­xio­nes con un can­di­da­to sol­ven­te como Rubal­ca­ba. Me gus­ta­ría que con­tac­ta­se con los pro­mo­to­res de este mani­fies­to.”1

Los diri­gen­tes de IU, que entre bas­ti­do­res mue­ven los hilos de este nue­vo inven­to, el gru­po de Lla­ma­za­res, Los Ver­des, ICV y Equo en nada se dife­ren­cian de lo que supu­so polí­ti­ca­men­te Nue­va Izquier­da. Es más, como todas y todos los diri­gen­tes de ese gru­po, hubie­ran reca­la­do direc­ta­men­te en PSOE si este no estu­vie­ra en liqui­da­ción por derri­bo. Su pro­gra­ma y su estra­te­gia son los mis­mos: con­fi­gu­rar una “izquier­da” guay, que con­si­ga car­gos ins­ti­tu­cio­na­les a base de una bue­na ima­gen públi­ca con obje­ti­vos exclu­si­va­men­te elec­to­ra­les sin poner en cues­tión la estruc­tu­ra del poder y, sobre todo, con­tan­do con la alian­za con las cúpu­las de CC OO y UGT. El dato más sig­ni­fi­ca­ti­vo al res­pec­to es que en el acto de pre­sen­ta­ción del cita­do mani­fies­to el tema más tra­ta­do fue la des­ca­li­fi­ca­ción de los dipu­tados de IU-Extre­ma­du­ra por no haber apo­ya­do al PSOE. 

Vino vie­jo, odres nue­vos 

El papel de la direc­ción del PCE en esta pelí­cu­la es peno­so. Tras haber pre­sio­na­do has­ta la inde­cen­cia a la mili­tan­cia extre­me­ña de IU para que no ejer­cie­ra de “pin­za”, ejem­plo para­dig­má­ti­co de que su polí­ti­ca es la mis­ma que la de los sec­to­res ante­rio­res, se lamen­ta de no haber sido invi­ta­da a par­ti­ci­par en esta fies­ta y a obte­ner los posi­bles peda­zos de tar­ta, medi­da en la ima­gen y la legi­ti­mi­dad ante los medios de comu­ni­ca­ción que de tal even­to derivan.Poco mere­ce la pena aña­dir sobre los “inte­lec­tua­les de la ceja”, a los que se han uni­do algu­nas figu­ras de bue­na volun­tad pero, sin duda, des­in­for­ma­das. Lo más carác­te­rís­ti­co es que su mar­gen de actua­ción polí­ti­ca está limi­ta­do por su depen­den­cia eco­nó­mi­ca en el ejer­ci­cio de su tarea pro­fe­sio­nal, tan­to del todo­po­de­ro­so Gru­po Pri­sa, como de las sub­ven­cio­nes públi­cas de gobier­nos auto­nó­mi­cos y muni­ci­pa­les del PSOE e IU, seria­men­te menos­ca­ba­das aho­ra tras los resul­ta­dos del 22M.

Huel­gan los comen­ta­rios ante el apo­yo del juez Gar­zón, bra­zo eje­cu­tor de los más negros encau­sa­mien­tos en apli­ca­ción de la Ley de Par­ti­dos de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les vascas.El final de la eta­pa de Julio Angui­ta como Coor­di­na­dor de IU, y su ani­qui­la­ción polí­ti­ca por par­te de la troi­ka arri­ba cita­da, apun­tó hacia los temas fun­da­men­ta­les que deben carac­te­ri­zar la estra­te­gia de la izquier­da cohe­ren­te en el Esta­do espa­ñol: el cues­tio­na­mien­to de la Cons­ti­tu­ción de 1978, el com­pro­mi­so con el Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción – repre­sen­ta­do por la par­ti­ci­pa­ción de Ezker Batua en el Pac­to de Liza­rra de 1998 – y la recons­truc­ción del movi­mien­to obre­ro, al mar­gen de las cúpu­las de CC.OO. y UGT. La plas­ma­ción prác­ti­ca de este últi­mo aspec­to fue la Pla­ta­for­ma por las 35 horas por Ley cons­ti­tui­da el mis­mo año: nació con voca­ción de pro­yec­to estra­té­gi­co para enfren­tar el entre­guis­mo sin­di­cal y des­apa­re­ció sin dejar ras­tro, ape­nas un año más tar­de, cuan­do Fru­tos sus­ti­tu­yó a Angui­ta para rea­li­zar el pac­to pre-elec­to­ral IU-PSOE en el año 2000. Se inau­gu­ra­ba for­mal­men­te su subor­di­na­ción al mis­mo y se liqui­da­ba cual­quier velei­dad anti-sistema. 

La nece­si­dad de recons­truir una izquier­da que merez­ca tal nom­bre 

Estos son los aspec­tos cen­tra­les que carac­te­ri­zan al nue­vo inten­to de recrear una izquier­da con­tro­la­da, espe­cia­len­te impor­tan­te en momen­tos en que la bur­gue­sía sabe que va a inten­si­fi­car su gue­rra social con­tra la cla­se obre­ra y sec­to­res popu­la­res y cuan­do su apa­ra­to polí­ti­co, ya sea el PP solo o el “Sen­ti­do de Esta­do” por el que abo­ga­ba un recien­te edi­to­rial de “El País”, recla­man­do un pac­to entre el PP y el PSOE, no va a ener más herra­mien­ta que la repre­sión ante un enor­me males­tar social que no ha hecho más que empe­zar a apun­tar. A quien pudie­ra pen­sar que lo que digo son ima­gi­na­cio­nes calen­tu­rien­tas acer­ca de supues­tas manio­bras cons­pi­ra­to­rias le recuer­do el edi­to­rial de ABC publi­ca­do tres días des­pués de las elec­cio­nes del 14 de mar­zo de 2004 ana­li­zan­do la nue­va deba­cle elec­to­ral de IU, espe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va por­que se pro­du­jo tras las impor­tan­tes movi­li­za­cio­nes con­tra la guerra.

El perió­di­co, poco sos­pe­cho­so de repre­sen­tar preo­cu­pa­cio­nes de izquier­da, seña­la­ba : «(…) El pai­sa­je demo­crá­ti­co espa­ñol ofre­ce his­tó­ri­ca­men­te un espa­cio cla­ro a la izquier­da del PSOE, don­de debe asen­tar­se una for­ma­ción que refuer­ce la cen­tra­li­dad polí­ti­ca de la social­de­mo­cra­cia y al tiem­po sir­va de dique de con­ten­ción para las ten­ta­cio­nes anti­sis­te­ma. IU ha ejer­ci­do, des­de su refun­da­ción a par­tir del vie­jo PCE, como fac­tor de esta­bi­li­dad que ha car­ga­do a sus espal­das con los dis­tin­tos impul­sos de izquier­da alter­na­ti­va que se han ido con­fi­gu­ran­do tras la cri­sis del mar­xis­mo tra­di­cio­nal, evi­tan­do que se pro­duz­can ten­ta­cio­nes esca­pis­tas y rup­tu­ris­tas al mar­gen de los cau­ces de la demo­cra­cia».Nin­gu­na per­so­na u orga­ni­za­ción que des­de posi­cio­nes cohe­ren­tes de izquier­da con­tem­ple con preo­cu­pa­ción un pano­ra­ma polí­ti­co carac­te­ri­za­do por la inca­pa­ci­dad y la debi­li­dad de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal y, el des­pres­ti­gio gana­do a pul­so de CC OO y UGT, fren­te a una reali­dad que deman­da con urgen­cia refe­ren­tes polí­ti­cos y sin­di­ca­les para la inten­si­fi­ca­ción de la lucha de cla­ses que se pre­pa­ra, debe enga­ñar­se con el enési­mo inten­to de recrear una izquier­da sometida.

No hay ter­ce­ras vías, no hay posi­bi­li­dad de refor­ma del sis­te­ma. La con­tra­dic­ción fun­da­men­tal apa­re­ce des­car­na­da: o les expro­pia­mos o nos ani­qui­lan. Fren­te a ella sólo cabe la acu­mu­la­ción de fuer­zas para plan­tear la cues­tión cen­tral de la dispu­ta del poder polí­ti­co, mos­tran­do con cla­ri­dad que lo esen­cial no es qué par­ti­do polí­ti­co gobier­na, sino qué cla­se tie­ne el poder. Tan­to en el movi­mien­to obre­ro como en la crea­ción de un refe­ren­te polí­ti­co de la movi­li­za­ción social, la nece­si­dad de la uni­dad, al mar­gen de los apa­ra­tos ins­tiu­cio­na­les, debe impo­ner­se. La uni­dad no será, por aho­ra, orgá­ni­ca, sino programática.

Y urge cons­truir el acuer­do, des­de la base, des­de cada pue­blo, en torno a un pro­gra­ma – amplia­men­te com­par­ti­do – que con­tem­ple, tan­to la res­pues­ta inme­dia­ta las nece­si­da­des de la cla­se obre­ra y sec­to­res popu­la­res, como medi­das tales como la expro­pia­ción de la ban­ca y empre­sas estra­té­gi­cas, la refor­ma agra­ria, la pro­pie­dad públi­ca del sue­lo y las vivien­das socia­les, los ser­vi­cios de edu­ca­ción y sani­dad exclu­si­va­men­te públi­cos, la sepa­ra­ción abso­lu­ta de la Igle­sia y del Esta­do, la sali­da de la UE y de la OTAN, el final de la monar­quía y el ejer­ci­cio real del Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción de los Pue­blos. En defi­ni­ti­va reto­mar el hilo del pro­yec­to his­tó­ri­co que la Tran­si­ción pre­ten­dió trun­car para siem­pre: la eman­ci­pa­ción de cla­se y los dere­chos nacio­na­les de los pueblos.

— — — — — — — — -

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.