“El Che soña­ba con una Amé­ri­ca lati­na inte­gra­da”

cuba_pombo_y_che.jpg
Entre­vis­ta a Pom­bo Ville­gas Tama­yo, com­pa­ñe­ro de ruta de Ernes­to Gue­va­ra

Resu­men Latinoamericano/​Página12 - De la savia que com­po­nía la esen­cia del hom­bre nue­vo bebió Pom­bo duran­te las tres cam­pa­ñas que com­par­tió con Gue­va­ra: en la Sie­rra Maes­tra, el Con­go y Boli­via. Dice que per­ci­be un “inte­rés dis­tin­to” por la figu­ra del Che en la Argen­ti­na.

Cuan­do reva­lo­ri­za el con­cep­to de ins­truc­ción gue­rri­lle­ra del que habla­ba el Che, Harry Ville­gas Tama­yo hace inevi­ta­ble la com­pa­ra­ción con los ejér­ci­tos que com­ba­tió. Por ins­truc­ción entien­de “no ser anal­fa­be­to” más que saber mane­jar un arma sofis­ti­ca­da. De esa savia que com­po­nía la esen­cia del hom­bre nue­vo bebió duran­te las tres cam­pa­ñas que com­par­tió con Gue­va­ra: en la Sie­rra Maes­tra, el Con­go y Boli­via. Pom­bo, el mote por el que se cono­ce a este cubano de 71 años, cáli­do y locuaz como la mayo­ría de los cuba­nos, es ade­más un sen­ci­llo gene­ral de bri­ga­da con­de­co­ra­do como héroe de la Revo­lu­ción. Aca­ba de hacer su cuar­to via­je a la Argen­ti­na y duran­te media hora de su com­pri­mi­da agen­da que repar­tió entre Rosa­rio y Bue­nos Aires, reci­bió a Página/​12 en la resi­den­cia del emba­ja­dor Jor­ge Lama­drid Mas­ca­ró.

–¿Cuál es la impre­sión que se lle­va de esta visi­ta don­de par­ti­ci­pó en nue­vos home­na­jes al Che por su nata­li­cio?

–Me voy satis­fe­cho. He vis­to en los jóve­nes argen­ti­nos, en la pobla­ción argen­ti­na en gene­ral, un inte­rés por el Che dis­tin­to. Y no un inte­rés sola­men­te inte­lec­tual, sino más bien un inte­rés por cono­cer su obra, su vida, y eso es un ali­cien­te. Yo siem­pre había vis­to que a uste­des el Che les que­da­ba un poco dis­tan­te. Pero en esta opor­tu­ni­dad vi que es más argen­tino y uste­des lo van sin­tien­do más impor­tan­te, como la figu­ra uni­ver­sal que es.

–Los manua­les de his­to­ria, la biblio­gra­fía ofi­cial han omi­ti­do ense­ñar la ver­da­de­ra dimen­sión del Che. Varias gene­ra­cio­nes se for­ma­ron sin leer una sola línea ni pala­bra sobre él…

–Qui­zás jus­ta­men­te sean ésas las razo­nes y la dife­ren­cia que yo he ido notan­do en cuan­to a cómo se pro­yec­ta la figu­ra del Che en la Argen­ti­na. Pien­so que cuan­do habla­mos de él esta­mos hablan­do de la Revo­lu­ción Cuba­na y tam­bién de Bel­grano. Lo he vis­to en esta opor­tu­ni­dad, por­que no me había inte­rio­ri­za­do antes con todo el deta­lle con que lo hice aho­ra, cuan­do fui al Monu­men­to a la Ban­de­ra en Rosa­rio. El soña­ba con una Amé­ri­ca lati­na inte­gra­da, como una gran nación. Ese pen­sa­mien­to que está en Bolí­var, en su car­ta de Jamai­ca y está en Mar­tí.

–¿Qué opi­nión tie­ne de toda la ico­no­gra­fía vin­cu­la­da con el Che, esa espe­cie de cul­to en reme­ras, lla­ve­ros y foto­gra­fías que tam­bién exis­te con un sen­ti­do comer­cial?

–No nos gus­ta. Aho­ra hay que ser obje­ti­vo. El mun­do don­de vivi­mos es un mun­do neta­men­te comer­cial, en don­de todo sim­bo­li­za mer­can­cía, ¿me entien­de? El mun­do atra­vie­sa una cri­sis, no sólo cli­má­ti­ca y eco­nó­mi­ca, sino una cri­sis moral. No pue­de uno negar que tra­ten de comer­cia­li­zar con el Che. Por­que hubo un momen­to en que sur­gió como una figu­ra de mucha fuer­za, fun­da­men­tal­men­te en Euro­pa, y por lo tan­to les empe­zó a inte­re­sar. Usted sabe cómo es la moda. La gen­te sigue la moda de los euro­peos. Yo per­so­nal­men­te pien­so que debe­ría­mos ubi­car­lo en su mag­ni­tud moral, en su mag­ni­tud revo­lu­cio­na­ria. Que la gen­te se pre­gun­te: ¿Y éste quién es? Y que se cues­tio­nen por el Che. Si eso los lle­va a tra­tar de cono­cer el inte­rior del Che, esta­re­mos ganan­do.

–¿La bús­que­da del hom­bre nue­vo del que habla­ba Gue­va­ra?

–Tra­tar de bus­car­lo, sí. Yo pien­so que qui­zá no lle­gue­mos al hom­bre nue­vo, pero sí debe­mos tra­tar de bus­car­lo de for­ma media­ta, un hom­bre dis­tin­to. Un hom­bre con más valo­res, con más auto­es­ti­ma, un hom­bre que res­pe­te como ser humano que es. Eso gra­dual­men­te lo ire­mos alcan­zan­do.

–¿Es posi­ble en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta esti­mu­lar moral­men­te a alguien para desa­rro­llar aquel pen­sa­mien­to? ¿Cómo sería en la pro­duc­ción?

–Los meca­nis­mos del capi­ta­lis­mo son otros, bus­can crear otros valo­res, como en el tra­ba­jo. Fun­da­men­tal­men­te con el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co en los sis­te­mas de pro­duc­ción y cada vez están más pen­dien­tes de des­pla­zar al hom­bre y crear la máqui­na. Ya tú has vis­to que en la gue­rra, que es una de las vías don­de los nue­vos expe­ri­men­tos se emplean, se está uti­li­zan­do amplia­men­te el robot. Todos los avio­nes sin pilo­to se diri­gen a dis­tan­cia y muchos de ellos se diri­gen des­de Washing­ton. Vamos a tener que luchar un poco más para crear una con­cien­cia en la gen­te. La lucha va a ser por pre­ser­var la huma­ni­dad, por pre­ser­var el pla­ne­ta Tie­rra. Algo que no entien­den los capi­ta­lis­tas, que no entien­den las trans­na­cio­na­les, inde­pen­dien­te­men­te de toda la mano que nos está dan­do la pro­pia natu­ra­le­za, con todos estos cata­clis­mos y la defor­ma­ción abso­lu­ta que hay del cli­ma. Va a ser muy com­ple­jo que se pue­dan uti­li­zar los valo­res del Che en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

–Usted dijo en varios repor­ta­jes que el Che era más que un gue­rri­lle­ro tira tiros. ¿A qué se refie­re?

–La gen­te con­si­de­ra que el gue­rri­lle­ro es un tira tiros, pero el Che con­si­de­ra que el gue­rri­lle­ro no es un tira tiros, que es un trans­for­ma­dor social, que tie­ne un obje­ti­vo estra­té­gi­co a alcan­zar: que es el poder revo­lu­cio­na­rio para refor­mar la socie­dad. Enton­ces no es un tira tiros y, par­tien­do de ese con­cep­to, con­si­de­ra­ba que en las con­di­cio­nes de Cuba, el ejér­ci­to rebel­de lo pri­me­ro que debía dar era la ins­truc­ción. Por­que no es fac­ti­ble que quien lucha en la gue­rri­lla no ten­ga ins­truc­ción, sea anal­fa­be­to. Ahí empie­za real­men­te el pro­ce­so de alfa­be­ti­za­ción en Cuba. Con los sol­da­dos.

–¿Es cons­cien­te de que en Boli­via escri­bie­ron con el Che una pági­na de la épi­ca revo­lu­cio­na­ria?

–Todo eso es cir­cuns­tan­cial, todo eso es casuís­ti­co, coyun­tu­ral. Nues­tro pri­mer obje­ti­vo era con­ti­nuar la Revo­lu­ción. ¿Por qué? Por­que no habían muer­to las razo­nes. Murió el Che, pero las razo­nes por las cua­les comen­za­mos esa lucha no habían des­apa­re­ci­do. Están ahí, son las mis­mas. Hoy en Boli­via se ha pro­du­ci­do un cam­bio con Evo, que está en un pro­ce­so evo­lu­ti­vo, de for­ma­ción, que hay que ver en dón­de cul­mi­na. Avan­za en una línea ascen­den­te posi­ti­va don­de las cla­ses humil­des van par­ti­ci­pan­do cada vez más de modo direc­to en el gobierno, en el pro­ce­so de direc­ción, en don­de por pri­me­ra vez en la his­to­ria los pue­blos ori­gi­na­rios tie­nen una repre­sen­ta­ción y hay que decir que Boli­via es un país plu­ri­na­cio­nal.

–¿Cómo es posi­ble enten­der la éti­ca revo­lu­cio­na­ria en el com­ba­te y el res­pe­to por el enemi­go que uste­des prac­ti­ca­ron, si en las gue­rras de este tiem­po se bom­bar­dean civi­les todo el tiem­po o se foto­gra­fían sin pudor pri­sio­ne­ros des­nu­dos e iner­mes?

–Esa éti­ca for­ma par­te de nues­tra con­cep­ción. A noso­tros nos edu­ca­ron en no mal­tra­tar a nin­gún pri­sio­ne­ro, a res­pe­tar­los dig­na­men­te. A los ofi­cia­les les man­te­nía­mos su arma cor­ta. Nos dio muy bue­nos resul­ta­dos. Noso­tros tomá­ba­mos a los sol­da­dos pri­sio­ne­ros y se los man­dá­ba­mos al otro pun­to que íba­mos a ata­car. Les dába­mos un buen tra­ta­mien­to y ellos lle­ga­ban antes que noso­tros. Y lo pri­me­ro que decían era que no les había­mos dado ni una bofe­ta­da. Que los había­mos res­pe­ta­do, que les había­mos dado comi­da, que los había­mos cura­do. Enton­ces eso iba liman­do la capa­ci­dad de resis­ten­cia de los sol­da­dos y les qui­ta­ba el temor a caer pri­sio­ne­ros. Era una estra­te­gia que apli­cá­ba­mos.

–¿Una estra­te­gia que en la era de la gue­rra tec­no­ló­gi­ca domi­na­da por los Esta­dos Uni­dos y la OTAN pare­ce incon­ce­bi­ble?

–Hoy ya no vamos al enfren­ta­mien­to tec­no­ló­gi­co con los nor­te­ame­ri­ca­nos. Tene­mos nues­tros avio­nes, nues­tros cohe­tes, los hemos moder­ni­za­do y ade­más vamos siguien­do qué es lo que hay en el mun­do. Pero no pen­sa­mos hacer una gue­rra aérea con ellos por­que sería impo­si­ble. Con la can­ti­dad de avio­nes que con­ta­mos no pode­mos desa­rro­llar un com­ba­te fron­tal con­tra la avia­ción nor­te­ame­ri­ca­na por­que nos des­tru­yen en tres días. Enton­ces tene­mos que pen­sar con habi­li­dad. El muer­de y huye. Cómo le apli­ca­mos los prin­ci­pios de la gue­rra irre­gu­lar a esta gue­rra y los com­bi­na­mos con los prin­ci­pios de la gue­rra moder­na. No ten­dría­mos en prin­ci­pio una divi­sión de 200 tan­ques, pero podría­mos tener un peque­ñi­to gru­po de cin­co tan­ques y con ese peque­ñi­to gru­po tirar­le a un carro blin­da­do y escon­der­nos. Tene­mos que luchar tam­bién con­tra los medios de loca­li­za­ción moder­nos. Saber cuán­do se usa el láser y que es débil a las pan­ta­llas ver­des. Enton­ces tene­mos que crear pan­ta­llas ver­des. Cosas de esa natu­ra­le­za. O el pro­ble­ma del calor, los cohe­tes que bus­can el calor, como hacer­le maque­tas fal­sas para que tiren y fallen, como crear­les focos de calor. De esta for­ma hay que ir apro­ve­chan­do y apli­can­do la inte­li­gen­cia. No hay nadie en el mun­do, ni los rusos –que tie­nen un desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co igual – , que pue­da desa­rro­llar esa gue­rra fron­tal con­tra el pode­río de los nor­te­ame­ri­ca­nos.

–¿En 52 años de revo­lu­ción nun­ca pudie­ron bajar la guar­dia?

–Hay un prin­ci­pio mar­xis­ta que dice: aquel que olvi­da la defen­sa no sobre­vi­ve a la gue­rra. Y otro que seña­la: una revo­lu­ción vale cuan­do es capaz de defen­der­se. Esas cosas para noso­tros son vita­les. Vemos que tene­mos un enemi­go ahí cer­qui­ta. Sabe­mos que ellos van a dar un zar­pa­zo cuan­do crean que están en con­di­cio­nes favo­ra­bles y noso­tros tene­mos que pre­pa­rar­nos. Para que pien­sen que si nos agre­den les va a cos­tar caro. Y que si ponen un pie en la tie­rra no salen.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *