Valo­ra­ción de LAB sobre la incor­po­ra­ción del las emplea­das de hogar en el régi­men gene­ral de la segu­ri­dad social

El Con­gre­so dio el pasa­do 27 de junio luz ver­de a la refor­ma de las pen­sio­nes. Entre las medi­das anun­cia­das, la incor­po­ra­ción de las emplea­das de hogar en el régi­men gene­ral de la segu­ri­dad social requie­re sin duda, espe­cial aten­ción.

Esta incor­po­ra­ción, supo­ne entre otras, la obli­ga­ción de coti­zar des­de el pri­mer momen­to ‑actual­men­te era obli­ga­to­rio si tra­ba­ja­bas 20 horas o más a la sema­na- o per­ci­bir la pres­ta­ción por inca­pa­ci­dad tem­po­ral des­de el cuar­to día ‑actual­men­te es a par­tir del día 25-.

Tras muchos años de lucha por con­se­guir mejo­rar y regu­lar su situa­ción labo­ral, esta medi­da es posi­ti­va, por­que como vemos, mejo­ra cier­tos aspec­tos labo­ra­les impor­tan­tes. Pero, lamen­ta­ble­men­te, es una opor­tu­ni­dad pér­di­da para ata­jar de raíz la explo­ta­ción a la que están some­ti­das y para regu­lar un sec­tor don­de la usur­pa­ción de dere­chos es la tóni­ca habi­tual.

Por­que, y a pesar de la urgen­te nece­si­dad de este sec­tor femi­ni­za­do por regu­lar su situa­ción, las des­igual­da­des per­sis­ten en com­pa­ra­ción con el res­to de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras inclui­das en el régi­men gene­ral. El ejem­plo más cla­ro lo tene­mos en la pres­ta­ción de des­em­pleo, o que se esta­ble­ce un perio­do tran­si­to­rio (has­ta el 2018) para equi­pa­rar sus coti­za­cio­nes a las del régi­men gene­ral.

Ade­más, nin­gún tipo de medi­da se esta­ble­ce para erra­di­car la eco­no­mía sumer­gi­da, que es más de la mitad, y tam­po­co para aque­llas per­so­nas inter­nas extran­je­ras sin pape­les, que es un núme­ro ele­va­do.

Por otra par­te, no pode­mos ni debe­mos olvi­dar el con­tex­to en el que se da. Se tra­ta de una refor­ma que difi­cul­ta­rá toda­vía más el acce­so a una pen­sión para poder lle­var ade­lan­te una vida en con­di­cio­nes dig­nas, a la mayo­ría de las muje­res. Un gol­pe a todas las muje­res, y que, no pue­de maqui­llar­se con una medi­da que debía de haber­se toma­do hace tiem­po.

En defi­ni­ti­va, incor­po­ra­ción sí, pero de una mane­ra muy redu­ci­da y des­igual, y sin esta­ble­cer meca­nis­mos de con­trol para erra­di­car las irre­gu­la­ri­da­des labo­ra­les carac­te­rís­ti­cas de este sec­tor. Por lo tan­to, opor­tu­ni­dad pér­di­da para ata­jar la dis­cri­mi­na­ción que sufre la mujer en el mer­ca­do labo­ral, tenien­do en cuen­ta, que la carac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de este sec­tor es que la gran mayo­ría son muje­res, y las con­di­cio­nes labo­ra­les están indis­cu­ti­ble­men­te uni­das a la con­di­ción de géne­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *