Una decla­ra­cion bri­llan­te y valien­te- Fidel Cas­tro


La aten­ción a otros asun­tos aho­ra prio­ri­ta­rios, me apar­ta­ron momen­tá­nea­men­te de la fre­cuen­cia con que ela­bo­ré refle­xio­nes duran­te el año 2010, sin embar­go, la pro­cla­ma del líder revo­lu­cio­na­rio Hugo Chá­vez Frías el pasa­do jue­ves 30 me obli­ga a escri­bir estas líneas.

El pre­si­den­te de Vene­zue­la es uno de los hom­bres que más ha hecho por la salud y edu­ca­ción de su pue­blo; como son temas en los que mayor expe­rien­cia ha acu­mu­la­do la Revo­lu­ción cuba­na, gus­to­sa­men­te cola­bo­ra­mos al máxi­mo en ambos cam­pos con este her­mano país.

No se tra­ta en abso­lu­to de que ese país care­cie­ra de médi­cos, por el con­tra­rio, los poseía en abun­dan­cia e inclu­so entre ellos pro­fe­sio­na­les de cali­dad, como en otros paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na. Se tra­ta de una cues­tión social. Los mejo­res médi­cos y los más sofis­ti­ca­dos equi­pos podrían estar, como en todos los paí­ses capi­ta­lis­tas, al ser­vi­cio de la medi­ci­na pri­va­da. A veces ni siquie­ra eso, por­que en el capi­ta­lis­mo sub­de­sa­rro­lla­do, como el que exis­tía en Vene­zue­la, la cla­se rica con­ta­ba con medios sufi­cien­tes para acu­dir a los mejo­res hos­pi­ta­les de Esta­dos Uni­dos o Euro­pa, algo que era y es habi­tual sin que nadie pue­da negar­lo.

Peor aún, Esta­dos Uni­dos y Euro­pa se han carac­te­ri­za­do por sedu­cir a los mejo­res espe­cia­lis­tas de cual­quier país explo­ta­do del Ter­cer Mun­do para que aban­do­nen su patria y emi­gren a las socie­da­des de con­su­mo. For­mar médi­cos para ese mun­do en los paí­ses desa­rro­lla­dos impli­ca fabu­lo­sas sumas que millo­nes de fami­lias pobres de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, no podrían pagar nun­ca. En Cuba suce­día eso has­ta que la Revo­lu­ción acep­tó el reto, no solo de for­mar médi­cos capa­ces de ser­vir a nues­tro país, sino a otros pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na, el Cari­be o del mun­do.

Jamás hemos arre­ba­ta­do las inte­li­gen­cias a otros pue­blos. En cam­bio en Cuba se han for­ma­do gra­tui­ta­men­te dece­nas de miles de médi­cos y otros pro­fe­sio­na­les de alto nivel para devol­ver­los a sus pro­pios paí­ses.

Gra­cias a sus pro­fun­das revo­lu­cio­nes boli­va­ria­nas y mar­tia­nas, Vene­zue­la y Cuba son paí­ses don­de la salud y la edu­ca­ción se han desa­rro­lla­do extra­or­di­na­ria­men­te. Todos los ciu­da­da­nos tie­nen dere­cho real a reci­bir gra­tui­ta­men­te edu­ca­ción gene­ral y for­ma­ción pro­fe­sio­nal, algo que Esta­dos Uni­dos no ha podi­do ni podrá garan­ti­zar a todos sus habi­tan­tes. Lo real es que el gobierno de ese país invier­te cada año un millón de millo­nes de dóla­res en su apa­ra­to mili­tar y sus aven­tu­ras béli­cas. Es ade­más el mayor expor­ta­dor de armas e ins­tru­men­tos de muer­te y el mayor mer­ca­do de dro­gas del mun­do. Debi­do a ese trá­fi­co, dece­nas de miles de lati­no­ame­ri­ca­nos pier­den la vida cada año.

Es algo tan real y tan cono­ci­do, que hace más de 50 años, un Pre­si­den­te de ori­gen mili­tar denun­ció, con tono amar­go, el poder deci­si­vo acu­mu­la­do por el com­ple­jo mili­tar indus­trial en ese país.

Estas pala­bras esta­rían de más si no media­ra la odio­sa y repug­nan­te cam­pa­ña des­ata­da por los medios de difu­sión masi­va de la oli­gar­quía vene­zo­la­na, al ser­vi­cio de ese impe­rio, uti­li­zan­do las difi­cul­ta­des de salud que atra­vie­sa el Pre­si­den­te boli­va­riano. A este nos une una estre­cha e indes­truc­ti­ble amis­tad, sur­gi­da des­de que visi­tó por pri­me­ra vez nues­tra patria, el 13 de diciem­bre de 1994.

A algu­nos les extra­ñó la coin­ci­den­cia de su visi­ta a Cuba con la nece­si­dad de aten­ción médi­ca que se pro­du­jo. El Pre­si­den­te vene­zo­lano visi­tó a nues­tro país con el mis­mo obje­ti­vo que lo lle­vó a Bra­sil y Ecua­dor. No traía inten­ción algu­na de reci­bir ser­vi­cios médi­cos en nues­tra patria.

Como se cono­ce un gru­po de espe­cia­lis­tas cuba­nos de la salud pres­tan, des­de hace años, sus ser­vi­cios al Pre­si­den­te vene­zo­lano, que fiel a sus prin­ci­pios boli­va­ria­nos, jamás vio en ellos extran­je­ros inde­sea­bles, sino hijos de la gran Patria Lati­no­ame­ri­ca­na por la cual luchó el Liber­ta­dor has­ta el últi­mo alien­to de su vida.

El pri­mer con­tin­gen­te de médi­cos cuba­nos par­tió hacia Vene­zue­la cuan­do se pro­du­jo la tra­ge­dia en el esta­do de Var­gas, que cos­tó miles de vidas a ese noble pue­blo. Esta acción de soli­da­ri­dad no era nue­va, cons­ti­tuía una tra­di­ción arrai­ga­da en nues­tra patria des­de los pri­me­ros años de la Revo­lu­ción; des­de que hace casi medio siglo médi­cos cuba­nos fue­ron envia­dos a la recién inde­pen­di­za­da Arge­lia. Esa tra­di­ción se pro­fun­di­zó a medi­da que la Revo­lu­ción cuba­na, en medio de un cruel blo­queo, for­ma­ba médi­cos inter­na­cio­na­lis­tas. Paí­ses como Perú, la Nica­ra­gua de Somo­za y otros del hemis­fe­rio y el Ter­cer Mun­do, sufrie­ron tra­ge­dias por terre­mo­tos u otras cau­sas que requi­rie­ron la soli­da­ri­dad de Cuba. Así nues­tra patria se con­vir­tió en la nación del mun­do con más alto índi­ce de médi­cos y per­so­nal espe­cia­li­za­do en salud, con ele­va­dos nive­les de expe­rien­cia y capa­ci­dad pro­fe­sio­nal.

El Pre­si­den­te Chá­vez se esme­ró en la aten­ción de nues­tro per­so­nal de salud. Así nació y se desa­rro­lló el víncu­lo de con­fian­za y amis­tad entre él y los médi­cos cuba­nos que fue­ron siem­pre muy sen­si­bles al tra­to del líder vene­zo­lano, el cual por su par­te, fue capaz de crear miles de cen­tros de salud y dotar­los de los equi­pos nece­sa­rios para pres­tar ser­vi­cios gra­tui­tos a todos los vene­zo­la­nos. Nin­gún gobierno del mun­do hizo tan­to, en tan bre­ve tiem­po, por la salud de su pue­blo.

Un ele­va­do por­cen­ta­je de per­so­nal cubano de la salud pres­tó ser­vi­cios en Vene­zue­la y muchos de ellos actua­ron ade­más como docen­tes en deter­mi­na­das mate­rias impar­ti­das para la for­ma­ción de más de 20 mil jóve­nes vene­zo­la­nos que comien­zan a gra­duar­se como médi­cos. Muchos de ellos comen­za­ron sus estu­dios en nues­tro pro­pio país. Los médi­cos inter­na­cio­na­lis­tas inte­gran­tes del Bata­llón 51, gra­dua­dos en la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Cien­cias Médi­cas, han gana­do un sóli­do pres­ti­gio en el cum­pli­mien­to de com­ple­jas y difí­ci­les misio­nes. Sobre esas bases se desa­rro­lla­ron mis rela­cio­nes en ese cam­po con el pre­si­den­te Hugo Chá­vez.

Debo aña­dir que a lo lar­go de más de doce años des­de el 2 de febre­ro del año 1999, el Pre­si­den­te y líder de la Revo­lu­ción vene­zo­la­na no ha des­can­sa­do un solo día, y en eso ocu­pa un lugar úni­co en la his­to­ria de este hemis­fe­rio. Todas sus ener­gías, las ha con­sa­gra­do a la Revo­lu­ción.

Podría afir­mar­se que por cada hora extra que Chá­vez dedi­ca a su tra­ba­jo, un Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, des­can­sa dos.

Era difí­cil, casi impo­si­ble, que su salud no sufrie­ra algún que­bran­to y eso suce­dió en los últi­mos meses.

Per­so­na habi­tua­da a los rigo­res de la vida mili­tar, sopor­ta­ba estoi­ca­men­te los dolo­res y moles­tias que con fre­cuen­cia cre­cien­te lo afec­ta­ban. Dadas las rela­cio­nes de amis­tad desa­rro­lla­das y los inter­cam­bios cons­tan­tes entre Cuba y Vene­zue­la, suma­da a mi expe­rien­cia per­so­nal con rela­ción a la salud, que viví des­de la pro­cla­ma del 30 de julio del año 2006, no es raro que me per­ca­ta­ra de la nece­si­dad de un che­queo rigu­ro­so de la salud del Pre­si­den­te. Es dema­sia­do gene­ro­so de su par­te, atri­buir­me algún méri­to espe­cial en este asun­to.

Admi­to, des­de lue­go, que no fue fácil la tarea que me impu­se. No era para mí difí­cil per­ca­tar­me de que su salud no anda­ba bien. Habían trans­cu­rri­do 7 meses des­de que se reali­zó su últi­ma visi­ta a Cuba. El equi­po médi­co dedi­ca­do a la aten­ción de su salud me había roga­do que hicie­ra esa ges­tión. Des­de el pri­mer momen­to la acti­tud del Pre­si­den­te era infor­mar al pue­blo, con abso­lu­ta cla­ri­dad, su esta­do de salud. Por ello, estan­do a pun­to ya de regre­sar, a tra­vés de su Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res, infor­mó al pue­blo sobre su salud has­ta ese ins­tan­te y pro­me­tió man­te­ner­lo deta­lla­da­men­te infor­ma­do.

Cada cura iba acom­pa­ña­da por rigu­ro­sos aná­li­sis celu­la­res y de labo­ra­to­rio, que en tales cir­cuns­tan­cias se rea­li­zan.

Uno de los exá­me­nes, varios días pos­te­rio­res a la pri­me­ra inter­ven­ción, arro­jó resul­ta­dos que deter­mi­na­ron una medi­da qui­rúr­gi­ca más radi­cal y el tra­ta­mien­to espe­cial del pacien­te.

En su digno men­sa­je del 30 de junio, el Pre­si­den­te nota­ble­men­te recu­pe­ra­do habla de su esta­do de salud con toda cla­ri­dad.

Admi­to que para mí no fue fácil la tarea de infor­mar al ami­go de la nue­va situa­ción. Pude apre­ciar la dig­ni­dad con que reci­bió la noti­cia que ‑para él con tan­tas tareas impor­tan­tes que lle­va­ba en la men­te, entre ellas el acto con­me­mo­ra­ti­vo del Bicen­te­na­rio y la for­ma­li­za­ción del acuer­do sobre la uni­dad de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be- mucho más que los sufri­mien­tos físi­cos que impli­ca­ba una ciru­gía radi­cal, sig­ni­fi­ca una prue­ba que como expre­só la hizo com­pa­rar con los momen­tos duros que le tocó enfren­tar en su vida de com­ba­tien­te indo­ble­ga­ble.

Jun­to a él, el equi­po de per­so­nas que lo atien­den y que él cali­fi­có de subli­mes, han libra­do la mag­ní­fi­ca bata­lla de la que he sido tes­ti­go.

Sin vaci­la­ción afir­mo que los resul­ta­dos son impre­sio­nan­tes y no vaci­lé en afir­mar que el pacien­te ha libra­do una bata­lla deci­si­va que lo con­du­ci­rá y con él a Vene­zue­la, a una gran vic­to­ria.

Hay que hacer que su ale­ga­to se comu­ni­que al pie de la letra en todas las len­guas, pero sobre todo que sea tra­du­ci­do y sub­ti­tu­la­do al inglés, un idio­ma que pue­da enten­der­se, en esta Torre de Babel que el impe­ria­lis­mo ha con­ver­ti­do el mun­do.

Aho­ra los enemi­gos exter­nos e inter­nos de Hugo Chá­vez están a mer­ced de sus pala­bras y sus ini­cia­ti­vas. Habrá sin dudas sor­pre­sas para ellos. Brin­dé­mos­le el más fir­me apo­yo y con­fian­za. Las men­ti­ras del impe­rio y la trai­ción de los ven­de­pa­trias serán derro­ta­das. Hoy hay millo­nes de vene­zo­la­nos com­ba­ti­vos y cons­cien­tes, que la oli­gar­quía y el impe­rio no podrán vol­ver a some­ter jamás.

Fidel Cas­tro Ruz
Julio 3 de 2011
4 y 12 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *