Dos cami­nos para enfren­tar la cri­sis: el grie­go y el islan­dés – Gui­ller­mo Almey­ra

La deu­da exter­na de Gre­cia supera el 150 por cien­to del pro­duc­to interno bru­to (PIB) de ese país y los intere­ses de las «ayu­das» que le con­ce­den a Ate­nas la hacen aún más cla­ra­men­te impa­ga­ble. Fran­cia y Ale­ma­nia, cuyos ban­cos son los prin­ci­pa­les acree­do­res, pres­tan el dine­ro, en reali­dad, para pagar a esos ban­cos y no para ayu­dar a la recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía grie­ga que ellos y el esta­du­ni­den­se ban­co J. P. Mor­gan, con la acti­va cola­bo­ra­ción del ante­rior gobierno de la dere­cha helé­ni­ca. El actual gobierno social­de­mó­cra­ta grie­go, enca­be­za­do por Gior­gios Papan­dreou, está tra­tan­do de rene­go­ciar esa deu­da, que acep­ta en blo­que como váli­da sin dife­ren­ciar entre la deu­da legí­ti­ma, la ile­gí­ti­ma y la usu­re­ra, pues para esos «socia­lis­tas» hay que res­pe­tar a los bui­tres del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal y las leyes del capi­ta­lis­mo, que serían tan natu­ra­les como la ley de gra­ve­dad o el inexo­ra­ble movi­mien­to de la Tie­rra. El pue­blo grie­go, en cam­bio, rea­li­za con­ti­nuas huel­gas gene­ra­les y mani­fes­ta­cio­nes de recha­zo a esa acep­ta­ción por el gobierno de los dik­tats fran­co-ale­ma­nes, pues los tra­ba­ja­do­res se nie­gan a aumen­tar aún más una des­ocu­pa­ción que ron­da 20 por cien­to (las cifras ofi­cia­les hablan de 16, pero no inclu­yen a todos los real­men­te des­ocu­pa­dos) y a reba­jar ulte­rior­men­te los sala­rios reales que van en pica­da. La pro­tes­ta social es enor­me y va in cres­cen­do, por­que el capi­tal finan­cie­ro se ensa­ñó con Gre­cia inme­dia­ta­men­te des­pués de un gran movi­mien­to que arro­jó a la basu­ra al gobierno dere­chis­ta y lo sus­ti­tu­yó por el de Papan­dreou, en el que tenía gran­des espe­ran­zas de cam­bio. Como suce­die­ra ante­rior­men­te en el caso argen­tino ‑otro país peque­ño, no estra­té­gi­co y rela­ti­va­men­te mar­gi­nal en la eco­no­mía mundial‑, el refle­jo par­ti­cu­lar de la cri­sis mun­dial del capi­ta­lis­mo sobre Gre­cia fue uti­li­za­do por las finan­zas para dar un terri­ble ejem­plo a otras eco­no­mías más impor­tan­tes, como la ita­lia­na o la espa­ño­la, y para gol­pear un sec­tor secun­da­rio pero poli­ti­za­do de los tra­ba­ja­do­res euro­peos y favo­re­cer la anu­la­ción de las con­quis­tas socia­les, a par­tir de Gre­cia, en todo el con­ti­nen­te, y la reba­ja de los sala­rios reales no sólo helé­ni­cos sino tam­bién de toda Euro­pa.

El sec­tor más impor­tan­te de la bur­gue­sía nacio­nal grie­ga (los finan­cis­tas, los arma­do­res y los impor­ta­do­res-expor­ta­do­res) ha enla­za­do sus intere­ses con los del gran capi­tal inter­na­cio­nal, sobre todo fran­co-ale­mán, y es su socio menor en los Bal­ca­nes; por su par­te, los obre­ros grie­gos, con su glo­rio­sa tra­di­ción de orga­ni­za­ción de cla­se y de radi­ca­lis­mo, con la resis­ten­cia con­tra los nazi­fas­cis­tas, con la insu­rrec­ción con­tra la monar­quía y el impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co, son un sec­tor radi­cal del pro­le­ta­ria­do euro­peo que el capi­ta­lis­mo mun­dial, tras des­mem­brar la ex Yugos­la­via y domi­nar los res­tos de la mis­ma, inten­ta aplas­tar en los Bal­ca­nes para poder explo­tar mejor a los tra­ba­ja­do­res del vie­jo con­ti­nen­te. De ahí la impor­tan­cia polí­ti­ca de la lucha que se libra en todas las ciu­da­des grie­gas.

Argen­ti­na, hace diez años, decla­ró la sus­pen­sión de pagos, deva­luó su mone­da y rene­go­ció favo­ra­ble­men­te, con impor­tan­tes reba­jas, su deu­da exter­na. Des­de enton­ces, y pese a la cri­sis, ha teni­do un impor­tan­te cre­ci­mien­to de su eco­no­mía. Las dife­ren­cias con Gre­cia son muchas ‑en pri­mer lugar, Argen­ti­na pue­de uti­li­zar el aumen­to del pre­cio de las mate­rias pri­mas agrí­co­las que pro­du­ce en can­ti­da­des inmen­sas, cosa que Gre­cia no pue­de hacer- y ésta enfren­ta­ría difi­cul­ta­des mucho mayo­res si decla­ra­se el default; pero en vez de con­de­nar varias gene­ra­cio­nes de grie­gos a apre­tar­se el cin­tu­rón para sos­te­ner a los ban­cos fran­ce­ses y ale­ma­nes, podría decla­rar nula una deu­da que ni el pue­blo ni el actual gobierno con­tra­je­ron.

Eso obli­ga­ría al país a salir del euro y de la Unión Euro­pea, a recon­quis­tar la inde­pen­den­cia mone­ta­ria para pagar los suel­dos y el fun­cio­na­mien­to inme­dia­to de la eco­no­mía (como en Argen­ti­na, tras la deva­lua­ción del peso-dólar, cuan­do hubo que recu­rrir a la inven­ción de cua­si­mo­ne­das loca­les), pero per­mi­ti­ría man­te­ner la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca del país y otor­ga­ría un papel mayor al sec­tor esta­tal. Las pre­sio­nes serían enor­mes, por­que la ban­ca fran­ce­sa y la ale­ma­na per­de­rían gran­des sumas y los gobier­nos res­pec­ti­vos se verían obli­ga­dos a sal­var­las nue­va­men­te, pero Gre­cia con­ta­ría con el apo­yo de los tra­ba­ja­do­res de todo el mun­do y, en par­ti­cu­lar, ayu­da­ría a resis­tir a los de Por­tu­gal, los de Espa­ña y, maña­na, a los ita­lia­nos.

Está tam­bién ahí el ejem­plo de Islan­dia, peque­ño país nór­di­co de 317 mil habi­tan­tes que tenía una deu­da equi­va­len­te a 15 veces su PIB, que se negó a pagar a los usu­re­ros bri­tá­ni­cos y holan­de­ses que habían pres­ta­do dine­ro irres­pon­sa­ble­men­te a ban­que­ros aven­tu­re­ros de la isla. El gobierno, al prin­ci­pio, resol­vió pagar la deu­da exter­na y con­de­nar al país, por siglos, a la escla­vi­tud finan­cie­ra (habría debi­do pagar su deu­da en 15 años al 5.5 de inte­rés). Pero el pre­si­den­te, un ex comu­nis­ta, recha­zó esa posi­ción, lo cual lle­vó a un refe­rén­dum, orga­ni­za­do por la pre­sión popu­lar median­te movi­li­za­cio­nes y asam­bleas, el cual decla­ró que dicha deu­da era impa­ga­ble y, en vez de pre­miar a los ban­que­ros ladro­nes, los metió pre­sos y nacio­na­li­zó los ban­cos. Islan­dia sigue en la Aso­cia­ción Euro­pea de Libre Comer­cio y los ban­que­ros extran­je­ros tuvie­ron que con­ten­tar­se con el dine­ro que con­si­guie­ron de sus gobier­nos. Aho­ra, el país logró un acuer­do de pagos mucho más favo­ra­ble (40 mil millo­nes de euros en 37 años con el 3 por cien­to de inte­rés, a par­tir de 2016, lo cual repre­sen­ta, de todos modos, cer­ca de 100 euros por día, por cabe­za de habi­tan­te, duran­te 10 mil 950 días) cuyo pago tam­bién recha­za. Islan­dia, con un gobierno social­de­mó­cra­ta y roji­ver­de, pelea siem­pre para entrar en la Unión Euro­pea y con­tra la pre­sión del FMI y de sus acree­do­res y no ha per­di­do su inde­pen­den­cia.

© La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *