Todo es Gar­zón – Julen Arzua­ga

Nue­va­men­te la actua­li­dad me trae a ti. «Y lo que te ron­da­ré moreno», dice una voz des­de el rin­cón oscu­ro. Eres tú, el inven­tor de la famo­sa cole­ti­lla con plá­cet judi­cial «todo es ETA», quien nos mues­tra que tie­nes capa­ci­dad de estar en todo lugar y ser­lo todo al mis­mo tiem­po: uno y trino… o cien­to. En misa y repi­can­do. Bal­ta­sar Gar­zón Leal, el omnis­cien­te. En la luz y la som­bra, siem­pre pre­sen­te. Indig­na­do y com­pla­cien­te, según la coyun­tu­ra; disi­den­te pero siem­pre sumi­so ante idén­ti­co poder; opo­si­tor y ser­vil, depen­dien­do de a quien toque agra­dar, que habi­tual­men­te es a ti mis­mo. Seño­ri­to de cace­ría con minis­tros y abne­ga­do mili­tan­te anti­fran­quis­ta. Un pie en Por­to Ale­gre por otro mun­do posi­ble y un pie en la Audien­cia Nacio­nal con tu mun­do impo­si­ble. Ada­lid de cier­tos movi­mien­tos popu­la­res y opre­sor de otros, en esen­cia no tan dis­tin­tos. Una bipo­la­ri­dad que pre­ci­sa tra­ta­mien­to.

Mar­ti­llo de jóve­nes con la inven­ción de cons­truc­cio­nes tan apa­ra­to­sas como los «gru­pos Y» que lue­go nun­ca pudis­te pro­bar ante los tri­bu­na­les. Des­pués un cole­ga tuyo, Juan María Atutxa, más len­gua­raz, se atri­bu­yó méri­tos aje­nos: «¿Gru­pos Y? nos lo inven­ta­mos noso­tros para con­ten­tar a la pren­sa», decía el poli­cía. ¿Cuán­tas vidas jóve­nes arro­lla­das por una cons­truc­ción falaz?

Dise­ña­dor de la cone­xión «kale borroka»-juventud orga­ni­za­da, que enton­ces se agru­pa­ba en torno a Jarrai, pro­ce­san­do a sus coor­di­na­do­res por­que «diri­gían, finan­cia­ban, entre­na­ban, mar­ca­ban los obje­ti­vos». Dise­ño que cons­ti­tu­yó un nue­vo fra­ca­so: los tri­bu­na­les con­si­de­ra­ron que el nexo no esta­ba sufi­cien­te­men­te pro­ba­do. Sin embar­go, para los medios de comu­ni­ca­ción era sufi­cien­te para estig­ma­ti­zar una juven­tud rebel­de, que se con­ver­tía en masi­va­men­te sos­pe­cho­sa a los ojos de tu tri­bu­nal espe­cial.

De ahí te era sen­ci­llo lle­gar a la con­ca­te­na­ción final de movi­mien­tos ‑Jarrai-Hai­ka-Segi-Xaki-Egin-Ekin-Bata­su­na-Ges­to­ras-Aska­ta­su­na- que bien flu­yen ante estra­dos, o fra­ca­san estre­pi­to­sa­men­te ‑AEK, Joxe­mi Zuma­la­be, Udalbiltza‑, depen­dien­do de las diop­trías que el con­tex­to polí­ti­co impon­ga a otros magis­tra­dos. Ins­ti­ga­dor de con­de­nas astro­nó­mi­cas por moti­vos que poco a poco se demues­tran ilu­so­rios.

Tu ardor para man­te­ner la gue­rra judi­cial con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co no ter­mi­na ahí. Con el últi­mo esper­pen­to que ideas­te, el «caso Bate­ra­gu­ne», enca­de­nas­te al ban­qui­llo a ocho acti­vis­tas por cons­truir ayer con­di­cio­nes para la paz, que hoy tor­nan en opor­tu­ni­da­des reales. Más reales que nun­ca. Pero ese es el terreno en el que te mue­ves: hom­bre de gue­rra ante «terro­ris­mos» des­ar­ma­dos y eterno can­di­da­to a pre­mios a la paz.

Te leo en un libro recien­te­men­te publi­ca­do en el que de nue­vo impar­tes órde­nes: «Reac­cio­na». El pró­lo­go corre de la mano del repu­tado Stépha­ne Hes­sel, curio­sa­men­te indig­na­do por un suma­rio que ini­cias­te tú: el que recla­ma a Auro­re Mar­tín y que con­ci­tó la adhe­sión del his­tó­ri­co mili­tan­te fran­cés. Pero no te das por alu­di­do. En tu tex­to encuen­tro fra­ses que no pue­des hacer tuyas sin son­ro­jo: «la renun­cia a las con­quis­tas en pro de esos dere­chos huma­nos, entre los que se encuen­tra el dere­cho de las víc­ti­mas a la ver­dad, la jus­ti­cia y la repa­ra­ción, es el aten­ta­do más peli­gro­so para una demo­cra­cia». Sin duda no te refe­ri­rás a las víc­ti­mas de la tor­tu­ra que pasa­ron ante ti y nun­ca inves­ti­gas­te.

Por­que pare­ces aten­to intér­pre­te de sen­ti­mien­tos popu­la­res de impu­ni­dad, pero al mis­mo tiem­po seña­la­do por el Tri­bu­nal Euro­peo por hacer oídos sor­dos a la tor­tu­ra al fren­te de tu juz­ga­do. Habi­tual­men­te locuaz, no has abier­to la boca ante las amo­nes­ta­cio­nes de Estras­bur­go que acu­mu­las por no ata­jar los casos de tor­tu­ra de dete­ni­dos de los que eras res­pon­sa­ble direc­to. Uno refe­ren­te a quin­ce inde­pen­den­tis­tas cata­la­nes; otro más recien­te: Beris­tain con­tra Espa­ña.

Favo­ri­to del Gobierno Zapa­te­ro de una ter­na de can­di­da­tos pre­sen­ta­dos para ocu­par la vacan­te espa­ño­la del Comi­té Euro­peo para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra y ‑afor­tu­na­da­men­te- rele­ga­do a la ter­ce­ra posi­ción por el pro­pio Comi­té: toda­vía recor­da­ban que en ante­rio­res vis­tas te habían seña­la­do tam­bién por no haber inves­ti­ga­do denun­cias de tor­tu­ras. No cum­ples sus reco­men­da­cio­nes y pre­ten­días diri­gir­lo. Hay egos que no cue­lan ni por el Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal.

Cier­to que hicis­te un ama­go con­tra la tor­tu­ra: dis­te nom­bre a un pro­to­co­lo con el que decías pre­ve­nir el mal tra­to y que úni­ca­men­te con­si­guió ocul­tar­lo. Apa­re­cías en una movie en la que, en esce­na­rio bos­co­so, Arkaitz Goi­koetxea reco­no­cía ante ti, «volun­ta­ria­men­te» y rodea­do de enca­pu­cha­dos, todo tipo de accio­nes. No mos­tras­te otras par­tes de la deten­ción lejos de la luz, las que tras­cu­rren en maz­mo­rras y con­duc­cio­nes en la oscu­ri­dad. Y mien­tras se evi­den­cia que tus pro­to­co­los bus­can la auto-adu­la­ción antes que la efi­ca­cia, acon­se­jas con­tra la tor­tu­ra en Argen­ti­na, Chi­le o Colom­bia. Aun­que mili­tan­tes que no olvi­dan te escra­chen. En el Fórum 2004 de las Cul­tu­ras en Bar­ce­lo­na hablas de dere­chos huma­nos y cua­tro jóve­nes te lla­man «tor­tu­ra­dor».

Más aún. Tu poca cali­dad ins­truc­to­ra se ha com­bi­na­do con la abso­lu­ta deja­ción de garan­tías pro­ce­sa­les. Por ello has sido acu­sa­do en tres cau­sas de cariz tan diver­so que difí­cil­men­te una con­cien­cia sim­ple­men­te huma­na podría con­ci­liar: por luchar ‑pre­sun­ta­men­te- con­tra el fran­quis­mo, por aplas­tar ‑pre­sun­ta­men­te- garan­tías de hom­bres pode­ro­sos y por reci­bir ‑pre­sun­ta­men­te- impor­tan­tes fon­dos eco­nó­mi­cos de otros aún más pode­ro­sos. Un tri­ple ‑pre­sun­to- delin­cuen­te, cier­to que ante una jus­ti­cia arbi­tra­ria. A la que tú tan­to has con­tri­bui­do. Recla­mas de la jus­ti­cia aten­cio­nes para ti que no tuvis­te con los demás cuan­do ocu­pa­bas tu pues­to: «la inte­gri­dad no sólo debe ser una afir­ma­ción en la carre­ra judi­cial, sino, sobre todo, un hecho cons­ta­ta­ble y fue­ra de toda duda», leo en tu artícu­lo. ¿Quién veri­fi­ca tu inte­gri­dad?

Tie­nes, en defi­ni­ti­va, tal pro­fun­da sen­si­bi­li­dad para todos los mati­ces de la inmun­di­cia y la tra­ge­dia huma­na que alguien que care­ce de ella ‑como este humil­de redac­tor que tien­de a apre­ciar la reali­dad en blan­cos y negros- se pier­de en la infi­ni­ta gama de gri­ses que tú vis­lum­bras, magis­tra­do-indig­na­do. Cier­to, hom­bre de tona­li­da­des gri­ses. Dirás que me impul­sa el ren­cor, por haber sido seña­la­do por tu dedo acu­sa­dor en aquel suma­rio de Ges­to­ras pro Amnis­tía, pre­ña­do de con­de­nas y abso­lu­cio­nes idén­ti­ca­men­te injus­tas. ¿Ren­cor? No, memo­ria. ¿No es tu terreno?

En otro artícu­lo recien­te, subién­do­te a la ola de legí­ti­ma indig­na­ción que reco­rre ciu­da­des y barrios, has que­ri­do pare­cer ocu­rren­te con el tér­mino «indig­na­dano», ima­gino que mez­cla de indig­na­do y ciu­da­dano. O qui­zás ven­ga de «indig-nada-no». Te sien­tes todo. Tal vez seas nada.

P. D.: Podría tener la ten­ta­ción de recla­mar al movi­mien­to 15M un posi­cio­na­mien­to sobre quie­nes lo apo­yan ‑o inclu­so pre­ten­den diri­gir­lo- y los moti­vos, ape­nas ocul­tos, que impul­san esos apo­yos. Podría pedir­les que cla­ri­fi­quen su posi­ción ante quie­nes vemos con bue­nos ojos pro­pues­tas de ese movi­mien­to, pero hemos sufri­do el zar­pa­zo arbi­tra­rio de uno de sus pro­se­li­tis­tas. No voy tan lejos. No lo creo ni jus­to ni opor­tuno. Per­mí­ta­se que este escri­to sea sim­ple­men­te una apor­ta­ción a su deba­te de alguien que toda­vía ve muchos más cla­ros que oscu­ros en su ini­cia­ti­va.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *