Pre­si­den­te Hu: PCCh ha obte­ni­do tres gran­des logros en 90 años

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na (PCCh), esco­gi­do por la his­to­ria y el pue­blo, ha obte­ni­do tres gran­des logros des­de que se fun­dó hace 90 años, dijo hoy vier­nes el pre­si­den­te chino y secre­ta­rio gene­ral del Comi­té Cen­tral del PCCh, Hu Jin­tao.

Con el apo­yo del pue­blo, el PCCh ha com­ple­ta­do la revo­lu­ción de la nue­va demo­cra­cia, logran­do la inde­pen­den­cia nacio­nal y la libe­ra­ción del pue­blo, afir­mó Hu duran­te una gran reu­nión con­me­mo­ra­ti­va cele­bra­da en el Gran Pala­cio del Pue­blo, en el cen­tro de Bei­jing.

Ade­más, el Par­ti­do ha lle­va­do a cabo la revo­lu­ción socia­lis­ta y ha esta­ble­ci­do el socia­lis­mo como sis­te­ma bási­co.

Por últi­mo, el PCCh ha imple­men­ta­do la nue­va gran revo­lu­ción de la refor­ma y aper­tu­ra, crean­do, defen­dien­do y desa­rro­llan­do el socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, sub­ra­yó Hu.

«Estos tres gran­des asun­tos han cam­bia­do de raíz el por­ve­nir y el des­tino del pue­blo chino y la nación chi­na», dijo el secre­ta­rio gene­ral.

Los logros obte­ni­dos han pues­to fin de mane­ra «irre­ver­si­ble» a la mise­ria que sufrió Chi­na en tiem­pos moder­nos debi­do a la ines­ta­bi­li­dad inte­rior y la inva­sión extran­je­ra, que la deja­ron pobre y débil. Ade­más, estos hitos han inau­gu­ra­do la mar­cha his­tó­ri­ca de la nación chi­na hacia el desa­rro­llo, el cre­ci­mien­to y la gran revi­ta­li­za­ción, seña­ló Hu.

Los hechos han demos­tra­do que la his­to­ria y el pue­blo han opta­do por el PCCh, el mar­xis­mo, el camino socia­lis­ta y la refor­ma y la aper­tu­ra.

La his­to­ria tam­bién ha corro­bo­ra­do que el PCCh mere­ce ser con­si­de­ra­do como un par­ti­do polí­ti­co mar­xis­ta gran­de, glo­rio­so y correc­to y como la prin­ci­pal fuer­za que con­du­ce al pue­blo chino hacia gran­des avan­ces en el desa­rro­llo, aña­dió el secre­ta­rio gene­ral del Par­ti­do.

Tex­to ínte­gro del dis­cur­so de Hu Jin­tao

El siguien­te es el tex­to ínte­gro del dis­cur­so pro­nun­cia­do hoy vier­nes por el pre­si­den­te chino y secre­ta­rio gene­ral del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na (PCCh), Hu Jin­tao, en la reu­nión con­me­mo­ra­ti­va del 90º ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción del PCCh, cele­bra­da en el Gran Pala­cio del Pue­blo de Bei­jing.

DISCURSO PRONUNCIADO EN LA REUNIÓN CONMEMORATIVA DEL 90º ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA DE CHINA

Hu Jin­tao

1 de julio de 2011

Cama­ra­das y ami­gos:

Hoy nos reuni­mos solem­ne­men­te aquí para con­me­mo­rar, jun­to con todo el Par­ti­do y el pue­blo de las diver­sas etnias del país, el 90º ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, y, a la vez que echa­mos una mira­da retros­pec­ti­va a la gran tra­yec­to­ria de desa­rro­llo y pro­gre­so que ha reco­rri­do Chi­na, exten­de­mos la vis­ta hacia el lumi­no­so hori­zon­te que augu­ra su desa­rro­llo y pros­pe­ri­dad.

Hace hoy 90 años se fun­dó el PCCh, gran acon­te­ci­mien­to en la his­to­ria de la evo­lu­ción de la nación chi­na, que mar­có el comien­zo de una nue­va épo­ca. Des­de enton­ces, el pue­blo chino empren­dió la lumi­no­sa sen­da de luchar por la inde­pen­den­cia nacio­nal y la libe­ra­ción popu­lar, abrien­do con ello la gran­dio­sa mar­cha hacia la pros­pe­ri­dad y la for­ta­le­za del país, así como la hol­gu­ra del pue­blo.

En estos 90 años, jun­to con el pue­blo de las diver­sas etnias del país, los comu­nis­tas chi­nos, avan­zan­do en olea­das suce­si­vas y bre­gan­do con tena­ci­dad, han con­quis­ta­do sin cesar vic­to­rias tras­cen­den­ta­les en la revo­lu­ción, la cons­truc­ción y la refor­ma. Hoy día, en Orien­te se yer­gue alta y fir­me una Chi­na socia­lis­ta rebo­san­te de vita­li­dad, y los 1.300 millo­nes de inte­gran­tes del pue­blo chino, guia­dos por la mag­na ban­de­ra del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, mar­chan ple­tó­ri­cos de con­fian­za hacia la gran revi­ta­li­za­ción de la nación Chi­na.

Cama­ra­das y ami­gos:

Los más de cien­to seten­ta años de his­to­ria chi­na que empe­za­ron en 1840 con la Gue­rra del Opio, expre­san en sín­te­sis las pro­fun­das e imbo­rra­bles adver­si­da­des sufri­das por nues­tra gran patria, las con­mo­ve­do­ras luchas libra­das por nues­tra gran nación y las esplén­di­das haza­ñas his­tó­ri­cas pro­ta­go­ni­za­das por nues­tro gran pue­blo.

Tras la Gue­rra del Opio, Chi­na fue cayen­do en una socie­dad semi­co­lo­nial y semi­feu­dal, mien­tras que las poten­cias la inva­dían cada vez con mayor codi­cia y la domi­na­ción feu­dal se hacía cada día más corrup­ta, a con­se­cuen­cia de todo lo cual el terri­to­rio nacio­nal esta­ba des­tro­za­do, las gue­rras y el caos social eran ince­san­tes y el pue­blo, ade­más de vivir aco­sa­do por el ham­bre y el frío, era víc­ti­ma de toda cla­se de sub­yu­ga­cio­nes. De ahí que se impu­sie­ra como peren­to­ria la misión nacio­nal de sal­var al país y ase­gu­rar su super­vi­ven­cia. Por lo tan­to, bata­llar por la inde­pen­den­cia nacio­nal y la libe­ra­ción del pue­blo, y lograr la pros­pe­ri­dad y la for­ta­le­za del país y la hol­gu­ra del pue­blo devi­nie­ron una misión his­tó­ri­ca que el pue­blo chino tenía la obli­ga­ción inelu­di­ble de cum­plir.

En aque­llos tene­bro­sos años, el pue­blo chino e innu­me­ra­bles per­so­nas de ele­va­dos idea­les lle­va­ron a cabo explo­ra­cio­nes suma­men­te arduas y libra­ron infle­xi­bles luchas, con el pro­pó­si­to de cam­biar el des­tino de la nación chi­na. El indó­mi­to pue­blo chino empren­dió una lucha tras otra, como el levan­ta­mien­to del Rei­no Celes­tial Tai­ping, el Movi­mien­to Refor­mis­ta de 1898 y la con­tien­da de Yihe­tuan, pero todas ter­mi­na­ron en fra­ca­so. La Revo­lu­ción de 1911 diri­gi­da por el doc­tor Sun Yat-sen puso fin al sis­te­ma monár­qui­co abso­lu­tis­ta que domi­nó Chi­na duran­te mile­nios y tuvo un sig­ni­fi­ca­do tras­cen­den­tal en la pro­mo­ción del pro­gre­so social de Chi­na. Con todo, tam­po­co fue capaz de modi­fi­car la natu­ra­le­za semi­co­lo­nial y semi­feu­dal de la socie­dad chi­na ni el tris­te des­tino del pue­blo chino.

Los hechos demues­tran que ni los movi­mien­tos de auto­for­ta­le­ci­mien­to y refor­mis­mo ‑que no toca­ban la base del feudalismo‑, ni las gue­rras cam­pe­si­nas de vie­jo cuño, ni las revo­lu­cio­nes diri­gi­das por el ala revo­lu­cio­na­ria bur­gue­sa, ni los demás pro­yec­tos de tal y cual índo­le copia­dos mecá­ni­ca­men­te del capi­ta­lis­mo occi­den­tal fue­ron capa­ces de cum­plir la misión de sal­var el país y garan­ti­zar la super­vi­ven­cia de la nación chi­na, ni su tarea his­tó­ri­ca anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­feu­dal. Para resol­ver la cues­tión del desa­rro­llo y el pro­gre­so de Chi­na se reque­ría impe­rio­sa­men­te encon­trar una teo­ría avan­za­da capaz de guiar al pue­blo chino en el empren­di­mien­to de una revo­lu­ción anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­feu­dal, y fuer­zas socia­les avan­za­das idó­neas para con­du­cir los cam­bios socia­les de Chi­na.

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na nació en 1921 como algo natu­ral en el cur­so de la inte­gra­ción del mar­xis­mo-leni­nis­mo con el movi­mien­to obre­ro chino. El naci­mien­to del PCCh es el pro­duc­to nece­sa­rio del desa­rro­llo de la his­to­ria moder­na y actual de Chi­na y de la explo­ra­ción tenaz que efec­tuó el pue­blo chino en su lucha por la sal­va­ción y la super­vi­ven­cia del país. Des­de ese momen­to, la revo­lu­ción chi­na con­tó con un rum­bo correc­to de avan­ce; el pue­blo chino, con una pode­ro­sa fuer­za espi­ri­tual; y el des­tino de Chi­na, con una lumi­no­sa pers­pec­ti­va de desa­rro­llo.

En estos 90 años, nues­tro Par­ti­do ha uni­do y con­du­ci­do al pue­blo para que, en esta anti­gua tie­rra que es Chi­na, escri­bie­ra una mag­ní­fi­ca epo­pe­ya de la evo­lu­ción de la huma­ni­dad que ha estre­me­ci­do el cie­lo y la tie­rra y ha con­mo­vi­do a los espí­ri­tus y los dio­ses, epo­pe­ya que se plas­ma de for­ma quin­tae­sen­cia­da en el cum­pli­mien­to e impul­so de los tres gran­des asun­tos siguien­tes.

En pri­mer lugar, apo­yán­do­se fir­me­men­te en el pue­blo, nues­tro Par­ti­do cul­mi­nó la revo­lu­ción de nue­va demo­cra­cia y logró la inde­pen­den­cia nacio­nal y la libe­ra­ción del pue­blo. Lue­go de 28 años de san­grien­tas luchas, inclui­das la Expe­di­ción al Nor­te, la Gue­rra de la Revo­lu­ción Agra­ria, la Gue­rra de Resis­ten­cia Anti­ja­po­ne­sa y la Gue­rra de Libe­ra­ción, nues­tro Par­ti­do y el pue­blo repe­lie­ron la inva­sión del impe­ria­lis­mo japo­nés, derro­ca­ron la domi­na­ción reac­cio­na­ria del Guo­min­dang y fun­da­ron la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na. Con esto últi­mo, el pue­blo se con­vir­tió en due­ño del país, de la socie­dad y de su pro­pio des­tino, se mate­ria­li­zó el gran sal­to que supo­nía pasar de una mile­na­ria auto­cra­cia feu­dal a una demo­cra­cia popu­lar, se hizo reali­dad la alta uni­dad de Chi­na y la cohe­sión sin pre­ce­den­tes del pue­blo de sus diver­sas etnias, se puso defi­ni­ti­va­men­te fin a la his­to­ria semi­co­lo­nial y semi­feu­dal de la vie­ja Chi­na y su situa­ción pare­ci­da a la de una ban­de­ja de are­nas suel­tas, y se anu­la­ron cabal­men­te los tra­ta­dos des­igua­les impues­tos a Chi­na por las poten­cias, así como todas las pre­rro­ga­ti­vas de las que dis­fru­ta­ba el impe­ria­lis­mo en nues­tro país. En aquel momen­to, el pue­blo se puso de pie y la nación chi­na ini­ció una nue­va era his­tó­ri­ca en su desa­rro­llo y pro­gre­so.

En segun­do lugar, apo­yán­do­se fir­me­men­te en el pue­blo, nues­tro Par­ti­do lle­vó a cabo la revo­lu­ción socia­lis­ta y dejó esta­ble­ci­do el socia­lis­mo como sis­te­ma bási­co. Hemos logra­do de mane­ra crea­ti­va hacer la trans­for­ma­ción de la nue­va demo­cra­cia en el socia­lis­mo, per­mi­tien­do entrar en la socie­dad socia­lis­ta a este vas­to país orien­tal cuya pobla­ción repre­sen­ta una cuar­ta par­te de la mun­dial, con lo que hemos hecho reali­dad el cam­bio social más amplio y más pro­fun­do de la his­to­ria de Chi­na. Hemos esta­ble­ci­do un sis­te­ma indus­trial y un sis­te­ma eco­nó­mi­co nacio­nal inde­pen­dien­tes y rela­ti­va­men­te com­ple­tos, acu­mu­lan­do así impor­tan­tes expe­rien­cias sobre la cons­truc­ción socia­lis­ta en un gran país orien­tal como Chi­na, don­de el nivel de las fuer­zas pro­duc­ti­vas socia­les era suma­men­te atra­sa­do.

En ter­cer lugar, apo­yán­do­se fir­me­men­te en el pue­blo, nues­tro Par­ti­do empren­dió una nue­va gran revo­lu­ción ‑la refor­ma y la aper­tu­ra- y de esta for­ma ha crea­do un socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, ha per­sis­ti­do en él y lo ha desa­rro­lla­do. A par­tir de la III Sesión Ple­na­ria del XI Comi­té Cen­tral del Par­ti­do, sobre la base del balan­ce de las expe­rien­cias adqui­ri­das en la cons­truc­ción socia­lis­ta del país y de la toma de las expe­rien­cias inter­na­cio­na­les como refe­ren­cia, hemos lle­va­do ade­lan­te la refor­ma y la aper­tu­ra con un enor­me cora­je polí­ti­co, teó­ri­co y prác­ti­co, y, a tra­vés de una ardua explo­ra­ción, hemos logra­do con­fi­gu­rar la teo­ría bási­ca, la línea bási­ca, el pro­gra­ma bási­co y las expe­rien­cias bási­cas del Par­ti­do en la eta­pa pri­ma­ria del socia­lis­mo, esta­ble­cer y per­fec­cio­nar el régi­men de la eco­no­mía de mer­ca­do socia­lis­ta, per­se­ve­rar en la aper­tu­ra omni­di­rec­cio­nal al exte­rior e impul­sar la moder­ni­za­ción socia­lis­ta hacia el logro de gran­des éxi­tos que con­ci­tan la aten­ción mun­dial.

Estos tres gran­des asun­tos han cam­bia­do de raíz el por­ve­nir y el des­tino del pue­blo chino y la nación chi­na, han pues­to fin de mane­ra irre­ver­si­ble al mise­ra­ble des­tino reple­to de per­tur­ba­cio­nes inte­rio­res, inva­sio­nes exte­rio­res, pobre­za y debi­li­dad que Chi­na sufría en la épo­ca moder­na, y han inau­gu­ra­do de la mis­ma mane­ra la mar­cha his­tó­ri­ca de la nación chi­na de desa­rro­llo y robus­te­ci­mien­to cons­tan­tes y de su avan­ce hacia la gran revi­ta­li­za­ción, todo lo cual ha dado una fiso­no­mía total­men­te nue­va a una Chi­na con una civi­li­za­ción de más de cin­co mil años de his­to­ria, y ha abier­to unas pers­pec­ti­vas de una bri­llan­tez sin pre­ce­den­tes a la gran revi­ta­li­za­ción de la nación chi­na.

En estos 90 años, la socie­dad chi­na y el des­tino del pue­blo chino han expe­ri­men­ta­do cam­bios. Tales cam­bios han sido muy poco fre­cuen­tes en la his­to­ria del desa­rro­llo de la huma­ni­dad, tan­to por su ampli­tud y pro­fun­di­dad como por su influen­cia polí­ti­ca y su sig­ni­fi­ca­do social.

Los hechos se han encar­ga­do de demos­trar a ple­ni­tud que, en el impe­tuo­so pro­ce­so de desa­rro­llo y pro­gre­so de la socie­dad chi­na ini­cia­do en la épo­ca moder­na, la his­to­ria y el pue­blo han opta­do por el PCCh, el mar­xis­mo, el camino socia­lis­ta y la refor­ma y la aper­tu­ra.

Los hechos han corro­bo­ra­do ple­na­men­te que el PCCh es digno de ser con­si­de­ra­do un par­ti­do polí­ti­co mar­xis­ta gran­de, glo­rio­so y correc­to, y es digno de su con­di­ción de fuer­za núcleo que con­du­ce al pue­blo chino en la aper­tu­ra ince­san­te de nue­vas pers­pec­ti­vas para el desa­rro­llo de nues­tras cau­sas.

Cama­ra­das y ami­gos:

Todos los éxi­tos logra­dos en estos 90 años son el resul­ta­do de la lucha tenaz y con­ti­nua libra­da gene­ra­ción tras gene­ra­ción por los comu­nis­tas chi­nos jun­to con el pue­blo. El colec­ti­vo diri­gen­te cen­tral de la pri­me­ra gene­ra­ción del Par­ti­do, agru­pa­do en torno al cama­ra­da Mao Zedong, unió y con­du­jo a todo el Par­ti­do y a todo el pue­blo de las diver­sas etnias del país en la con­quis­ta de la gran vic­to­ria de la revo­lu­ción de nue­va demo­cra­cia y el esta­ble­ci­mien­to del socia­lis­mo como sis­te­ma bási­co, sen­tan­do así la pre­mi­sa polí­ti­ca fun­da­men­tal y los cimien­tos ins­ti­tu­cio­na­les del desa­rro­llo y el pro­gre­so de la Chi­na actual en todos los aspec­tos. El colec­ti­vo diri­gen­te cen­tral de la segun­da gene­ra­ción del Par­ti­do, con el cama­ra­da Deng Xiao­ping como núcleo, unió y con­du­jo a todo el Par­ti­do y a todo el pue­blo de las diver­sas etnias del país a ini­ciar el gran­dio­so pro­ce­so de la refor­ma y la aper­tu­ra, tocan­do así el cla­rín de la épo­ca para cons­truir un socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas e inau­gu­rar un nue­vo perio­do en el desa­rro­llo de la cau­sa socia­lis­ta. El colec­ti­vo diri­gen­te cen­tral de la ter­ce­ra gene­ra­ción del Par­ti­do, cuyo núcleo fue el cama­ra­da Jiang Zemin, unió y diri­gió a todo el Par­ti­do y a todo el pue­blo de las diver­sas etnias del país para que per­sis­tie­ra en la refor­ma y la aper­tu­ra y en el avan­ce con los tiem­pos, con­du­jo por el rum­bo acer­ta­do la nave de la refor­ma y la aper­tu­ra que avan­za­ba sur­can­do las olas y logró impul­sar la gran­dio­sa cau­sa del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas hacia el siglo XXI. Des­de el XVI Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do, toman­do como guía la teo­ría de Deng Xiao­ping y el impor­tan­te pen­sa­mien­to de la tri­ple repre­sen­ta­ti­vi­dad, el Comi­té Cen­tral unió y diri­gió a todo el Par­ti­do y a todo el pue­blo de las diver­sas etnias del país en la apli­ca­ción a fon­do de la con­cep­ción cien­tí­fi­ca del desa­rro­llo, la esfor­za­da pro­mo­ción del desa­rro­llo cien­tí­fi­co y el tenaz impul­so de la armo­nía social, y la pro­se­cu­ción del empu­je dado a la gran cau­sa del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas en la prác­ti­ca de la cons­truc­ción inte­gral de una socie­dad modes­ta­men­te aco­mo­da­da.

Aho­ra que cele­bra­mos el 90º ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción del PCCh, hon­ra­mos pro­fun­da­men­te la memo­ria de Mao Zedong, Zhou Enlai, Liu Shao­qi, Zhu De, Deng Xiao­ping, Chen Yun y otros revo­lu­cio­na­rios pro­le­ta­rios de la vie­ja gene­ra­ción que hicie­ron impor­tan­tes con­tri­bu­cio­nes a la revo­lu­ción, la cons­truc­ción y la refor­ma de Chi­na, así como a la fun­da­ción, la con­so­li­da­ción y el desa­rro­llo del PCCh; la de los már­ti­res revo­lu­cio­na­rios que caye­ron heroi­ca­men­te por la fun­da­ción, la defen­sa y la cons­truc­ción de la Nue­va Chi­na; y la de todos los pre­cur­so­res que a par­tir de la épo­ca moder­na lucha­ron tenaz­men­te por la inde­pen­den­cia y la libe­ra­ción de la nación chi­na. ¡Sus monu­men­ta­les méri­tos en bien de la patria y la nación per­ma­ne­ce­rán siem­pre inde­le­bles en los ana­les de la his­to­ria!

En esta oca­sión, en repre­sen­ta­ción del Comi­té Cen­tral del PCCh, ¡expre­so nues­tro ele­va­do res­pe­to a las amplias masas de obre­ros, cam­pe­si­nos e inte­lec­tua­les de todo el país; a los par­ti­dos demo­crá­ti­cos, las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res y los patrio­tas de los dis­tin­tos círcu­los socia­les; y al Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción de Chi­na, la Poli­cía Arma­da y la Poli­cía Popu­lar de Segu­ri­dad Públi­ca! ¡Extien­do nues­tro cor­dial salu­do a los com­pa­trio­tas de las Regio­nes Admi­nis­tra­ti­vas Espe­cia­les de Hong Kong y Macao, a los com­pa­trio­tas de Tai­wan y a los nume­ro­sos chi­nos resi­den­tes en el extran­je­ro! ¡Y expre­so nues­tro sin­ce­ro agra­de­ci­mien­to a todos los pue­blos y ami­gos de los diver­sos paí­ses que con­vi­ven amis­to­sa­men­te con el pue­blo chino y que pres­tan aten­ción y apo­yo a la cau­sa de la revo­lu­ción, la cons­truc­ción y la refor­ma de Chi­na!

Cama­ra­das y ami­gos:

Tras 90 años de lucha, crea­ción y acu­mu­la­ción, los éxi­tos que el Par­ti­do y el pue­blo tie­nen que valo­rar más que nun­ca, man­te­ner fir­me­men­te lar­go tiem­po y desa­rro­llar sin cesar son: la aper­tu­ra del camino de un socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, la con­fi­gu­ra­ción de un sis­te­ma teó­ri­co acer­ca de este socia­lis­mo y el esta­ble­ci­mien­to de su sis­te­ma.

El camino del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas es el camino nece­sa­rio no sólo para mate­ria­li­zar la moder­ni­za­ción socia­lis­ta, sino para crear una her­mo­sa vida para el pue­blo. Dicho camino impli­ca lo siguien­te: bajo la direc­ción del PCCh y par­tien­do de las con­di­cio­nes bási­cas del país, se debe asu­mir la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca como tarea cen­tral, per­se­ve­rar en los cua­tro prin­ci­pios fun­da­men­ta­les y en la refor­ma y la aper­tu­ra, eman­ci­par y desa­rro­llar las fuer­zas pro­duc­ti­vas socia­les, y con­so­li­dar y per­fec­cio­nar el sis­te­ma socia­lis­ta, con el pro­pó­si­to de implan­tar una eco­no­mía de mer­ca­do socia­lis­ta, una polí­ti­ca demo­crá­ti­ca socia­lis­ta, una cul­tu­ra avan­za­da socia­lis­ta y una socie­dad armo­nio­sa socia­lis­ta, así como de edi­fi­car un país socia­lis­ta moderno, prós­pe­ro, pode­ro­so, demo­crá­ti­co, civi­li­za­do y armo­nio­so.

El sis­te­ma teó­ri­co del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas es la teo­ría correc­ta bajo cuya guía el Par­ti­do y el pue­blo harán reali­dad la gran revi­ta­li­za­ción de la nación chi­na siguien­do el camino del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas. En el pro­ce­so his­tó­ri­co de impul­sar la adap­ta­ción del mar­xis­mo a las con­di­cio­nes de Chi­na, al per­sis­tir en inte­grar los fun­da­men­tos del mar­xis­mo con la reali­dad espe­cí­fi­ca del país, nues­tro Par­ti­do ha obte­ni­do dos impor­tan­tes logros teó­ri­cos. El pri­me­ro es el pen­sa­mien­to de Mao Zedong. Como apli­ca­ción y desa­rro­llo del mar­xis­mo-leni­nis­mo en Chi­na, este pen­sa­mien­to dio res­pues­tas sis­te­má­ti­cas a la cues­tión de cómo lle­var a cabo la revo­lu­ción de nue­va demo­cra­cia y la revo­lu­ción socia­lis­ta en un gran país semi­co­lo­nial y semi­feu­dal de Orien­te, ade­más de haber inda­ga­do ardua­men­te sobre qué socia­lis­mo se debe cons­truir y cómo cons­truir­lo, enri­que­cien­do así el acer­vo mar­xis­ta con un con­te­ni­do crea­ti­vo. El segun­do es el sis­te­ma teó­ri­co del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas: un sis­te­ma teó­ri­co cien­tí­fi­co que, abar­can­do entre otros impor­tan­tí­si­mos pen­sa­mien­tos estra­té­gi­cos la teo­ría de Deng Xiao­ping, el impor­tan­te pen­sa­mien­to de la tri­ple repre­sen­ta­ti­vi­dad y la con­cep­ción cien­tí­fi­ca del desa­rro­llo, ha dado res­pues­tas sis­te­má­ti­cas a una serie de impor­tan­tes cues­tio­nes deri­va­das del hecho de que en un país en vías de desa­rro­llo tan gran­de como Chi­na y con mil y cien­tos de millo­nes de habi­tan­tes, cues­tio­nes que inclu­yen qué socia­lis­mo se debe cons­truir y cómo cons­truir­lo, qué par­ti­do hay que cons­truir y cómo cons­truir­lo, qué tipo de desa­rro­llo se ha de lograr y cómo hacer­lo, todo lo cual cons­ti­tu­ye una con­ti­nua­ción y desa­rro­llo del pen­sa­mien­to de Mao Zedong.

El sis­te­ma del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, garan­tía ins­ti­tu­cio­nal fun­da­men­tal del desa­rro­llo y pro­gre­so de la Chi­na actual, encar­na de mane­ra con­cen­tra­da las carac­te­rís­ti­cas y las ven­ta­jas de este tipo de socia­lis­mo. Al impul­sar el auto­per­fec­cio­na­mien­to y desa­rro­llo del sis­te­ma socia­lis­ta, hemos con­for­ma­do todo un con­jun­to de sis­te­mas ins­ti­tu­cio­na­les vin­cu­la­dos y cone­xos entre sí en ámbi­tos como el eco­nó­mi­co, el polí­ti­co, el cul­tu­ral y el social: el sis­te­ma polí­ti­co fun­da­men­tal, es decir, el de asam­bleas popu­la­res; el sis­te­ma polí­ti­co bási­co com­pues­to, entre otros, por el de coope­ra­ción mul­ti­par­ti­da­ria y con­sul­ta polí­ti­ca bajo la direc­ción del PCCh, el de auto­no­mía étni­ca terri­to­rial y el de auto­go­bierno de las masas en los nive­les de base; el sis­te­ma legal del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas; el sis­te­ma eco­nó­mi­co bási­co de desa­rro­llo con­jun­to de las eco­no­mías de diver­sas for­mas de pro­pie­dad con la de pro­pie­dad públi­ca como la prin­ci­pal; y los diver­sos sis­te­mas con­cre­tos, entre ellos los regí­me­nes eco­nó­mi­co, polí­ti­co, cul­tu­ral y social esta­ble­ci­dos sobre la base del sis­te­ma polí­ti­co fun­da­men­tal, el sis­te­ma polí­ti­co bási­co y el sis­te­ma eco­nó­mi­co bási­co. Todos estos sis­te­mas se corres­pon­den con la reali­dad de nues­tro país y con­cuer­dan con la corrien­te de la épo­ca, favo­re­cien­do por lo tan­to no sólo el man­te­ni­mien­to del vigor del Par­ti­do y del país y la pues­ta en jue­go del entu­sias­mo, la ini­cia­ti­va y la crea­ti­vi­dad de las amplias masas popu­la­res y los diver­sos sec­to­res socia­les, sino la eman­ci­pa­ción y el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas socia­les y el fomen­to del desa­rro­llo inte­gral de la eco­no­mía y la socie­dad, la sal­va­guar­dia y la pro­mo­ción de la equi­dad y la jus­ti­cia socia­les y la mate­ria­li­za­ción de la pros­pe­ri­dad común de todo el pue­blo, la con­cen­tra­ción de fuer­zas para lle­var a cabo ambi­cio­sas actua­cio­nes y el afron­ta­mien­to efi­caz de toda cla­se de ries­gos y desa­fíos en el camino de avan­ce, y el man­te­ni­mien­to de la cohe­sión inter­ét­ni­ca, la esta­bi­li­dad social y la uni­dad del país.

Para que nues­tro Par­ti­do pue­da unir y con­du­cir al pue­blo en un avan­ce con­ti­nuo, abrir nue­vas pers­pec­ti­vas en el tra­ba­jo y con­quis­tar nue­vas vic­to­rias para nues­tras cau­sas en el con­tex­to de la cam­bian­te situa­ción inter­na­cio­nal y las arduas y pesa­das tareas nacio­na­les de la refor­ma, el desa­rro­llo y la esta­bi­li­dad, lo más esen­cial radi­ca en enar­bo­lar la gran ban­de­ra del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas y avan­zar con per­se­ve­ran­cia por el camino del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas y ensan­char­lo, per­sis­tir en su sis­te­ma teó­ri­co y enri­que­cer­lo, e insis­tir en este sis­te­ma socia­lis­ta y per­fec­cio­nar­lo.

Cama­ra­das y ami­gos:

Al echar una mira­da retros­pec­ti­va al desa­rro­llo y el pro­gre­so de Chi­na duran­te los últi­mos 90 años, pode­mos lle­gar a la con­clu­sión bási­ca de que el Par­ti­do es la cla­ve para mane­jar bien los asun­tos chi­nos.

La tra­yec­to­ria resu­mi­da de la evo­lu­ción de estos 90 años nos indi­ca que el pun­to fun­da­men­tal por el que nues­tro Par­ti­do ha podi­do man­te­ner y desa­rro­llar el carác­ter de van­guar­dia de un par­ti­do mar­xis­ta con­sis­te en lo siguien­te: la per­sis­ten­cia en eman­ci­par la men­te, bus­car la ver­dad en los hechos y avan­zar con los tiem­pos, man­te­ner una acti­tud cien­tí­fi­ca hacia el mar­xis­mo, apli­car éste en desa­rro­llo para guiar la nue­va prác­ti­ca, sos­te­ner la ver­dad y corre­gir los erro­res, seguir con fir­me­za el pro­pio camino, y con­ser­var siem­pre la fuer­za motriz espi­ri­tual que impul­sa al Par­ti­do a avan­zar des­bro­zan­do el camino; la per­se­ve­ran­cia en tra­ba­jar para el pue­blo y en apo­yar­se en él, en pro­ce­der de todo cora­zón en pro­cu­ra de sus intere­ses, y en asi­mi­lar la sabi­du­ría y la fuer­za de las masas popu­la­res, y man­te­ner siem­pre a éstas y al Par­ti­do uni­dos como uña y car­ne; la per­se­ve­ran­cia en basar los nom­bra­mien­tos en los méri­tos y admi­tir a un amplio núme­ro de per­so­nas cali­fi­ca­das, atraer, pre­pa­rar y for­mar a per­so­nal capa­ci­ta­do median­te la ins­pi­ra­ción de la cau­sa del Par­ti­do, e incre­men­tar sin cesar la san­gre fres­ca para man­te­ner la vita­li­dad del Par­ti­do siem­pre loza­na; y el ate­ni­mien­to al prin­ci­pio de que el Par­ti­do debe gober­nar lo suyo y dis­ci­pli­nar­se con rigor, así como el tomar­se en serio y resol­ver a tiem­po los des­ta­ca­dos pro­ble­mas exis­ten­tes en el Par­ti­do, con el fin de man­te­ner su orga­nis­mo siem­pre sano.

Todo el Par­ti­do debe estar cons­cien­te de que, en las nue­vas cir­cuns­tan­cias, carac­te­ri­za­das por los pro­fun­dos cam­bios que se ope­ran en la situa­ción del mun­do, de nues­tro país y de nues­tro Par­ti­do, la ele­va­ción del nivel de direc­ción y gober­na­ción del Par­ti­do, el incre­men­to de la capa­ci­dad de resis­tir a la corrup­ción y de pre­ve­nir­se con­tra la dege­ne­ra­ción y de con­tra­rres­tar los ries­gos, así como el for­ta­le­ci­mien­to del fomen­to de la capa­ci­dad de gober­nar del Par­ti­do y de su carác­ter de van­guar­dia, se enfren­tan a cir­cuns­tan­cias, pro­ble­mas y desa­fíos sin pre­ce­den­tes, sien­do pro­lon­ga­das, com­ple­jas y seve­ras las prue­bas que el Par­ti­do afron­ta como gober­nan­te y las gene­ra­das por la refor­ma y la aper­tu­ra, la eco­no­mía de mer­ca­do y el entorno exte­rior. Todo el Par­ti­do se halla de for­ma más agu­da ante los peli­gros del rela­ja­mien­to espi­ri­tual, la insu­fi­cien­cia de capa­ci­dad, la des­vin­cu­la­ción de las masas y el des­áni­mo y la dege­ne­ra­ción, por eso su tarea es más dura y peren­to­ria que nun­ca, en el sen­ti­do de que el Par­ti­do ha de gober­nar lo suyo y dis­ci­pli­nar­se con rigor.

Debe­mos par­tir de la nue­va reali­dad para per­sis­tir en guiar la cons­truc­ción del Par­ti­do con una teo­ría cien­tí­fi­ca y estu­diar y resol­ver con un espí­ri­tu refor­ma­dor e inno­va­dor los impor­tan­tes pro­ble­mas teó­ri­cos y prác­ti­cos que enca­ra el Par­ti­do en su cons­truc­ción; y ponien­do la mira­da en la cons­truc­ción inte­gral de una socie­dad modes­ta­men­te aco­mo­da­da y en el ace­le­ra­mien­to de la moder­ni­za­ción socia­lis­ta, hemos de cono­cer en todos los sen­ti­dos y apli­car cons­cien­te­men­te las leyes que rigen la cons­truc­ción de un par­ti­do mar­xis­ta gober­nan­te, con el fin de pro­pul­sar en toda la línea la nue­va mag­na obra de la cons­truc­ción del Par­ti­do y ele­var de con­ti­nuo el nivel cien­tí­fi­co de la mis­ma.

En la ele­va­ción del nivel cien­tí­fi­co de la cons­truc­ción del Par­ti­do en las nue­vas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas, es pre­ci­so per­se­ve­rar en eman­ci­par la men­te, bus­car la ver­dad en los hechos y avan­zar con los tiem­pos, e impul­sar con ener­gía la adap­ta­ción del mar­xis­mo a las con­di­cio­nes de Chi­na, de la épo­ca y de las masas, a fin de ele­var el nivel ideo­ló­gi­co y polí­ti­co de todo el Par­ti­do.

La tra­yec­to­ria de desa­rro­llo del Par­ti­do en estos 90 años nos dice que la madu­rez teó­ri­ca es la base de la fir­me­za polí­ti­ca; el avan­zar con los tiem­pos en lo teó­ri­co es la pre­mi­sa para avan­zar con ele­va­do espí­ri­tu empren­de­dor en la acción; y la uni­fi­ca­ción de los cri­te­rios repre­sen­ta una impor­tan­te garan­tía de que todo el Par­ti­do mar­cha al mis­mo paso. Los comu­nis­tas chi­nos tene­mos la fir­me con­vic­ción de que los fun­da­men­tos del mar­xis­mo repre­sen­tan una ver­dad cien­tí­fi­ca irre­fu­ta­ble y de que el mar­xis­mo debe enri­que­cer­se y desa­rro­llar­se sin cesar a medi­da que se desa­rro­lla la prác­ti­ca, no habién­do­lo con­si­de­ra­do nun­ca un dog­ma vacío, rígi­do y este­reo­ti­pa­do. El mar­xis­mo tie­ne en la prác­ti­ca su fuen­te teó­ri­ca, su base de desa­rro­llo y su cri­te­rio pro­ba­to­rio. Nin­gu­na de estas actua­cio­nes ‑ceñir­se a los libros, hacer caso omi­so de la prác­ti­ca, sobre­pa­sar la vida prác­ti­ca o irle a la zaga- lle­va al logro de los lau­re­les de éxi­to. En cier­tos perio­dos de la his­to­ria, come­ti­mos erro­res e inclu­so sufri­mos gra­ves reve­ses cuya cau­sa bási­ca resi­día en el divor­cio entre el pen­sa­mien­to rec­tor y la reali­dad chi­na. La cau­sa esen­cial por la cual nues­tro Par­ti­do ha podi­do corre­gir sus erro­res apo­yán­do­se en sus pro­pias fuer­zas y en las del pue­blo, avan­zar intré­pi­da­men­te en medio de reve­ses y pro­se­guir su mar­cha triun­fan­te resi­de en que vol­vi­mos a refren­dar y cum­pli­mos per­sis­ten­te­men­te el prin­ci­pio de bus­car la ver­dad en los hechos. Las expe­rien­cias y lec­cio­nes al res­pec­to las ha resu­mi­do nues­tro Par­ti­do sis­te­má­ti­ca­men­te en la «Reso­lu­ción sobre algu­nos pro­ble­mas his­tó­ri­cos» y en la «Reso­lu­ción sobre algu­nos pro­ble­mas his­tó­ri­cos del Par­ti­do des­de la fun­da­ción de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na», expe­rien­cias y lec­cio­nes que debe­mos tener muy pre­sen­tes.

El desa­rro­llo de la prác­ti­ca no tie­ne en abso­lu­to lími­tes, y lo mis­mo pasa tan­to con el cono­ci­mien­to de la ver­dad como con la inno­va­ción teó­ri­ca. La prác­ti­ca del Par­ti­do y del pue­blo avan­za cons­tan­te­men­te, debien­do hacer lo pro­pio la teo­ría que la guía. Sin lugar a dudas, el camino del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas se ensan­cha­rá de con­ti­nuo con la prác­ti­ca inno­va­do­ra de nues­tro Par­ti­do y nues­tro pue­blo, y el sis­te­ma socia­lis­ta con pecu­lia­ri­da­des chi­nas segui­rá per­fec­cio­nán­do­se de modo cons­tan­te para­le­la­men­te a la pro­fun­di­za­ción de la refor­ma y la amplia­ción de la aper­tu­ra. Este pro­ce­so abri­rá sin duda vas­tas pers­pec­ti­vas a la inno­va­ción teó­ri­ca. La cla­ve para per­se­ve­rar en el mar­xis­mo en las nue­vas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas radi­ca en dar res­pues­ta opor­tu­na­men­te a los nue­vos temas que plan­tea la prác­ti­ca y pro­por­cio­nar a ésta una orien­ta­ción cien­tí­fi­ca. Hemos de domi­nar acer­ta­da­men­te la ten­den­cia gene­ral del desa­rro­llo mun­dial y las con­di­cio­nes nacio­na­les bási­cas en la fase pri­ma­ria del socia­lis­mo, estu­diar a fon­do las carac­te­rís­ti­cas por fases del desa­rro­llo de nues­tro país y sin­te­ti­zar a su debi­do tiem­po las nove­do­sas expe­rien­cias crea­das por el pue­blo bajo la direc­ción del Par­ti­do, hacien­do hin­ca­pié en cap­tar los pro­ble­mas sig­ni­fi­ca­ti­vos del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social y lle­van­do a cabo una nue­va sín­te­sis teó­ri­ca al res­pec­to, de modo que se man­ten­ga siem­pre la pode­ro­sa vita­li­dad de las teo­rías cien­tí­fi­cas.

Cada paso en la inno­va­ción teó­ri­ca debe ir segui­do de otro en el per­tre­cha­mien­to teó­ri­co; he ahí una impor­tan­te expe­rien­cia adqui­ri­da en el for­ta­le­ci­mien­to de la auto­cons­truc­ción de nues­tro Par­ti­do. Hemos de ate­ner­nos a las exi­gen­cias plan­tea­das por la cons­truc­ción de un par­ti­do mar­xis­ta de tipo estu­dio, en un esfuer­zo por asi­mi­lar las nue­vas ideas y cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos de la socie­dad huma­na. Los mili­tan­tes y cua­dros del Par­ti­do deben tomar el apren­di­za­je como una aspi­ra­ción espi­ri­tual, estu­dian­do en pro­fun­di­dad y asi­mi­lan­do el mar­xis­mo-leni­nis­mo y el pen­sa­mien­to de Mao Zedong, así como el sis­te­ma teó­ri­co del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, y tenien­do arrai­ga­das en la men­te la con­cep­ción del mun­do y la meto­do­lo­gía del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co, de modo que lle­guen ver­da­de­ra­men­te a apren­der para ele­var su mora­li­dad, acre­cen­tar su sabi­du­ría y lle­var a cabo acti­vi­da­des empren­de­do­ras. Todos los mili­tan­tes del Par­ti­do en gene­ral y los cua­dros diri­gen­tes de todas las ins­tan­cias en par­ti­cu­lar deben ele­var sin cesar su nivel ideo­ló­gi­co y polí­ti­co, afian­zar sus idea­les y con­vic­cio­nes, robus­te­cer su con­cien­cia­ción y fir­me­za en la lucha infa­ti­ga­ble por la cau­sa del Par­ti­do y del pue­blo, lle­gan­do a lo que en su ver­da­de­ro sen­ti­do sig­ni­fi­ca per­ma­ne­cer incon­mo­vi­bles, y jurar man­te­ner­se fir­mes en su deter­mi­na­ción.

Para ele­var el nivel cien­tí­fi­co de la cons­truc­ción del Par­ti­do bajo las nue­vas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas, tene­mos que per­sis­tir en explo­tar los recur­sos huma­nos por múl­ti­ples cana­les, efec­tuar los nom­bra­mien­tos por méri­tos, seguir con fir­me­za la nor­ma de emplear a per­so­nal moral­men­te ínte­gro y pro­fe­sio­nal­men­te com­pe­ten­te, con la mora­li­dad como con­di­ción prio­ri­ta­ria, y agru­par al per­so­nal sobre­sa­lien­te de todos los terre­nos en torno a la cau­sa del Par­ti­do y del Esta­do.

La tra­yec­to­ria reco­rri­da por el Par­ti­do a lo lar­go de sus 90 años de desa­rro­llo nos indi­ca que, una vez deter­mi­na­da la línea polí­ti­ca, los cua­dros son el fac­tor deci­si­vo. La per­sis­ten­cia en la explo­ta­ción de los recur­sos huma­nos por múl­ti­ples cana­les y en los nom­bra­mien­tos por méri­tos cons­ti­tu­ye una exi­gen­cia nece­sa­ria ema­na­da de la natu­ra­le­za y el pro­pó­si­to de nues­tro Par­ti­do. Éste no tie­ne más intere­ses par­ti­cu­la­res que los del pue­blo, y al seguir con fir­me­za este prin­ci­pio subli­me, ofre­ce a todos aque­llos que son fie­les al pue­blo, echan raí­ces en él y se le con­sa­gran un amplio esce­na­rio don­de pue­den hacer valer su talen­to. El poder o no ampliar cada vez más el camino del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas y mate­ria­li­zar la gran revi­ta­li­za­ción de la nación chi­na depen­de de si pode­mos pre­pa­rar de con­ti­nuo a un nutri­do con­tin­gen­te de per­so­nal sobre­sa­lien­te y, más toda­vía, de si pode­mos dar a las per­so­nas cali­fi­ca­das en los diver­sos terre­nos la opor­tu­ni­dad de dis­tin­guir­se y des­ple­gar su talen­to.

Tene­mos que ensan­char los cana­les de admi­sión de per­so­nas de valía con una visión más amplia, unos hori­zon­tes más ele­va­dos y un talan­te más intré­pi­do, para des­cu­brir opor­tu­na­men­te a cua­dros mag­ní­fi­cos en los dife­ren­tes terre­nos y emplear­los de mane­ra racio­nal. Hay que per­sis­tir en poner su moral en el pri­mer lugar, selec­cio­nar y nom­brar a quie­nes ade­más de ser fir­mes en lo polí­ti­co, son real­men­te com­pe­ten­tes y cua­li­fi­ca­dos, des­ta­can por sus méri­tos reales y cuen­tan con el reco­no­ci­mien­to de las masas, y con­fi­gu­rar una orien­ta­ción res­pec­to al empleo de per­so­nal dota­do de inte­gri­dad moral y com­pe­ten­cia pro­fe­sio­nal, per­so­nal que con la mora­li­dad alcan­za su for­ma­ción, con­ven­ce a otros, y enca­be­za y favo­re­ce a las per­so­nas de talen­to. Tene­mos que ate­ner­nos al empleo de los cua­dros en fun­ción de los resul­ta­dos efec­ti­vos de su tra­ba­jo, para que las per­so­nas capa­ces ten­gan opor­tu­ni­da­des, las que pue­dan lograr éxi­tos dis­pon­gan de un lugar, los hones­tos no sal­gan per­dien­do, los opor­tu­nis­tas y enca­ra­ma­do­res no obten­gan bene­fi­cios y todos los cua­dros sobre­sa­lien­tes pue­dan apor­tar su fuer­za al Par­ti­do y al pue­blo.

La pre­pa­ra­ción ince­san­te de nume­ro­sos cua­dros jóve­nes exce­len­tes es una empre­sa fun­da­men­tal que ata­ñe a la con­ti­nua­ción de la cau­sa del Par­ti­do y del pue­blo, la aper­tu­ra de nue­vas rutas y la trans­mi­sión de gene­ra­ción en gene­ra­ción. Para cum­plir la impor­tan­te misión de la cau­sa, los cua­dros jóve­nes deben tener fir­me­men­te esta­ble­ci­da una correc­ta con­cep­ción del mun­do, del poder y de su come­ti­do, con­ver­tir­se en fie­les segui­do­res de la cau­sa del Par­ti­do, sen­tir­se ínti­ma­men­te vin­cu­la­dos a las masas popu­la­res, tra­ba­jar bien y con toda dedi­ca­ción y per­fec­cio­nar­se sin cesar. Los nume­ro­sos cua­dros jóve­nes deben ir por ini­cia­ti­va pro­pia a zonas con duras con­di­cio­nes, luga­res con un entorno com­ple­jo y pues­tos cla­ve para tem­plar sus cua­li­da­des, for­jar su esti­lo de tra­ba­jo y aumen­tar su apti­tud. Siem­pre que bro­te de con­ti­nuo un buen plan­tel de cua­dros jóve­nes con pers­pec­ti­vas de for­ma­ción que se hayan tem­pla­do en con­di­cio­nes duras y com­ple­jas, que hayan supe­ra­do prue­bas en impor­tan­tes luchas y cuya exce­len­cia se haya vis­to pro­ba­da en la prác­ti­ca, la cau­sa del Par­ti­do y del pue­blo será muy espe­ran­za­do­ra.

Las per­so­nas de valía cons­ti­tu­yen el pri­me­ro de los recur­sos, inclui­dos los estra­té­gi­cos, para el desa­rro­llo esta­tal. Todos los cama­ra­das del Par­ti­do y toda la socie­dad deben ate­ner­se a la impor­tan­te orien­ta­ción de res­pe­tar el tra­ba­jo, el saber y la crea­ción, así como a las per­so­nas cali­fi­ca­das, han de asi­mi­lar sóli­da­men­te el con­cep­to de que todos pue­den ser per­so­nas capa­ces y tie­nen que emplear con auda­cia los recur­sos huma­nos exce­len­tes en pro de nues­tra cau­sa, con el pro­pó­si­to de que todos ellos, sean del tipo que sean, ten­gan una vas­ta pla­ta­for­ma empren­de­do­ra y un amplio espa­cio de desa­rro­llo, y se con­vier­tan en per­so­nas de valía para la patria, el pue­blo y la nación. Y, sobre todo, debe­mos pre­pa­rar y for­jar sin demo­ra a jóve­nes sobre­sa­lien­tes, para crear una situa­ción diná­mi­ca en la que sur­jan tales per­so­nas ince­san­te­men­te, y en la que cada uno pue­da dar lo mejor de sí y des­ple­gar ple­na­men­te sus apti­tu­des.

En la ele­va­ción del nivel cien­tí­fi­co de la cons­truc­ción del Par­ti­do en las nue­vas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas, es impe­ra­ti­vo per­sis­tir en la con­cep­ción de con­si­de­rar al ser humano como lo pri­mor­dial y gober­nar el país en bien del pue­blo, esta­ble­cer sóli­da­men­te el pun­to de vis­ta de masas del mar­xis­mo y apli­car cons­cien­te­men­te la línea de masas del Par­ti­do, para man­te­ner en todo momen­to unos víncu­los de uña y car­ne entre la orga­ni­za­ción y las masas popu­la­res.

La tra­yec­to­ria de desa­rro­llo segui­da por el Par­ti­do en estos 90 años nos ense­ña que el pro­ve­nir del pue­blo, el echar raí­ces en él y el ser­vir­lo cons­ti­tu­yen el fun­da­men­to de que nues­tro Par­ti­do per­ma­nez­ca siem­pre inven­ci­ble. La con­si­de­ra­ción del ser humano como lo pri­mor­dial y la gober­na­ción del país en bien del pue­blo son la expre­sión con­cen­tra­da de la natu­ra­le­za de nues­tro Par­ti­do y de su pro­pó­si­to fun­da­men­tal de ser­vir al pue­blo de todo cora­zón, y son la nor­ma máxi­ma para guiar, eva­luar y veri­fi­car sus acti­vi­da­des de gober­na­ción. Todos los cama­ra­das del Par­ti­do debe­mos tener bien pre­sen­te que la estre­cha liga­zón con las masas cons­ti­tu­ye la mayor ven­ta­ja polí­ti­ca de nues­tra orga­ni­za­ción, mien­tras que la diso­cia­ción de ellas es el mayor peli­gro que le ace­cha tras su asun­ción del Poder. Tene­mos que prio­ri­zar en todo momen­to los intere­ses del pue­blo, tomar la debi­da rea­li­za­ción, defen­sa y desa­rro­llo de los intere­ses fun­da­men­ta­les de la inmen­sa mayo­ría del pue­blo como pun­to de par­ti­da y de lle­ga­da de todos nues­tros tra­ba­jos, lograr ejer­cer el poder en bien del pue­blo, sen­tir­nos ínti­ma­men­te vin­cu­la­dos con él y obrar en bien de sus intere­ses, con el fin de que nues­tro tra­ba­jo cuen­te con una base de masas y una fuen­te de ener­gía más amplias, segu­ras y sóli­das.

Todos los mili­tan­tes del Par­ti­do deben colo­car al pue­blo en el lugar más impor­tan­te de su cora­zón, res­pe­tar su con­di­ción de pro­ta­go­nis­ta y su espí­ri­tu pio­ne­ro, apren­der de él como de un maes­tro y hacer que el aumen­to de su sabi­du­ría polí­ti­ca y capa­ci­dad de gobierno arrai­guen hon­da­men­te en su prác­ti­ca crea­ti­va. Tene­mos que tomar muy en serio y rea­li­zar de for­ma efec­ti­va el tra­ba­jo de masas en las nue­vas cir­cuns­tan­cias, per­sis­tir en con­sul­tar a las masas popu­la­res sobre polí­ti­cas, deman­das y medi­das, escu­char su voz con la mayor sin­ce­ri­dad, refle­jar tal como son sus deseos, preo­cu­par­nos con sin­ce­ra soli­ci­tud de sus difi­cul­ta­des y sufri­mien­tos, y defen­der con arre­glo a la ley sus dere­chos e intere­ses eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, cul­tu­ra­les, socia­les, etc. Siem­pre que ten­ga­mos a las masas en nues­tro cora­zón, éstas nos ten­drán en el suyo, y siem­pre que las tra­te­mos como a parien­tes cer­ca­nos, nos tra­ta­rán de igual mane­ra. Los orga­nis­mos del Par­ti­do y de los gobier­nos de las diver­sas ins­tan­cias y sus cua­dros deben per­se­ve­rar en tras­la­dar el cen­tro de gra­ve­dad de su tra­ba­jo hacia aba­jo, aden­trar­se fre­cuen­te­men­te en la reali­dad, las enti­da­des de base y las masas para cono­cer la situa­ción del pue­blo, libe­rar­lo de sus inquie­tu­des y brin­dar­le un calor humano. Hay que tomar las enti­da­des de base y la pri­me­ra línea como cen­tros fun­da­men­ta­les para la pre­pa­ra­ción y la for­ja de cua­dros, y encau­zar­los para que estre­chen el sen­ti­mien­to ideo­ló­gi­co que los une a las masas y acre­cien­ten su capa­ci­dad de ser­vir­las duran­te su con­vi­ven­cia con ellas día y noche. Es pre­ci­so tomar la pres­ta­ción de ser­vi­cios a las masas y la rea­li­za­ción del tra­ba­jo de éstas como la tarea núcleo de los orga­nis­mos de base del Par­ti­do y las atri­bu­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des fun­da­men­ta­les de los cua­dros del mis­mo nivel, de modo que tales orga­nis­mos se con­vier­tan en fuer­tes baluar­tes de com­ba­te en el impul­so del desa­rro­llo, el ser­vi­cio a las masas, la aglu­ti­na­ción de la volun­tad del pue­blo y el fomen­to de la armo­nía.

En la ele­va­ción del nivel cien­tí­fi­co de la cons­truc­ción del Par­ti­do en las nue­vas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas, tene­mos que per­se­ve­rar en el prin­ci­pio de tra­ta­mien­to tan­to palia­ti­vo como de raíz, rec­ti­fi­ca­ción inte­gral y simul­ta­nei­dad del cas­ti­go y la pre­ven­ción, con el acen­to pues­to en esta últi­ma, des­ple­gar a fon­do la cons­truc­ción del Par­ti­do en su esti­lo y en la mora­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va y luchar con­tra la corrup­ción, para con­ser­var siem­pre el carác­ter de van­guar­dia y la pure­za pro­pios de un par­ti­do mar­xis­ta.

La tra­yec­to­ria del desa­rro­llo del Par­ti­do en estos 90 años nos demues­tra que el cas­ti­go fir­me de la corrup­ción y su efi­caz pre­ven­ción influ­yen en la sim­pa­tía o la aver­sión del pue­blo, así como en la vida o la muer­te del Par­ti­do, por lo que esta cues­tión cons­ti­tu­ye una impor­tan­te tarea polí­ti­ca a la que éste debe aten­der como es debi­do en todo momen­to. Nues­tro Par­ti­do com­pren­de lúci­da­men­te lo seria y peli­gro­sa que es la pro­li­fe­ra­ción de la corrup­ción en las con­di­cio­nes de nues­tra pro­lon­ga­da gober­na­ción del país, así como la nece­si­dad de luchar con­tra este fenó­meno a lo lar­go de todo el pro­ce­so de la refor­ma, la aper­tu­ra y la moder­ni­za­ción socia­lis­ta. El Par­ti­do com­ba­te la corrup­ción con una pos­tu­ra bien defi­ni­da y la mis­ma per­se­ve­ran­cia de siem­pre. Dicha lucha y el fomen­to de la mora­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va han hecho ince­san­te­men­te nue­vos y nota­bles pro­gre­sos, lo que ha pro­por­cio­na­do una impor­tan­te garan­tía para el impul­so a la refor­ma, la aper­tu­ra y la moder­ni­za­ción socia­lis­ta. Al mis­mo tiem­po, la situa­ción de esta lucha sigue sien­do seria y la tarea toda­vía es muy ardua. Si la corrup­ción no se cas­ti­ga con efi­ca­cia, el Par­ti­do per­de­rá la con­fian­za y el apo­yo del pue­blo, de ahí la nece­si­dad de dar cons­tan­te­men­te voces de aler­ta en todo el Par­ti­do, con el fin de que ten­ga ple­na con­cien­cia de lo pro­lon­ga­da, com­ple­ja y dura que es esta lucha, la sitúe en un lugar más rele­van­te jun­to con la mora­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va, impul­se la cons­truc­ción del sis­te­ma de pre­ven­ción y san­ción de la corrup­ción con una con­fian­za más fir­me, una acti­tud más deci­di­da y unas medi­das más enér­gi­cas, y lle­ve inva­ria­ble­men­te esta lucha has­ta su tér­mino.

Los cua­dros diri­gen­tes de todos los nive­les hemos de tener bien pre­sen­te que los pode­res que hay en nues­tras manos nos han sido con­fe­ri­dos por el pue­blo y, por tan­to, sir­ven sólo para que pro­cu­re­mos intere­ses por él. En el ejer­ci­cio del poder tene­mos que tra­ba­jar por el pue­blo, res­pon­der ante él y some­ter­nos cons­cien­te­men­te a su super­vi­sión, y de nin­gún modo con­ver­tir dichos pode­res en ins­tru­men­tos para pre­ten­der intere­ses indi­vi­dua­les o de unas pocas per­so­nas. Debe­mos por­tar­nos con auto­es­ti­ma, intros­pec­ción, auto­ad­mo­ni­ción y alien­to a noso­tros mis­mos, adhe­rir­nos al espí­ri­tu par­ti­da­rio, pres­tar aten­ción a nues­tro com­por­ta­mien­to, actuar como mode­los y esfor­zar­nos por lograr que en la rea­li­za­ción de empre­sas no olvi­de­mos los códi­gos de con­duc­ta huma­na, que en la gober­na­ción no cam­bie­mos nues­tra volun­tad de ser ser­vi­do­res públi­cos y que en el ejer­ci­cio de nues­tras atri­bu­cio­nes no pro­cu­re­mos intere­ses egoís­tas, man­te­nien­do así para siem­pre las cua­li­da­des polí­ti­cas pro­pias de los comu­nis­tas.
Para ele­var el nivel cien­tí­fi­co de la cons­truc­ción del Par­ti­do en las nue­vas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas, hay que per­sis­tir en some­ter el uso de los pode­res, el mane­jo de los asun­tos y la admi­nis­tra­ción del per­so­nal al rigor de los sis­te­mas, así como en per­fec­cio­nar el cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co, en impul­so cons­tan­te de la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción, la regla­men­ta­ción y la pro­ce­di­men­ta­li­za­ción de la refe­ri­da cons­truc­ción.

La tra­yec­to­ria de 90 años del desa­rro­llo del Par­ti­do nos ha ense­ña­do que, para cons­truir y admi­nis­trar como es debi­do un gran par­ti­do con varias dece­nas de millo­nes de mili­tan­tes, lo más dota­do de fun­da­men­ta­li­dad, glo­ba­li­dad, esta­bi­li­dad y dura­bi­li­dad son los sis­te­mas. Es nece­sa­rio plas­mar siem­pre el fomen­to de sis­te­mas en la cons­truc­ción ideo­ló­gi­ca, orga­ni­za­ti­va y del esti­lo del Par­ti­do, así como en la lucha con­tra la corrup­ción y en la nor­ma­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va, y reafir­mar­se en el avan­ce en toda la línea pero con pun­tos prio­ri­ta­rios, y tan­to en la con­ti­nua­ción de las tra­di­cio­nes como en la inno­va­ción audaz, con miras a con­for­mar un sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal carac­te­ri­za­do por con­te­ni­dos coor­di­na­dos, pro­ce­di­mien­tos rigu­ro­sos, com­ple­men­ta­ción satis­fac­to­ria y apli­ca­ción efi­caz y útil.

En la pro­mo­ción de la cons­truc­ción ins­ti­tu­cio­nal del Par­ti­do, es pre­ci­so reafir­mar­se en tomar como fun­da­men­to sus Esta­tu­tos y como núcleo el cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co, per­sis­tir en el sis­te­ma de lide­raz­go del Par­ti­do y per­fec­cio­nar­lo, refor­mar y mejo­rar su modo de direc­ción y gober­na­ción, fomen­tar su demo­cra­cia inter­na, pro­pul­sar de mane­ra acti­va y pru­den­te la infor­ma­ción públi­ca sobre sus asun­tos, garan­ti­zar la con­di­ción pro­ta­go­nis­ta y los dere­chos demo­crá­ti­cos de su mili­tan­cia, per­fec­cio­nar sus sis­te­mas con­gre­sual y de elec­ción inter­na, com­ple­tar el meca­nis­mo de la toma demo­crá­ti­ca de deci­sio­nes en su seno, ase­gu­rar su cohe­sión y uni­dad, for­ta­le­cer su vita­li­dad crea­ti­va y supe­rar deci­di­da­men­te los fenó­me­nos de arbi­tra­rie­dad, debi­li­dad y flo­je­dad que infrin­gen el prin­ci­pio del cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co. Todos los cama­ra­das del Par­ti­do debe­mos tener bien esta­ble­ci­do el con­cep­to de igual­dad de todos ante la ley y de ausen­cia tan­to de pri­vi­le­gios ante los sis­te­mas como de excep­cio­nes ante la obli­ga­to­rie­dad de su apli­ca­ción, estu­diar­los a con­cien­cia, poner­los en prác­ti­ca con rigor y defen­der­los cons­cien­te­men­te.

En resu­men, con tal de que todos los cama­ra­das del Par­ti­do ten­ga­mos siem­pre la con­cien­cia de estar preo­cu­pa­dos por esta orga­ni­za­ción, cum­pla­mos nues­tros debe­res de hacer­la prós­pe­ra e impul­se­mos su cons­truc­ción arma­dos de un espí­ri­tu más empren­de­dor, ella podrá, sin duda algu­na, mane­jar aún mejor la gran ten­den­cia de la his­to­ria y poner­se con valen­tía al fren­te de la corrien­te de la épo­ca para con­du­cir a la socie­dad al pro­gre­so.

Cama­ra­das y ami­gos:

A par­tir de la fecha de su fun­da­ción, el PCCh empe­zó a asu­mir valien­te­men­te la misión his­tó­ri­ca de unir al pue­blo y con­du­cir­le para mate­ria­li­zar la gran revi­ta­li­za­ción de la nación chi­na. En el impul­so con­ti­nuo de esta revi­ta­li­za­ción, hay que per­se­ve­rar siem­pre e inva­ria­ble­men­te en la línea fun­da­men­tal del Par­ti­do, seguir eman­ci­pan­do la men­te, per­sis­tir en la refor­ma y la aper­tu­ra, pro­mo­ver el desa­rro­llo cien­tí­fi­co y fomen­tar la armo­nía social, con obje­to de lle­var ade­lan­te en su tota­li­dad y des­de el nue­vo pun­to de par­ti­da his­tó­ri­co la gran cau­sa del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas.

De cara al futu­ro, todos los cama­ra­das del Par­ti­do debe­mos tener muy pre­sen­te que es con­tan­do con la refor­ma y la aper­tu­ra como Chi­na ha logra­do un rápi­do desa­rro­llo en los últi­mos trein­ta y tan­tos años y que, por con­si­guien­te, para su futu­ro desa­rro­llo se pre­ci­sa que se apo­ye inva­ria­ble­men­te en ellas. El ras­go carac­te­rís­ti­co más noto­rio en el nue­vo perio­do lo cons­ti­tu­yen la refor­ma y la aper­tu­ra, que supo­nen una nue­va gran revo­lu­ción rea­li­za­da por el Par­ti­do a la cabe­za del pue­blo en las nue­vas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas, una opción deci­si­va para el des­tino de la Chi­na con­tem­po­rá­nea y una vía ineluc­ta­ble para man­te­ner con fir­me­za y desa­rro­llar el socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas y hacer reali­dad la gran revi­ta­li­za­ción de la nación chi­na. Sólo con ellas es posi­ble desa­rro­llar Chi­na, el socia­lis­mo y el mar­xis­mo. Con los pro­fun­dos cam­bios que siguen ope­rán­do­se en la situa­ción mun­dial, nacio­nal y del Par­ti­do, en la actua­li­dad los pro­ble­mas de des­equi­li­brio, des­coor­di­na­ción e insos­te­ni­bi­li­dad en el desa­rro­llo de nues­tro país están más de relie­ve y nos es impo­si­ble elu­dir o sor­tear los obs­tácu­los deri­va­dos de los regí­me­nes y meca­nis­mos exis­ten­tes que res­trin­gen el desa­rro­llo cien­tí­fi­co, razón por la cual hemos de solu­cio­nar­los median­te la pro­fun­di­za­ción de la refor­ma. Tene­mos que man­te­ner­nos sin vaci­la­ción en la línea, las direc­tri­ces y las polí­ti­cas que ha adop­ta­do el Par­ti­do des­de la III Sesión Ple­na­ria de su XI Comi­té Cen­tral, for­ta­le­cer nues­tra con­fian­za, refor­zar nues­tro cora­je e impreg­nar incan­sa­ble­men­te de espí­ri­tu refor­ma­dor e inno­va­dor los diver­sos esla­bo­nes de la gober­na­ción del país y el mane­jo de los asun­tos admi­nis­tra­ti­vos, en un empe­ño por lle­var ade­lan­te la refor­ma y la aper­tu­ra. En la refor­ma es menes­ter man­te­ner con fir­me­za el rum­bo de la eco­no­mía de mer­ca­do socia­lis­ta, ele­var el nivel cien­tí­fi­co de la toma de deci­sio­nes y aumen­tar la coor­di­na­ción de las medi­das per­ti­nen­tes; hay que bus­car con acier­to el pun­to de aco­me­ti­da de la pro­fun­di­za­ción de la refor­ma y la aper­tu­ra, defi­nir con cla­ri­dad sus prio­ri­da­des, pro­mo­ver sin pér­di­da de tiem­po la refor­ma en los terre­nos impor­tan­tes y esla­bo­nes cla­ve, pro­se­guir el impul­so tan­to de la refor­ma y la inno­va­ción de los regí­me­nes eco­nó­mi­co, polí­ti­co, cul­tu­ral y social como del auto­per­fec­cio­na­mien­to y el auto­de­sa­rro­llo del sis­te­ma socia­lis­ta de nues­tro país, seguir eman­ci­pan­do y des­en­vol­vien­do las fuer­zas pro­duc­ti­vas socia­les y rom­per resuel­ta­men­te con todas las ideas, todos los con­cep­tos y todos los males exis­ten­tes en los regí­me­nes y meca­nis­mos que impi­dan el des­en­vol­vi­mien­to cien­tí­fi­co, con el fin de inyec­tar una pode­ro­sa fuer­za motriz a la pro­mo­ción de la cau­sa del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas.

En el camino de avan­ce hemos de pro­se­guir nues­tro fir­me empe­ño en la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca como tarea cen­tral y mar­char inva­ria­ble­men­te por la vía de un desa­rro­llo cien­tí­fi­co.

Asu­mir la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca como tarea cen­tral es lo pri­mor­dial para la revi­go­ri­za­ción del país y la exi­gen­cia esen­cial para la pros­pe­ri­dad, la paz y el orden dura­de­ros de nues­tro Par­ti­do y nues­tra nación. Úni­ca­men­te impul­san­do un des­en­vol­vi­mien­to eco­nó­mi­co tan­to bueno como rápi­do se podrá asen­tar una base mate­rial sóli­da y pode­ro­sa para el desa­rro­llo y la pros­pe­ri­dad del país, para la feli­ci­dad y la salud del pue­blo de las diver­sas etnias y para la gran revi­ta­li­za­ción de la nación chi­na. En los trein­ta y tan­tos años trans­cu­rri­dos des­de el ini­cio de la refor­ma y la aper­tu­ra, hemos sido fir­mes en asu­mir la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca como tarea cen­tral, habien­do pro­pul­sa­do que las fuer­zas pro­duc­ti­vas socia­les se desa­rro­lla­ran con un rit­mo inau­di­to; esto cons­ti­tu­ye la cau­sa fun­da­men­tal del gran mar­gen del aumen­to que han teni­do nues­tra for­ta­le­za nacio­nal inte­gral, el nivel de vida de nues­tro pue­blo y el esta­tus de nues­tro país en el plano inter­na­cio­nal. Por tan­to, en ade­lan­te hemos de seguir fir­mes en el pen­sa­mien­to estra­té­gi­co de que el desa­rro­llo es lo que cuen­ta y pro­se­guir sin titu­beos el empe­ño en la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca como tarea cen­tral.

Las fuer­zas pro­duc­ti­vas cons­ti­tu­yen el motor fun­da­men­tal del desa­rro­llo de la socie­dad huma­na. Nues­tro Par­ti­do ha subi­do a la esce­na his­tó­ri­ca en cali­dad de repre­sen­tan­te de las fuer­zas pro­duc­ti­vas avan­za­das de Chi­na, y toda su pug­na tie­ne como obje­to, en fin de cuen­tas, eman­ci­par y desa­rro­llar las fuer­zas pro­duc­ti­vas socia­les y mejo­rar cons­tan­te­men­te las con­di­cio­nes de vida del pue­blo. Si bien hemos con­quis­ta­do gran­des éxi­tos que con­ci­tan la aten­ción del mun­do, nues­tro país se man­tie­ne en su con­di­ción bási­ca de per­ma­nen­cia actual y pre­vi­si­ble a la lar­ga en la eta­pa pri­ma­ria del socia­lis­mo; en la con­tra­dic­ción, la prin­ci­pal exis­ten­te en la socie­dad, entre la cre­cien­te deman­da mate­rial y cul­tu­ral del pue­blo y la atra­sa­da pro­duc­ción de la socie­dad, y en su posi­ción de mayor país en vías de desa­rro­llo del mun­do, así que el desa­rro­llo sigue sien­do la cla­ve para resol­ver todos los pro­ble­mas del país. El cap­tar con fir­me­za y apro­ve­char de for­ma ade­cua­da el impor­tan­te perio­do coyun­tu­ral estra­té­gi­co para el des­en­vol­vi­mien­to de Chi­na cons­ti­tu­ye el pun­to cru­cial para que poda­mos ganar la ini­cia­ti­va, la ven­ta­ja y el por­ve­nir, y repre­sen­ta una seria prue­ba tan­to para la capa­ci­dad de gober­na­ción de nues­tro Par­ti­do como para la de auto­for­ta­le­ci­mien­to de nues­tra nación. Por lo tan­to, hemos de con­ti­nuar dedi­cán­do­nos por ente­ro a la cons­truc­ción y entre­gán­do­nos en cuer­po y alma al desa­rro­llo, con miras a con­so­li­dar sin tre­gua los cimien­tos mate­ria­les para el man­te­ni­mien­to y el fomen­to del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas.

En la Chi­na actual, la exi­gen­cia esen­cial de la fir­me­za en el con­cep­to de que el desa­rro­llo es lo que cuen­ta resi­de en que nos aten­ga­mos a un desa­rro­llo cien­tí­fi­co. Toman­do éste como tema prin­ci­pal, y toman­do como línea cen­tral la ace­le­ra­ción del cam­bio de la moda­li­dad del des­en­vol­vi­mien­to eco­nó­mi­co, debe­mos dar más valor a la pri­mor­dia­li­dad del ser humano, al desa­rro­llo inte­gral, coor­di­na­do y sos­te­ni­ble, a la actua­ción con visión de con­jun­to, a la refor­ma y la aper­tu­ra y a la garan­ti­za­ción y la mejo­ra de la vida del pue­blo; agi­li­zar el reajus­te estra­té­gi­co de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, el pro­gre­so y la inno­va­ción cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos y la edi­fi­ca­ción de una socie­dad eco­no­mi­za­do­ra de recur­sos y ami­ga­ble con el medio ambien­te; y pro­mo­ver la equi­dad y la jus­ti­cia socia­les, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co segu­ro, rela­ti­va­men­te rápi­do y a lar­go pla­zo, y la armo­nía y la esta­bi­li­dad de la socie­dad. Segui­re­mos así con­quis­tan­do nue­vos y aún mayo­res éxi­tos por la vía de un desa­rro­llo civi­li­za­do que se carac­te­ri­ce por una pro­duc­ción desa­rro­lla­da, una vida hol­ga­da y un buen eco­sis­te­ma, y segui­re­mos sen­tan­do una base más sóli­da para la cons­truc­ción inte­gral de una socie­dad modes­ta­men­te aco­mo­da­da y la mate­ria­li­za­ción de la gran revi­ta­li­za­ción de la nación chi­na.

En el camino de avan­ce hemos de pro­se­guir el fomen­to enér­gi­co de la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca socia­lis­ta y seguir fir­mes la vía de desa­rro­llar una polí­ti­ca socia­lis­ta con pecu­lia­ri­da­des chi­nas.

La demo­cra­cia popu­lar repre­sen­ta una ban­de­ra bri­llan­te que el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na ha enar­bo­la­do alta­men­te en todo momen­to. Sobre la base del resu­men de las expe­rien­cias tan­to posi­ti­vas como nega­ti­vas adqui­ri­das en el fomen­to de la demo­cra­cia socia­lis­ta, des­de el ini­cio de la refor­ma y la aper­tu­ra nues­tro Par­ti­do ha plan­tea­do en tér­mi­nos explí­ci­tos que sin demo­cra­cia no habrá socia­lis­mo ni moder­ni­za­ción socia­lis­ta, y que la con­di­ción del pue­blo como due­ño del país cons­ti­tu­ye la esen­cia y el núcleo de la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca socia­lis­ta. Hemos impul­sa­do con con­sis­ten­cia la refor­ma del régi­men polí­ti­co, logran­do avan­ces tras­cen­den­ta­les en el fomen­to de esta polí­ti­ca demo­crá­ti­ca; hemos supri­mi­do el sis­te­ma fác­ti­co de car­gos vita­li­cios para los cua­dros diri­gen­tes, garan­ti­zan­do así el orden tan­to en la reno­va­ción de los órga­nos de poder esta­tal como en el rele­vo de sus diri­gen­tes; hemos amplia­do sin cesar la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca orde­na­da del pue­blo, de modo que éste ha alcan­za­do la con­di­ción de due­ño del país, con­di­ción que impli­ca mucho; hemos man­te­ni­do y per­fec­cio­na­do la coope­ra­ción mul­ti­par­ti­da­ria bajo la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na y des­ple­ga­do en pro­fun­di­dad la con­sul­ta polí­ti­ca, la super­vi­sión demo­crá­ti­ca y la par­ti­ci­pa­ción y deli­be­ra­ción admi­nis­tra­ti­va, en pro­cu­ra de desa­rro­llar un fren­te úni­co patrió­ti­co más amplio; hemos implan­ta­do y com­ple­ta­do un meca­nis­mo de toma de deci­sio­nes que invo­lu­cra cono­ci­mien­to a fon­do de la situa­ción del pue­blo, refle­jo pleno de sus opi­nio­nes, exten­so aco­pio de su sabi­du­ría y apre­cio real de sus recur­sos, para garan­ti­zar que las deci­sio­nes toma­das corres­pon­dan a los intere­ses y anhe­los del pue­blo; hemos crea­do y mejo­ra­do un vigo­ro­so meca­nis­mo de empleo de per­so­nal que posi­bi­li­te la admi­sión de gran núme­ro de per­so­nas de valía, el pleno des­plie­gue de su capa­ci­dad y su dis­po­si­ción a car­gos supe­rio­res o infe­rio­res, abrien­do amplios cana­les para que quie­nes sobre­sal­gan en dife­ren­tes terre­nos aco­me­tan acti­vi­da­des empren­de­do­ras y meri­to­rias; hemos for­ma­do un sis­te­ma jurí­di­co socia­lis­ta con pecu­lia­ri­da­des chi­nas según el cual nues­tro Par­ti­do actúa cons­cien­te­men­te den­tro del mar­co de la Cons­ti­tu­ción y las leyes y apo­ya el tra­ba­jo inde­pen­dien­te, res­pon­sa­ble y coor­di­na­do, con­for­me a la ley y a sus res­pec­ti­vos esta­tu­tos, de las asam­bleas popu­la­res, los gobier­nos, los comi­tés de la Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Polí­ti­ca del Pue­blo Chino y las ins­ti­tu­cio­nes judi­cia­les, entre otros orga­nis­mos; y hemos esta­ble­ci­do y per­fec­cio­na­do un sis­te­ma de con­di­cio­na­mien­to y super­vi­sión sobre el desem­pe­ño de los pode­res, con obje­to de ase­gu­rar a los órga­nos par­ti­da­rios y esta­ta­les el ejer­ci­cio de sus facul­ta­des de acuer­do con las com­pe­ten­cias y pro­ce­di­mien­tos lega­les. Los hechos han corro­bo­ra­do ple­na­men­te que la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca socia­lis­ta de nues­tro país está impreg­na­da de una pode­ro­sa vita­li­dad, y que la vía de desa­rro­llo de la polí­ti­ca socia­lis­ta con pecu­lia­ri­da­des chi­nas es el camino acer­ta­do para ase­gu­rar al pue­blo su con­di­ción de due­ño del país.

Al mis­mo tiem­po, tam­bién debe­mos tener en cuen­ta que en nues­tro país aún está sin com­ple­tar la adap­ta­ción del fomen­to de la demo­cra­cia y la lega­li­dad socia­lis­tas a las exi­gen­cias de la amplia­ción de la demo­cra­cia popu­lar y del impul­so del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social, y per­sis­ten las imper­fec­cio­nes en los sis­te­mas con­cre­tos rela­ti­vos a la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca socia­lis­ta y las insu­fi­cien­cias en la garan­tía de los dere­chos demo­crá­ti­cos del pue­blo y en el des­plie­gue de su espí­ri­tu crea­ti­vo. Con el avan­ce ince­san­te de la cau­sa del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, el fomen­to de nues­tra polí­ti­ca demo­crá­ti­ca socia­lis­ta nece­si­ta pro­gre­sar de con­ti­nuo, y podrá hacer­lo sin duda algu­na.

En el des­en­vol­vi­mien­to de la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca socia­lis­ta es impe­ra­ti­vo man­te­ner­se en rum­bo al desa­rro­llo de la polí­ti­ca socia­lis­ta con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, cuya cla­ve resi­de en sos­te­ner la inte­gra­ción orgá­ni­ca entre el lide­raz­go del Par­ti­do, la actua­ción del pue­blo como due­ño del país y la admi­nis­tra­ción del Esta­do con arre­glo a la ley. Debe­mos pro­pul­sar la refor­ma del régi­men polí­ti­co de for­ma acti­va y pru­den­te y, toman­do como fun­da­men­to el ase­gu­ra­mien­to al pue­blo en su con­di­ción de due­ño del país y como obje­ti­vo la poten­cia­ción del vigor del Par­ti­do y el país y el des­plie­gue de la ini­cia­ti­va popu­lar, ampliar la demo­cra­cia socia­lis­ta, cons­truir un Esta­do de dere­cho socia­lis­ta y fomen­tar la civi­li­za­ción polí­ti­ca socia­lis­ta. Hay que insis­tir en hacer valer el papel del Par­ti­do como núcleo diri­gen­te en el domi­nio de la situa­ción gene­ral y en la coor­di­na­ción de las diver­sas par­tes, y ele­var su nivel de gober­na­ción cien­tí­fi­ca, demo­crá­ti­ca y legal, para ase­gu­rar su con­duc­ción del pue­blo en la admi­nis­tra­ción efi­caz del país. Es pre­ci­so rema­char el prin­ci­pio de que todos los pode­res del Esta­do per­te­ne­cen al pue­blo, com­ple­tar el sis­te­ma demo­crá­ti­co, enri­que­cer las for­mas de la demo­cra­cia, ensan­char los cana­les de su ejer­ci­cio y garan­ti­zar al pue­blo el cum­pli­mien­to legal de las elec­cio­nes, de la toma de deci­sio­nes, de la admi­nis­tra­ción y de la super­vi­sión por vía demo­crá­ti­ca. Es nece­sa­rio lle­var a cabo de modo inte­gral el plan bási­co de admi­nis­tra­ción del país acor­de con la ley, fomen­tar con ener­gía en toda la socie­dad el espí­ri­tu de la lega­li­dad socia­lis­ta, y pro­mo­ver sin cesar el pro­ce­so hacia una legis­la­ción cien­tí­fi­ca, hacia la apli­ca­ción rigu­ro­sa de la ley, hacia la impar­cial admi­nis­tra­ción de la jus­ti­cia y hacia el aca­ta­mien­to de las leyes por el con­jun­to de los ciu­da­da­nos, con el pro­pó­si­to de encau­zar los diver­sos tra­ba­jos del Esta­do por una órbi­ta legal. En fin, hemos de ir impul­san­do la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción, regla­men­ta­ción y pro­ce­di­men­ta­li­za­ción de la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca socia­lis­ta y des­ple­gar en mayor medi­da la supe­rio­ri­dad de nues­tro sis­te­ma polí­ti­co socia­lis­ta, dan­do así una garan­tía ins­ti­tu­cio­nal más com­ple­ta a la pros­pe­ri­dad, y la paz y el orden dura­de­ros, tan­to del Par­ti­do como del país.

En el camino de avan­ce hemos de seguir pro­pul­san­do con esfuer­zo el gran desa­rro­llo y flo­re­ci­mien­to de la cul­tu­ra socia­lis­ta y des­en­vol­ver inva­ria­ble­men­te una cul­tu­ra socia­lis­ta más avan­za­da.

Para un par­ti­do mar­xis­ta, la cul­tu­ra socia­lis­ta avan­za­da supo­ne la ban­de­ra ideo­ló­gi­ca y espi­ri­tual. Fren­te a la nue­va situa­ción en la que la cul­tu­ra se vuel­ve aho­ra cada vez más impor­tan­te como fac­tor en la com­pe­ten­cia por la for­ta­le­za nacio­nal inte­gral, debe­mos, con un alto gra­do de con­cien­cia sobre la cul­tu­ra y de con­fian­za en ella, poner la mira­da en la ele­va­ción de la cua­li­dad de la nación y en el mol­dea­do de una noble per­so­na­li­dad, e impul­sar con una inten­si­dad aún mayor la refor­ma y el desa­rro­llo de la cul­tu­ra, para rea­li­zar crea­cio­nes cul­tu­ra­les en la gran prác­ti­ca del socia­lis­mo con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, de modo que el pue­blo com­par­ta los fru­tos del desa­rro­llo cul­tu­ral.

Es nece­sa­rio desa­rro­llar con per­se­ve­ran­cia una cul­tu­ra socia­lis­ta que se orien­te a la moder­ni­za­ción, al mun­do y al futu­ro y sea nacio­nal, cien­tí­fi­ca y popu­lar, empu­jar la cul­tu­ra socia­lis­ta avan­za­da para que se arrai­gue aún más en la con­cien­cia del pue­blo, fomen­tar de mane­ra inte­gral la civi­li­za­ción socia­lis­ta moral y mate­rial, y abrir sin inte­rrup­ción nue­vas pers­pec­ti­vas en las que el vigor de toda la nación para la crea­ción cul­tu­ral bro­te de con­ti­nuo, la vida social y cul­tu­ral se vuel­va más atrac­ti­va y vario­pin­ta, los dere­chos e intere­ses cul­tu­ra­les fun­da­men­ta­les del pue­blo sean mejor garan­ti­za­dos y la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca, éti­ca, cien­tí­fi­ca y cul­tu­ral del pue­blo se mejo­re en toda la línea, a fin de cons­truir el hogar espi­ri­tual común a la nación chi­na.

Para desa­rro­llar la cul­tu­ra socia­lis­ta avan­za­da, hay que plas­mar el fomen­to del sis­te­ma de valo­res cla­ve del socia­lis­mo en la tota­li­dad del pro­ce­so de la edu­ca­ción nacio­nal, del fomen­to de la civi­li­za­ción moral y de la cons­truc­ción del Par­ti­do. Hay que per­sis­tir en armar a todo el Par­ti­do y edu­car al pue­blo con los últi­mos logros de la adap­ta­ción del mar­xis­mo a las con­di­cio­nes de Chi­na, y guiar a los nume­ro­sos cua­dros y las masas para que com­pren­dan a fon­do los logros de inno­va­ción teó­ri­ca del Par­ti­do y hagan así fir­mes sus idea­les y con­vic­cio­nes. Hay que exal­tar vigo­ro­sa­men­te en todo el pue­blo el espí­ri­tu nacio­nal de médu­la patrió­ti­ca y el espí­ri­tu de la épo­ca cen­tra­do en la refor­ma y la inno­va­ción, poten­ciar la auto­es­ti­ma, la auto­con­fian­za y el auto­or­gu­llo nacio­na­les, y esti­mu­lar a todo el Par­ti­do y el pue­blo de todas las etnias del país a luchar en uni­dad por la gran revi­ta­li­za­ción de la nación chi­na. Hay que per­sis­tir en hacer valer la con­cep­ción socia­lis­ta del honor y el des­ho­nor para con­du­cir las usan­zas socia­les, impul­sar a fon­do el fomen­to de la mora­li­dad social, la éti­ca pro­fe­sio­nal, la vir­tud fami­liar y las cua­li­da­des per­so­na­les, y for­ta­le­cer la edu­ca­ción moral de los niños y jóve­nes, con obje­to de for­mar en toda la socie­dad tan­to aspi­ra­cio­nes espi­ri­tua­les de dina­mis­mo y supera­ción como modos de vivir sanos y civi­li­za­dos. Es pre­ci­so ace­le­rar la refor­ma del régi­men cul­tu­ral, la estruc­tu­ra­ción del sis­te­ma de ser­vi­cios cul­tu­ra­les públi­cos y el desa­rro­llo de las acti­vi­da­des e indus­trias cul­tu­ra­les. Ponien­do la mira­da en el empu­jo de la cul­tu­ra chi­na al mun­do, se debe for­mar un poder blan­do de la cul­tu­ra corres­pon­dien­te al esta­tus inter­na­cio­nal de nues­tro país y aumen­tar la influen­cia de la cul­tu­ra chi­na en el plano inter­na­cio­nal. Nues­tra nación ha crea­do esta cul­tu­ra, que es de lar­ga data, vas­ta y pro­fun­da, por lo que sin fal­ta podrá impri­mir­le a ella un nue­vo esplen­dor sobre la base del des­plie­gue de la exce­len­te cul­tu­ra tra­di­cio­nal chi­na.

En el camino de avan­ce debe­mos con­ti­nuar garan­ti­zan­do y mejo­ran­do con ener­gía la vida del pue­blo y pro­pul­sar ina­mo­vi­ble­men­te la cons­truc­ción de una socie­dad socia­lis­ta armo­nio­sa.

La garan­tía y mejo­ra de la vida del pue­blo y la pro­mo­ción de la armo­nía social cons­ti­tu­yen una exi­gen­cia inevi­ta­ble para cum­plir la gran­dio­sa meta de edi­fi­car de mane­ra inte­gral una socie­dad modes­ta­men­te aco­mo­da­da. Des­de la altu­ra estra­té­gi­ca de velar por los intere­ses fun­da­men­ta­les de las más amplias masas popu­la­res y de hacer reali­dad un orden y paz dura­de­ros en el país, debe­mos ges­tio­nar bien la cons­truc­ción social e impe­ler el desa­rro­llo coor­di­na­do entre ésta y la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ral.

En el impul­so de la cons­truc­ción social es pre­ci­so con­si­de­rar la garan­tía y mejo­ra de la vida del pue­blo como cen­tro de gra­ve­dad, a obje­to de resol­ver con énfa­sis y ade­cua­da­men­te los pro­ble­mas vin­cu­la­dos con los intere­ses que más preo­cu­pan al pue­blo y le afec­tan de for­ma más direc­ta e inme­dia­ta. Es indis­pen­sa­ble per­sis­tir en con­se­guir que el desa­rro­llo flu­ya a favor del pue­blo, que cuen­te con su apo­yo, y que sus logros sean dis­fru­ta­dos por él; per­fec­cio­nar los arre­glos ins­ti­tu­cio­na­les para la garan­tía y mejo­ra de la vida del pue­blo; situar la pro­mo­ción del empleo en un lugar pre­fe­ren­te del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social; apre­su­rar el des­en­vol­vi­mien­to de la edu­ca­ción, la segu­ri­dad social, los ser­vi­cios médi­cos, far­ma­céu­ti­cos y sani­ta­rios y las vivien­das de pro­tec­ción social, entre otras acti­vi­da­des de inte­rés social; impul­sar la igual­dad en el acce­so a los ser­vi­cios públi­cos bási­cos; inten­si­fi­car la regu­la­ción de la dis­tri­bu­ción de ingre­sos, y seguir con fir­me­za el camino de la pros­pe­ri­dad común, en un empe­ño por lograr que todo el pue­blo ten­ga opor­tu­ni­da­des de estu­dio, per­ci­ba retri­bu­ción por el tra­ba­jo, dis­fru­te de asis­ten­cia médi­ca en caso de enfer­me­dad, cuen­te con sus­ten­to en la vejez y posea vivien­da don­de habi­tar.

Tra­tar correc­ta­men­te la rela­ción entre la refor­ma, el desa­rro­llo y la esta­bi­li­dad y con­se­guir la uni­dad entre ellos cons­ti­tu­ye una impor­tan­te direc­triz orien­ta­do­ra que ata­ñe al con­jun­to de la moder­ni­za­ción socia­lis­ta de nues­tro país. El desa­rro­llo es lo que cuen­ta, y la esta­bi­li­dad es una tarea obli­ga­to­ria; sin esta­bi­li­dad, no se podrá hacer nin­gu­na cosa y se per­de­rán los logros obte­ni­dos. No sólo deben tener bien pre­sen­te esta ver­dad los cama­ra­das de todo el Par­ti­do, sino que, ade­más, es pre­ci­so guiar al pue­blo ente­ro a hacer­lo.

La Chi­na actual está expe­ri­men­tan­do cam­bios socia­les en una ampli­tud sin pre­ce­den­tes, que, al tiem­po de traer un enor­me vigor al desa­rro­llo y el pro­gre­so de nues­tro país, nos crea­rán inevi­ta­ble­men­te algu­na que otra con­tra­dic­ción y pro­ble­ma. El movi­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes socia­les es la fuer­za bási­ca impul­so­ra del desa­rro­llo social. Debe­mos obser­var la ley del desa­rro­llo social; enca­rar las con­tra­dic­cio­nes por ini­cia­ti­va pro­pia, tra­tan­do ade­cua­da­men­te tan­to las que haya en el seno del pue­blo como otras exis­ten­tes en la socie­dad; y, para su dis­mi­nu­ción y neu­tra­li­za­ción, no cesar de for­mar bases mate­ria­les, acre­cen­tar la fuer­za espi­ri­tual, per­fec­cio­nar las polí­ti­cas y medi­das e inten­si­fi­car las garan­tías ins­ti­tu­cio­na­les y esfor­zar­nos por lograr máxi­mos resul­ta­dos en el avi­va­mien­to del vigor social, en el aumen­to de los fac­to­res de armo­nía y en la miti­ga­ción de los de des­ar­mo­nía. Hay que refor­zar e inno­var la admi­nis­tra­ción social; per­fec­cio­nar su mar­co que se carac­te­ri­za por la direc­ción de los comi­tés del
Par­ti­do, la res­pon­sa­bi­li­dad de los gobier­nos, la cola­bo­ra­ción de los diver­sos sec­to­res socia­les y la par­ti­ci­pa­ción del públi­co; fomen­tar el sis­te­ma de admi­nis­tra­ción social socia­lis­ta con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, y ele­var en todos los aspec­tos el nivel cien­tí­fi­co de la admi­nis­tra­ción social, con vis­tas a ase­gu­rar la tran­qui­li­dad y la satis­fac­ción del pue­blo en los pla­nos vital y labo­ral, así como la armo­nía y la esta­bi­li­dad de la socie­dad.

Una defen­sa nacio­nal con­so­li­da­da y un ejér­ci­to pode­ro­so cons­ti­tu­yen un fuer­te res­pal­do para la sobe­ra­nía, la segu­ri­dad y la inte­gri­dad terri­to­rial del Esta­do. Debe­mos pla­near con una visión de con­jun­to la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca y la de la defen­sa nacio­nal y seguir el camino de desa­rro­llo de inte­gra­ción mili­tar-civil con pecu­lia­ri­da­des chi­nas, a fin de con­se­guir que se con­cier­ten la pros­pe­ri­dad del país y la for­ta­le­za del Ejér­ci­to en el pro­ce­so de la cons­truc­ción inte­gral de una socie­dad modes­ta­men­te aco­mo­da­da. Ponien­do la mira­da en el cum­pli­mien­to com­ple­to de la misión his­tó­ri­ca de nues­tro Ejér­ci­to en el nue­vo siglo y en la nue­va eta­pa y toman­do como tema pri­mor­dial el impul­so del desa­rro­llo cien­tí­fi­co de la defen­sa nacio­nal y del Ejér­ci­to y como línea prin­ci­pal la ace­le­ra­ción del cam­bio de la moda­li­dad de for­ma­ción de la fuer­za com­ba­ti­va, hemos de for­ta­le­cer en todos los sen­ti­dos la revo­lu­cio­na­ri­za­ción, la moder­ni­za­ción y la regu­la­ri­za­ción cas­tren­ses, man­te­ner con fir­me­za el prin­ci­pio fun­da­men­tal de la direc­ción abso­lu­ta del Par­ti­do sobre el Ejér­ci­to y el pro­pó­si­to fun­da­men­tal de éste como ejér­ci­to popu­lar, incul­car la con­cep­ción de los valo­res cla­ve en los mili­ta­res revo­lu­cio­na­rios actua­les, exten­der y pro­fun­di­zar los pre­pa­ra­ti­vos para la lucha mili­tar, des­ple­gar acti­va­men­te el adies­tra­mien­to mili­tar en con­di­cio­nes de infor­ma­ti­za­ción, ele­var la capa­ci­dad de inno­va­ción inde­pen­dien­te de la cien­cia y tec­no­lo­gía dedi­ca­das a la defen­sa nacio­nal y de las armas y equi­pa­mien­tos, apre­tar el paso en la cons­truc­ción inte­gral de una logís­ti­ca moder­na, for­jar sin dila­ción un nue­vo tipo de per­so­nal cas­tren­se dota­do de ele­va­das cua­li­da­des, pro­pul­sar de mane­ra acti­va y pru­den­te la refor­ma de la defen­sa nacio­nal y del Ejér­ci­to, per­se­ve­rar en admi­nis­trar éste con­for­me a la ley y con rigor, e incre­men­tar en toda la línea su capa­ci­dad de cum­plir una plu­ra­li­dad de misio­nes mili­ta­res, situan­do en el núcleo su capa­ci­dad de ganar gue­rras par­cia­les en con­tex­to de infor­ma­ti­za­ción. Hemos de ace­le­rar la cons­truc­ción de una poli­cía arma­da moder­na, pro­fun­di­zar la edu­ca­ción de todo el pue­blo en cuan­to a la defen­sa nacio­nal, refor­zar la movi­li­za­ción para la mis­ma y la cons­truc­ción de la reser­va, y con­so­li­dar y desa­rro­llar la unión del Ejér­ci­to con las ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les y con el pue­blo.

Debe­mos per­sis­tir igual que antes en los prin­ci­pios de «un país con dos sistemas»„«administración de Hong Kong por los hong­ko­ne­ses», «admi­nis­tra­ción de Macao por los macaen­ses» y alto gra­do de auto­no­mía; pres­tar todo apo­yo a las regio­nes admi­nis­tra­ti­vas espe­cia­les de Hong Kong y Macao en su admi­nis­tra­ción legal, en el desa­rro­llo de sus eco­no­mías y en el mejo­ra­mien­to de la vida de sus habi­tan­tes; impul­sar sus inter­cam­bios y coope­ra­ción con la par­te con­ti­nen­tal, y unir a todas las fuer­zas patrió­ti­cas que aman a Hong Kong y a Macao, a fin de man­te­ner dura­de­ras su pros­pe­ri­dad y esta­bi­li­dad. Hemos de sos­te­ner fir­me­men­te como tema cla­ve el desa­rro­llo pací­fi­co de las rela­cio­nes a tra­vés del estre­cho de Tai­wan, pro­fun­di­zar en todos los aspec­tos los inter­cam­bios y la coope­ra­ción entre las dos ori­llas, ampliar entre ellas las visi­tas mutuas de per­so­nas de los diver­sos círcu­los socia­les, y com­ba­tir y fre­nar con­jun­ta­men­te las acti­vi­da­des sece­sio­nis­tas que per­si­guen la «inde­pen­den­cia de Tai­wan», con miras a pro­cu­rar la feli­ci­dad para los com­pa­trio­tas de ambas ribe­ras y crear el por­ve­nir para la nación chi­na.

Cama­ra­das y ami­gos:

Miran­do al mun­do ente­ro, no se ha alte­ra­do la corrien­te de paz, desa­rro­llo y coope­ra­ción de la épo­ca, pero la paz y el desa­rro­llo mun­dia­les enfren­tan muchos desa­fíos. Com­par­tir las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo, afron­tar jun­tos los diver­sos ries­gos e impul­sar la cons­truc­ción de un mun­do armo­nio­so de paz dura­de­ra y pros­pe­ri­dad común es el deseo común a todos los pue­blos.

El PCCh y el pue­blo chino son des­de siem­pre una fuer­za posi­ti­va que pro­mue­ve la paz y el desa­rro­llo del mun­do. Hacer la debi­da con­tri­bu­ción a la huma­ni­dad es un solem­ne com­pro­mi­so que asu­mie­ron ya tiem­po atrás. No nos can­sa­re­mos de apor­tar nues­tros esfuer­zos a la noble cau­sa de la paz y el desa­rro­llo de la huma­ni­dad, en un empe­ño de hacer­le a ésta con­tri­bu­cio­nes nue­vas y aún mayo­res.

La polí­ti­ca exte­rior de Chi­na con­tem­pla como pro­pó­si­to man­te­ner la paz mun­dial y pro­mo­ver el desa­rro­llo con­jun­to. Con­ti­nua­re­mos adhi­rién­do­nos a la polí­ti­ca exte­rior inde­pen­dien­te y de paz, segui­re­mos inva­ria­ble­men­te el camino del desa­rro­llo pací­fi­co, apli­ca­re­mos de mane­ra cons­tan­te la estra­te­gia de aper­tu­ra basa­da en el bene­fi­cio mutuo y ganar-ganar, fomen­ta­re­mos la amis­tad y la coope­ra­ción con todos los paí­ses sobre la base de los Cin­co Prin­ci­pios de Coexis­ten­cia Pací­fi­ca, defen­de­re­mos las deman­das legí­ti­mas e intere­ses comu­nes de los paí­ses en vías de desa­rro­llo, par­ti­ci­pa­re­mos acti­va­men­te en los asun­tos mul­ti­la­te­ra­les y empu­ja­re­mos la evo­lu­ción del orden polí­ti­co y eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal por un rum­bo más jus­to y razo­na­ble. Vamos a seguir imple­men­tan­do con fir­me­za la aper­tu­ra al exte­rior como polí­ti­ca esta­tal bási­ca, per­fec­cio­nar el sis­te­ma de eco­no­mía abier­ta y ele­var el nivel de ésta en todos los sen­ti­dos, for­ta­le­cer la coope­ra­ción de bene­fi­cio mutuo con los demás paí­ses del mun­do y pro­mo­ver de con­ti­nuo el desa­rro­llo con­jun­to de las nacio­nes a tra­vés de nues­tro pro­pio desa­rro­llo de cur­so pací­fi­co.

El PCCh desa­rro­lla­rá los inter­cam­bios y la coope­ra­ción con los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cos de otros paí­ses y regio­nes sobre la base de los prin­ci­pios de inde­pen­den­cia, igual­dad total, res­pe­to mutuo y no inje­ren­cia recí­pro­ca en los asun­tos inter­nos, para apren­der y tomar como refe­ren­cia mutua­men­te las expe­rien­cias de la gober­na­ción de los paí­ses y el mane­jo de los asun­tos admi­nis­tra­ti­vos y pro­mo­ver el desa­rro­llo de las rela­cio­nes inter­es­ta­ta­les.

Cama­ra­das y ami­gos:

Al pasar revis­ta a la tra­yec­to­ria de 90 años del desa­rro­llo de nues­tro Par­ti­do, per­ci­bi­mos todos una sen­sa­ción común: que, des­de el día de su fun­da­ción, siem­pre ha repre­sen­ta­do a las masas de jóve­nes, se las ha gana­do y se ha apo­ya­do en ellas. Li Dazhao, uno de sus fun­da­do­res, dijo:«Para hacer entrar el mun­do en la civi­li­za­ción y para pro­cu­rar la feli­ci­dad a la huma­ni­dad, yo, un joven, estoy dis­pues­to a crear una huma­ni­dad juve­nil». La gran mayo­ría de los fun­da­do­res de nues­tro Par­ti­do y de una gene­ra­ción tras otra de comu­nis­tas chi­nos hemos ingre­sa­do en el Par­ti­do lle­nos de san­gre fer­vien­te en la joven edad, con la deter­mi­na­ción de luchar toda la vida por la orga­ni­za­ción y el pue­blo. Las filas de nues­tro Par­ti­do siem­pre han bulli­do de gen­te joven con idea­les nobles y ple­tó­ri­ca de ardor por la lucha, y ésta es una impor­tan­te garan­tía que per­mi­te a nues­tro Par­ti­do seguir man­te­nien­do una vita­li­dad pujan­te a pesar de haber atra­ve­sa­do por 90 años de vien­to y llu­via. Los jóve­nes son el futu­ro del país y la espe­ran­za de la nación, y tam­bién lo son para nues­tro Par­ti­do. Todo el Par­ti­do debe pres­tar mucha aten­ción a los jóve­nes, preo­cu­par­se por ellos y amar­los, escu­char aten­ta­men­te su voz, esti­mu­lar­los en su cre­ci­mien­to y apo­yar sus acti­vi­da­des empren­de­do­ras. Tan­to el Par­ti­do como el pue­blo tie­nen depo­si­ta­da una gran espe­ran­za en la juven­tud. Las masas juve­ni­les de todo el país han de cono­cer a fon­do la glo­rio­sa his­to­ria y la gran tra­yec­to­ria de la lucha incan­sa­ble que han sos­te­ni­do el pue­blo chino y la nación chi­na des­de la épo­ca moder­na, amar por siem­pre a nues­tra gran patria, a nues­tro gran pue­blo y a nues­tra gran nación, hacer fir­mes sus idea­les y con­vic­cio­nes, cre­cer en cono­ci­mien­to y capa­ci­dad, for­jar su mora­li­dad y sus volun­ta­des, tener la deci­sión de luchar bra­va­men­te, des­ple­gar a ple­ni­tud su inte­li­gen­cia y talen­to y mos­trar has­ta la sacie­dad sus valo­res vita­les en el vas­to esce­na­rio de la vida, dejan­do que su juven­tud bri­lle radian­te de colo­res en los ser­vi­cios meri­to­rios que pres­tan al Par­ti­do y al pue­blo.

Cama­ra­das y ami­gos:

Hace 90 años, el PCCh tenía sólo unas pocas dece­nas de mili­tan­tes, el país era pobre y atra­sa­do y el pue­blo se arras­tra­ba en el ham­bre y la mise­ria. Hoy día, sus miem­bros alcan­zan a más de 80 millo­nes, el país está pleno de pros­pe­ri­dad y flo­re­ci­mien­to y el pue­blo goza de feli­ci­dad y salud. Lo que nun­ca debe­mos olvi­dar es que todos los logros obte­ni­dos por nues­tro Par­ti­do en los pasa­dos 90 años han sido resul­ta­do de una lucha con­jun­ta apo­ya­da en el pue­blo, quien es el ver­da­de­ro héroe.

Tene­mos toda la jus­ti­fi­ca­ción para estar orgu­llo­sos por todos los logros que han adqui­ri­do el Par­ti­do y el pue­blo, pero no tene­mos la menor razón para com­pla­cer­nos de ello. No debe­mos dor­mir­nos en los lau­re­les del pasa­do, ni pode­mos hacer­lo en abso­lu­to.

En la pri­me­ra mitad del pre­sen­te siglo, nues­tro Par­ti­do debe unir y con­du­cir al pue­blo en el cum­pli­mien­to de dos obje­ti­vos gran­dio­sos, o sea, lograr cons­truir una socie­dad modes­ta­men­te aco­mo­da­da de un mayor nivel, en bene­fi­cio de los mil y cien­tos de millo­nes de habi­tan­tes del país, para el cen­te­na­rio de la fun­da­ción del PCCh, y con­se­guir hacer del nues­tro un país socia­lis­ta moderno, prós­pe­ro, pode­ro­so, demo­crá­ti­co, civi­li­za­do y armo­nio­so, para el cen­te­na­rio de la pro­cla­ma­ción de la Nue­va Chi­na. Sobre nues­tros hom­bros recaen come­ti­dos pesa­dos y res­pon­sa­bi­li­da­des impor­tan­tes. Todos los cama­ra­das del Par­ti­do debe­mos tener bien pre­sen­te nues­tra misión his­tó­ri­ca, man­te­ner­nos siem­pre modes­tos y pru­den­tes y guar­dar­nos de la arro­gan­cia y la pre­ci­pi­ta­ción en nues­tro esti­lo de tra­ba­jo, pre­ser­var cons­tan­te­men­te el esti­lo de lucha dura, atre­ver­nos a refor­mar e inno­var, no fosi­li­zar­nos ni estan­car­nos jamás, no vaci­lar, no ser negli­gen­tes ni hacer y des­ha­cer, no dejar­nos ame­dren­tar por nin­gún ries­go ni atur­dir por nin­gu­na inter­fe­ren­cia, ¡sino avan­zar con fir­me­za y cora­je por el camino del socia­lis­mo de pecu­lia­ri­da­des chi­nas y unir y con­du­cir con mayor pujan­za al pue­blo de todas las etnias del país hacia la crea­ción de una vida feliz para todos noso­tros y un her­mo­so futu­ro para la nación chi­na!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *