Espa­ña inten­tó into­xi­car con una fal­sa car­ta de ETA al media­dor suda­fri­cano Currin, una acción de gue­rra sucia

En el verano de 2008, el faci­li­ta­dor suda­fri­cano Brian Currin reci­bía en su casa de Pre­to­ria una misi­va fir­ma­da por ETA que le con­mi­na­ba a aban­do­nar cual­quier labor rela­cio­na­da con el con­flic­to polí­ti­co vas­co. En una entre­vis­ta pos­te­rior, en un repor­ta­je sobre su per­so­na, el pro­pio Currin mani­fes­ta­ba que la car­ta le pro­du­jo per­ple­ji­dad, aun­que no pará­li­sis. Tomó con­tac­to con la izquier­da aber­tza­le en Eus­kal Herria, que le ase­gu­ró no tener noti­cia algu­na sobre esa posi­ción de ETA. Des­pués se le hizo saber que la car­ta era fal­sa, y final­men­te lle­gó a reci­bir una nue­va comu­ni­ca­ción con en el ana­gra­ma de ETA, esta vez para reco­no­cer­le sus bue­nos ofi­cios.

El repor­ta­je difun­di­do hace algu­nos meses por un medio cata­lán hacía refe­ren­cia a dos posi­bles hipó­te­sis para expli­car lo ocu­rri­do. Fuen­tes espa­ño­las apun­ta­ban a que la car­ta podría haber sido obra del «sec­tor intran­si­gen­te» de ETA, opues­to a un even­tual pro­ce­so de paz, mien­tras que otras fuen­tes seña­la­ban a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia espa­ño­les, los úni­cos que podían haber ave­ri­gua­do la resi­den­cia real de Currin y haber fal­si­fi­ca­do con visos de vero­si­mi­li­tud un tex­to de la orga­ni­za­ción arma­da. El hecho cier­to es que la misi­va fue des­men­ti­da por la pro­pia ETA.

Nada nue­vo, impu­tacio­nes fal­sas, ase­si­na­tos pre­sen­ta­dos como sui­ci­dios encu­bier­tos por los media del régi­men, posi­ble­men­te este­mos ante el últi­mo inten­to a la deses­pe­ra­da por parar la mar­cha de Eus­kal Herria de paz con liber­tad, auto­de­ter­mi­na­ción y dere­cho a deci­dir, paz para una polí­ti­ca al ser­vi­cio de las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res, con­tra el capi­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *