Sta­lin y el cul­to a la per­so­na­li­dad, ¿qué hay de cier­to?

Con­se­guir que la gen­te deje de odiar­te es bas­tan­te difí­cil; pue­des inten­tar ser ama­ble con ellos; eso podría fun­cio­nar. Pero ¿qué ocu­rre cuan­do la gen­te te apre­cia –e inclu­so te ama? ¿Es posi­ble hacer que dejen de alber­gar ese sen­ti­mien­to? Segu­ra­men­te es posi­ble, pero ¿con qué fina­li­dad haría alguien una cosa así?

El 14 de febre­ro de 1956, el polí­ti­co revi­sio­nis­ta sovié­ti­co Niki­ta Jrus­chev [2] , enton­ces Pri­mer Secre­ta­rio del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca, de mane­ra públi­ca pero obli­cua ata­có a Sta­lin en el XX Con­gre­so del Par­ti­do: «Es de impor­tan­cia supre­ma res­ta­ble­cer y refor­zar por todos los medios posi­bles el prin­ci­pio leni­nis­ta del lide­raz­go colec­ti­vo. El Comi­té Cen­tral… con­de­na enér­gi­ca­men­te el cul­to indi­vi­dual como ajeno al espí­ri­tu del mar­xis­mo-leni­nis­mo». (N.S. Jrus­chev:, Report to the Cen­tral Com­mit­tee, 20th Con­gress [Infor­me al Comi­té Cen­tral; XX Con­gre­so del PCUS] febre­ro de 1956; Lon­dres; 1956; p. 80 – 81). En su “dis­cur­so secre­to” al mis­mo Con­gre­so el 25 de febre­ro (que se fil­tró al Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res de los EEUU, pero no fue publi­ca­do en la Unión Sovié­ti­ca) Jrus­chev ata­ca­ba a Sta­lin de for­ma más direc­ta, afir­man­do que «el cul­to indi­vi­dual adqui­rió un tama­ño mons­truo­so prin­ci­pal­men­te por­que el mis­mo Sta­lin, uti­li­zan­do todos los méto­dos con­ce­bi­bles, apo­yó la glo­ri­fi­ca­ción de su pro­pia per­so­na» (Ins­ti­tu­to Ruso, Colum­bia Uni­ver­sity (Ed.): The Anti-Sta­lin Cam­paign and Inter­na­tio­nal Com­mu­nism [La Cam­pa­ña Anti-Sta­lin y el Comu­nis­mo Inter­na­cio­nal]; Nue­va York; 1956; p. 69).

Muchos anti-comu­nis­tas y anti-esta­li­nis­tas han escri­to exten­sa­men­te sobre el «cul­to a la per­so­na­li­dad», pro­pa­gan­do siem­pre los mis­mos rumo­res y opi­nio­nes sin fun­da­men­to como si fue­ran hechos pro­ba­dos. De hecho, nume­ro­sos tes­ti­gos dan fe de la sen­ci­llez y modes­tia de Sta­lin. Así pues, vea­mos lo que dicen diver­sos tes­ti­gos ocu­la­res de todas las ideo­lo­gías polí­ti­cas, tes­ti­gos que no tenían NINGUNA RAZÓN para men­tir.

Comen­ce­mos por las decla­ra­cio­nes de tes­ti­gos ocu­la­res neu­tros yu hos­ti­les sobre la per­so­na de Sta­lin.

El diplo­má­ti­co ame­ri­cano Joseph Davies [3] hizo hin­ca­pié en las mane­ras sen­ci­llas y ama­bles de Sta­lin: «Me asus­té un poco cuan­do vi la puer­ta… abier­ta y el Sr. Sta­lin entró en el des­pa­cho solo.… Su com­por­ta­mien­to es ama­ble, sus mane­ras des­preo­cu­pa­da­men­te sen­ci­llas… Me salu­dó cor­dial­men­te con una son­ri­sa y con gran sen­ci­llez, pero tam­bién con autén­ti­ca dig­ni­dad.… Sus ojos cas­ta­ños son de mira­da suma­men­te ama­ble y apa­ci­ble. A un niño le gus­ta­ría sen­tar­se en su rega­zo y un perro se acer­ca­ría fur­ti­va­men­te has­ta él». (J. E. Davies: Mis­sion to Mos­cow [Misión en Mos­cú]; Lon­dres; 1940; p. 222, 230).

Isaac Don Levi­ne [4] escri­be en su bio­gra­fía hos­til de Sta­lin: «Sta­lin no bus­ca hono­res. Abo­rre­ce la pom­pa. Es con­tra­rio a todo tipo de demos­tra­cio­nes públi­cas. Podría lle­var en el pecho todas las insig­nias nomi­na­les de un gran esta­do. Sin embar­go, pre­fie­re man­te­ner­se en un segun­do plano» (J. D. Levi­ne: Sta­lin: A Bio­graphy [Sta­lin: una Bio­gra­fía]; Lon­dres; 1931; p. 248 – 49).

Otro crí­ti­co hos­til, Louis Fis­cher [5], seña­la “la capa­ci­dad de escu­char” de Sta­lin: «Sta­lin… es una fuen­te de ins­pi­ra­ción para el Par­ti­do por su fir­me volun­tad y su cal­ma. Los indi­vi­duos en con­tac­to con él admi­ran su capa­ci­dad de escu­char y su habi­li­dad para mejo­rar las suge­ren­cias y pro­pues­tas de subor­di­na­dos suma­men­te inte­li­gen­tes» (L. Fis­cher: Artícu­lo publi­ca­do en The Nation, Volu­men 137 (9 de agos­to de 1933); p. 154).

Euge­ne Lyons [6], en su bio­gra­fía titu­la­da Sta­lin: Czar of All the Rus­sias [Sta­lin: Zar de Todas las Rusias], des­cri­be el sen­ci­llo modo de vida de Sta­lin: «Sta­lin vivía en un apar­ta­men­to modes­to de tres habi­ta­cio­nes.… En su vida dia­ria sus gus­tos fue­ron siem­pre sen­ci­llos, casi has­ta el extre­mo de la cru­de­za.… Inclu­so los que le odia­ban con un odio deses­pe­ra­do y le atri­buían sádi­cas cruel­da­des nun­ca le acu­sa­ron de exce­sos en su vida pri­va­da… Los que miden el “éxi­to” por los millo­nes de dóla­res, los yates y las aman­tes encuen­tran difí­cil de enten­der cómo el pode­ro­so pue­de encon­trar pla­cer en la aus­te­ri­dad… No había nada ni remo­ta­men­te pare­ci­do a la acti­tud de un ogro en su aspec­to o en su con­duc­ta, nada tea­tral en sus mane­ras. Un hom­bre agra­da­ble, serio y madu­ro –evi­den­te­men­te dis­pues­to a ser amis­to­so con el pri­mer extran­je­ro que había admi­ti­do a su pre­sen­cia en años. “Es una per­so­na agra­da­ble des­de cual­quier pun­to de vis­ta”, recuer­do que pen­sa­ba mien­tras está­ba­mos allí sen­ta­dos, y ese pen­sa­mien­to me cau­sa­ba asom­bro» (E. Lyons: Sta­lin: Czar of All the Rus­sias [Sta­lin: Zar de Todas las Rusias]; Fila­del­fia; 1940; p. 196, 200).

Lyons le pre­gun­tó a Sta­lin: «¿Es usted un dic­ta­dor?»; Sta­lin son­rió, dan­do a enten­der así que la pre­gun­ta era absur­da. «No», dijo con len­ti­tud, “no soy nin­gún dic­ta­dor. Los que usan esa pala­bra no entien­den el sis­te­ma sovié­ti­co de gobierno ni los méto­dos del Par­ti­do Comu­nis­ta. Nin­gún hom­bre o gru­po de hom­bres pue­de dic­tar nada. Las deci­sio­nes son toma­das por el Par­ti­do y acep­ta­das por sus órga­nos, el Comi­té Cen­tral y el Polit­bu­ró» (E. Lyons: ibíd.; p. 203). (Comen­ta­rio Edi­to­rial: recor­de­mos que Lyons fue uno de los repor­te­ros occi­den­ta­les que cola­bo­ra­ron con los nazis en la ela­bo­ra­ción de la men­ti­ra del «ham­bre de la colec­ti­vi­za­ción»).

El revi­sio­nis­ta fin­lan­dés Arvo Tuo­mi­nen (1894−1981), fuer­te­men­te hos­til a Sta­lin, comen­ta en su libro The Bells of the Krem­lin [Las Cam­pa­nas del Krem­lin] el deseo de Sta­lin de pasar inad­ver­ti­do: «En sus dis­cur­sos y escri­tos Sta­lin siem­pre se reti­ra­ba a un segun­do plano, hablan­do sólo del comu­nis­mo, del poder sovié­ti­co y del Par­ti­do, y acen­tuan­do que él era sim­ple­men­te un repre­sen­tan­te de la idea y de la orga­ni­za­ción, nada más… Nun­ca adver­tí la más míni­ma señal de vana­glo­ria en Sta­lin» (A. Tuo­mi­nen: The Bells of the Krem­lin [Las Cam­pa­nas del Krem­lin]; Hano­vre (New Ham­pshi­re, EE. UU); 1983; p. 155, 163).

En este pun­to el mis­mo autor expre­sa su sor­pre­sa por el con­tras­te entre el ver­da­de­ro Sta­lin y la ima­gen de pro­pa­gan­da que se había exten­di­do sobre él: «Duran­te mis muchos años en Mos­cú nun­ca dejó de mara­vi­llar­me el con­tras­te entre el hom­bre y las sem­blan­zas colo­sa­les que se habían hecho de él. Aquel cau­ca­siano de altu­ra media, lige­ra­men­te pica­do de virue­la y con un gran mos­ta­cho, se halla­ba todo lo lejos que uno pudie­ra ima­gi­nar del este­reo­ti­po de un dic­ta­dor. Pero, al mis­mo tiem­po, la pro­pa­gan­da pro­cla­ma­ba sus capa­ci­da­des sobre­hu­ma­nas» (A. Tuo­mi­nen: ibíd., p. 155).

El maris­cal sovié­ti­co Georgy Zhu­kov [7] habla de la “caren­cia de afec­ta­ción” de Sta­lin: «sin afec­ta­ción y sin manie­ris­mos, él (Sta­lin) se gana­ba el cora­zón de todos los que le tra­ta­ban» (C. K. Zhu­kov: The Memoirs of Marshal Zhu­kov [Memo­rias del Maris­cal Zhu­kov]; Lon­dres; 1971; p. 283).

La hija de Sta­lin, Svetla­na Alli­lu­ye­va [1926-] es lo bas­tan­te cré­du­la como para acep­tar casi cual­quier difa­ma­ción con­tra su padre, pero inclu­so ella recha­za la acu­sa­ción de que el pro­pio Sta­lin tra­ma­se el “cul­to” a su per­so­na­li­dad. Svetla­na des­cri­be un via­je en tren con Sta­lin de Cri­mea a Mos­cú en 1948: «Al parar­nos en una esta­ción dimos un paseo por el andén. Mi padre lle­gó has­ta la loco­mo­to­ra, salu­dan­do a los tra­ba­ja­do­res del ferro­ca­rril con los que se encon­tra­ba. No pudi­mos ver a un solo pasa­je­ro. Era un tren espe­cial y no se per­mi­tió que nadie subie­ra al andén.… ¿Quien había idea­do tal cosa? ¿Quien había idea­do todas estas estra­ta­ge­mas? Des­de lue­go, mi padre no. Era el sis­te­ma en que él mis­mo esta­ba pre­so y en el que sufrió la sole­dad, el vacío y la fal­ta de com­pa­ñe­ris­mo humano… Hoy en día, cuan­do leo u oigo en algún sitio que mi padre se con­si­de­ra­ba a sí mis­mo prác­ti­ca­men­te como un dios, me asom­bra que per­so­nas que le cono­cían bien pue­dan decir tal cosa.… Él jamás pen­só en sí mis­mo como en un dios». (S. Alli­lu­ye­va: Let­ters to a Friend [Car­tas a un Ami­go]; Lon­dres; 1968; p. 202 – 03, 213).

Sta­lin y su hija Svetla­na en 1936

Svetla­na des­cri­be el dolor de los cria­dos (que eran tra­ba­ja­do­res con un sala­rio) de la dacha cuan­do Sta­lin murió: «Estos hom­bres y muje­res que eran cria­dos de mi padre le ama­ban. Él no era difí­cil de com­pla­cer. Al con­tra­rio, era cor­tés, modes­to y direc­to con los que depen­dían de él… Hom­bres, muje­res, todos sin excep­ción le llo­ra­ron… Nadie esta­ba hacien­do tea­tro. Todos se cono­cían des­de hacía muchos años… Nadie en esa habi­ta­ción le con­si­de­ra­ba un dios o un super­hom­bre, un genio o un demo­nio. Ellos le ama­ban y le res­pe­ta­ban por las cua­li­da­des huma­nas más ordi­na­rias, aque­llas cua­li­da­des de las que los cria­dos son los mejo­res jue­ces de todos» (S. Alli­lu­ye­va: ibíd; p. 20, 22).

Ade­más, los hechos demues­tran que en nume­ro­sas oca­sio­nes el mis­mo Sta­lin denun­ció y ridi­cu­li­zó el “cul­to indi­vi­dual” por ser total­men­te con­tra­rio al mar­xis­mo-leni­nis­mo. Por ejem­plo:

Junio de 1926: «Debo decir sin­ce­ra­men­te, cama­ra­das, que no me merez­co ni la mitad de las cosas lison­je­ras que se han dicho aquí sobre mí. Soy, al pare­cer, un héroe de la Revo­lu­ción de Octu­bre, el líder del Par­ti­do Comu­nis­ta Sovié­ti­co, el líder del Comu­nis­mo Inter­na­cio­nal, un caba­lle­ro-gue­rre­ro legen­da­rio y todo lo demás. Esto es absur­do, cama­ra­das, y la exa­ge­ra­ción com­ple­ta­men­te inne­ce­sa­ria. Éste es el tipo de cosas que por lo gene­ral se dicen en el fune­ral de un revo­lu­cio­na­rio difun­to. Pero no ten­go nin­gu­na inten­ción de morir­me toda­vía. En reali­dad yo era, y con­ti­núo sien­do, uno de los apren­di­ces de los obre­ros espe­cia­li­za­dos de los talle­res del ferro­ca­rril de Tiflis». (J. V. Sta­lin: Obras, Volu­men 8; Mos­cú; 1954; p. 182).

Octu­bre de 1927: «¿Y quién es Sta­lin? Sta­lin es sólo una figu­ra menor» (J. V. Sta­lin: Obras. Volu­men 10; Mos­cú; Mos­cú; 1954; p. 177).

Diciem­bre de 1929: «Vues­tras feli­ci­ta­cio­nes y salu­dos úni­ca­men­te los mere­ce el gran Par­ti­do de la cla­se obre­ra que me dio a luz y que me for­jó a su pro­pia ima­gen y seme­jan­za. Y sola­men­te por­que los mere­ce nues­tro glo­rio­so Par­ti­do Leni­nis­ta, me atre­vo a daros mi agra­de­ci­mien­to como bol­che­vi­que» (J. V. Sta­lin: Obras, Volu­men 12; Mos­cú; 1955; p. 146).

Abril de 1930: «Hay quie­nes pien­san que el artícu­lo “El Vér­ti­go del Éxi­to” fue resul­ta­do de la ini­cia­ti­va per­so­nal de Sta­lin. Esto, des­de lue­go, es absur­do. No es de reci­bo que la ini­cia­ti­va per­so­nal en un asun­to como éste sea toma­da por una per­so­na sola, quien­quie­ra que sea, pues tene­mos un Comi­té Cen­tral» (J. V. Sta­lin: Obras, ibíd.; p. 218).

Agos­to de 1930: «Me habláis de vues­tra “devo­ción” hacia mí… Os acon­se­ja­ría que dese­chá­rais el “prin­ci­pio” de la devo­ción a las per­so­nas. Ése no es el camino bol­che­vi­que. Sed úni­ca­men­te devo­tos de la cla­se obre­ra, de su Par­ti­do, de su esta­do. Ésta es una cosa bue­na y útil. Pero no la con­fun­dáis con la devo­ción a las per­so­nas, esa frus­le­ría vana e inú­til pro­pia de inte­lec­tua­les de esca­sa volun­tad». (J. V. Sta­lin: Obras, Volu­men 13; Mos­cú; 1955; p. 20).

Diciem­bre de 1931: «En cuan­to a mí, soy sola­men­te un dis­cí­pu­lo de Lenin, y el obje­ti­vo de mi vida es lle­gar a ser un dis­cí­pu­lo digno de él… El mar­xis­mo no nie­ga por com­ple­to el papel desem­pe­ña­do por indi­vi­duos excep­cio­na­les o que la his­to­ria esté hecha por las per­so­nas. Pero… las gran­des per­so­nas sólo pue­den hacer cosas valio­sas en la medi­da en que son capa­ces de enten­der correc­ta­men­te las con­di­cio­nes reales, de enten­der cómo cam­biar­las. Si no logran enten­der estas con­di­cio­nes y pre­ten­den cam­biar­las según los impul­sos de su ima­gi­na­ción, se encon­tra­rán en la situa­ción de Don Qui­jo­te. Las per­so­nas indi­vi­dua­les no pue­den deci­dir. Las deci­sio­nes de los indi­vi­duos son siem­pre, o casi siem­pre, deci­sio­nes uni­la­te­ra­les.… En cada gru­po colec­ti­vo, hay per­so­nas con cuya opi­nión debe con­tar­se… A par­tir de la expe­rien­cia de tres revo­lu­cio­nes, sabe­mos que de cada 100 deci­sio­nes toma­das por per­so­nas indi­vi­dua­les sin ser pues­tas a prue­ba y corre­gi­das colec­ti­va­men­te, apro­xi­ma­da­men­te 90 son uni­la­te­ra­les. Nun­ca, bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, nues­tros tra­ba­ja­do­res podrán tole­rar que el poder se con­cen­tre en las manos de una sola per­so­na. Con noso­tros, los per­so­na­jes de mayor auto­ri­dad se redu­cen a la inexis­ten­cia, se con­vier­ten en meras cifras, en cuan­to las masas de los tra­ba­ja­do­res pier­den la con­fian­za en ellos». (J.V. Sta­lin: ibíd.; p. 107 – 08, 109, 113).

Febre­ro de 1933: «He reci­bi­do su car­ta con­ce­dién­do­me su segun­da Orden como recom­pen­sa por mi tra­ba­jo. Le agra­dez­co mucho sus cáli­das pala­bras y su rega­lo de cama­ra­de­ría. Sé de lo que usted se está pri­van­do para hacer­me este favor y apre­cio sus sen­ti­mien­tos. Sin embar­go, no pue­do acep­tar su segun­da Orden. No pue­do y no debo acep­tar­la, no sólo por­que úni­ca­men­te pue­de per­te­ne­cer­le a usted, pues usted solo se la ha gana­do, sino tam­bién por­que yo he sido ya amplia­men­te recom­pen­sa­do por el apre­cio y el res­pe­to de mis cama­ra­das y, por con­si­guien­te, no ten­go nin­gún dere­cho a robar­le a usted. Las Órde­nes fue­ron ins­ti­tui­das no para los que ya son cono­ci­dos, sino prin­ci­pal­men­te para las per­so­nas heroi­cas que son poco cono­ci­das y que mere­cen dar­se a cono­cer a todos. Ade­más, debo decir­le que ya ten­go dos Órde­nes. Esto es más de lo que uno pue­de nece­si­tar, se lo ase­gu­ro» (J. V. Sta­lin: ibíd.; p. 241).

Mayo de 1933: Robins a Sta­lin: “Con­si­de­ro un gran honor tener la opor­tu­ni­dad de hacer­le una visi­ta”. Sta­lin a Robins: “No hay nada de par­ti­cu­lar en eso. Usted exa­ge­ra”. Robins a Sta­lin: “Lo que me pare­ce más intere­san­te es que en todas par­tes de Rusia he encon­tra­do los nom­bres Lenin-Sta­lin, Lenin-Sta­lin, Lenin-Sta­lin, siem­pre jun­tos”. Sta­lin a Robins: “Eso tam­bién es una exa­ge­ra­ción. ¿Cómo se me pue­de com­pa­rar con Lenin?” (J. V. Sta­lin: ibíd.; p. 267)

Febre­ro de 1938: «Estoy abso­lu­ta­men­te en con­tra de la publi­ca­ción de las His­to­rias de la Niñez de Sta­lin. El libro abun­da en una masa de inexac­ti­tu­des de hecho, de alte­ra­cio­nes, de exa­ge­ra­cio­nes y de ala­ban­zas inme­re­ci­das. Pero… lo impor­tan­te resi­de en el hecho de que el libro mues­tra una ten­den­cia a gra­bar en las men­tes de los niños sovié­ti­cos (y de la gen­te en gene­ral) el cul­to a la per­so­na­li­dad de los líde­res, de los héroes infa­li­bles. Esto es peli­gro­so y per­ju­di­cial. La teo­ría de los héroes y la “mul­ti­tud” no es bol­che­vi­que, sino una teo­ría social-revo­lu­cio­na­ria (esto es, anar­quis­ta). Sugie­ro que se que­me ese libro» (J. V. Sta­lin: ibíd.; p. 327).

Y de fuen­tes amis­to­sas:

El escri­tor fran­cés Hen­ri Bar­bus­se (1873−1935) des­cri­be la sen­ci­llez del modo de vida de Sta­lin: «Cuan­do se sube a la pri­me­ra plan­ta, se ven cor­ti­nas blan­cas en tres de las ven­ta­nas. Estas tres ven­ta­nas son el hogar de Sta­lin. En el dimi­nu­to pasi­llo una lar­ga capa mili­tar cuel­ga de una cla­vi­ja deba­jo de un gorro. Ade­más de este pasi­llo hay tres dor­mi­to­rios y un come­dor. Los dor­mi­to­rios están sen­ci­lla­men­te amue­bla­dos, como los de un hotel res­pe­ta­ble de segun­da cla­se. El hijo mayor, Jashe­ka, duer­me de noche en el come­dor, sobre un diván que se con­vier­te en cama; los más peque­ños duer­men en un hue­co dimi­nu­to, una espe­cie de nicho abier­to.… Sta­lin gana qui­nien­tos rublos al mes, que cons­ti­tu­yen el magro suel­do máxi­mo de los fun­cio­na­rios del Par­ti­do Comu­nis­ta (entre 20 y 25 libras ester­li­nas)… Este hom­bre fran­co y bri­llan­te es… un hom­bre sen­ci­llo.… No emplea a trein­ta y dos secre­ta­rios, como el Sr. Lloyd Jor­ge; tie­ne sólo uno.… Sis­te­má­ti­ca­men­te, Sta­lin otor­ga el méri­to de todo el pro­gre­so rea­li­za­do a Lenin, cuan­do una par­te impor­tan­te del méri­to le corres­pon­de a él» (H. Bar­bus­se: Sta­lin: A New World seen through One Man [Sta­lin: un Mun­do Nue­vo vis­to a tra­vés de Un Hom­bre]; Lon­dres; 1935; p. vii, viii, 291, 294).

Cier­ta­men­te, Sta­lin tenía una dacha o casa de cam­po, pero aquí su vida era igual­men­te sen­ci­lla, como rela­ta su hija Svetla­na: «Era igual en la dacha de Kun­tse­vo… Mi padre esta­ba ins­ta­la­do en la plan­ta baja. Vivía en una habi­ta­ción y lo hacía todo en ella. Dor­mía en el sofá, dis­pues­to como cama impro­vi­sa­da por la noche». (S. Alli­lu­ye­va: Let­ters to a Friend [Car­tas a un Ami­go]; Lon­dres; 1967; p. 28).

El líder alba­nés Enver Hoxha [8] des­cri­be a Sta­lin como “modes­to y con­si­de­ra­do”: «Sta­lin no era nin­gún tirano, nin­gún dés­po­ta. Era un hom­bre de prin­ci­pios; era jus­to, modes­to y muy ama­ble y con­si­de­ra­do con la gen­te, los cua­dros y sus cole­gas» (E. Hoxha: Con Sta­lin: Memo­rias; Tira­na; 1979; p. 14 – 15).

Los fabia­nos bri­tá­ni­cos Sid­ney y Bea­tri­ce Webb [9] recha­zan enér­gi­ca­men­te la acu­sa­ción de que Sta­lin ejer­cie­ra el poder de for­ma dic­ta­to­rial: «A veces se afir­ma que… el esta­do ente­ro es gober­na­do por la volun­tad de una sola per­so­na, Josef Sta­lin. Pri­me­ra­men­te debe­mos seña­lar que, a dife­ren­cia de Mus­so­li­ni, Hitler y otros dic­ta­do­res moder­nos, Sta­lin no está inves­ti­do legal­men­te de nin­gu­na auto­ri­dad sobre sus con­ciu­da­da­nos. No tie­ne ni siquie­ra el exten­so poder que la Cons­ti­tu­ción Ame­ri­ca­na otor­ga duran­te cua­tro años a cada suce­si­vo pre­si­den­te.… Sta­lin no es y nun­ca ha sido el Pre­si­den­te de la URSS.…No es ni siquie­ra un Comi­sa­rio del Pue­blo, o un miem­bro del Gabi­ne­te.… Él es el Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do… No pen­sa­mos que el Par­ti­do esté gober­na­do por la volun­tad de una sola per­so­na, o que Sta­lin sea la cla­se de per­so­na capaz de recla­mar o desear tal posi­ción. Él ha nega­do de mane­ra muy explí­ci­ta cual­quier dic­ta­du­ra per­so­nal, en tér­mi­nos que coin­ci­den exac­ta­men­te con nues­tra pro­pia impre­sión de los hechos. El Par­ti­do Comu­nis­ta de la URSS ha adop­ta­do para su pro­pia orga­ni­za­ción el mode­lo que hemos des­cri­to.… En este mode­lo, la dic­ta­du­ra indi­vi­dual no tie­ne lugar alguno. Des­con­fían de las deci­sio­nes per­so­na­les y se pro­te­gen escru­pu­lo­sa­men­te con­tra ellas. Con el fin de evi­tar los erro­res debi­dos al pre­jui­cio, la ira, la envi­dia, la vani­dad y otros males… es desea­ble que la deci­sión indi­vi­dual se vea siem­pre com­pen­sa­da por la nece­si­dad de lograr el asen­ti­mien­to de los cole­gas e igua­les, que éstos dis­cu­tan con sin­ce­ri­dad el asun­to y se hagan con­jun­ta­men­te res­pon­sa­bles de la deci­sión… Sta­lin ha seña­la­do con fre­cuen­cia que él real­men­te no toma las deci­sio­nes del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta… La sen­ci­lla ver­dad es que, ins­pec­cio­nan­do la admi­nis­tra­ción de la URSS duran­te la déca­da pasa­da bajo la pre­sun­ta dic­ta­du­ra de Sta­lin, las deci­sio­nes prin­ci­pa­les no han mos­tra­do ni la pron­ti­tud, ni el gra­do de azar, ni aun la obs­ti­na­ción intré­pi­da que a menu­do se recla­man como ven­ta­jas de una dic­ta­du­ra. Al con­tra­rio, la acción del Par­ti­do con fre­cuen­cia se lle­va­ba a cabo tras una deli­be­ra­ción muy pro­lon­ga­da, y como resul­ta­do de dis­cu­sio­nes a veces tan aca­lo­ra­das y áspe­ras que lle­va­ban en su for­mu­la­ción las seña­les de la vaci­la­ción y la caren­cia de segu­ri­dad… Esta polí­ti­ca reve­la… el estig­ma del con­trol por par­te del Comi­té». (S. y B. Webb: Soviet Com­mu­nism: A New Civi­li­sa­tion [El Comu­nis­mo Sovié­ti­co: Una Nue­va Civi­li­za­ción]; Lon­dres; 19; p. 4231, 432, 433, 435).

Tal vez Bar­bus­se, Hoxha y los Webbs pue­dan con­si­de­rar­se tes­ti­gos par­cia­les. Pero inclu­so los obser­va­do­res que son suma­men­te crí­ti­cos con Sta­lin están de acuer­do con el tes­ti­mo­nio de los ante­rio­res tes­ti­gos.

Así pues, el ‘cul­to indi­vi­dual’ o ‘cul­to a la per­so­na­li­dad’ eri­gi­do en torno a Sta­lin era opues­to al mar­xis­mo-leni­nis­mo, y su prác­ti­ca con­tra­ria a los deseos expre­sa­dos por Sta­lin.

Ello sus­ci­ta una pre­gun­ta impor­tan­te.

Hemos vis­to que, aun­que Sta­lin expre­só una fuer­te opo­si­ción al “Cul­to a la Per­so­na­li­dad”, la leyen­da de un “cul­to a la per­so­na­li­dad” con­ti­nuó. De aquí se sigue irre­fu­ta­ble­men­te que: 1) Sta­lin era inca­paz de parar­lo, o 2) no qui­so parar­lo y era, por tan­to, un hipó­cri­ta mez­quino y men­ti­ro­so, y de nin­gún modo un «mar­xis­ta-leni­nis­ta», o 3) no era com­ple­ta­men­te cons­cien­te de ello, o 4) la leyen­da fue fabri­ca­da des­pués de los hechos yo a sus espal­das; ¿cuán­do fue la pri­me­ra vez que alguien oyó hablar de ella? ¿Era Sta­lin como Elvis Pres­ley? Elvis era un «HIT». Todos sabían que Elvis era un hit EN SU ÉPOCA, y no des­pués de los hechos.

Los Ini­cia­do­res del “Cul­to”

El “cul­to a la per­so­na­li­dad” en torno a Sta­lin no fue pro­mo­vi­do por Sta­lin, sino que fue con­tra­rio a sus deseos. Enton­ces, ¿por quién fue pro­mo­vi­do?

Los hechos demues­tran que los expo­nen­tes más fer­vien­tes del “cul­to a la per­so­na­li­dad ” de Sta­lin eran revi­sio­nis­tas como Karl Radek, [10] Niki­ta Jrus­chev y Anas­tas Miko­yan [11].

Roy Med­ve­dev [12] seña­la que «la edi­ción del Prav­da de enero de 1934 con­te­nía un artícu­lo de dos pági­nas escri­to por Radek, con una ava­lan­cha de orgiás­ti­cos elo­gios hacia Sta­lin. Radek, anti­guo trots­kis­ta que había enca­be­za­do la opo­si­ción a Sta­lin duran­te muchos años (!), aho­ra le lla­ma­ba “el mejor dis­cí­pu­lo de Lenin, el mode­lo del Par­ti­do Leni­nis­ta, la car­ne de su car­ne, la san­gre de su san­gre”.… “Es tan pre­vi­sor como Lenin”, etcé­te­ra, etcé­te­ra. Éste pare­ce haber sido el pri­mer artícu­lo de pren­sa expre­sa­men­te dedi­ca­do a la adu­la­ción de Sta­lin, y rápi­da­men­te fue reedi­ta­do como folle­to con una tira­da de 225.000 copias, una cifra enor­me para la épo­ca» (R. A. Med­ve­dev: Let His­tory Jud­ge: The Ori­gins and Con­se­quen­ces of Sta­li­nism [Que la His­to­ria Juz­gue: Orí­ge­nes y Con­se­cuen­cias del Esta­li­nis­mo]; Lon­dres; 1972; p. 148).

Fue Jrus­chev quien intro­du­jo el tér­mino “Vozhd” (“Líder”, corres­pon­dien­te a la pala­bra ale­ma­na “Füh­rer”). En la Con­fe­ren­cia del Par­ti­do de Mos­cú en enero de 1932, Jrus­chev ter­mi­nó su dis­cur­so dicien­do: «Los bol­che­vi­ques de Mos­cú, reu­ni­dos alre­de­dor del Comi­té Cen­tral Leni­nis­ta como nun­ca antes en su his­to­ria, y alre­de­dor del “Vozhd ” de nues­tro Par­ti­do, el Cama­ra­da Sta­lin, mar­chan con ale­gría y segu­ri­dad hacia nue­vas vic­to­rias en la bata­lla por el socia­lis­mo, por la revo­lu­ción pro­le­ta­ria mun­dial». (“Rabo­cha­ya Mos­co­va “, 26 de enero de 1932, cita­do en: L. Pis­trak: The Grand Tac­ti­cian: Jrus­che­v’s Rise to Power [El Gran Estra­te­ga: la Subi­da de Jrus­chev al Poder]; Lon­dres; 1961; p. 159).

En la XVII Con­fe­ren­cia del Par­ti­do en enero de 1934, fue Jrus­chev, y sólo Jrus­chev, quien lla­mó a Sta­lin “vohzd” y “genio” (XVII Vse­soiuz­noi Kom­mu­nis­ti­ches­koi Par­tii s’ezd (B.); p, 145, cita­do en: L.Pistrak: ibíd.; p. 160).

En agos­to de 1936, duran­te el jui­cio por trai­ción a Lev Kame­nev [13] y Gri­gory Zino­viev, [14] Jrus­chev, en su car­go de Secre­ta­rio del Par­ti­do en Mos­cú, dijo: «¡Pig­meos mise­ra­bles! ¡Ellos han levan­ta­do sus manos con­tra el más gran­de de todos los hom­bres… nues­tro sabio “vozhd”, el Cama­ra­da Sta­lin!.. Usted, Cama­ra­da Sta­lin, ha alza­do la gran ban­de­ra del mar­xis­mo-leni­nis­mo sobre el mun­do ente­ro y la ha lle­va­do a lo más alto. Le ase­gu­ra­mos, Cama­ra­da Sta­lin, que la orga­ni­za­ción bol­che­vi­que de Mos­cú –fiel par­ti­da­ria del Comi­té Cen­tral Esta­li­nis­ta– incre­men­ta­rá la vigi­lan­cia esta­li­nis­ta toda­vía más, extir­pa­rá los res­tos trots­kis­tas-zino­vie­vis­tas, y cerra­rá las filas de los Bol­che­vi­ques del Par­ti­do e inde­pen­dien­tes en torno al Comi­té Cen­tral Esta­li­nis­ta y al gran Sta­lin» (Prav­da, 23 de agos­to de 1936, cita­do en: L. Pis­trak: ibíd; p. 162).

En el VIII Con­gre­so de los Soviets de toda la Unión en noviem­bre de 1936, fue otra vez Jrus­chev quien pro­pu­so que la nue­va Cons­ti­tu­ción Sovié­ti­ca, que se pre­sen­ta­ba al Con­gre­so para su apro­ba­ción, se lla­ma­se “Cons­ti­tu­ción Esta­li­nis­ta”, por­que «fue escri­ta de prin­ci­pio a fin por el Cama­ra­da Sta­lin» (En reali­dad, no fue escri­ta por el mis­mo Sta­lin) (Prav­da, 30 de noviem­bre de 1936, cita­do en: L. Pis­trak: ibíd.; p. 161).

Hay que seña­lar que Vya­ches­lav Molo­tov, [15] enton­ces Pri­mer Minis­tro, y Andrey Zhda­nov, [16] Secre­ta­rio del Par­ti­do en Lenin­gra­do, no men­cio­na­ron nin­gún papel espe­cial de Sta­lin en la redac­ción de la Cons­ti­tu­ción.

En el mis­mo dis­cur­so Jrus­chev acu­ñó el tér­mino “esta­li­nis­mo”: «Nues­tra Cons­ti­tu­ción es el Mar­xis­mo-Leni­nis­mo-Esta­li­nis­mo que ha con­quis­ta­do una sex­ta par­te del glo­bo» (Ibíd).

El dis­cur­so de Jrus­chev en Mos­cú ante una audien­cia de 200.000 per­so­nas, en el momen­to del jui­cio por trai­ción a Gri­go­ri Pya­ta­kov [17] y Karl Radek en enero de 1937, iba en una línea simi­lar: «Al levan­tar sus manos con­tra el Cama­ra­da Sta­lin, las han levan­ta­do con­tra todo lo mejor que la huma­ni­dad posee. Pues Sta­lin es la espe­ran­za; es la expec­ta­ti­va; es el faro que diri­ge a toda la huma­ni­dad pro­gre­sis­ta. ¡Sta­lin es nues­tra ban­de­ra! ¡Sta­lin es nues­tra volun­tad! ¡Sta­lin es nues­tra vic­to­ria!» (Prav­da, 31 de enero de 1937), cita­do en: L. Pis­trak: ibíd; p., 162).

Sta­lin fue des­cri­to por Jrus­chev en mar­zo de 1939 como: «Nues­tro gran genio, nues­tro ama­do Sta­lin» (Vis­ti VTsVK, 3 de mar­zo de 1939, cita­do en: L. Pis­trak: ibíd; p. 164).

Y en el XVIII Con­gre­so del Par­ti­do en mar­zo de 1939 como: «El mayor genio de la huma­ni­dad, maes­tro y “vozhd”, que nos con­du­ce hacia el Comu­nis­mo, nues­tro muy ama­do Sta­lin» (XVIJI s’ezd Vse­soiuez­noi Kom­mu­nis­ti­ches­koi Par­tii (B), p. 174, cita­do en: L. Pis­trak: ibíd; p. 164).

Y en mayo de 1945 como: «Gran Maris­cal de la Vic­to­ria», (Prav­da Ukrainy, 13 de mayo de 1945, cita­do en: L. Pis­trak: ibíd.; p. 164).

Con moti­vo de la cele­bra­ción del quin­cua­gé­si­mo cum­plea­ños de Sta­lin en diciem­bre de 1929, Anas­tas Miko­yan acom­pa­ñó sus feli­ci­ta­cio­nes con la siguien­te peti­ción: «Que noso­tros, acep­tan­do la deman­da legí­ti­ma de las masas, comen­ce­mos final­men­te a tra­ba­jar sobre su bio­gra­fía y la haga­mos dis­po­ni­ble para el Par­ti­do y para toda la gen­te tra­ba­ja­do­ra de nues­tro país» (Izves­tia, 21 de diciem­bre de 1929, cita­do en: L. Pis­trak: ibíd; p. 164).

Diez años más tar­de, con moti­vo del sexa­gé­si­mo cum­plea­ños de Sta­lin en diciem­bre de 1939, Miko­yan toda­vía defen­día la publi­ca­ción de la «bio­gra­fía cien­tí­fi­ca de Sta­lin» (Prav­da, 21 de diciem­bre de 1939, cita­do en: L. Pis­trak: ibíd.; p. 158).

La bio­gra­fía fue final­men­te publi­ca­da en 1947, com­pi­la­da por «G. F. Ale­xan­drov, M. R. Galak­tio­nov, V. S. Kruzh­kov, M. B. Mitin, V. D. Mocha­lov y P. N. Pos­pe­lov». (Joseph Sta­lin: una Bio­gra­fía Cor­ta; Mos­cú; 1947).

Sin embar­go, en su “dis­cur­so secre­to” al XX Con­gre­so del PCUS de 1956, basán­do­se en el “cul­to a la per­so­na­li­dad” que él y sus cole­gas habían pro­mo­vi­do en torno a Sta­lin, Jrus­chev atri­bu­yó la pater­ni­dad lite­ra­ria del libro al mis­mo Sta­lin: “Uno de los ejem­plos más carac­te­rís­ti­cos de la auto-glo­ri­fi­ca­ción de Sta­lin y de su caren­cia de la modes­tia más ele­men­tal es la edi­ción de su Bio­gra­fía Cor­ta… Este libro es un ejem­plo de la adu­la­ción más diso­lu­ta” (Ins­ti­tu­to Ruso, Uni­ver­si­dad de Colum­bia (ed.): op. cit.; p. 69).

Esto nos demues­tra que los ADULADORES se opo­nen así a los deseos de sus ído­los que nun­ca qui­sie­ron ser ido­la­tra­dos en abso­lu­to, y cuan­do los ído­los los recha­zan, o cuan­do ellos mis­mos ter­mi­nan yén­do­se, CULPAN a los ído­los de obli­gar­les a adu­lar­los duran­te todo ese tiem­po.

Los Moti­vos para la crea­ción del “Cul­to Indi­vi­dual”

Des­de lue­go, muchos ciu­da­da­nos sovié­ti­cos admi­ra­ban a Sta­lin y expre­sa­ban esta admi­ra­ción. Pero, con toda cla­ri­dad, el “cul­to a la per­so­na­li­dad” en torno a Sta­lin fue pro­mo­vi­do prin­ci­pal­men­te por los revi­sio­nis­tas ocul­tos, en con­tra de los deseos expre­sos de Sta­lin. ¿Por qué? Moti­vos posi­bles:

En pri­mer lugar, dis­fra­zar el hecho de que los revi­sio­nis­tas ocul­tos empe­za­ban a con­tro­lar el Par­ti­do y la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, y pre­sen­tar la fic­ción de que estos órga­nos esta­ban domi­na­dos per­so­nal­men­te por Sta­lin; de este modo, las cul­pas por las rup­tu­ras de la lega­li­dad socia­lis­ta y por las des­via­cio­nes de los prin­ci­pios mar­xis­tas-leni­nis­tas serían más tar­de atri­bui­das a Sta­lin;

En segun­do lugar, pro­por­cio­nar un pre­tex­to para ata­car a Sta­lin más ade­lan­te (bajo el dis­fraz de la rea­li­za­ción de un pro­gra­ma de “demo­cra­ti­za­ción”, que sería de hecho un pro­gra­ma de des­man­te­la­mien­to del socia­lis­mo, sus­ti­tu­yén­do­lo por el capi­ta­lis­mo esta­tal).

Esta­tua de Sta­lin en el Canal del Vol­ga-Don

El mis­mo Sta­lin no era incons­cien­te de que los revi­sio­nis­tas ocul­tos cons­ti­tuían la fuer­za prin­ci­pal que se halla­ba detrás del “cul­to a la per­so­na­li­dad”. El revi­sio­nis­ta fin­lan­dés Tuo­mi­nen, en 1935, des­cri­be cómo, cuan­do en una oca­sión Sta­lin fue infor­ma­do de que se habían colo­ca­do unos bus­tos suyos en luga­res pro­mi­nen­tes de la gale­ría prin­ci­pal de arte de Mos­cú, el Tret­ya­kov, Sta­lin excla­mó: «¡Esto es sabo­ta­je direc­to!» (A. Tou­mi­nen: op. cit.; p. 164).

El escri­tor ale­mán Lion Feucht­wan­ger [1884 – 1958] con­fir­mó en 1936 que Sta­lin sos­pe­cha­ba que el “cul­to a la per­so­na­li­dad” era direc­ta­men­te pro­mo­vi­do por “sabo­tea­do­res” con el obje­ti­vo de des­acre­di­tar­le: «Evi­den­te­men­te es muy moles­to para Sta­lin ser ado­ra­do como algu­nos le ado­ran, y de vez en cuan­do se mofa de ello. De todos los hom­bres con poder que conoz­co, Sta­lin es quien alber­ga menos pre­ten­sio­nes. Le hablé fran­ca­men­te sobre el cul­to vul­gar y exce­si­vo hacia su per­so­na, y él con­tes­tó con igual fran­que­za. Pien­sa que es posi­ble que los “sabo­tea­do­res” pue­dan estar detrás de dicho cul­to, en una ten­ta­ti­va de des­acre­di­tar­lo» (L. Feucht­wan­ger: Mos­cow 1937 [Mos­cú 1937]; Lon­dres; 1937; p. 93, 94 – 94).

Para con­cluir, el ata­que hecho por los revi­sio­nis­tas al “cul­to a la per­so­na­li­dad” en la Unión Sovié­ti­ca fue un ata­que no sólo con­tra la per­so­na de Sta­lin, como mar­xis­ta-leni­nis­ta des­ta­ca­do y prin­ci­pal defen­sor del socia­lis­mo, sino que fue la pri­me­ra eta­pa de una ofen­si­va con­tra el mar­xis­mo-leni­nis­mo y el sis­te­ma socia­lis­ta en la Unión Sovié­ti­ca.

Qui­zás el mejor comen­ta­rio sobre este asun­to sea el brin­dis sar­cás­ti­co que, como regis­tra el revi­sio­nis­ta fin­lan­dés Tuo­mi­nen, fue pro­pues­to por Sta­lin en la fies­ta de Año Nue­vo de 1935: ¡«Cama­ra­das! Quie­ro pro­po­ner un brin­dis por nues­tro patriar­ca, vida y sol, liber­ta­dor de las nacio­nes, arqui­tec­to del socia­lis­mo (reci­tó de carre­ri­lla todos los cali­fi­ca­ti­vos que se le apli­ca­ban en aquel momen­to), Josef Vis­sa­rio­no­vich Sta­lin, y espe­ro que éste sea el pri­mer y últi­mo dis­cur­so pro­nun­cia­do en honor de ese genio en esta vela­da» (A. Tuo­mi­nen: op. cit.; p. 162).

(De la Liga Comu­nis­ta del Rei­no Uni­do). Dis­cur­so leí­do a la Sta­lin Society en mayo de 1991.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *