Pales­ti­na: el voto de la dig­ni­dad – Angel Gue­rra Cabre­ra

Ini­cia la cuen­ta regre­si­va para el reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino en el pró­xi­mo perio­do de sesio­nes de la Asam­blea General(AG) de la ONU. Un esti­ma­do con­ser­va­dor mues­tra que, no obs­tan­te la férrea opo­si­ción de Oba­ma, entre 120 y 130, de 192 Esta­dos miem­bros de la ONU, vota­rían en ese órgano en sep­tiem­bre de este año a favor de la ini­cia­ti­va de la Auto­ri­dad Nacio­nal Pales­ti­na (ANP). Un cálcu­lo opti­mis­ta ele­va el núme­ro de votos favo­ra­bles a entre 140 y 150. El caso es que Washing­ton ha lle­ga­do al extre­mo de ame­na­zar con el reti­ro de su apo­yo eco­nó­mi­co al orga­nis­mo inter­na­cio­nal si se some­tie­ra el asun­to a la AG.

Y es que a la ANP no le que­da más alter­na­ti­va, com­pro­ba­da la invia­bi­li­dad de la apues­ta de su direc­ción, tras el derrum­be de la URSS, de apo­yar­se en Esta­dos Uni­dos como media­dor con los ocu­pan­tes sio­nis­tas.

Des­de 1991, cuan­do, al mar­gen de la ONU, se reali­zó en Madrid la lla­ma­da Con­fe­ren­cia de Paz, aus­pi­cia­da por Washing­ton, todos los inten­tos de avan­zar en la nego­cia­ción de un acuer­do de paz pales­tino-israe­lí se han vuel­to agua de borra­jas. La cau­sa está en la tenaz nega­ti­va de los gober­nan­tes de Israel a reti­rar­se de las terri­to­rios ocu­pa­dos, inclu­yen­do Jeru­sa­lén orien­tal, la repre­sión que apli­can con­tra la pobla­ción pales­ti­na ‑ver­da­de­ro exter­mino en cáma­ra len­ta- y la ver­ti­gi­no­sa cons­truc­ción de colo­nias judías en los terri­to­rios ocu­pa­dos.

Israel se nie­ga cate­gó­ri­ca­men­te al regre­so de los refu­gia­dos pales­ti­nos, se apo­de­ra de los acuí­fe­ros que van que­dan­do en Cis­jor­da­nia, cons­tru­ye el muro del apartheid, demue­le oli­va­res, viñe­dos y miles de casas de pales­ti­nos, se nie­ga a siquie­ra dete­ner la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos como un ges­to que ayu­de a reanu­dar las plá­ti­cas con la ANP. Prac­ti­ca un blo­queo cruel e ile­gal con­tra Gaza que ha levan­ta­do una ola de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal encar­na­da en las dos Flo­ti­llas de la Liber­tad, la pri­me­ra con sie­te már­ti­res a manos de la sol­da­des­ca israe­lí. Los paci­fis­tas inte­gran­tes de la segun­da nave­gan ya rum­bo a la zona más mar­ti­ri­za­da del pla­ne­ta a ries­go de ser repri­mi­dos con saña. Podrá Tel Aviv nue­va­men­te impe­dir por la fuer­za a los acti­vis­tas que entre­guen la car­ga huma­ni­ta­ria a los pales­ti­nos de Gaza pero con ello evi­den­cia más su indi­gen­cia moral y la razón que asis­te a aque­llos.

Obvia­men­te, Israel come­te impu­ne­men­te los crí­me­nes enu­me­ra­dos, todos vio­la­to­rios de las reso­lu­cio­nes de la ONU sobre Pales­ti­na, debi­do exclu­si­va­men­te al apo­yo incon­di­cio­nal de Esta­dos Uni­dos. Este le sumi­nis­tra la mayor ayu­da eco­nó­mi­ca que reci­ba un país extran­je­ro, arma­men­to de últi­ma gene­ra­ción que no poseen sus demás alia­dos y veta en el Con­se­jo de Segu­ri­dad toda reso­lu­ción en defen­sa de los dere­chos pales­ti­nos. No con­for­me con eso, le ha dota­do de un pode­ro­so arse­nal nuclear, que en manos de un gru­po gober­nan­te faná­ti­co y agre­si­vo lo han con­ver­ti­do en una gra­ve ame­na­za con­tra la paz y la segu­ri­dad regio­nal e inter­na­cio­nal. El Medio Orien­te no se ha podi­do decla­rar zona libre de armas nuclea­res debi­do a la pose­sión del arma ató­mi­ca por la enti­dad sio­nis­ta.

Cuan­do Netan­yahu, Oba­ma y Ban Ki Moon hablan de un Esta­do pales­tino “via­ble” se refie­ren a una enti­dad ampu­tada de la mayor par­te del terri­to­rio que le asig­na la reso­lu­ción 242 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, pri­va­da de recur­sos hídri­cos, sin sobe­ra­nía nacio­nal, des­ar­ma­da, y sin dere­cho a defen­der­se de Israel, far­sa que el pue­blo pales­tino nun­ca acep­ta­rá.

Vol­vien­do al reco­no­ci­mien­to de Pales­ti­na; por zonas geo­grá­fi­cas, cuen­ta en Amé­ri­ca Lati­na con el voto de Cuba y toda UNASUR excep­to Colom­bia. En Amé­ri­ca cen­tral con Nica­ra­gua y Cos­ta Rica por aho­ra. Méxi­co no ha anun­cia­do su pos­tu­ra, pero si opta­ra por el voto favo­ra­ble, podría influir en algu­nos inde­ci­sos. Áfri­ca se pro­nun­cia­ría posi­ti­va­men­te por mayo­ría, así como Asia, inclu­yen­do en ambos casos todos los paí­ses ára­bes. En Euro­pa se espe­ra el voto posi­ti­vo de los escan­di­na­vos, el segu­ra­men­te con­tra­rio de Ale­ma­nia e Ita­lia y que­da la incóg­ni­ta de paí­ses como Espa­ña, Fran­cia e Ingla­te­rra, que podrían dar una mues­tra de inde­pen­den­cia si recha­zan las fuer­tes pre­sio­nes yan­quis y sufra­gan a favor.

Por más que Pales­ti­na obtu­vie­ra los votos sufi­cien­tes para ingre­sar a la ONU, que­da la dic­ta­du­ra del veto, que Washing­ton apli­ca siem­pre en apo­yo a Israel. ¿Y qué vie­ne des­pués? No menos que una gran inti­fa­da pales­ti­na y de los rebel­des pue­blos ára­bes. Adiós dis­cur­so del Cai­ro de Oba­ma, si es que toda­vía alguien lo cree.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *