Eguz­ki denun­cia la nue­va subi­da del 5% en el pre­cio de los bille­tes de tren de cer­ca­nías y media dis­tan­cia

Es lo que suce­dió la sema­na pasa­da, cuan­do el Gobierno anun­ció que, a par­tir del 7 de julio, que­da­rá sus­pen­di­da la prohi­bi­ción de que los vehícu­los cir­cu­len a una velo­ci­dad máxi­ma supe­rior a los 110 km/​h, por lo que podrán hacer­lo de nue­vo a 120. El impac­to de esta noti­cia hizo que que­da­ra en la som­bra la suer­te que iban a correr otras medi­das que, como la de la limi­ta­ción de la velo­ci­dad máxi­ma, el Gobierno adop­tó en febre­ro den­tro del lla­ma­do Plan de Aho­rro Ener­gé­ti­co. Y la suer­te que ha corri­do una de ellas, la de reba­jar el pre­cio de los bille­tes de tren de cer­ca­nías y media dis­tan­cia un 5%, que noso­tros valo­ra­mos en su día como espe­cial­men­te intere­san­te, no ha podi­do ser peor, pues el Gobierno ha deci­di­do no pro­rro­gar­la más allá del mes de junio. Es decir, A PARTIR DE MAÑANA, 1 DE JULIO, LOS BILLETES DE TREN DE CERCANÍAS Y MEDIA DISTANCIA SERÁN UN 5% MÁS CAROS.

Eguz­ki con­si­de­ra que se tra­ta de UNA TOMADURA DE PELO. La medi­da bus­ca­ba ofi­cial­men­te con­tri­buir a redu­cir el con­su­mo de com­bus­ti­ble fomen­tan­do el uso del trans­por­te públi­co. Por lo vis­to, aho­ra que el barril de petró­leo ya no está tan caro como en febre­ro, YA NO ES NECESARIO NI AHORRAR COMBUSTIBLE NI FOMENTAR EL TRANSPORTE PÚBLCIO. Por otra par­te, las subi­das en las tari­fas de RENFE se han soli­do jus­ti­fi­car en el incre­men­to del pre­cio de los com­bus­ti­bles. Sin embar­go, en esta oca­sión, LA SUBIDA SE PRODUCE PARADÓJICAMENTE CUANDO BAJA EL PRECIO DE LOS COMBUSTIBLES.

La deci­sión no sólo es denun­cia­ble por tra­tar­se de una mues­tra más de la polí­ti­ca errá­ti­ca que carac­te­ri­za al Gobierno espa­ñol en el ámbi­to de la ener­gía, el trans­por­te y, en gene­ral, en todo lo rela­cio­na­do con el medio ambien­te, sino, sobre todo, por­que CASTIGA LOS BOLSILLOS DE LOS CIUDADANOS ECONÓMICAMENTE MÁS HUMILDES, que son pre­ci­sa­men­te los usua­rios más habi­tua­les del ser­vi­cio de cer­ca­nías (muje­res, estu­dian­tes, jubi­la­dos, tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes…).

Habrá quien mini­mi­ce la impor­tan­cia de esta subi­da argu­men­tan­do que, en reali­dad, no hace sino retro­traer­nos a los pre­cios de prin­ci­pios de 2011. Sin embar­go, con­vie­ne recor­dar que RENFE HA IMPUESTO EN LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS SUBIDAS DESORBITADAS, MUY POR ENCIMA DEL IPC, QUE EN CONJUNTO LLEGAN AL 17,4% (2009, +6,3%; 2010, +6% + 2% de IVA; 2011, +3,1%).

En el caso de los usua­rios de los tre­nes de cer­ca­nías de RENFE EN GIPUZKOA, EL CASTIGO ES DOBLE, pues sopor­tan un ser­vi­cio con esta­cio­nes semi­aban­do­na­das, acce­sos peli­gro­sos, barre­ras arqui­tec­tó­ni­cas casi infran­quea­bles en los apea­de­ros (muchos de ellos caren­tes de ser­vi­cios públi­cos), fre­cuen­cias que no han mejo­ra­do en las dos últi­mas déca­das, etcé­te­ra. Es decir, UN SERVICIO MANIFIESTAMENTE MEJORABLE.

Los lla­ma­mien­tos ins­ti­tu­cio­na­les a hacer un mayor uso del trans­por­te públi­co, en detri­men­to del vehícu­lo pri­va­do, son incom­pa­ti­bles con deci­sio­nes como este nue­vo incre­men­to del pre­cio de los bille­tes de tren.

En el caso con­cre­to de la línea de RENFE en Gipuz­koa, esos lla­ma­mien­tos deben lle­var apa­re­ja­das medi­das para mejo­rar las fre­cuen­cias, los tiem­pos, los ser­vi­cios, la acce­si­bi­li­dad, la segu­ri­dad… y, por supues­to, unas tari­fas que hagan más atrac­ti­vo el uso del tren.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *