Códi­go deon­to­ló­gi­co – Iña­ki Ega­ña

El códi­go que han sus­cri­to tan­to los mili­tan­tes del ile­ga­li­za­do par­ti­do polí­ti­co Sor­tu como los car­gos públi­cos de la coa­li­ción Bil­du es níti­do en refe­ren­cia al uso «acti­vo de la vio­len­cia». En con­cre­to, los fir­man­tes dicen en el tex­to que fir­man «actuar uti­li­zan­do úni­ca y exclu­si­va­men­te vías/​métodos polí­ti­cos, pací­fi­cos y demo­crá­ti­cos, lo que lle­va apa­re­ja­da la opo­si­ción por todos los medios que legí­ti­ma­men­te ten­ga a su alcan­ce, a cual­quier acto o acti­vi­dad que supon­ga agre­sión o vio­la­ción a cual­quier dere­cho humano y al uso de la vio­len­cia para lograr obje­ti­vos polí­ti­cos».

No pare­ce, sin embar­go, tan sen­ci­llo. Tene­mos memo­ria y recor­da­mos que, hace ape­nas unas sema­nas, el Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol decía que eran can­di­da­tos que con­de­na­ban la vio­len­cia de ETA, pero «uti­li­zan­do ante el terro­ris­mo la mis­ma pro­sa elíp­ti­ca y peri­frás­ti­ca de Sor­tu». Los «inde­pen­dien­tes», según el Supre­mo, eran sedi­cen­tes, es decir, fin­gi­dos. Tam­bién lo per­ci­bió el fis­cal gene­ral y el abo­ga­do del Esta­do. Dema­sia­do obvio. El Supre­mo aña­dió: «las con­de­nas de la vio­len­cia han sido inclu­so reco­men­da­das por ETA».

La fir­ma de este tex­to, a pesar de las sus­pi­ca­cias del Supre­mo, es un hecho insó­li­to en la polí­ti­ca vas­ca y qué decir de la his­pa­na, pla­ga­da de pasa­jes vio­len­tos des­de siem­pre. Espa­ña es foco de vio­len­cia per se. Des­de sus más altas ins­ti­tu­cio­nes (Esta­do, Gobierno, Ejér­ci­to, Igle­sia, con­se­jos de admi­nis­tra­ción, etc.), se ha jalea­do la vio­len­cia como una for­ma más de hacer polí­ti­ca.

Ofre­ci­da esta nove­dad deon­to­ló­gi­ca para acla­rar las inten­cio­nes de cen­te­na­res de elec­tos, la par­te con­tra­tan­te de la pri­me­ra par­te, como dirían los her­ma­nos Marx, exi­ge a estos mis­mos elec­tos una con­de­na de las expre­sio­nes vio­len­tas de un sec­tor del pue­blo vas­co que, des­de 1961, con­si­de­ró que la vio­len­cia (lucha arma­da), era un ins­tru­men­to váli­do para la libe­ra­ción de su país.

Tan­to Bil­du como Sor­tu nacie­ron en alto el fue­go de ETA «per­ma­nen­te, gene­ral y veri­fi­ca­ble». Ello no es óbi­ce para que la par­te con­tra­tan­te de la pri­me­ra par­te pida a ambos gru­pos la con­de­na retro­ac­ti­va. Para el res­to de expre­sio­nes polí­ti­cas que un día con­for­ma­ron lo que se ha lla­ma­do izquier­da aber­tza­le his­tó­ri­ca no hay peti­cio­nes expre­sas. Dece­nas de sus diri­gen­tes están en pri­sión y las for­ma­cio­nes ile­ga­li­za­das son eso, ile­ga­les. La espa­da de Damo­cles pen­de, según la Poli­cía, sobre más de 40.000 per­so­nas «ficha­das» por ser aber­tza­les de izquier­das. Eta­rras para nume­ro­sos medios de comu­ni­ca­ción y los jue­ces que siguie­ron la este­la de Gar­zón.

La par­te con­tra­tan­te de la segun­da par­te de esa deli­ran­te «Noche en la Ópe­ra» va más allá que la pri­me­ra y, ligan­do con­cep­tos éti­cos con reli­gio­sos, pide un arre­pen­ti­mien­to de elec­tos y votan­tes como con­di­ción pre­via para poder hacer polí­ti­ca. Un poco irri­so­rio vis­tas las tra­yec­to­rias de quie­nes hacen polí­ti­ca en el seno de esta segun­da par­te que, en reali­dad, debe­ría ser la pri­me­ra del con­tra­to. O al revés, la con­tra­tan­te de la segun­da… ¡Uy, qué lío!

La ini­cia­ti­va deon­to­ló­gi­ca de los elec­tos de Bil­du, por salir de este embro­llo pro­pio de los Her­ma­nos Marx, podría ser tras­la­da­da a las dece­nas de miles de con­ce­ja­les, alcal­des y ele­gi­bles de las lis­tas de todos los gru­pos que han con­cu­rri­do a la elec­cio­nes en el Esta­do espa­ñol. De todos los sig­nos, de dere­cha y de izquier­da, de cen­tro y de peri­fe­ria. Rojos, azu­les, mora­dos, rosas… A todos. Sería una bue­na ini­cia­ti­va, la prue­ba del algo­dón de que Bil­du no es una agu­ja en un pajar. La pri­me­ra par­te de la par­te con­tra­tan­te ten­dría la pala­bra, para empe­zar.

Ima­gí­nen­se a dece­nas de miles de fir­man­tes de un códi­go éti­co con­tra la vio­len­cia. De esa mane­ra, las expre­sio­nes actua­les de tor­tu­ra y de ase­si­na­to impu­ne, por ejem­plo, serían erra­di­ca­das. Si Iña­ki Uri­be, can­di­da­to del PSOE a la alcal­día de Azpei­tia, la hubie­ra fir­ma­do, qui­zás daría cré­di­to a la denun­cia de Bea­triz Etxe­be­rria, vio­la­da con el palo de una esco­ba, según denun­cia, en una comi­sa­ría este mis­mo año. Por­que para Uri­be, según sus pala­bras, «esas infor­ma­cio­nes no tie­nen cre­di­bi­li­dad». No exis­te la tor­tu­ra. Con fra­ses como la suya se ayu­da a per­pe­tuar­la.

Si hubie­ran fir­man­do una decla­ra­ción como la de los elec­tos de Bil­du Car­men Cha­cón, Pérez Rubal­ca­ba y Rodrí­guez Zapa­te­ro, no esta­rían matan­do niños en Libia o ado­les­cen­tes en Afga­nis­tán. Por­que, ya lo ha dicho Gar­zón y una cor­te de jue­ces his­pa­nos, unos orde­nan el esce­na­rio y otros ponen las bom­bas. Unos tie­nen los dedos para fir­mar pro­cla­mas y man­da­tos, muy finos en oca­sio­nes, y los otros aprie­tan el gati­llo. Impu­ni­dad para todos.

¿Se acuer­dan…? Hace unos meses, 22 de mar­zo de 2011. Josu Erko­re­ka, jel­tza­le de tra­je y cor­ba­ta impe­ca­ble: «aval cla­ro e ine­quí­vo­co del PNV a la inter­ven­ción de Espa­ña en Libia». Tres días antes, Erko­re­ka lo sabía como un ser­vi­dor que ape­nas abre los perió­di­cos, unos niños more­nos eran los pri­me­ros efec­tos cola­te­ra­les, mor­ta­les, de las fuer­zas «paci­fi­ca­do­ras». Ay, seño­res Erko­re­ka, Urku­llu, Bil­bao… ¿por qué no fir­man ese códi­go éti­co con­tra la vio­len­cia?

Pura hipo­cre­sía la de uste­des. Dele­gan en sub­con­tra­tas el ejer­ci­cio de la vio­len­cia. Cuan­to más lejos mejor para no sufrir los efec­tos de la onda expan­si­va. Es un error lla­mar­se Moha­med, Yasin, Abdu­llah, Nai­la, Sai­ra, Fati­ma, Zami­ra, Tarik… Vues­tras vidas, cha­va­les, no valen un cén­ti­mo. No tenéis nom­bre ni siquie­ra en las noti­cias. No tenéis padres, her­ma­nas, her­ma­nos, jugue­tes, infan­cia. Mejor no haber naci­do. Sólo los Eduar­dos, Josus, Marías, Anto­nios, etc. tie­nen dere­cho a un fune­ral digno. Con ban­de­ra y meda­lla pós­tu­ma.

En 2009, des­pués de la ofen­si­va mili­tar de Israel con­tra Gaza en la que murie­ron 1.400 pales­ti­nos, Tel Aviv com­pró a Espa­ña miles de nue­vas armas, bom­bas y cohe­tes. Los pales­ti­nos siguen murien­do ¿Por qué no fir­man minis­tros, miem­bros de los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de esas más de 200 empre­sas impli­ca­das, ban­que­ros… un códi­go anti-vio­len­cia? No esta­ría de más. Aplau­di­ría. Sin tan­ta letra como el exi­gi­do a Bil­du. Con una fra­se sería sufi­cien­te.

Si otros hubie­ran fir­ma­do la decla­ra­ción hace sólo ocho años, se habrían aho­rra­do, por ejem­plo, la res­pon­sa­bi­li­dad sobre cen­te­na­res de miles de muer­tos en Iraq, muchos de ellos niños. Ana Pala­cios, Ace­bes, Aznar, Tri­llo, Rajoy… sólo una fir­ma de un docu­men­to con­tra la vio­len­cia y todo habría sido dis­tin­to. De ver­dad que sí. Habría creí­do a pies jun­ti­llas en sus inten­cio­nes, en el recha­zo a la vio­len­cia, en su com­pro­mi­so con la paz. En el docu­men­to de la segun­da par­te con­tra­tan­te.

Si nos vamos al códi­go deon­to­ló­gi­co retro­ac­ti­vo, ¿lo fir­ma­rían Feli­pe Gon­zá­lez, Pepe Barrio­nue­vo, Ramón Jáu­re­gui, Txi­ki Bene­gas, Adol­fo Suá­rez, Mar­tín Villa? Retro­ce­da­mos unos días en las cuen­tas del rosa­rio. Sólo unos días. Javier Sola­na, Milans del Bosch, Inies­ta Cano, Cas­si­ne­llo, Bru­ne­te, Teje­ro, Cor­cue­ra, Sáenz de San­ta­ma­ría… la OTAN espa­ño­la en Koso­vo y Bos­nia, hace quin­ce años. Repar­tien­do la muer­te a dies­tro y sinies­tro.

En fin, un embro­llo. Ya lo dijo Grou­cho: «Haga el favor de poner aten­ción en la pri­me­ra cláu­su­la por­que es muy impor­tan­te. Dice que… la par­te con­tra­tan­te de la pri­me­ra par­te será con­si­de­ra­da como la par­te con­tra­tan­te de la pri­me­ra par­te». Todo enre­do tie­ne su solu­ción corres­pon­dien­te. ¿No era el sím­bo­lo de Bil­du una made­ja colo­ri­da que se iba des­en­ro­llan­do?

A lo dicho. Soy un humil­de escri­bi­dor que, aun­que no me gano la vida jun­tan­do letras, ni siquie­ra ima­gi­nán­do­las, ten­go mis sue­ños. Y uno de ellos, ya lo habrán adi­vi­na­do, es salir de esta espi­ral que nos inva­de des­de hace dema­sia­do tiem­po. Para ello nada mejor que la pro­pues­ta ante­rior. Reno­va­da. Que ese códi­go éti­co que han fir­ma­do los elec­tos de Bil­du se extien­da al res­to de for­ma­cio­nes polí­ti­cas. Que popu­la­res, socia­lis­tas, jel­tza­les, comu­nis­tas, etc. lo fir­men. A ver si así, al mar­gen de pedir­le a ETA lo que se le pide, dejan de morir tan­tos niños y adul­tos por todo el mun­do. Que ETA se ha res­pon­sa­bi­li­za­do de la muer­te de 829 per­so­nas. Muchas. Pero el res­to ¿de cuán­tas? De cien­tos de miles. Has­ta aho­ra escon­di­das deba­jo de la alfom­bra.

Imprimatu

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *