¿Por qué los «rebel­des» libios no pue­den tomar Trí­po­li?- Basem Tajeldine

Más de 4 meses de inten­sos bom­bar­deos de la OTAN; más de 4.300 ope­ra­cio­nes aéreas y cen­te­na­res de bom­bas de pre­ci­sión com­pues­tas con ura­nio empo­bre­ci­do [1] que han sido arro­ja­das indis­cri­mi­na­da­men­te sobre el pue­blo libio des­de el ini­cio de las agre­sio­nes impe­ria­les con­tra ese país, cau­san­do la muer­te de más de 1000 civi­les ino­cen­tes e hirien­do a varios miles más, y nada pare­ce hacer tam­ba­lear al gobierno libio. Inten­si­fi­can los bom­bar­deos y masa­cran al pue­blo libio bajo la fal­sa excu­sa de “defen­der sus vidas”, más, sin embar­go, nadie sabe expli­car el por qué aun el pue­blo libio se man­tie­ne fir­me y leal a su gobierno y se plan­ta en resis­ten­cia ante las más duras con­di­cio­nes de cri­mi­nal blo­queo eco­nó­mi­co y fren­te al sis­te­má­ti­co terro­ris­mo de Esta­do ejer­ci­do por los paí­ses que con­for­man la OTAN.

Los infa­mes “alia­dos” de la OTAN nun­ca espe­ra­ron enfren­tar la tama­ña resis­ten­cia popu­lar Libia. Muchos están con­fun­di­dos. ¿Cómo es posi­ble que el supues­to “mons­truo y geno­ci­da” –tal como cata­lo­gan los medios a Gad­da­fi- haya podi­do resis­tir a seme­jan­tes ata­ques, por varios flan­cos, y cuen­te toda­vía con el arro­jo de muchos libios? ¿Por qué los “rebel­des” no han logra­do en tie­rra la misión de barrer con el “tirano” más odia­do por su pue­blo? ¿En don­de resi­de la for­ta­le­za de Gaddafi?

Extra­ñas son esas misio­nes “huma­ni­ta­rias” que matan a civi­les ino­cen­tes y des­tru­yen toda la infra­es­truc­tu­ra civil de un país bajo la excu­sa de defen­der al pue­blo libio. Extra­ños son esos “rebel­des” o “revo­lu­cio­na­rios”, o mejor dicho –según los medios inter­na­cio­na­les- “civi­les arma­dos” quie­nes se enfren­tan al gobierno de Muam­mar Al Gad­da­fi apo­ya­dos por fuer­zas extran­je­ras. Extra­ña es su diri­gen­cia agru­pa­da en el Con­se­jo de Tran­si­ción Nacio­nal (CTN) quie­nes exi­gen al extran­je­ro dine­ro y más armas para ase­si­nar a sus pro­pios her­ma­nos libios. Men­ti­ro­sos son los perio­dis­tas miem­bros de las cade­nas trans­na­cio­na­les quie­nes todos los días nos cuen­tan sobre los supues­tos avan­ces de los gru­pos “rebel­des”, y nos mues­tran absur­dos videos sobre fin­gi­dos com­ba­tes entre “rebel­des” y tro­pas libias, mien­tras que las zonas en supues­ta dispu­ta con­ti­núan bajo el con­trol del ejér­ci­to y las mili­cias popu­la­res lea­les al gobierno libio. Estú­pi­dos son quie­nes creen en todas esas men­ti­ras y se hacen eco del fal­so dis­cur­so impe­rial. Pre­gun­té­mo­nos algo, si el pue­blo libio odia a Gad­da­fi, ¿por qué lue­go de 4 meses de inten­sos bom­bar­deos los “rebel­des libios” no avan­zan y ter­mi­nan por tomar el con­trol de la zona más pobla­da de Libia, la capi­tal, Trípoli?

¿Se les pue­de deno­mi­nar “Rebel­des libios” a quie­nes cum­plen las orde­nes mili­ta­res de las poten­cias impe­ria­les, ava­lan la des­truc­ción de su pro­pio país y la muer­te de sus her­ma­nos, y, fren­te a sus pro­pios fra­ca­sos mili­ta­res, no bus­can una sali­da nego­cia­da y recon­ci­lia­ción con la otra par­te? ¿Gozan de auto­no­mía esos “rebel­des”? ¿O son, más bien, des­ca­ra­dos mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de las poten­cias extran­je­ras? Rebel­des son los pue­blos y su van­guar­dia que lucha con­tra el sis­te­ma impe­ran­te en razón de idea­les pro­gre­sis­tas. A la reali­dad y pro­ce­der de estos gru­pos me remi­to. Los mal lla­ma­dos “rebel­des libios” no son más que vul­ga­res mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de la OTAN quie­nes per­si­guen impo­ner los intere­ses de sus amos. Su exis­ten­cia y accio­nar en Libia fue pro­duc­to de un plan cla­ra­men­te orques­ta­do con mucha ante­la­ción y pre­pa­ra­ción, tal como lo rese­ñan muchos otros inves­ti­ga­do­res del con­flic­to libio [2].

He esta­do pre­sen­te en Libia en los momen­tos más difí­ci­les de la agre­sión impe­ria­lis­ta de la OTAN, y he sido tes­ti­go pre­sen­cial de lo que en reali­dad allí suce­de; de la más cruel, cru­da y tris­te reali­dad que enfren­ta ese pue­blo her­mano [3]. Ello me per­mi­te rati­fi­car todo lo que he veni­do escri­bien­do. Las tro­pas libias no se enfren­tan direc­ta­men­te a los gru­pos mer­ce­na­rios. No. El ejér­ci­to libio resis­te a la agre­sión impe­rial de la fuer­za aérea de la OTAN quie­nes bom­bar­dean los pue­blos y barren el terreno que pos­te­rior­men­te será ocu­pa­do por los mer­ce­na­rios. Estos últi­mos cum­plen el tris­te papel enco­men­da­do por la OTAN de ejér­ci­to de ocu­pa­ción. Lue­go del replie­gue tác­ti­co del ejér­ci­to libio ante los bom­bar­deos, inme­dia­ta­men­te se pro­du­ce el con­tra­ata­que libio que hace correr a los cobar­des mercenarios.

Cada día que trans­cu­rre sin que la OTAN pue­da lograr el decla­ra­do obje­ti­vo de ase­si­nar a Gad­da­fi –en vio­la­ción de la pro­pia Reso­lu­ción 1973 de la ONU- los gru­pos mer­ce­na­rios se des­acre­di­tan cada día más ante los pocos libios con­fun­di­dos que aun exis­ten, y tam­bién fren­te al mun­do. Mien­tras más tiem­po per­du­re la agre­sión, y las care­tas de las fuer­zas mer­ce­na­rias impe­ria­les se rom­pen, al mis­mo tiem­po cre­ce la resis­ten­cia mili­tar y popu­lar del pue­blo libio en moral y deter­mi­na­ción para seguir luchando.

La OTAN y sus alia­dos saben que el tiem­po jue­ga en su con­tra, que la con­cien­cia y el odio del pue­blo libio hacia ellos cre­ce en la medi­da que se incre­men­tan sus crímenes.

He aquí el secre­to reve­la­do que expli­ca una de las razo­nes de la for­ta­le­za de Muam­mar Al Gad­da­fi. La peor des­gra­cia de un ejer­ci­to colo­ni­za­dor son las men­tes des­co­lo­ni­za­das y un pue­blo deci­di­do a pere­cer por lo que cree.

(*) Basem Tajel­di­ne es miem­bro del Cen­tro de Sabe­res Africanos.


Refe­ren­cias

[1] Repor­tes de Rolan­do Segu­ra, Repor­te­ro de TeleSur.

[2] Ver artícu­los de Michael Chov­so­dosky, Pepe Esco­bar, James Petras.

[3] Ver artícu­lo: De Túnez rebel­de a Libia resis­ten­te. En Web. CubaDebate

CALPU

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.