Haga­mos el camino digno de la liber­tad – Tomás Urquain­zi

Este camino digno, el de la liber­tad, lo está andan­do nues­tra socie­dad ya des­de hace tiem­po, aun­que a veces la fra­go­si­dad de la domi­na­ción difi­cul­ta el poder ver­lo. Pero ade­más no se tra­ta sólo de hacer el camino, sino sobre todo de andar­lo con deci­sión, por­que está injus­ta­men­te blo­quea­do y hay que vol­ver­lo a abrir para reto­mar­lo. A gran­des ras­gos, este camino ente­ro tie­ne cua­tro eta­pas, que se pue­den iden­ti­fi­car por la res­pec­ti­va deno­mi­na­ción que se le da a cada una de ellas:

a) La pri­me­ra eta­pa (1175−1620), fue la lucha de la libe­ra­ción, a par­tir de la ocu­pa­ción de la Nava­rra marí­ti­ma por Cas­ti­lla, que­dan­do una Nafa­rroa libre fue­ra de la domi­na­ción, pero cada vez más redu­ci­da has­ta 1620. Hubo duran­te esta lar­ga eta­pa una Nafa­rroa ocu­pa­da y otra inde­pen­dien­te; ésta a su vez fue redu­ci­da, espe­cial­men­te tras la nue­va con­quis­ta espa­ño­la de 1512, man­te­nién­do­se la par­te inde­pen­dien­te al nor­te del Piri­neo has­ta 1620. Des­de 1175 a 1620 para los nava­rros some­ti­dos a Espa­ña que­da­ba siem­pre el refe­ren­te de la Nafa­rroa toda­vía inde­pen­dien­te. En esta fase fue­ron ya muchos los que que­da­ron en el libro de honor de la dig­ni­dad nacio­nal, los repre­sa­lia­dos, pri­sio­ne­ros y muer­tos, entre ellos el tenen­te Pedro Belaz en Mal­ve­cín (Bil­bo) en 1175, cul­mi­nan­do con el mal­tra­to al maris­cal-jefe del Ejér­ci­to nava­rro Pedro de Nava­rra, encar­ce­la­do duran­te sie­te años en las cár­ce­les de Atien­za y Siman­cas, don­de murió de for­ma no acla­ra­da en 1523.

b) La segun­da eta­pa (1620−1894), la del patrio­tis­mo polí­ti­co nava­rro que se enfren­ta a Espa­ña y Fran­cia para defen­der los res­tos de las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les pro­pias. Tor­tu­ras, fusi­la­mien­tos y pre­sos jalo­nan tam­bién este perio­do. A par­tir de 1620 que­da la memo­ria colec­ti­va del rei­no ali­men­ta­da por los his­to­ria­do­res nava­rros (José Moret Men­di, Arnald Oihe­nart Echart). Es en la segun­da mitad del siglo XVIII cuan­do, bajo la influen­cia del pen­sa­mien­to ilus­tra­do euro­peo (Loc­que, Mon­tes­quieu, Rous­seau, Vol­tai­re…), se desa­rro­lla en torno a la socie­dad de Ami­gos del País el des­per­tar de la acti­vi­dad polí­ti­ca nacio­nal, que a par­tir de 1794 y has­ta 1894 adquie­re en los más con­cien­cia­dos la madu­rez ideo­ló­gi­ca de la sobe­ra­nía nacio­nal y de la lucha por la liber­tad inclu­so con las armas. En 1809 Xavier Mina Larrea orga­ni­za a los volun­ta­rios nava­rros de lo que lue­go sería la Divi­sión de Nava­rra, pero en 1814 el rey Fer­nan­do VII de Espa­ña los per­si­gue, fusi­lan­do al coro­nel José Gorriz, que había lle­ga­do a ser jefe de la Divi­sión en fun­cio­nes. En 1817el gene­ral Xavier Mina con­tra­ata­ca a Fer­nan­do VII des­de Méxi­co, don­de tras una bri­llan­te cam­pa­ña es dete­ni­do y fusi­la­do. En 1837 el coro­nel León Iriar­te, al man­do de las tro­pas patrio­tas, decla­ra la inde­pen­den­cia de Nafa­rroa en Iru­ñea, en la que se man­tie­ne duran­te un mes has­ta ser dete­ni­do y fusi­la­do por el gene­ral espa­ñol Espar­te­ro, siguien­do la repre­sión con eje­cu­cio­nes y cár­ce­les en Áfri­ca. La últi­ma expre­sión del patrio­tis­mo polí­ti­co de esta eta­pa es la Gama­za­da de 1893 – 1894.

c) La ter­ce­ra eta­pa, que duró el últi­mo siglo, es la del nacio­na­lis­mo cul­tu­ral y polí­ti­co, de prác­ti­ca auto­no­mis­ta. En esta eta­pa, que comien­za en 1894 y ter­mi­na en 1998 (acuer­do de Liza­rra-Gara­zi), hubo que hacer fren­te a la mayor pes­te del siglo XX, el fas­cis­mo y el nacio­nal cato­li­cis­mo espa­ño­les, con­tra dicho enemi­go de la paz, la demo­cra­cia y la liber­tad fue nece­sa­ria la auto­de­fen­sa arma­da.

d) La cuar­ta eta­pa, la del sobe­ra­nis­mo, es la actual, don­de el eje del movi­mien­to libe­ra­dor pasa a ser el con­jun­to de la socie­dad, cuya ciu­da­da­nía de for­ma pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca mar­cha, fir­me y sin pau­sa, hacia la recu­pe­ra­ción de la liber­tad indi­vi­dual y colec­ti­va, que es la sobe­ra­nía de la socie­dad en la inde­pen­den­cia nacio­nal. Es paten­te la dig­ni­dad del camino, que reco­rre este pue­blo en esta cuar­ta eta­pa des­de la con­quis­ta, aho­ra ya sin mino­ri­za­cio­nes ni com­ple­jos, al igual que lo han hecho el res­to de las nacio­nes euro­peas que por fin con­si­guie­ron recu­pe­rar su liber­tad.

La con­quis­ta de este país por Espa­ña y Fran­cia es el ori­gen de la caren­cia actual de liber­tad en el con­jun­to de la socie­dad, la par­ti­ción terri­to­rial y la divi­sión de la pro­pia socie­dad, lo que afec­ta a todos, no sólo a los ciu­da­da­nos de la socie­dad domi­na­da sino tam­bién a los de la socie­dad domi­nan­te. Para la nece­sa­ria recon­ci­lia­ción es pre­ci­so el reco­no­ci­mien­to del otro y recí­pro­ca­men­te de la socie­dad domi­nan­te y de la domi­na­da.

La con­quis­ta es el mal supre­mo, pues ori­gi­na la pri­va­ción de la inde­pen­den­cia a una socie­dad, median­te el ejer­ci­cio ile­gí­ti­mo sobre ella de la vio­len­cia. Los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de la socie­dad que­dan, como con­se­cuen­cia de la con­quis­ta pade­ci­da, nega­dos y en pre­ca­rio. Mien­tras que la inde­pen­den­cia es la liber­tad, la con­quis­ta es su nega­ción. La legi­ti­mi­dad de mar­char, recu­pe­ran­do la liber­tad, resul­ta de una inne­ga­ble dig­ni­dad huma­na. El fin de toda vio­len­cia es el fru­to de la recu­pe­ra­ción de la liber­tad de todos y de la inde­pen­den­cia de toda Nafa­rroa, es decir, el final defi­ni­ti­vo de la con­quis­ta.

Los muchos cien­tos de ciu­da­da­nos nava­rros ‑y por ello mis­mo vas­cos- encar­ce­la­dos, así como los cien­tos de miles de per­se­gui­dos, serán para siem­pre los últi­mos de esa lar­go cal­va­rio ini­cia­do con la con­quis­ta de toda Nafa­rroa por Espa­ña y Fran­cia. Por ello, y como lo han hecho otros pue­blos, sal­dre­mos ade­lan­te andan­do el camino de la liber­tad de todos, inclui­dos los pre­sos, con reso­lu­ción y volun­tad demo­crá­ti­ca y pací­fi­ca. Ande­mos pues, des­de ya y de inme­dia­to el pró­xi­mo día 3 de Julio en Iru­ñea por este camino digno, que nos trae­rá la paz y la liber­tad defi­ni­ti­va.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *