Denun­cia­mos rotun­da­men­te la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que se apli­ca a las y los pre­sos polí­ti­cos vascos

Denunciamos rotundamente la cruel política penitenciaria que se aplica a las y los presos políticos vascos
2011-06-28
Denun­cia­mos rotun­da­men­te la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que se apli­ca a las y los pre­sos polí­ti­cos vascos.

DOS ACCIDENTES PROVOCADOS POR LA DISPERSIÓN

Etxe­rat Elkar­tea debe vol­ver a denun­ciar rotun­da­men­te la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que se apli­ca a las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Duran­te los últi­mos fines de sema­na, fami­lia­res y alle­ga­dos de dos pre­sos polí­ti­cos vas­cos han sufri­do sen­dos acci­den­tes. El vier­nes, fami­lia­res de Óscar Abad sufrie­ron un sinies­tro camino de la cár­cel de Topas. Asi­mis­mo, el pasa­do 18 de julio, fami­lia­res de Miguel Ángel Lla­mas quie­res pade­cie­ron un acci­den­te en su regre­so des­de Val­de­mo­ro. Como con­se­cuen­cia de este sinies­tro, los pre­sos poli­ti­cos vas­cos encar­ce­la­dos en Val­de­mo­ro han rea­li­za­do un plan­te y no come­rán hoy.

Afor­tun­da­men­te, todos están bien, pero cabe recor­dar que cada fin de sema­na los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos nos juga­mos la vida en las carre­te­ras de los Esta­dos espa­ñol y francés.

En lo que lle­va­mos de 2011 son ya seis los acci­den­tes que hemos pade­ci­do los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Las con­se­cuen­cias físi­cas, psi­co­ló­gi­cas y mate­rial de los mis­mos son inmen­sas. Afor­tu­na­da­men­te, los seis sinies­tros de 2011 no han teni­do fata­les con­se­cuen­cias, pero somos cons­cien­tes de que esto es algo que pue­de suce­der en cual­quier momen­to. Tris­te ejem­plo de ello son las 16 muer­tes pro­vo­ca­das por la dis­per­sión o lo más de 350 acci­den­tes que hemos pade­ci­do en los últi­mos 22 años.

Des­de Etxe­rat Elkar­tea vol­ve­mos a exi­gir el fin de la dis­per­sión. Los dere­chos de las y los pre­sos polí­ti­cos así como los de sus fami­lia­res, ami­gos y ami­gas no pue­den depen­der de una cruel rule­ta rusa como es la dis­per­sión. En Eus­kal Herria se ha abier­to un nue­vo tiem­po y la socie­dad vas­ca está dejan­do cla­ro que el res­pe­to a los dere­chos de las y los pre­sos polí­ti­cos y de sus alle­ga­dos es fun­da­men­tal para la con­so­li­da­ción de este nue­co escenario.

Cada fin de sema­na, miles de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cas reco­rren has­ta en dos oca­sio­nes la dis­tan­cia que va de la tie­rra a la luna, sien­do de 1300 kiló­me­tros la dis­tan­cia media que reco­rre cada fami­liar, ami­go o ami­ga cada fin de sema­na. Es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio aca­bar con esta situa­ción y para ello es impres­cin­di­ble el com­pro­mi­so de todos las per­so­nas y sec­to­res de la socie­dad vasca.

Eske­rrik asko

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.