Denun­cia­mos rotun­da­men­te la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que se apli­ca a las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos

Denunciamos rotundamente la cruel política penitenciaria que se aplica a las y los presos políticos vascos
2011-06-28
Denun­cia­mos rotun­da­men­te la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que se apli­ca a las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos.

DOS ACCIDENTES PROVOCADOS POR LA DISPERSIÓN

Etxe­rat Elkar­tea debe vol­ver a denun­ciar rotun­da­men­te la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que se apli­ca a las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Duran­te los últi­mos fines de sema­na, fami­lia­res y alle­ga­dos de dos pre­sos polí­ti­cos vas­cos han sufri­do sen­dos acci­den­tes. El vier­nes, fami­lia­res de Óscar Abad sufrie­ron un sinies­tro camino de la cár­cel de Topas. Asi­mis­mo, el pasa­do 18 de julio, fami­lia­res de Miguel Ángel Lla­mas quie­res pade­cie­ron un acci­den­te en su regre­so des­de Val­de­mo­ro. Como con­se­cuen­cia de este sinies­tro, los pre­sos poli­ti­cos vas­cos encar­ce­la­dos en Val­de­mo­ro han rea­li­za­do un plan­te y no come­rán hoy.

Afor­tun­da­men­te, todos están bien, pero cabe recor­dar que cada fin de sema­na los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos nos juga­mos la vida en las carre­te­ras de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés.

En lo que lle­va­mos de 2011 son ya seis los acci­den­tes que hemos pade­ci­do los fami­lia­res, ami­gos y ami­gas de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Las con­se­cuen­cias físi­cas, psi­co­ló­gi­cas y mate­rial de los mis­mos son inmen­sas. Afor­tu­na­da­men­te, los seis sinies­tros de 2011 no han teni­do fata­les con­se­cuen­cias, pero somos cons­cien­tes de que esto es algo que pue­de suce­der en cual­quier momen­to. Tris­te ejem­plo de ello son las 16 muer­tes pro­vo­ca­das por la dis­per­sión o lo más de 350 acci­den­tes que hemos pade­ci­do en los últi­mos 22 años.

Des­de Etxe­rat Elkar­tea vol­ve­mos a exi­gir el fin de la dis­per­sión. Los dere­chos de las y los pre­sos polí­ti­cos así como los de sus fami­lia­res, ami­gos y ami­gas no pue­den depen­der de una cruel rule­ta rusa como es la dis­per­sión. En Eus­kal Herria se ha abier­to un nue­vo tiem­po y la socie­dad vas­ca está dejan­do cla­ro que el res­pe­to a los dere­chos de las y los pre­sos polí­ti­cos y de sus alle­ga­dos es fun­da­men­tal para la con­so­li­da­ción de este nue­co esce­na­rio.

Cada fin de sema­na, miles de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cas reco­rren has­ta en dos oca­sio­nes la dis­tan­cia que va de la tie­rra a la luna, sien­do de 1300 kiló­me­tros la dis­tan­cia media que reco­rre cada fami­liar, ami­go o ami­ga cada fin de sema­na. Es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio aca­bar con esta situa­ción y para ello es impres­cin­di­ble el com­pro­mi­so de todos las per­so­nas y sec­to­res de la socie­dad vas­ca.

Eske­rrik asko

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *