«Bate­ra­gu­ne»: Gar­zón y Muri­llo en el otro ban­qui­llo – Ramón Zallo

La dife­ren­cia entre la demo­cra­cia bri­tá­ni­ca y la espa­ño­la es que mien­tras en el Rei­no Uni­do se libe­ra­ba a Gerry Adams para acer­car la paz, aquí se encar­ce­la­ba a Ote­gi para difi­cul­tar­la o impe­dir­la. Aquí ganó la opción de la tie­rra vas­ca que­ma­da, sin diá­lo­gos, en lar­ga ago­nía, de más vio­len­cia, de erra­di­ca­ción solo repre­si­va y a lar­go pla­zo de ETA por­que, de paso, así se con­de­na­ba al ostra­cis­mo al nacio­na­lis­mo radi­cal y se hacía invia­ble la reso­lu­ción de la cues­tión nacio­nal. Esa estra­te­gia siem­pre pre­sen­te en la dere­cha se asu­mió por el Gobierno Zapa­te­ro tras el aten­ta­do de la T‑4, con Rubal­ca­ba a la cabe­za, a pesar de que el cos­te para el Esta­do de Dere­cho era inasu­mi­ble, como lo ha mos­tra­do una par­te del sis­te­ma judi­cial que, poco a poco, se ha des­mar­ca­do de los abu­sos polí­ti­cos.

Otra dife­ren­cia con el Rei­no Uni­do es que allí, si el Par­la­men­to esco­cés lo quie­re, pue­den auto­con­sul­tar­se sobre la inde­pen­den­cia de Esco­cia. En cam­bio, en la demo­cra­cia espa­ño­la está prohi­bi­da cual­quier con­sul­ta no ya sobre la inde­pen­den­cia sino sobre la estruc­tu­ra de Esta­do.

Pero no solo son dis­tin­tos los prin­ci­pios, tam­bién las for­mas.

Bas­ta leer el auto ins­trui­do por Bal­ta­sar Gar­zón en el «caso Bate­ra­gu­ne» para dar­se cuen­ta de su incon­sis­ten­cia. Tie­ne su incon­fun­di­ble sello: chi­rri­dos entre hechos y deduc­cio­nes; des­con­tex­tua­li­za­ción para enca­jar cada actua­ción en la cla­ve de bóve­da de todo es ETA; y vapo­ro­sa lite­ra­tu­ra de fan­ta­sía has­ta gene­rar un rela­to impo­si­ble.

El Gar­zón-Doc­tor Jekyll que juz­ga meri­to­ria­men­te dic­ta­du­ras del mun­do ente­ro y al fran­quis­mo, tie­ne su alter ego. Pre­ci­sa­men­te, el Gar­zón-Mis­ter Hyde, que dete­rio­ra las garan­tías del Esta­do de Dere­cho y, en el caso vas­co, difi­cul­ta la paci­fi­ca­ción y la nor­ma­li­za­ción. Y siem­pre con el gui­ño pues­to en la opi­nión públi­ca. Su éxta­sis. Para rema­tar la sin­gu­la­ri­dad del jui­cio, ofi­cia como juz­ga­do­ra Ánge­la Muri­llo, pre­si­den­ta de la Sec­ción 4ª, y tres veces des­au­to­ri­za­da por lle­var al lími­te su par­cia­li­dad.

En el auto, Gar­zón iden­ti­fi­ca Bate­ra­gu­ne, unas veces con la suce­so­ra de la vie­ja Mesa Nacio­nal como «Comi­sión de Coor­di­na­ción o Direc­ción de la izquier­da aber­tza­le»; otras, con un tipo de orga­nis­mo pare­ci­do a la anti­gua coor­di­na­do­ra KAS (y que reu­ni­ría Bata­su­na, Ekin, ANV, Aska­ta­su­na…) y, en otras, es Ekin. Y todo ello como «fren­te ins­ti­tu­cio­nal de ETA» o «com­ple­jo terro­ris­ta». Como le atri­bu­ye (solo) a ETA la inten­ción de crear un «polo sobe­ra­nis­ta», todo aquel que se rei­vin­di­que del polo está a las órde­nes de ETA. ¡Fino razo­na­mien­to!.

Es un tipo de razo­na­mien­to que las pro­pias Sec­ción 1 y Sec­ción 2 de la Audien­cia Nacio­nal ya des­acre­di­ta­ron en los casos Egun­ka­ria y Uda­bil­tza. Igual­men­te lo hizo la mino­ría de la sala 61 del TS y el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. El espec­tácu­lo de doc­tri­nas tan con­tra­pues­tas en el sis­te­ma judi­cial es inso­por­ta­ble.

Ya hizo bas­tan­te el ridícu­lo la Jus­ti­cia cuan­do juz­gó a Iba­rretxe y López por reu­nir­se con la izquier­da aber­tza­le, con el impe­ca­ble argu­men­to de que Bata­su­na es ETA, y que reu­nir­se con aque­lla era cola­bo­rar. Todo el Par­la­men­to Euro­peo y el Con­gre­so de los Dipu­tados debie­ron ser tam­bién juz­ga­dos por apo­yar que el Gobierno Zapa­te­ro se reu­nie­ra no con Bata­su­na sino con ETA. ¡Todos a la cár­cel!

Lo espe­cial de este caso es que se juz­ga a quie­nes públi­ca­men­te se des­mar­ca­ron de la vio­len­cia y se toma­ron valien­te­men­te como tarea lo que la socie­dad, las bases aber­tza­les, el pro­pio Esta­do y la cla­se polí­ti­ca les pedían: con­du­cir a la izquier­da aber­tza­le a una estra­te­gia solo polí­ti­ca. Eso no se logra sin reu­nir­se y hablar.

Así, en el «caso Bate­ra­gu­ne» se sien­tan en el ban­qui­llo dos dere­chos. En pri­mer lugar, el dere­cho de aso­cia­ción para hacer polí­ti­ca pací­fi­ca. Cier­ta­men­te se pue­de inter­pre­tar la res­tric­ti­va Ley de Par­ti­dos sea en cla­ves garan­tis­tas, sea en cla­ves inqui­si­to­ria­les. Y cabe hacer­lo inclu­so más allá de la Inqui­si­ción como es el caso, cuan­do ni siquie­ra el repe­ti­do des­mar­que de la vio­len­cia le sir­vió al ins­truc­tor, y ya vere­mos si a la juz­ga­do­ra, para reco­no­cer el dere­cho de reu­nión de los aber­tza­les de izquier­da.

En segun­do lugar, la apues­ta por la paz. Pre­ci­sa­men­te se juz­ga a quie­nes apos­ta­ron por ella. ¿Quién pue­de enten­der que se juz­gue a los líde­res del cam­bio estra­té­gi­co, inclui­da la con­fron­ta­ción ideo­ló­gi­ca y estra­té­gi­ca con ETA, bajo cuyas órde­nes no esta­ban ni podían estar evi­den­te­men­te?. Es un dis­pa­ra­te.

Ote­gi y los otros pro­ce­sa­dos, pudie­ron optar por mar­char­se a casa pero deci­die­ron asu­mir las rien­das y el ries­go tan­to ante el Esta­do ‑lo han paga­do con cár­cel- como ante ETA y los par­ti­da­rios del con­ti­nuis­mo. Era la últi­ma opor­tu­ni­dad para evi­tar un con­flic­to lar­go y agó­ni­co y la quie­bra social de la izquier­da aber­tza­le. Esta gene­ra­ción de mili­tan­tes debía ter­mi­nar la fae­na. Y han gana­do la bata­lla. Con­ven­cie­ron inter­na­men­te de que la lucha arma­da era con­tra­pro­du­cen­te.

Que­da pen­dien­te, para un futu­ro, una refle­xión no ya sobre si la vio­len­cia ser­vía o no, sino sobre si era legí­ti­ma, ade­más de aje­na a las mayo­rías socia­les. Y ello inclu­so con­tex­tua­li­zan­do la éti­ca polí­ti­ca en las limi­ta­cio­nes del mode­lo polí­ti­co espa­ñol.

Ote­gi, Diez, Rufi… fue­ron quie­nes ini­cia­ron ese len­to pro­ce­so que tuvo algu­nos sig­nos en la épo­ca del Acuer­do de Liza­rra (1998) y como pri­mer hito públi­co la Decla­ra­ción de Anoe­ta (2004). Por lo tan­to mucho antes de los hechos juz­ga­dos. Asi­mis­mo, logra­ron la tre­gua (mar­zo de 2006) que ETA emba­rran­có en la T‑4 poco des­pués (diciem­bre de 2006). Todo olía a fra­ca­so en 2007 pero se des­mar­ca­ron de dicho aten­ta­do y se ini­ció un pro­ce­so irre­ver­si­ble de pug­na por la toma de la direc­ción de la corrien­te. Fue jus­ta­men­te enton­ces, ya ini­cia­do el deba­te den­tro de la izquier­da aber­tza­le, cuan­do fue­ron dete­ni­dos por orden de Gar­zón. ¿Cons­pi­ra­ción?, ¿Boi­cot al pro­ce­so?, ¿Estu­pi­dez?

O sea, el deli­to que se les impu­ta en la épo­ca ‑aso­cia­ción ile­gal a las órde­nes de ETA- era inexis­ten­te en el momen­to de la deten­ción. Las reunio­nes eran, en cam­bio, un ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad, como se pue­de com­pro­bar por el rosa­rio de deci­sio­nes ulte­rio­res de las bases de la izquier­da aber­tza­le, y ello a pesar del gra­ve han­di­cap y pro­vo­ca­ción que supo­nía que los pro­mo­to­res del giro ya estu­vie­ran en la cár­cel. Hay ahí una cade­na com­pro­ba­da de deci­sio­nes: Decla­ra­ción de Altsa­su (2009), Zutik Eus­kal Herria, Decla­ra­ción de Eus­kal­du­na, Acuer­do de Ger­ni­ka, esta­tu­tos de Sor­tu, Bil­du… En las elec­cio­nes loca­les y terri­to­ria­les, y para estu­por en Espa­ña, Bil­du ha demos­tra­do que es una fuer­za social tan real como impres­cin­di­ble para avan­zar entre todos. Y que la exclu­sión, ade­más de inú­til a pla­zo, solo agran­da­ría el pro­ble­ma y tam­bién la soli­da­ri­dad social.

Lo cier­to es que en el ban­qui­llo del otro lado del espe­jo están Gar­zón y Muri­llo. ¡Dejen de judi­cia­li­zar la polí­ti­ca! ¡Dejen de moles­tar!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *