La con­tra­rre­vo­lu­ción con dine­ro con­tan­te y sonan­te- Pepe Escobar

La con­tra­rre­vo­lu­ción, para para­fra­sear al gran poe­ta difun­to del soul Gil Scott-Heron, no será tele­vi­sa­da; flo­ta­rá río aba­jo reple­ta de dine­ro con­tan­te y sonan­te. Tome­mos Egip­to. La Casa de Saud ha dado al jefe del Supre­mo Con­se­jo Mili­tar, el maris­cal de cam­po Tan­ta­wi 4.000 millo­nes de dóla­res en dine­ro con­tan­te y sonan­te, aun­que ni siquie­ra la Esfin­ge sabe con segu­ri­dad cuán­to poder real­men­te tie­ne Tan­ta­wi, de 75 años, el ex minis­tro de defen­sa del depues­to tirano Hos­ni Mubarak.

Washing­ton otor­gó a El Cai­ro 1.000 millo­nes de dóla­res en con­cep­to de “per­dón de deu­da” y otros 1.000 millo­nes en garan­tías de prés­ta­mos. No es mucho, en com­pa­ra­ción con lo que Washing­ton le da a Israel, pero des­pués de todo es una señal. Y lue­go el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal con­ce­dió otros 3.000 millo­nes de dóla­res en prés­ta­mos. El “nue­vo” Egip­to comen­za­rá a actuar ata­do por cade­nas implacables.

No es fácil expli­car de que mane­ra la “aper­tu­ra” de Rafah –la fron­te­ra con Gaza– no fue real­men­te una aper­tu­ra. La cuo­ta de habi­tan­tes de Gaza con liber­tad de movi­mien­to es un máxi­mo de 400 por día; y nada menos que 5.000 gaza­nos siguen en una lis­ta negra. Por lo tan­to la situa­ción de gulag sigue sien­do simi­lar a los nive­les apro­ba­dos por Mubarak.

Tam­bién cues­ta expli­car por qué el vaci­lan­te can­di­da­to pre­si­den­cial egip­cio “aho­ra lo ven… aho­ra no”, Moha­med El-Bara­dei, desa­rro­lla aho­ra una ofen­si­va de encan­to en los medios sau­díes, elo­gian­do al rey Abdu­llah mien­tras rea­li­za el con­tor­sio­nis­mo de igno­rar el fre­né­ti­co apo­yo sau­dí a Muba­rak has­ta el últi­mo minu­to (y más allá).

El dine­ro manda

En Yemen, la Casa de Saud está –qué otra cosa iba a hacer– com­pran­do a tri­bus yeme­ni­tas con dine­ro con­tan­te y sonan­te, en nom­bre de la “esta­bi­li­dad de la región”. A pesar de que está a la altu­ra de su repu­tación de asi­lo exclu­si­vo para dic­ta­do­res ára­bes en fuga, la Casa de Saud está ofi­cial­men­te a favor de que el pre­si­den­te Abdu­llah Saleh renun­cie en nom­bre de “menos derra­ma­mien­to de san­gre y menos inestabilidad”.

La Casa de Saud insis­te –y no es una iro­nía– en que reci­be a Saleh por “moti­vos huma­ni­ta­rios”. Ofi­cial­men­te, la Casa de Saud tam­bién abo­mi­na de un “vacío de poder”. Dicho vacío de poder, sin embar­go, sigue sien­do bas­tan­te per­sis­ten­te, com­bi­na­do aho­ra con temo­res de “aumen­to del caos”. Washing­ton, mien­tras tan­to, estu­dia fre­né­ti­ca­men­te el hori­zon­te tra­tan­do de encon­trar algu­nos “obje­ti­vos” de Al-Qai­da en la Penín­su­la Ará­bi­ga (AQAP) que pue­da ata­car con drones.

Si Saleh se des­pla­za de vuel­ta a Yemen solo podría hacer­lo por­que la Casa de Saud así lo quie­re. De modo que tene­mos una situa­ción en la cual el hijo de Saleh, Ali, coman­da la Guar­dia Repu­bli­ca­na de eli­te –des­de el inte­rior del pala­cio pre­si­den­cial– y sus cua­tro pri­mos tam­bién con­tro­lan uni­da­des mili­ta­res cla­ves. El actual diri­gen­te “inte­ri­no”, el vice­pre­si­den­te Abdu-Rabo Man­sur Hadi, es un testaferro.

Ara­bia Sau­dí pare­ce con­do­nar, por el momen­to, ese arre­glo de un poder teó­ri­ca­men­te exen­to de vacío. En cuan­to al amplio movi­mien­to de pro­tes­ta yeme­ní, su úni­ca posi­bi­li­dad sería aho­ra obli­gar a Hadi a que­dar­se, pre­sio­nar por un gobierno tran­si­to­rio, y tra­tar de aca­bar con la con­tra­rre­vo­lu­ción, diri­gi­da por la fami­lia de Saleh, con el poder popu­lar. Si lo logra­ra, la Casa de Saud inter­ven­dría bru­tal y directamente.

En Bah­réin, la Casa de Saud apo­ya explí­ci­ta­men­te a la Orga­ni­za­ción Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos; no es sor­pren­den­te: su jefe fue nom­bra­do el año pasa­do por el rey Hamad bin Isa al-Kha­li­fa, de modo que la orga­ni­za­ción tie­ne que apo­yar a la dinas­tía gober­nan­te, pero no tan­to como los amos sau­díes. Mien­tras tan­to, los prin­ci­pa­les acti­vis­tas de dere­chos huma­nos de las orga­ni­za­cio­nes real­men­te inde­pen­dien­tes de Bah­réin, han sido arres­ta­dos y se enfren­tan a tri­bu­na­les militares.

Y como un ladrón en la oscu­ri­dad de la noche, ¿quién se coló en Washing­ton para ser reci­bi­do en la Casa Blan­ca por el pre­si­den­te Barack Oba­ma el mar­tes pasa­do? Nada menos que el Prín­ci­pe Here­de­ro de Bah­réin, Sal­man al-Khalifa.

No hubo rue­da de pren­sa. No hubo fotos. Es como si esa con­ver­sa­ción se hubie­ra auto­des­trui­do en cin­co segun­dos, pero tuvo lugar, entre un Pre­mio Nobel de la Paz car­ga­do de dro­nes y el jefe de las fuer­zas arma­das de una satra­pía esta­dou­ni­den­se en el Gol­fo Pér­si­co que está ocu­pa­da derro­can­do a su pro­pio pue­blo. No hay sufi­cien­te retó­ri­ca como para alte­rar la cuen­ta: Washing­ton apo­ya total­men­te la repre­sión irres­tric­ta en todo el Gol­fo Pér­si­co, para extre­mo pla­cer de la Casa de Saud.

Es pesa­do, no es un hermano.

Y lue­go tene­mos la pre­gun­ta de los Her­ma­nos Musul­ma­nes, esen­cial en el con­tex­to de la con­tra­rre­vo­lu­ción estadounidense/​saudí cui­da­do­sa­men­te orquestada.

Los Her­ma­nos Musul­ma­nes están sien­do uti­li­za­dos por la Casa de Saud por todas par­tes, des­de Siria a Egip­to. En Egip­to, la vie­ja guar­dia reac­cio­na­ria de la Her­man­dad tra­ba­ja muy de cer­ca con el Con­se­jo Mili­tar; pro­ba­ble­men­te hay “recom­pen­sas” por bue­na con­duc­ta tan­to de Washing­ton como de Riad.

Evi­den­te­men­te esto no se con­ver­ti­rá en un apo­yo a El-Bara­dei, cuyo atrac­ti­vo se basa en jóve­nes sin poder, libe­ra­les, unos pocos izquier­dis­tas y un gru­po de isla­mis­tas pro­gre­sis­tas que deser­ta­ron de la Her­man­dad Musul­ma­na “tra­di­cio­nal”.

En cuan­to a los sala­fis­tas, aún más reac­cio­na­rios, aho­ra entran en gru­pos de Face­book, en una ofen­si­va de rela­cio­nes públi­cas para tra­tar de mejo­rar su atroz ima­gen y mez­clar­se de algu­na mane­ra con “otras corrien­tes inte­lec­tua­les y políticas”.

Mien­tras tan­to, los medios sau­díes están reple­tos de sus pro­pias rela­cio­nes públi­cas ensal­zan­do los méri­tos del rei­no y deni­gran­do “la corrup­ción de la fami­lia gober­nan­te y sus acó­li­tos” en repú­bli­cas ára­bes selec­cio­na­das como Siria y Libia. Según la pla­ta­for­ma ofi­cial del Club de la Con­tra­rre­vo­lu­ción del Gol­fo, tam­bién cono­ci­do como Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (GCC), todas las monar­quías ára­bes son tan vir­tuo­sas como vír­ge­nes en el paraíso.

Mien­tras con­ti­núa la con­tra­rre­vo­lu­ción del dine­ro con­tan­te y sonan­te, el futu­ro de la gran revuel­ta ára­be de 2011 pare­ce cada vez más som­brío. Todo depen­de de la fuer­za con la cual el espí­ri­tu de la Pla­za Tah­rir logre con­tro­lar al Con­se­jo Mili­tar en Egip­to. Y cómo las fuer­zas pro­gre­sis­tas en Egip­to, Yemen y otros sitios encuen­tren mane­ras de con­tra­rres­tar el impla­ca­ble impac­to de la rique­za petro­le­ra de la Casa de Saud.

Pepe Esco­bar es autor de “Glo­ba­lis­tan: How the Glo­ba­li­zed World is Dis­sol­ving into Liquid War” (Nim­ble Books, 2007) y “Red Zone Blues: a snapshot of Bagh­dad during the sur­ge”. Su últi­mo libro es “Oba­ma does Glo­ba­lis­tan” (Nim­ble Books, 2009). Pue­de con­tac­tar­se con él en: [email protected]​yahoo.​com.

(Copy­right 2011 Asia Times Onli­ne (Hol­dings) Ltd. All rights reserved.)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Twitter
Facebook
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *