¿Qué hace O´Belen con nues­tro dine­ro? – Colec­ti­vo No a O´Belen

Como todo ser­vi­cio pri­va­ti­za­do, el úni­co obje­ti­vo per­se­gui­do es el lucro eco­nó­mi­co. Pero en esta oca­sión, en nues­tra opi­nión, es posi­ble que se haya come­ti­do un pre­sun­to deli­to de carác­ter eco­nó­mi­co. En el Infor­me Anual 2009 del Defen­sor del Pue­blo de Cas­ti­lla La Man­cha, en res­pues­ta a la que­ja pre­sen­ta­da por la madre de un menor interno en el cen­tro Nues­tra Seño­ra de la Paz (uno de los cen­tros clau­su­ra­dos a O´Belen), sobre las con­di­cio­nes de habi­ta­bi­li­dad, pode­mos leer lo siguien­te (pági­na 212 del infor­me):
«Sobre las mejo­ras en las con­di­cio­nes de habi­ta­bi­li­dad, la Con­se­je­ría expo­nía que, habien­do con­ce­di­do dife­ren­tes sub­ven­cio­nes a la enti­dad ges­to­ra para la mejo­ra de las ins­ta­la­cio­nes, y com­pro­ban­do que ésta no se hacía efec­ti­va, se había opta­do por pro­ce­der al cie­rre defi­ni­ti­vo del cen­tro el pasa­do 31 de diciem­bre, no habien­do nin­gún menor ingre­sa­do en la actua­li­dad».

Ante esta ase­ve­ra­ción, a los ciu­da­da­nos sólo nos que­da pre­gun­tar­nos algo: si la Admi­nis­tra­ción ha con­ce­di­do sub­ven­cio­nes a la Fun­da­ción O´Belen para rea­li­zar unas obras que no ha rea­li­za­do, ¿qué ha pasa­do con ese dine­ro públi­co? ¿Dón­de está? O en su defec­to, ¿dón­de están las dili­gen­cias judi­cia­les para escla­re­cer los hechos? ¿A qué vie­ne tan­ta impu­ni­dad?
No pode­mos más que con­gra­tu­lar­nos de nue­vo por el cie­rre de este cen­tro y de los demás cen­tros clau­su­ra­dos a O´Belen, pero ¿quién va a resar­cir a los meno­res allí ence­rra­dos que han vis­to piso­tea­dos sus dere­chos? ¿Quién va a eva­luar las posi­bles secue­las sufri­das por el paso por estos cen­tros de pro­tec­ción de meno­res? Por­que la Admi­nis­tra­ción era cons­cien­te des­de hacía mucho tiem­po de lo que suce­día en estos cen­tros. Como mues­tra, bas­ta expli­car que en un infor­me fecha­do a 30 de mar­zo de 2006 y fir­ma­do por el Ser­vi­cio de Meno­res de la Direc­ción Gene­ral de la Fami­lia de la Jun­ta de Comu­ni­da­des de Cas­ti­lla La Man­cha, sobre el cen­tro tera­péu­ti­co Nues­tra Seño­ra de La Paz, se pue­de leer lo siguien­te: «pri­me­ra sen­sa­ción de aban­dono y des­cui­do»; «en algu­nas habi­ta­cio­nes se han qui­ta­do los bidés pero los agu­je­ros per­ma­ne­cen. Sor­pren­de, en gene­ral, el mal olor»; «…situa­ción espe­cial­men­te peli­gro­sa por la noche en las habi­ta­cio­nes en las que se cie­rran con lla­ve a los meno­res»; «la sala de con­ten­ción, debi­do a su ilu­mi­na­ción y color ade­más pro­du­ce una pri­va­ción sen­so­rial aña­di­da»…

Y para seguir seña­lan­do res­pon­sa­bles, bas­ta citar la con­clu­sión del Defen­sor del Pue­blo de Cas­ti­lla La Man­cha sobre el cen­tro El Ciga­rral, situa­do en Tole­do, en su infor­me de 2007: «dadas las carac­te­rís­ti­cas apun­ta­das, este cen­tro no reúne las con­di­cio­nes míni­mas nece­sa­rias para rea­li­zar la acti­vi­dad que le está des­ti­na­da».

Para con­cluir este horri­ble coro­la­rio del mal­tra­to, nos limi­ta­re­mos a recor­dar lo dicho por el Defen­sor del Pue­blo de Espa­ña sobre las cel­das de ais­la­mien­to don­de eran ence­rra­dos los niños y niñas supues­ta­men­te pro­te­gi­dos (aun­que no debe­mos olvi­dar las nume­ro­sas denun­cias de meno­res, fami­lia­res y tra­ba­ja­do­res de estos cen­tros sobre medi­ca­ción for­zo­sa con psi­co­fár­ma­cos, humi­lla­cio­nes y veja­cio­nes de todo tipo, agre­sio­nes e inclu­so abu­sos sexua­les):
«En Casa Joven (Gua­da­la­ja­ra), la sala es sinies­tra, de redu­ci­do tama­ño y no tie­ne ven­ta­nas, estan­do las pare­des recu­bier­tas de una goma negra que des­pren­de un olor muy fuer­te y des­agra­da­ble, casi irres­pi­ra­ble…
En Nues­tra Seño­ra de La Paz (Cuen­ca), la sala, que se encuen­tra en el módu­lo de aba­jo, muy ale­ja­da de las otras depen­den­cias, es tam­bién tétri­ca, se encuen­tra forra­da ínte­gra­men­te con goma negra (a modo de «abra­zo psi­co­ló­gi­co», según refie­re la Direc­ción) y tie­ne una ínfi­ma ven­ta­na y una cáma­ra de vigi­lan­cia…»(Infor­me mono­grá­fi­co sobre Cen­tros de pro­tec­ción de meno­res con tras­tor­nos de con­duc­ta y en difi­cul­tad social, 2009) 

Tras años de lucha con­tra el nego­cio del mal­tra­to, final­men­te se clau­su­ra­ron varios de los cen­tros de «pro­tec­ción» de O´Belen y su fun­da­dor y pre­si­den­te, Emi­lio Pin­to Rodrí­guez, tuvo que dimi­tir. Pero nadie ha asu­mi­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des, ni nadie ha paga­do por el daño cau­sa­do. Y por supues­to nadie ha devuel­to el dine­ro entre­ga­do para aco­me­ter obras que nun­ca fue­ron rea­li­za­das. Muy al con­tra­rio, O´Belen se dis­po­ne a reabrir Casa Joven y abrir nue­vos cen­tros sub­ven­cio­na­dos. No pode­mos permitirlo…¡la lucha sigue!
COLECTIVO NO A O´BELEN

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *