¿Qué hace O´Belen con nues­tro dine­ro? – Colec­ti­vo No a O´Belen

Como todo ser­vi­cio pri­va­ti­za­do, el úni­co obje­ti­vo per­se­gui­do es el lucro eco­nó­mi­co. Pero en esta oca­sión, en nues­tra opi­nión, es posi­ble que se haya come­ti­do un pre­sun­to deli­to de carác­ter eco­nó­mi­co. En el Infor­me Anual 2009 del Defen­sor del Pue­blo de Cas­ti­lla La Man­cha, en res­pues­ta a la que­ja pre­sen­ta­da por la madre de un menor interno en el cen­tro Nues­tra Seño­ra de la Paz (uno de los cen­tros clau­su­ra­dos a O´Belen), sobre las con­di­cio­nes de habi­ta­bi­li­dad, pode­mos leer lo siguien­te (pági­na 212 del informe):
«Sobre las mejo­ras en las con­di­cio­nes de habi­ta­bi­li­dad, la Con­se­je­ría expo­nía que, habien­do con­ce­di­do dife­ren­tes sub­ven­cio­nes a la enti­dad ges­to­ra para la mejo­ra de las ins­ta­la­cio­nes, y com­pro­ban­do que ésta no se hacía efec­ti­va, se había opta­do por pro­ce­der al cie­rre defi­ni­ti­vo del cen­tro el pasa­do 31 de diciem­bre, no habien­do nin­gún menor ingre­sa­do en la actualidad».

Ante esta ase­ve­ra­ción, a los ciu­da­da­nos sólo nos que­da pre­gun­tar­nos algo: si la Admi­nis­tra­ción ha con­ce­di­do sub­ven­cio­nes a la Fun­da­ción O´Belen para rea­li­zar unas obras que no ha rea­li­za­do, ¿qué ha pasa­do con ese dine­ro públi­co? ¿Dón­de está? O en su defec­to, ¿dón­de están las dili­gen­cias judi­cia­les para escla­re­cer los hechos? ¿A qué vie­ne tan­ta impunidad?
No pode­mos más que con­gra­tu­lar­nos de nue­vo por el cie­rre de este cen­tro y de los demás cen­tros clau­su­ra­dos a O´Belen, pero ¿quién va a resar­cir a los meno­res allí ence­rra­dos que han vis­to piso­tea­dos sus dere­chos? ¿Quién va a eva­luar las posi­bles secue­las sufri­das por el paso por estos cen­tros de pro­tec­ción de meno­res? Por­que la Admi­nis­tra­ción era cons­cien­te des­de hacía mucho tiem­po de lo que suce­día en estos cen­tros. Como mues­tra, bas­ta expli­car que en un infor­me fecha­do a 30 de mar­zo de 2006 y fir­ma­do por el Ser­vi­cio de Meno­res de la Direc­ción Gene­ral de la Fami­lia de la Jun­ta de Comu­ni­da­des de Cas­ti­lla La Man­cha, sobre el cen­tro tera­péu­ti­co Nues­tra Seño­ra de La Paz, se pue­de leer lo siguien­te: «pri­me­ra sen­sa­ción de aban­dono y des­cui­do»; «en algu­nas habi­ta­cio­nes se han qui­ta­do los bidés pero los agu­je­ros per­ma­ne­cen. Sor­pren­de, en gene­ral, el mal olor»; «…situa­ción espe­cial­men­te peli­gro­sa por la noche en las habi­ta­cio­nes en las que se cie­rran con lla­ve a los meno­res»; «la sala de con­ten­ción, debi­do a su ilu­mi­na­ción y color ade­más pro­du­ce una pri­va­ción sen­so­rial añadida»…

Y para seguir seña­lan­do res­pon­sa­bles, bas­ta citar la con­clu­sión del Defen­sor del Pue­blo de Cas­ti­lla La Man­cha sobre el cen­tro El Ciga­rral, situa­do en Tole­do, en su infor­me de 2007: «dadas las carac­te­rís­ti­cas apun­ta­das, este cen­tro no reúne las con­di­cio­nes míni­mas nece­sa­rias para rea­li­zar la acti­vi­dad que le está destinada».

Para con­cluir este horri­ble coro­la­rio del mal­tra­to, nos limi­ta­re­mos a recor­dar lo dicho por el Defen­sor del Pue­blo de Espa­ña sobre las cel­das de ais­la­mien­to don­de eran ence­rra­dos los niños y niñas supues­ta­men­te pro­te­gi­dos (aun­que no debe­mos olvi­dar las nume­ro­sas denun­cias de meno­res, fami­lia­res y tra­ba­ja­do­res de estos cen­tros sobre medi­ca­ción for­zo­sa con psi­co­fár­ma­cos, humi­lla­cio­nes y veja­cio­nes de todo tipo, agre­sio­nes e inclu­so abu­sos sexuales):
«En Casa Joven (Gua­da­la­ja­ra), la sala es sinies­tra, de redu­ci­do tama­ño y no tie­ne ven­ta­nas, estan­do las pare­des recu­bier­tas de una goma negra que des­pren­de un olor muy fuer­te y des­agra­da­ble, casi irrespirable…
En Nues­tra Seño­ra de La Paz (Cuen­ca), la sala, que se encuen­tra en el módu­lo de aba­jo, muy ale­ja­da de las otras depen­den­cias, es tam­bién tétri­ca, se encuen­tra forra­da ínte­gra­men­te con goma negra (a modo de «abra­zo psi­co­ló­gi­co», según refie­re la Direc­ción) y tie­ne una ínfi­ma ven­ta­na y una cáma­ra de vigi­lan­cia…»(Infor­me mono­grá­fi­co sobre Cen­tros de pro­tec­ción de meno­res con tras­tor­nos de con­duc­ta y en difi­cul­tad social, 2009) 

Tras años de lucha con­tra el nego­cio del mal­tra­to, final­men­te se clau­su­ra­ron varios de los cen­tros de «pro­tec­ción» de O´Belen y su fun­da­dor y pre­si­den­te, Emi­lio Pin­to Rodrí­guez, tuvo que dimi­tir. Pero nadie ha asu­mi­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des, ni nadie ha paga­do por el daño cau­sa­do. Y por supues­to nadie ha devuel­to el dine­ro entre­ga­do para aco­me­ter obras que nun­ca fue­ron rea­li­za­das. Muy al con­tra­rio, O´Belen se dis­po­ne a reabrir Casa Joven y abrir nue­vos cen­tros sub­ven­cio­na­dos. No pode­mos permitirlo…¡la lucha sigue!
COLECTIVO NO A O´BELEN

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.