El Gran Jue­go afgano – Txen­te Rekon­do

Tras su anun­cia­da reduc­ción de tro­pas a par­tir de fina­les de año, el pre­si­den­te de EEUU ha pues­to sobre la mesa su inten­ción de apos­tar por una nue­va estra­te­gia en Afga­nis­tán (otra más, dicen algu­nos con iro­nía). Oba­ma es cons­cien­te de que en los pró­xi­mos meses la polí­ti­ca de EEUU va a estar domi­na­da por la lar­ga cam­pa­ña elec­to­ral a la Pre­si­den­cia, y a día de hoy bue­na par­te del elec­to­ra­do está can­sa­do del cos­te que supo­ne la ocu­pa­ción de Afga­nis­tán, ya que sus prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes son la eco­no­mía, el des­em­pleo y el défi­cit.

Tras diez años de gue­rra, pare­ce haber lle­ga­do el momen­to de pasar a otros la «pata­ta calien­te», y hay quien ve en las pala­bras de Oba­ma un reco­no­ci­mien­to implí­ci­to de la impo­si­bi­li­dad de ganar la gue­rra, al tiem­po que esta­ría abrien­do la puer­ta a un diá­lo­go para una posi­ble solu­ción. No obs­tan­te, algu­nos ana­lis­tas remar­can las caren­cias del dis­cur­so pre­si­den­cial, al no men­cio­nar nada sobre el futu­ro de Kar­zai y su Gobierno, la for­ta­le­za de la resis­ten­cia, la corrup­ción o el papel regio­nal. Para ellos, el nue­vo plan mues­tra la apues­ta deci­di­da por favo­re­cer a lar­go pla­zo «las ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia, las fuer­zas espe­cia­les, los ata­ques des­de avio­nes no tri­pu­la­dos y la pre­sen­cia redu­ci­da de tro­pas».

La resis­ten­cia se pre­sen­ta como la gran gana­do­ra al hilo de estos acon­te­ci­mien­tos. El reco­no­ci­mien­to de que cual­quier sali­da nego­cia­da debe con­tar con la par­ti­ci­pa­ción de todos los acto­res se deja entre­ver en el nue­vo esce­na­rio. Los inten­tos de cri­mi­na­li­zar cual­quier movi­mien­to opo­si­tor, la apues­ta por incen­ti­var divi­sio­nes en la resis­ten­cia, sobre todo entre los dife­ren­tes gru­pos que con­for­man el mun­do tali­bán, o la vic­to­ria mili­tar, han fra­ca­sa­do uno tras otro.

A día de hoy, la estra­te­gia de la resis­ten­cia se mani­fies­ta en amplias zonas del país, bue­na par­te de ellas bajo su con­trol. La com­bi­na­ción de dife­ren­tes tác­ti­cas está dán­do­les fru­tos. Los ata­ques con­tra posi­cio­nes ais­la­das y remo­tas de las fuer­zas extran­je­ras, uni­dos a la infil­tra­ción en las nue­vas fuer­zas afga­nas, están logran­do impor­tan­tes efec­tos psi­co­ló­gi­cos y al mis­mo tiem­po mues­tran su for­ta­le­za.

Para­le­la­men­te, des­de hace sema­nas se ha inten­si­fi­ca­do la cam­pa­ña con­tra los «cola­bo­ra­do­res» de la ocu­pa­ción, con impor­tan­tes figu­ras del nue­vo entra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal afgano como víc­ti­mas, lo que redu­ce las posi­bi­li­da­des de la coa­li­ción ocu­pan­te de poder con­tar con alia­dos loca­les. Jun­to a ello, las ope­ra­cio­nes de dicha coa­li­ción son una fuen­te inago­ta­ble de razo­nes para que la pobla­ción local le vuel­va la espal­da y para que la resis­ten­cia arti­cu­le una cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca.

Tam­po­co hay que olvi­dar la capa­ci­dad que vie­ne mos­tran­do la resis­ten­cia para man­te­ner un sis­te­ma de Jus­ti­cia para­le­lo que, a jui­cio de algu­nos obser­va­do­res, «fun­cio­na rela­ti­va­men­te bien», sobre todo a la vis­ta de la «ausen­cia gene­ra­li­za­da» del Esta­do en la mayor par­te del país.

La figu­ra del actual pre­si­den­te afgano, Hamid Kar­zai, tam­bién ha ocu­pa­do cier­ta cen­tra­li­dad estas sema­nas. Su anun­cio de que EEUU esta­ría nego­cian­do con los tali­ba­nes ha podi­do sor­pren­der a quien no cono­ce la reali­dad afga­na. Sin embar­go, esta manio­bra de Kar­zai hay que enmar­car­la en su pro­pia estra­te­gia. El pre­si­den­te afgano, cono­ce­dor del esca­so apo­yo con que cuen­ta y de que su dis­tan­cia res­pec­to a Washing­ton es cada día más evi­den­te, se está diri­gien­do a su pue­blo con esas manio­bras, inten­tan­do dar mues­tras de un ale­ja­mien­to de la polí­ti­ca de EEUU.

Aquí se enmar­can sus «ame­na­zas» a la OTAN, su afir­ma­ción de que los esta­dou­ni­den­ses están en el país en defen­sa de sus intere­ses, o su adver­ten­cia de que la his­to­ria mues­tra cómo tra­tan los afga­nos a los ocu­pan­tes. Con esa dia­léc­ti­ca inten­ta ligar el fra­ca­so y la corrup­ción a las fuer­zas ocu­pan­tes, tra­tan­do de con­ven­cer al pue­blo afgano de que EEUU es la cau­sa de todos los males.

Pero al mis­mo tiem­po, Kar­zai es cons­cien­te de que su futu­ro polí­ti­co está estre­cha­men­te liga­do a la pre­sen­cia de los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y por ello quie­re que la Casa Blan­ca siga apo­yán­do­le, pues de lo con­tra­rio «Afga­nis­tán cae­ría en manos tali­ba­nes», con lo que ello supon­dría para los intere­ses de EEUU.

En este con­tex­to nadie sabe con segu­ri­dad cuál pue­de ser el futu­ro polí­ti­co de Kar­zai, pero todo pare­ce indi­car que si EEUU logra encon­trar un alia­do más fir­me en Afga­nis­tán, como dice la can­ción «los días que le que­dan son una cuen­ta atrás».

Las poten­cias regio­na­les tam­bién mue­ven ficha den­tro del table­ro de este Gran Jue­go. Pakis­tán sigue man­te­nien­do un difí­cil equi­li­brio, la capa­ci­dad, o su fal­ta, para hacer fren­te a la mili­tan­cia isla­mis­ta den­tro de sus fron­te­ras y la rela­ción de amor/​odio hacia EEUU son fac­to­res a tener en cuen­ta. Casi nadie duda de que la par­ti­ci­pa­ción de Isla­ma­bad en cual­quier solu­ción nego­cia­da es nece­sa­ria, ya que su mar­gi­na­ción del tea­tro afgano le daría luz ver­de para lan­zar ope­ra­cio­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción en la región. Esta recu­pe­ra­ción de pro­ta­go­nis­mo de Pakis­tán es direc­ta­men­te pro­por­cio­nal a su pér­di­da por par­te de India, que has­ta aho­ra había apos­ta­do fuer­te por des­pla­zar a Isla­ma­bad del cen­tro de poder afgano.

Irán tam­bién se está movien­do ante la irrup­ción de un nue­vo esce­na­rio, bus­can­do nue­vas alian­zas en la región. Rusia sigue de cer­ca los acon­te­ci­mien­tos, cons­cien­te de la influen­cia afga­na en Asia Cen­tral («su patio tra­se­ro») y, sobre todo, desean­do pre­sen­tar un futu­ro Afga­nis­tán que sig­ni­fi­que la derro­ta de EEUU, situán­do­lo en el mis­mo nivel que la sufri­da por Mos­cú en los años 80. Chi­na, de con­fir­mar­se el auge del pro­ta­go­nis­mo paquis­ta­ní, aumen­ta­rá los lazos/​dependencia con Isla­ma­bad, cons­cien­te tam­bién de que la ines­ta­bi­li­dad afga­na tie­ne sus con­se­cuen­cias en la región, e inten­tan­do ase­gu­rar una esta­bi­li­dad trans­fron­te­ri­za.

En los pró­xi­mos meses se irá des­gra­nan­do el futu­ro de Afga­nis­tán y si las fuer­zas de ocu­pa­ción aca­ban acep­tan­do que la resis­ten­cia es una par­te del pue­blo afgano, la recon­ci­lia­ción entra­rá en esa nue­va fase, y ya hay quie­nes apun­tan a la fór­mu­la de «olvi­do y per­dón». Oba­ma es cons­cien­te que cual­quier reduc­ción de tro­pas pasa por un acuer­do glo­bal, en el que tomen par­te la mayor par­te, si no todos, de los acto­res men­cio­na­dos, inclui­da la resis­ten­cia afga­na.

En esa cla­ve se situa­rían, ade­más, el even­tual encuen­tro que Ale­ma­nia esta­ría orga­ni­zan­do en Ber­lín para el pró­xi­mo mes de diciem­bre, don­de la pre­sen­cia tali­bán podría estar ase­gu­ra­da, y el anun­cio de Barack Oba­ma de la posi­ble cele­bra­ción de una con­fe­ren­cia inter­na­cio­nal en mayo del 2012 en Chica­go, en la que par­ti­ci­pa­rían úni­ca­men­te EEUU y sus alia­dos y que habría que inter­pre­tar en cla­ve elec­to­ral de cara a la reelec­ción pre­si­den­cial.

Txen­te Rekon­do. Gabi­ne­te vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *