Bajo la ame­na­za con inju­ria – Anto­nio Alva­rez Solis

Por hones­ti­dad pro­fe­sio­nal leo o escu­cho con pacien­cia y bue­na volun­tad los perió­di­cos y emi­so­ras del Régi­men. Siem­pre espe­ro hallar en ellos un des­te­llo de ele­gan­cia que haga posi­ble un diá­lo­go nave­ga­ble para la paz entre vas­cos y espa­ño­les. Espe­ran­za vana. Mi aten­ción reci­be por res­pues­ta la cons­tan­te ame­na­za y la mul­ti­pli­ca­da inju­ria con­tra los nacio­na­lis­tas vas­cos basa­das en su pre­su­mi­da y pro­ter­va volun­tad de apro­ve­char su adqui­ri­do poder para pre­pa­rar una nue­va olea­da de vio­len­cia. El afán de enten­di­mien­to y diá­lo­go que mues­tran los elec­tos de la coa­li­ción que actúa bajo el nom­bre de Bil­du es con­ver­ti­do con cre­cien­te y cie­ga furia en una manio­bra sinies­tra y una fina­li­dad cri­mi­nal.

Todo en Bil­du está podri­do y es hipó­cri­ta según esos espa­ño­les ‑a los que sir­ve un perio­dis­mo tene­bro­so- que votan, sin embar­go, a par­ti­dos que jue­gan coti­dia­na­men­te con su mutua acu­sa­ción de corrup­ción y des­ho­nes­ti­dad. Y no hablo de que esas acu­sa­cio­nes se asien­ten en meras dudas sino que se ven­tean asun­tos paten­tes que espe­ran ya la sen­ten­cia de unos tri­bu­na­les que, qui­zá por su volu­men o por pre­sio­nes puni­bles, no pue­den aten­der a esos des­ma­nes come­ti­dos por socia­lis­tas o «popu­la­res».

Es más, se tra­ta de impu­tados que han par­ti­ci­pa­do en las urnas de las últi­mas elec­cio­nes entre cla­mo­res y recu­sa­cio­nes de sec­to­res ciu­da­da­nos que sufren el daño de sus mani­fies­tas incon­ti­nen­cias. Más aún: que han par­ti­ci­pa­do en esas elec­cio­nes y que ya se han aco­mo­da­do en el gobierno de ayun­ta­mien­tos y comu­ni­da­des.

El cinis­mo resul­ta monu­men­tal. Pero aún cobra más relie­ve que se diga por par­te de los cla­mo­ro­sos hipó­cri­tas que se aga­vi­llan en torno al poder admi­nis­tra­do por Madrid que lo que pue­dan hacer aho­ra los dipu­tados o con­ce­ja­les de Bil­du no sola­men­te redun­da­rá en su bene­fi­cio indi­vi­dual ‑corrup­ción per­so­nal o de gru­po- sino que está enca­mi­na­do a res­tau­rar una nue­va y sofis­ti­ca­da vio­len­cia.

Cavi­lo que una pre­sun­ción tan per­ver­sa, por lo que anun­cia de des­or­den social, podría encua­drar­se en la figu­ra de terro­ris­mo por induc­ción, en cuyo caso habría ahí una jus­ti­fi­ca­da inter­ven­ción de la Fis­ca­lía con el fin de apli­car la Ley de Par­ti­dos. Al fin y al cabo las accio­nes terro­ris­tas pue­den uti­li­zar inclu­so armas ima­gi­na­rias e ima­gi­na­das por una volun­tad que per­si­ga la dise­mi­na­ción de un pro­fun­do mie­do colec­ti­vo.

Es paten­te que en terre­nos como el finan­cie­ro el empleo de esas armas es de una fre­cuen­cia ago­bian­te. ¿Por qué no hacer­lo tam­bién en el terreno de la segu­ri­dad físi­ca? Si el resul­ta­do de tales manio­bras pro­du­je­ra la des­com­po­si­ción de la nor­ma­li­dad polí­ti­ca tan peno­sa­men­te tra­ba­ja­da por los aber­tza­les sobe­ra­nis­tas nada obs­ta­ría a la ile­ga­li­za­ción de los auto­res de tama­ño que­bran­to social. No deseo, cier­ta­men­te, que nadie sea mar­gi­na­do de la crea­ción colec­ti­va de opi­nión, pero la car­ta de nave­gar post­elec­to­ral de socia­lis­tas y «popu­la­res» apun­ta a pro­pó­si­tos de pira­te­ría con­tra el equi­li­brio de la ciu­da­da­nía.

La polí­ti­ca es una máqui­na que con­vie­ne lim­piar con mucho cui­da­do, pero jamás impe­dir­la como menes­ter pre­ci­so para abrir los cau­ces de acción a las masas. Y esa lim­pie­za depen­de de un voto equi­li­bra­do y madu­ro, de un diá­lo­go per­ma­nen­te y rico, y no de una ira ali­men­ta­da des­de la cum­bre del Poder con insi­dias pro­pias de una raz­zia bár­ba­ra y repe­ti­da.

Dicen los que izan aho­ra las ban­de­ras del espa­ño­lis­mo plus ultra que dejar en manos de los elec­tos de Bil­du datos fis­ca­les o refe­ren­cias infor­má­ti­cas impres­cin­di­bles para un buen gobierno equi­va­le a rear­mar a ETA con­tra todo tipo de segu­ri­dad ciu­da­da­na. Y esto lo divul­gan quie­nes han teni­do per­ma­nen­te­men­te esos datos a su dis­po­si­ción para man­te­ner cau­ti­va la estruc­tu­ra social. Recuer­do cuan­do en un pleno del Con­gre­so de los Dipu­tados Alfon­so Gue­rra ame­na­za­ba con hacer públi­cas cier­tas audi­to­rías «de infar­to», que a con­ti­nua­ción vol­vía a meter en el bol­si­llo de su inti­mi­dad.

O cuan­do el pre­si­den­te del Gobierno socia­lis­ta habla­ba de los des­agües del Esta­do. O cuan­do los «popu­la­res» mane­ja­ron datos solem­ne­men­te fal­sos para impli­car la vida del país en con­flic­tos béli­cos que ser­vían de home­na­je y bene­fi­cio a los gran­des per­so­na­jes de la eco­no­mía o de la gue­rra. Y pese a des­ve­lar­se tama­ñas tro­pe­lías hubo que con­fiar en ellos sin empla­zar­les jamás ante las juris­dic­cio­nes corres­pon­dien­tes, entre ellas las inter­na­cio­na­les, por haber­se pro­du­ci­do matan­zas y rui­nas colec­ti­vas que sola­men­te podrá juz­gar la his­to­ria como pro­pias de una épo­ca de terro­ris­mo des­de el poder.

Mil veces me pre­gun­to ‑con la tris­te­za de tras­for­mar mi paz en ira- quié­nes son esos tales que alzan el dedo pre­mo­ni­tor de males para con­ver­tir una elec­ción ciu­da­da­na per­fec­ta­men­te trans­pa­ren­te en una cons­pi­ra­ción cri­mi­nal. En el col­mo de su rigor infa­me un comen­ta­ris­ta aco­mo­da­do a la con­for­ta­bi­li­dad madri­le­ña ha lle­ga­do a suge­rir que las inten­cio­nes de Bil­du que­da­ban al des­cu­bier­to en su pro­pio nom­bre ya que, según él, Bil­du era tra­du­ci­ble al cas­te­llano por «mie­do», cuan­do has­ta el más ele­men­tal dic­cio­na­rio de eus­ka­ra lo tra­du­ce por «reco­ger, unir o reu­nir». Así lo ano­ta­ba Mai­te Soroa en la corres­pon­dien­te, incan­sa­ble y bene­mé­ri­ta tría que hace todos los días de los comen­ta­ris­tas madri­le­ños. Todo por pati­nar ale­gre e irres­pon­sa­ble­men­te de Bil­du a Bil­dur o Bel­dur. Más incons­cien­cia, impo­si­ble. Supe­rior insi­dia, impen­sa­ble. Peor volun­tad, inima­gi­na­ble. O qui­zá este­mos sim­ple­men­te ante una igno­ran­cia hor­nea­da por un furor inva­li­dan­te de la razón y de la pru­den­cia. Así se escri­be un día tras otro para un públi­co into­xi­ca­do bár­ba­ra­men­te.

No quie­ren los tales la paz. Tal vez esta pos­tu­ra roque­ña e inte­lec­tual­men­te infor­me se deba a una lar­ga tra­di­ción espa­ño­la que ha con­ver­ti­do la paz en una voz equi­va­len­te a derro­ta. Y ellos han naci­do para la vic­to­ria. Mas fren­te a esa inten­ción de vic­to­ria a cual­quier pre­cio ‑que, por otra par­te, lle­va siem­pre a una derro­ta final- hay que prac­ti­car pacien­te­men­te, incan­sa­ble­men­te, la razón. Por­que la demo­cra­cia, como máxi­ma expre­sión de la liber­tad de las masas, no pue­de diluir­se en san­gre reite­ra­da­men­te pro­vo­ca­da. Tie­nen que con­fe­sar­se los espa­ño­les que su lar­ga his­to­ria ha sido una his­to­ria de dis­tan­cia­mien­tos, de sole­da­des, de una mís­ti­ca muy pri­ma­ria que con­fun­de el dolor con el triun­fo y atri­bu­ye la derro­ta pro­pia a una injus­ta y mise­ra­ble cons­pi­ra­ción aje­na.

Las gue­rras ‑y esta­mos ante una gue­rra por el dolor que con­lle­va- sue­len ser fre­cuen­te­men­te injus­tas, pero cabe pre­gun­tar­se si no lo son como fru­to de pode­res e insa­nias que quie­ren inva­dir la casa aje­na y con­ver­tir en con­ve­xo y rotun­do monu­men­to a la razón la cón­ca­va oque­dad que nos hace ser ínti­ma­men­te irra­zo­na­bles. El arre­glo de tal desa­gui­sa­do men­tal es cues­tión de girar los ojos hacia el pro­pio inte­rior a fin de ver­nos tal como somos. Pero todo esto es cues­tión de una lar­ga y seve­ra edu­ca­ción, como decía hace unos pocos días José Luis Sam­pe­dro, al que como espa­ñol inte­li­gen­te ‑que los hay, que los hay- le sur­gían las pala­bras de con­cor­dia con un volu­men muy dis­cre­to, como si no qui­sie­ra pro­vo­car al dino­sau­rio que al des­per­tar la razón siem­pre está ahí.

El pro­ble­ma que hoy afec­ta a muchos paí­ses, entre ellos Espa­ña, radi­ca en la estri­den­cia con que quie­re comu­ni­car­se el odio para que sue­ne a ver­dad. Se gri­ta como si el gri­to supu­sie­ra la vic­to­ria sobre el adver­sa­rio per­ver­so. Por ello, para que ese gri­to resul­te ver­da­de­ra­men­te jus­ti­fi­ca­ble, y no se le vea pene­tra­do de per­ver­sas inten­cio­nes, hay que inven­tar pri­me­ro al enemi­go, a ser posi­ble dia­bó­li­co, como si el mal estu­vie­ra ya a la puer­ta de la mura­lla y se lla­ma­ra a la ple­be en su defen­sa. Qui­zá, tal vez, Espa­ña carez­ca de suti­le­za para fabri­car unos enemi­gos creí­bles.

Imprimatu

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *