La Cor­te penal no es inter­na­cio­nal, es sim­ple­men­te un bra­zo de la OTAN – James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras des­de Nue­va York-Esta­dos Uni­dos. Lunes 27 de junio de 2011. www. radio36. com. uy

Chury: Tu sabes que noso­tros siem­pre arran­ca­mos curio­sean­do en temas que tú en este momen­to ana­li­zas como los rele­van­tes del mun­do y por lo tan­to te escuchamos…

Petras: Bueno, empe­za­mos con la noti­cia de que la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, auto-titu­la­da inter­na­cio­nal, ha dado orden de arres­to con­tra Gad­da­fi supues­ta­men­te por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Esa debe ser una de las oca­sio­nes más raras de la his­to­ria, don­de un líder que defien­de su país con­tra paí­ses ata­can­te que están bom­bar­dean­do y des­tru­yen­do su país, es acu­sa­do de come­ter crí­me­nes con­tra la humanidad.

Eso me pare­ce muy impor­tan­te a sub­ra­yar por­que la Cor­te Penal no es inter­na­cio­nal, es sim­ple­men­te un bra­zo de OTAN, un bra­zo de los paí­ses imperialistas.

El caso actual es más gra­ve, por­que es una gue­rra con­ti­nua aho­ra, es la des­truc­ción por par­te de los par­ti­da­rios de la Cor­te Penal. Están des­tru­yen­do el país y en vez de con­de­nar a los pre­si­den­tes Oba­ma, Sar­kozy, al pri­mer Minis­tro Came­ron y los demás, están con­de­nan­do a las víc­ti­mas, al pro­pio pre­si­den­te Gad­da­fi. Eso me pare­ce estar des­pres­ti­gian­do total­men­te esta Cor­te Penal. Tie­ne ante­ce­den­tes igual de peno­sos, como por ejem­plo cuan­do con­de­na­ron a Milo­se­vic ‑el pre­si­den­te de Yugos­la­via- des­pués de 60 días de bom­bar­deos. Esto es con­de­nar otra vez a la víctima.

Esa Cor­te Penal no es inter­na­cio­nal. No desem­pe­ña nin­gu­na jus­ti­cia. Es sim­ple­men­te un bra­zo jurí­di­co del impe­ria­lis­mo occi­den­tal. Y aho­ra, uti­li­zan este ins­tru­men­to para tra­tar de cri­mi­na­li­zar una lucha de libe­ra­ción nacio­nal con­tra una inva­sión imperialista.

Esa es la pri­me­ra cosa que debo enfa­ti­zar, por­que si es ver­da­de­ra­men­te una Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, lo pri­me­ro que debe con­de­nar son los inva­so­res, las fuer­zas aéreas que están des­tru­yen­do Libia.

Lo mis­mo pode­mos decir sobre Israel. Aho­ra hay varios bar­cos que se están pre­pa­ran­do para lle­var medi­ci­nas, ali­men­tos y otras mer­can­cías vita­les a Gaza. Israel tie­ne por polí­ti­ca ata­car y blo­quear cual­quier ayu­da huma­ni­ta­ria que vie­ne de par­te de los volun­ta­rios del mun­do, par­la­men­ta­rios, pro­fe­sio­na­les, sin­di­ca­lis­tas, que for­man par­te de esta flo­ti­lla de ayu­da huma­ni­ta­ria a Gaza.

La acti­tud de Israel es una vio­la­ción de todas las nor­mas inter­na­cio­na­les por­que tie­ne un blo­queo con­tra 1,5 millo­nes de per­so­nas. No per­mi­ten que entren medi­ci­nas, comi­da y otras mer­can­cías esen­cia­les. Enton­ces si la Cor­te real­men­te fun­cio­na­ra como un ins­tru­men­to de jus­ti­cia debe­ría lle­var a jui­cio a Israel por­que no per­mi­te nin­gu­na ayu­da huma­ni­ta­ria. En cam­bio, los israe­li­tas están pre­pa­ran­do otra vez un asal­to mili­tar con­tra esta flo­ti­lla de huma­ni­ta­rios des­ar­ma­dos, paci­fis­tas, como hace dos años cuan­do mata­ron nue­ve per­so­nas invo­lu­cra­das en este pro­gra­ma de ayuda.

Mien­tas tan­to aquí en Esta­dos Uni­dos, la Casa Blan­ca en vez de con­de­nar las agre­sio­nes y vio­la­cio­nes de Israel, con­de­nan a los huma­ni­ta­rios. Y dice la Hillary Clin­ton ‑que es la can­ci­ller esta­dou­ni­den­se- que está pen­san­do apli­car la ley anti-terro­ris­ta con­tra los par­ti­ci­pan­tes en este acto huma­ni­ta­rio, por­que –según ella- están ayu­dan­do a Hamas, y Hamas es una orga­ni­za­ción terro­ris­ta. Enton­ces Hillary Clin­ton quie­re defen­der el terro­ris­mo israe­li­ta que vio­la los dere­chos inter­na­cio­na­les en vez de condenarlo.

Otra vez deci­mos que lo que lla­ma­mos los ‘orga­nis­mos inter­na­cio­na­les’ real­men­te son una for­ma dis­fra­za­da, son bra­zos de la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta, uti­li­zan la pala­bra “inter­na­cio­nal” para dis­fra­zar lo que son intere­ses del imperio.

El ter­cer pun­to que quie­ro con­si­de­rar aquí es que recien­te­men­te reci­bi­mos noti­cias de las agen­cias de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na que indi­can que en todo Afga­nis­tán hay entre 50 y 75 miem­bros de Al Quae­da. Podría­mos decir que hay 75, algo más de seis doce­nas de terro­ris­tas, que cues­tan a los Esta­dos Uni­dos 10 mil millo­nes de dóla­res por mes para luchar con­tra estas seis doce­nas de terro­ris­tas. Según ellos la gue­rra en Afga­nis­tán es una gue­rra con­tra el terro­ris­mo internacional…

Si es así, debe­mos decir que en los últi­mos dos años y medio, Washing­ton ha gas­ta­do 4 mil millo­nes de dóla­res para cazar cada terro­ris­ta. Eso me pare­ce tan absur­do que jus­ti­fi­quen una gue­rra por­que tie­nen 100 mil sol­da­dos bus­can­do terro­ris­tas, y es una gue­rra en la que matan cien­tos de civi­les cada mes. ¿Quién expli­ca eso?

¿Son ton­tos? ¿Por qué tie­nen 100 mil sol­da­dos y 100 mil con­tra­ta­dos, o sea 200 mil sol­da­dos, que gas­tan 10 mil millo­nes de dóla­res cada mes? Sim­ple­men­te es una polí­ti­ca que ha pasa­do de toda racionalidad.

Al prin­ci­pio, cuan­do lan­za­ron la gue­rra hace 10 años ellos pen­sa­ron que podrían con­quis­tar Afga­nis­tán. Que con sus armas moder­nas y con sus millo­nes podían derro­tar a los afga­nos rápi­da­men­te, con poco cos­to. Pero la gue­rra es pro­lon­ga­da. Derro­ca­ron el gobierno de Afga­nis­tán –a los tali­ba­nes- pero des­pués encon­tra­ron una resis­ten­cia exten­di­da que no tenía nada que ver con Al Quae­da, sino que tenía que ver con el nacio­na­lis­mo, el isla­mis­mo y el sim­ple deseo de vivir sin tener un ejér­ci­to extran­je­ro ocu­pan­do el país. Y cuan­do encuen­tra esta resis­ten­cia, Washing­ton no podía reti­rar las tro­pas por­que ‑para ellos- una vic­to­ria en Afga­nis­tán era la señal para hacer otras guerras.

Era la pri­me­ra eta­pa de una cam­pa­ña de gue­rras secuen­cia­les, como la que lan­za­ron en Irak y pre­pa­ra­ron una gue­rra para Irán. Pero todos los cálcu­los eran equi­vo­ca­dos. Lo que hicie­ron en Afga­nis­tán se repi­te en Irak y con eso ter­mi­na la posi­bi­li­dad de una sali­da rápi­da y barata.

El resul­ta­do de eso es que este peque­ño país, Afga­nis­tán, ha des­trui­do el pre­su­pues­to del país impe­ria­lis­ta, y en vez de con­quis­tar Afga­nis­tán, Afga­nis­tán está con­quis­tan­do los Esta­dos Uni­dos a par­tir del gran défi­cit fis­cal que ha supe­ra­do un billón seis­cien­tos mil millo­nes de dóla­res en este año. Fíja­te que con ese gas­to mili­tar no hay nin­gu­na for­ma de que pudie­ran man­te­ner equi­li­brio en las cuentas.

Esta­mos fren­te a la posi­bi­li­dad de una ban­ca­rro­ta. Si en un mes no suben el tope sobre la deu­da, Esta­dos Uni­dos va a decla­rar­se en bancarrota.

Enton­ces, la gue­rra en Afga­nis­tán que para ellos era un tram­po­lín para otras gue­rras, otras con­quis­tas, otras vic­to­rias mili­ta­res, otro con­trol sobre el petró­leo, ter­mi­na por des­truir la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na. No han con­quis­ta­do Afga­nis­tán ni con­tro­lan los fac­to­res de poder en Irak, mien­tras Irán sigue sien­do un país inde­pen­dien­te. Es decir, es una gue­rra catas­tró­fi­ca para los Esta­dos Uni­dos ahora.

El últi­mo tema es Gre­cia, don­de la cola­bo­ra­ción de Euro­pa para impo­ner un pro­gra­ma de lo que lla­man “aus­te­ri­dad” y yo lla­mo pilla­je, están des­tru­yen­do la eco­no­mía. Impo­nen gran­des res­tric­cio­nes sobres sala­rios, pen­sio­nes, gas­tos esta­ta­les. La eco­no­mía no pue­de cre­cer, es nega­ti­va. La des­ocu­pa­ción aho­ra es 16%, dos veces lo que era hace tres años. Y no hay nin­gu­na posi­bi­li­dad de cre­cer por­que todos los ingre­sos están depen­dien­do del con­su­mo, las inver­sio­nes, expor­ta­cio­nes, que están desarticulados.

Gre­cia tie­ne que renun­ciar al pago de la deu­da. No hay nin­gu­na for­ma que Gre­cia pue­da seguir pagan­do ni siquie­ra los intere­ses, ni hablar del prin­ci­pal. Es una gran cri­sis, por­que los ban­cos euro­peos, par­ti­cu­lar­men­te de Fran­cia, Ale­ma­nia, Ingla­te­rra, son los due­ños de la deu­da. Y si ellos pier­den los miles de millo­nes que han pres­ta­do a Gre­cia, van a entrar en crisis.

La cri­sis de Gre­cia es pro­duc­to de la polí­ti­ca de capi­ta­lis­mo klep­to­crá­ti­co, de res­tric­cio­nes sobre el con­su­mo, y con­lle­va que Euro­pa entre en una cri­sis aho­ra. No sólo Gre­cia sino toda Euro­pa. Si Gre­cia se decla­ra en default, inca­pa­ci­dad de pagar, eso va a tener un enor­me impac­to sobre Irlan­da, Por­tu­gal y Espa­ña, por­que los pres­ta­mis­tas van a reti­rar su dine­ro tam­bién a estos paí­ses por mie­do a que se pue­da repe­tir­se lo de Grecia.

Esta­mos en la ante­sa­la de una gran cri­sis en Euro­pa, jun­to con la cri­sis gene­ra­da por el des­equi­li­brio nor­te­ame­ri­cano, por lo que podría­mos decir que esta­mos fren­te a una gran cri­sis del capitalismo.

Chury: Petras, que­ría pre­gun­tar­te algo por­que aquí en el sur se comen­ta por dis­tin­tos eco­no­mis­tas, hay quie­nes dicen que Esta­dos Uni­dos podría estar tam­bién en una suer­te de preám­bu­lo del default, por la fal­ta de capa­ci­dad de pago y otros que dicen que no por­que en defi­ni­ti­va EEUU es el que fabri­ca los dóla­res con su maqui­ni­ta. ¿Cómo se ve esa situación?

Petras: La posi­bi­li­dad de un default es real por­que hay un gran con­flic­to aquí. Los repu­bli­ca­nos, que son la ultra dere­cha, quie­ren eli­mi­nar los pro­gra­mas socia­les de segu­ri­dad social, redu­cir los gas­tos para los pla­nes de salud, par­ti­cu­lar­men­te de los jubi­la­dos y de los pobres. Estos recor­tes afec­tan pro­fun­da­men­te un gran por­cen­ta­je de la pobla­ción y no sim­ple­men­te eso, sino que son los prin­ci­pa­les votan­tes para los demócratas.

Los demó­cra­tas están dis­pues­tos a acep­tar algu­nos recor­tes pero quie­ren aumen­tar los impues­tos de los ricos que no pagan impues­tos. Los demó­cra­tas dicen recor­tes e impues­tos y los repu­bli­ca­nos dicen solo recor­tes en pro­gra­mas populares.

Fren­te a este empa­te no pue­den lle­gar a un acuer­do para finan­ciar la deu­da. Hay una fecha en agos­to, creo que es el 2 o 3 de agos­to, que si no hay un acuer­do sobre subir el tope en la deu­da, el país tie­ne que decla­rar un default. Es decir el ban­co cen­tral decla­ra su inca­pa­ci­dad de pagar los bonos del teso­ro y bonos del gobierno.

Si eso pasa, va a tener un efec­to catas­tró­fi­co sobre los mer­ca­dos finan­cie­ros y no sólo en EEUU, sino en todas partes.

No se tra­ta sim­ple­men­te de fabri­car dóla­res por­que esta­mos en una situa­ción mucho más rígi­da. El Teso­ro, la Hacien­da, no pue­de hacer nin­gu­na emi­sión sin una apro­ba­ción del Con­gre­so que tie­ne el poder sobre las deci­sio­nes finan­cie­ras. En este caso, el poder está en el Con­gre­so no en el Eje­cu­ti­vo ni en la Pre­si­den­cia ni en Hacienda.

Como los Repu­bli­ca­nos tie­nen mayo­ría en la el Con­gre­so, los Demó­cra­tas no pue­den con­se­guir un voto favo­ra­ble. Si no hay un acuer­do, como deci­mos, entra­mos en una situa­ción de default, de ban­ca­rro­ta. Es enton­ces una situa­ción insó­li­ta en toda la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na, don­de el défi­cit cre­ce pero el Con­gre­so no está de acuer­do en como finan­ciar esta deu­da creciente.

Extrac­ta­do por La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.