8719600510 – Car­lo Fabretti

No pode­mos per­mi­tir­lo. Y no vamos a per­mi­tir­lo. Somos muchas las per­so­nas que, con este nue­vo acto de terro­ris­mo de Esta­do que es el secues­tro de Ote­gi y de sus com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de lucha, hemos sido pri­va­das de una par­te irre­nun­cia­ble de nues­tra liber­tad, hemos sido insul­ta­das en nues­tra inte­li­gen­cia y heri­das en nues­tra dig­ni­dad. Y no vamos a callarnos.

Com­par­ta­mos ese núme­ro infa­man­te que solo infa­ma a quie­nes lo adju­di­can. Lle­vé­mos­lo en for­ma de pin o de pega­ti­na, de cami­se­ta o de pin­ta­da, pon­gá­mos­lo en todas par­tes, con­vir­tá­mos­lo en un cla­mor silen­cio­so. Y no por­que Ote­gi merez­ca o nece­si­te más apo­yo que otras pre­sas y pre­sos polí­ti­cos, sino por­que las cir­cuns­tan­cias han hecho que su caso pon­ga en evi­den­cia con espe­cial cla­ri­dad las con­tra­dic­cio­nes de nues­tra fal­sa demo­cra­cia, la mise­ria de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y la ruin­dad de nues­tros gober­nan­tes. Su esper­pén­ti­co jui­cio lo con­vier­te en tes­ti­go de car­go del jui­cio de la His­to­ria, que no absol­ve­rá a sus jueces.

Al igual que los Cin­co, los patrio­tas cuba­nos secues­tra­dos por el Gobierno de Esta­dos Uni­dos, Ote­gi es cri­mi­na­li­za­do y se enfren­ta a una lar­ga con­de­na por luchar con­tra la vio­len­cia y por defen­der un pro­yec­to polí­ti­co opues­to a la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta. Al igual que Nel­son Man­de­la en su día, Ote­gi es cri­mi­na­li­za­do y se enfren­ta a una lar­ga con­de­na por luchar con­tra la per­se­cu­ción de un pue­blo y la nega­ción de su identidad.

Al igual que hace cien años el caso Drey­fus puso de relie­ve el pro­fun­do anti­se­mi­tis­mo de la bur­gue­sía fran­ce­sa, el caso Ote­gi ha pues­to de mani­fies­to con espe­cial cla­ri­dad el alar­man­te auge de un vio­len­to nacio­na­lis­mo espa­ñol que es here­de­ro direc­to del fran­quis­mo, pro­fun­da­men­te anti­vas­co (y anti­ca­ta­lán, y anti­ga­lle­go…), apo­ya­do por pode­ro­sos sec­to­res de la polí­ti­ca par­la­men­ta­ria y de los medios de comunicación.

Y al igual que a Drey­fus, a Man­de­la y a los Cin­co, a Ote­gi le da la razón la fuer­za de los hechos, y los hechos son obs­ti­na­dos: tan obs­ti­na­dos como los pue­blos que luchan por su liber­tad. Por eso ha obte­ni­do un amplio apo­yo inter­na­cio­nal que cre­ce día a día y que obli­ga a sus secues­tra­do­res a pagar un altí­si­mo pre­cio polí­ti­co por su iniqui­dad. Pode­mos con­se­guir, y lo con­se­gui­re­mos, que ese pre­cio aca­be sien­do inasumible

Nel­son Man­de­la puso su núme­ro de reclu­so en la pri­sión de Rob­ben Island, el 46664, al ser­vi­cio de la lucha con­tra el sida. Pon­ga­mos el 8719600510, el núme­ro de Ote­gi, al ser­vi­cio de la lucha con­tra otro virus no menos letal y epi­dé­mi­co: el del nacio­na­lis­mo espa­ñol. “El sida ya no es solo una enfer­me­dad: es una cues­tión de dere­chos huma­nos”, era el lema de la cam­pa­ña de Man­de­la; sin más que cam­biar “sida” por “espa­ño­lis­mo”, sir­ve para la nuestra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.