8719600510 – Car­lo Fabret­ti

No pode­mos per­mi­tir­lo. Y no vamos a per­mi­tir­lo. Somos muchas las per­so­nas que, con este nue­vo acto de terro­ris­mo de Esta­do que es el secues­tro de Ote­gi y de sus com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de lucha, hemos sido pri­va­das de una par­te irre­nun­cia­ble de nues­tra liber­tad, hemos sido insul­ta­das en nues­tra inte­li­gen­cia y heri­das en nues­tra dig­ni­dad. Y no vamos a callar­nos.

Com­par­ta­mos ese núme­ro infa­man­te que solo infa­ma a quie­nes lo adju­di­can. Lle­vé­mos­lo en for­ma de pin o de pega­ti­na, de cami­se­ta o de pin­ta­da, pon­gá­mos­lo en todas par­tes, con­vir­tá­mos­lo en un cla­mor silen­cio­so. Y no por­que Ote­gi merez­ca o nece­si­te más apo­yo que otras pre­sas y pre­sos polí­ti­cos, sino por­que las cir­cuns­tan­cias han hecho que su caso pon­ga en evi­den­cia con espe­cial cla­ri­dad las con­tra­dic­cio­nes de nues­tra fal­sa demo­cra­cia, la mise­ria de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y la ruin­dad de nues­tros gober­nan­tes. Su esper­pén­ti­co jui­cio lo con­vier­te en tes­ti­go de car­go del jui­cio de la His­to­ria, que no absol­ve­rá a sus jue­ces.

Al igual que los Cin­co, los patrio­tas cuba­nos secues­tra­dos por el Gobierno de Esta­dos Uni­dos, Ote­gi es cri­mi­na­li­za­do y se enfren­ta a una lar­ga con­de­na por luchar con­tra la vio­len­cia y por defen­der un pro­yec­to polí­ti­co opues­to a la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta. Al igual que Nel­son Man­de­la en su día, Ote­gi es cri­mi­na­li­za­do y se enfren­ta a una lar­ga con­de­na por luchar con­tra la per­se­cu­ción de un pue­blo y la nega­ción de su iden­ti­dad.

Al igual que hace cien años el caso Drey­fus puso de relie­ve el pro­fun­do anti­se­mi­tis­mo de la bur­gue­sía fran­ce­sa, el caso Ote­gi ha pues­to de mani­fies­to con espe­cial cla­ri­dad el alar­man­te auge de un vio­len­to nacio­na­lis­mo espa­ñol que es here­de­ro direc­to del fran­quis­mo, pro­fun­da­men­te anti­vas­co (y anti­ca­ta­lán, y anti­ga­lle­go…), apo­ya­do por pode­ro­sos sec­to­res de la polí­ti­ca par­la­men­ta­ria y de los medios de comu­ni­ca­ción.

Y al igual que a Drey­fus, a Man­de­la y a los Cin­co, a Ote­gi le da la razón la fuer­za de los hechos, y los hechos son obs­ti­na­dos: tan obs­ti­na­dos como los pue­blos que luchan por su liber­tad. Por eso ha obte­ni­do un amplio apo­yo inter­na­cio­nal que cre­ce día a día y que obli­ga a sus secues­tra­do­res a pagar un altí­si­mo pre­cio polí­ti­co por su iniqui­dad. Pode­mos con­se­guir, y lo con­se­gui­re­mos, que ese pre­cio aca­be sien­do inasu­mi­ble

Nel­son Man­de­la puso su núme­ro de reclu­so en la pri­sión de Rob­ben Island, el 46664, al ser­vi­cio de la lucha con­tra el sida. Pon­ga­mos el 8719600510, el núme­ro de Ote­gi, al ser­vi­cio de la lucha con­tra otro virus no menos letal y epi­dé­mi­co: el del nacio­na­lis­mo espa­ñol. “El sida ya no es solo una enfer­me­dad: es una cues­tión de dere­chos huma­nos”, era el lema de la cam­pa­ña de Man­de­la; sin más que cam­biar “sida” por “espa­ño­lis­mo”, sir­ve para la nues­tra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *