Mi gas­to mili­tar es cul­pa de los que no gas­tan – Gue­rra Eterna

Gasto de DefensaGas­to de Defensa 

En uno de sus últi­mos dis­cur­sos, Robert Gates ha inci­di­do en una que­ja recu­rren­te de los secre­ta­rios de Defen­sa nor­te­ame­ri­ca­nos. Los euro­peos no gas­tan el dine­ro sufi­cien­te en defen­sa y en esas con­di­cio­nes el futu­ro de la OTAN es cuan­do menos dudoso.

En el pasa­do tenía la preo­cu­pa­ción y lo expre­sa­ba abier­ta­men­te de que la OTAN se con­vir­tie­ra en una alian­za de dos nive­les: entre miem­bros que se espe­cia­li­zan en accio­nes “sua­ves”, huma­ni­ta­rias, de desa­rro­llo, man­te­ni­mien­to de la paz, y que solo hablan de tareas, y a la vez rea­li­zan las “duras” misio­nes de com­ba­te con aque­llos que están dis­pues­tos a seguir­los y son capa­ces de pagar el pre­cio y sopor­tar las car­gas de los com­pro­mi­sos de la Alian­za, y aque­llos que dis­fru­tan de los bene­fi­cios de la mem­bre­sía en la OTAN – ya se tra­te de garan­tías de segu­ri­dad o la sede del cuar­tel gene­ral -, pero no quie­ren com­par­tir los ries­gos y los cos­tos. Esto ya no es un preo­cu­pa­ción hipo­té­ti­ca. Tene­mos esta situa­ción aquí. Y es inaceptable.

Como los sol­da­dos japo­ne­ses que se que­da­ron en Fili­pi­nas sin saber que la gue­rra no había ter­mi­na­do, Washing­ton se nie­ga a admi­tir que la gue­rra fría aca­bó con el fin de la URSS. La OTAN ha que­da­do como una anti­gua­lla con la que man­te­ner las rela­cio­nes entre EEUU y Euro­pa en temas de defen­sa. Sir­ve para algu­nas cosas, pero como alian­za glo­bal chi­rría por todas las costuras.

La defen­sa ante un enemi­go común y pode­ro­so per­mi­te pasar por enci­ma de con­tra­dic­cio­nes inter­nas, limi­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­rias e intere­ses nacio­na­les dife­ren­tes, aun­que no nece­sa­ria­men­te incom­pa­ti­bles. Sin ese rival, el futu­ro de la orga­ni­za­ción es som­brío. La ape­la­ción a la ‘gue­rra con­tra el terro­ris­mo’ resul­ta­ba de entra­da ridí­cu­la. ¿Divi­sio­nes de infan­te­ría con­tra orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas? Los paí­ses occi­den­ta­les pue­den cola­bo­rar a tra­vés de sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia para enfren­tar­se a gru­pos con­cre­tos, como Al Qae­da por ejem­plo, pero eso no es sufi­cien­te para armar una estrategia.

Lue­go, los paí­ses euro­peos des­cu­bren que el ata­que del 11‑S sir­ve no ya para derro­car a un régi­men tali­bán que ha dado cober­tu­ra a Al Qae­da sino para jus­ti­fi­car una gue­rra que dura ya más que la Segun­da Gue­rra Mun­dial y que sólo ha per­mi­ti­do crear un Esta­do clien­te las­tra­do por la corrup­ción y que no pue­de sobre­vi­vir por sí solo. Un Esta­do en el que el 97% de su PIB depen­de de una mane­ra u otra del gas­to occi­den­tal en la gue­rra y de los fon­dos apor­ta­dos por la comu­ni­dad de donantes.

¿Segu­ri­dad colec­ti­va o una ele­gan­te for­ma de impo­ner un esta­do de gue­rra permanente?

Gates quie­re hacer­nos creer que el astro­nó­mi­co gas­to mili­tar de EEUU se debe a que Euro­pa no apor­ta lo sufi­cien­te para sos­te­ner el entra­ma­do de segu­ri­dad occi­den­tal. Eso pue­de ser­vir para callar a algún con­gre­sis­ta des­pis­ta­do de su país, pero no mucho más. Nada que ver des­de lue­go con el com­ple­jo mili­tar indus­trial que se ocu­pa de dejar cla­ro que cada sis­te­ma arma­men­tís­ti­co de últi­ma gene­ra­ción es abso­lu­ta­men­te fun­da­men­tal en la segu­ri­dad del país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.