En Libia el úni­co defen­sor de la inde­pen­den­cia es el gobierno de Gad­da­fi – James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James. Lunes 13 de junio de 2011. www. radio36. com. uy

Chury: ¿Cómo van esos tra­ba­jos y esos aná­li­sis Petras?

Petras: Ten­go varios tra­ba­jos, algu­nas obser­va­cio­nes sobre las elec­cio­nes últi­mas tan­to en Tur­quía como en Perú y algu­na cosa sobre lo que está pasan­do en Libia. Podría­mos empe­zar tal vez con Tur­quía.

El éxi­to del par­ti­do Jus­ti­cia y Desa­rro­llo es con­tun­den­te. Gana­ron con más del 50% de la vota­ción. Y es algo que debe­mos ana­li­zar por­que tie­ne com­po­nen­tes de lo que esta­mos encon­tran­do en varios paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na como en Argen­ti­na, Uru­guay y Bra­sil par­ti­cu­lar­men­te. Este par­ti­do ha teni­do gran éxi­to por­que com­bi­na varias cosas: un cre­ci­mien­to bas­tan­te diná­mi­co de 8% en los últi­mos años; tie­ne esta­bi­li­dad social y polí­ti­ca; ha desa­rro­lla­do una polí­ti­ca de aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y una inde­pen­den­cia polí­ti­ca rela­ti­va, en rela­ción con Pales­ti­na por ejem­plo, y crí­ti­ca a la masa­cre de Israel, ponien­do dis­tan­cia con Israel. Ha cri­ti­ca­do las gue­rras en el Medio Orien­te y con­tra Afga­nis­tán, sin tomar posi­cio­nes muy avan­za­das. Por lo menos asu­mien­do una posi­ción de inde­pen­den­cia fren­te a Euro­pa y Esta­dos Uni­dos y bus­can­do algu­na for­ma de media­ción en rela­ción con Libia e Irán.

Esta com­bi­na­ción de cre­ci­mien­to interno y auto­no­mía exter­na a par­tir de una pro­mo­ción de expor­ta­cio­nes, me pare­ce una fór­mu­la de las nue­vas bur­gue­sías que uno pue­de til­dar de algo nacio­na­lis­ta. Pero siem­pre den­tro del mar­co de la OTAN, de la que Tur­quía sigue sien­do miem­bro. Sin nin­gu­na rup­tu­ra con el impe­ria­lis­mo euro­peo y nor­te­ame­ri­cano, pero con mayor gra­do de auto­no­mía de acción.

Eso ha teni­do un enor­me impac­to posi­ti­vo en sec­to­res con­ser­va­do­res en el país, más o menos islá­mi­cos, pero tam­bién la bur­gue­sía pro­vin­cial. La bur­gue­sía que ha teni­do un cre­ci­mien­to mayor a par­tir de estí­mu­los guber­na­men­ta­les en cons­truc­ción, en con­tra­tos y en sub­ven­cio­nes.

Aho­ra, jun­to con eso ‑por­que muchos pro­gre­sis­tas, inclu­so izquier­dis­tas, han salu­da­do al Par­ti­do Jus­ti­cia y Desa­rro­llo como un desa­rro­llo muy positivo‑, pero en las prác­ti­cas inter­nas, las des­igual­da­des han cre­ci­do, los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res no han avan­za­do en rela­ción con los ingre­sos de las cla­ses domi­nan­tes y un gran sec­tor del cam­po, de peque­ños agri­cul­to­res, tam­po­co se han bene­fi­cia­do de esta polí­ti­ca. Enton­ces es un desa­rro­llo diná­mi­co pero que pro­fun­di­za las des­igual­da­des y la con­cen­tra­ción del ingre­so.

Por esta razón yo per­so­nal­men­te no lo con­si­de­ro un pro­ce­so pro­gre­sis­ta. Es una polí­ti­ca exter­na que uno pue­de en algu­nos con­tex­tos apo­yar, por ejem­plo la media­ción con Irán, el esfuer­zo de cri­ti­car la agre­sión de Israel.

Pero el con­jun­to de esta polí­ti­ca no favo­re­ce el desa­rro­llo de las cla­ses popu­la­res, par­ti­cu­lar­men­te la cla­se obre­ra y peque­ños agri­cul­to­res. Pero como la izquier­da siem­pre mira a par­tir de la ópti­ca exter­na, el hecho de que Erdo­gan, el pri­mer Minis­tro, ha cri­ti­ca­do a Israel, ya es favo­ra­ble. Por esto sec­to­res de izquier­da siem­pre favo­re­cen la visión de lo que haga un gobierno en la polí­ti­ca exter­na. Si coin­ci­den til­dan al gobierno como pro­gre­sis­ta. Pero mis ami­gos y com­pa­ñe­ros en Tur­quía que tra­ba­jan en los barrios popu­la­res en los sec­to­res de tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­les, no apo­yan este pro­ce­so. Dicen que están mar­gi­na­dos por­que el gobierno, a par­tir de pro­gra­mas de clien­te­lis­mo, ha gana­do espa­cios des­pla­zan­do a la izquier­da e incor­po­ran­do sec­to­res pobres en este desa­rro­llo capi­ta­lis­ta.

Des­de el ángu­lo de ellos, es un gobierno que está crean­do mayo­res obs­tácu­los a la orga­ni­za­ción cla­sis­ta. Eso para la pri­me­ra obser­va­ción. Podría­mos ver éxi­tos de estos gobier­nos de cen­tro. Digo cen­tro por­que tam­po­co pue­do decir cen­tro izquier­da. Uno pue­de lla­mar­lo cen­tro izquier­da pero sin un con­te­ni­do de pro­gra­mas de avan­za­da social­men­te.

La segun­da obser­va­ción tie­ne que ver con el pro­ce­so en Perú. El señor Huma­la anun­ció ayer [por el domin­go] que está con­si­de­ran­do indul­tar a Fuji­mo­ri, pero no a Abi­mael Guz­mán. Fuji­mo­ri es un ase­sino, con­de­na­do ya por masa­cres, des­apa­ri­cio­nes y muchos muer­tos. Abi­mael Guz­mán era el máxi­mo diri­gen­te de Sen­de­ro Lumi­no­so que come­tie­ron algu­nas atro­ci­da­des tam­bién en su lucha con­tra Fuji­mo­ri y ante­rior­men­te con Alan Gar­cía y otros más. Pero de hecho, que Huma­la eli­ge indul­tar a Fuji­mo­ri y no a Guz­mán, sig­ni­fi­ca que Huma­la quie­re ganar el apo­yo de la dere­cha dura y mar­gi­nar a las mino­rías que apo­yan a Guz­mán en los sec­to­res popu­la­res.

Es otra indi­ca­ción de que Huma­la no es un pro­gre­sis­ta como muchos izquier­dis­tas en Amé­ri­ca Lati­na y en Amé­ri­ca del Nor­te y Euro­pa lo con­si­de­ran.

Huma­la ha hecho un giro de 180 gra­dos. Inclu­so en la entre­vis­ta dice: no quie­ro ideo­lo­gi­zar blo­ques regio­na­les. ¿Qué sig­ni­fi­ca eso? Si lo lee­mos bien sig­ni­fi­ca que él no es par­ti­da­rio del ALBA; no es par­ti­da­rio de subir­se con las fuer­zas de cen­tro izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na. El tie­ne inte­rés en UNASUR, que inclu­ye a Colom­bia, los gobier­nos neo­li­be­ra­les, los gobier­nos de cen­tro izquier­da y la izquier­da. Es decir: Huma­la va a seguir la polí­ti­ca de Alan Gar­cía en gran­des líneas. No va a tomar nin­gu­na medi­da que abra otro fren­te de apo­yo para algu­na polí­ti­ca de socia­li­zar empre­sas. Lo máxi­mo que pide Huma­la en este momen­to, es subir los impues­tos sobre la gran mine­ría extran­je­ra, a los nive­les que cobran Euro­pa y otros paí­ses.

Aho­ra Perú cobra sólo un 30%, lo que es menor que la nor­ma en el mun­do. Y sim­ple­men­te Huma­la quie­re alcan­zar el nivel de los otros paí­ses capi­ta­lis­tas que no son tan corrup­tos y ven­di­dos como Alan Gar­cía.

Esta medi­da enton­ces sim­ple­men­te dice que Huma­la va a ser un capi­ta­lis­ta nor­mal, y que las pro­yec­cio­nes de los publi­cis­tas de izquier­da de que Huma­la repre­sen­ta otra vic­to­ria para la izquier­da me pare­cen una exa­ge­ra­ción. Huma­la es un polí­ti­co en la línea de Bache­let, en la línea de Rous­seff, en la línea de Taba­té Váz­quez, ni más ni menos.

Y pen­sar que en Perú el nivel de pobre­za y la mar­gi­na­li­dad de los indí­ge­nas es peor que en otras par­tes de Amé­ri­ca Lati­na. Pero otra vez la gen­te quie­re vivir de sus fan­ta­sías, en vez de ana­li­zar a fon­do. Por ejem­plo, los prin­ci­pa­les ase­so­res de Huma­la son todos neo­li­be­ra­les, algu­nos vie­nen del equi­po de Tole­do, ex-fun­cio­na­rio del Ban­co Mun­dial; un can­di­da­to fra­ca­sa­do y recha­za­do.

Vamos a ver si en los pró­xi­mos meses hay cam­bios en el pro­ce­so, en la apli­ca­ción de las polí­ti­cas, pero más que nada en los nom­bra­mien­tos de los prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios eco­nó­mi­cos, del Minis­te­rio de Eco­no­mía, del Ban­co Cen­tral.

Chury: Quie­re decir Petras que si tra­za­mos una línea por el Pací­fi­co, en reali­dad esa línea con­for­ma­da por Chi­le, Colom­bia y Perú no va a variar en mucho en el enfo­que que pode­mos hacer en lo social, en lo polí­ti­co y en lo ideo­ló­gi­co.

Petras: Sí, exac­ta­men­te. Otra cosa que debe­mos ana­li­zar es el anun­cio de hoy en el New York Times de que Esta­dos Uni­dos está finan­cian­do opo­si­cio­nes supues­ta­men­te con­tra las tira­nías, a par­tir de fon­dos para Inter­net y otras tec­no­lo­gías para esti­mu­lar opo­si­cio­nes.

Uno ana­li­za qué tipo de opo­si­ción está finan­cian­do. Dicen ellos que están finan­cian­do opo­si­cio­nes con­tra tira­nías. Pero en el caso con­cre­to de Afga­nis­tán, está finan­cian­do a los ver­du­gos de la ocu­pa­ción impe­ria­lis­ta, y son los tira­nos los que reci­ben el finan­cia­mien­to. Pero va más allá por­que en paí­ses como Siria aho­ra y como Egip­to o Bah­réin, Esta­dos Uni­dos uti­li­za su finan­cia­mien­to para crear alter­na­ti­vas pro impe­ria­lis­tas a gobier­nos que ellos creen que están por caer. Hacen una doble polí­ti­ca: siguen apo­yan­do al gobierno actual, pero man­tie­nen un apo­yo entre la opo­si­ción para el caso de que cai­ga el gobierno actual. Es decir, están jugan­do a dos pun­tas. Una es infil­tran­do las movi­li­za­cio­nes popu­la­res uti­li­zan­do esos fon­dos para ganar espa­cios y por otro lado tra­tan­do de ver has­ta cuán­do el gobierno repre­sor pue­de man­te­ner­se.

Enton­ces cuan­do los dia­rios anun­cian que Esta­dos Uni­dos está toman­do posi­ción con­tra tira­nías, no son posi­cio­nes en las que uno pue­da con­fiar para rea­li­zar las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res. Es tra­tar de hacer un recam­bio polí­ti­co bajo la facha­da de movi­mien­tos pro demo­crá­ti­cos. Y eso hay que ano­tar­lo por­que en el mun­do actual, en el mun­do ára­be hay enor­mes movi­li­za­cio­nes pero sin una direc­ción anti­im­pe­ria­lis­ta cla­ra.

Y entre este gran com­ple­jo de acti­vis­tas, tam­bién los Esta­dos Uni­dos está tra­tan­do de influir para que tomen una direc­ción favo­ra­ble a los intere­ses impe­ria­les. No siem­pre se que­dan con la poli­cía secre­ta, por lo menos no com­ple­ta­men­te, y los ejér­ci­tos repre­so­res.

Aho­ra, el ter­cer pun­to, y lo quie­ro enfa­ti­zar, por el momen­to es la lucha heroi­ca del gobierno de Gad­da­fi fren­te a una ofen­si­va aérea sal­va­je, con­tra todas las fuer­zas impe­ria­lis­tas de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos que con­tro­lan el cie­lo y están tiran­do bom­bas en todas par­tes, des­tru­yen­do las líneas de comu­ni­ca­ción, las auto­pis­tas, los puer­tos, sabo­tean­do la pro­duc­ción de petró­leo. Fren­te a más de 20 paí­ses que están ata­can­do, Libia sigue en pie de lucha. Mucha gen­te de la izquier­da, pri­me­ro los más idio­tas, apo­yan lo que lla­man «los rebel­des», que son nada más que los peo­nes del impe­ria­lis­mo. Con­sul­tan con el impe­ria­lis­mo y depen­den com­ple­ta­men­te en las armas y dine­ro de las fuer­zas impe­ria­lis­tas. Inclu­so son ellos los que están pre­sio­nan­do por mayor des­truc­ción aérea. Y segun­do, tra­tan de divi­dir a la opo­si­ción entre los impe­ria­lis­tas y los rebel­des como si no tuvie­ran un víncu­lo orgá­ni­co entre los dos.

Y mien­tras tan­to, el úni­co defen­sor de la inde­pen­den­cia es el gobierno de Gad­da­fi. Con todos sus defec­tos, está hacien­do una defen­sa de la sobe­ra­nía tre­men­da­men­te heroi­ca. ¿Cuán­tos gobier­nos pue­den durar fren­te a más de 10 mil ata­ques de avio­nes? ¡¡10 mil ata­ques de las fuer­zas aéreas de Esta­dos Uni­dos, Ingla­te­rra, Fran­cia, Ita­lia, Espa­ña, etc.!! Y con Rusia cru­zán­do­se bra­zos y dicien­do ah, noso­tros no que­ría­mos ata­ques agre­si­vos, que­ría­mos ata­ques defen­si­vos. Fren­te al total ais­la­mien­to de Libia, siguen luchan­do y siguen resis­tien­do. Para mí es increí­ble el alcan­ce de esta lucha anti­im­pe­ria­lis­ta.

Yo en el comien­zo, antes del bom­bar­deo decía bueno, es una lucha inter­na, los rebel­des no son rebel­des, son reac­cio­na­rios, pero aho­ra con el cam­bio pro­fun­do de la gue­rra, es una gue­rra euro­ame­ri­ca­na impe­ria­lis­ta con­tra un pue­blo, un gobierno anti­im­pe­ria­lis­ta que está resis­tien­do has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias. Eso ha dicho Gad­da­fi, que no se va, no va a acep­tar un asi­lo, aban­do­nar su país a manos de los impe­ria­lis­tas y sus ver­du­gos.

Chury: Esta moda­li­dad que han usa­do con Gad­da­fi, ¿pue­de ser una moda­li­dad tras­la­da­da a otros luga­res tam­bién por la OTAN? Noso­tros esta­mos acos­tum­bra­dos a los geno­ci­dios de la OTAN, la OTAN es un apa­ra­to geno­ci­da. ¿Están pro­ban­do un nue­vo sis­te­ma?

Petras: Con­tra Libia, la OTAN mues­tra su agre­si­vi­dad y su polí­ti­ca de geno­ci­dio y las fuer­zas des­truc­ti­vas. Pero eso debe­mos enten­der que es de hace tiem­po, cuan­do ata­ca­ron Yugos­la­via, cuan­do ata­ca­ron otros paí­ses. Pero nor­mal­men­te bajo estos ata­ques, como Milo­se­vic en Yugos­la­via, este se entre­gó. Cuan­do hay pre­sio­nes impe­ria­lis­tas nor­mal­men­te los gobier­nos nacio­na­lis­tas o lo que sean, renun­cian y van al exi­lio.

Pero Gad­da­fi no. Gad­da­fi ha dicho que no se va y va a seguir resis­tien­do. Y no se pue­de enten­der la resis­ten­cia si no hay la con­vic­ción del pue­blo que está res­pal­dan­do y sufrien­do estos ata­ques cons­tan­tes cada noche. Caen bom­bas en Trí­po­li y cen­tros pobla­dos. En muchos paí­ses este tipo de ata­ques noc­tur­nos, ata­ques con heli­cóp­te­ros arma­dos, doble­gan a la pobla­ción. El ejér­ci­to aban­do­na la lucha y los líde­res bus­can un lugar de refu­gio. Pero no, en Libia cada día siguen a pesar de la tre­men­da corre­la­ción de fuer­zas en con­tra y uno tie­ne que reco­no­cer eso que es algo des­ta­ca­do en este momen­to de la his­to­ria.

Extrac­ta­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *