A pesar de todo, ¡Sí se pue­de! – Mar­co San­to­pa­dre

Una ava­lan­cha del «Sí» sumer­ge a Ber­lus­co­ni y a la opo­si­ción libe­ral. Miles de ciu­da­da­nos de Nápo­les no han podi­do votar por­que los orde­na­do­res del cen­tro elec­to­ral no fun­cio­na­ban… Muchos cole­gios elec­to­ra­les cerra­dos o des­pla­za­dos sin pre­vio avi­so… Estas y otras fae­nas han sido los últi­mos inten­tos del gobierno Ber­lus­co­ni para sabo­tear los cua­tro refe­ren­dos a los que ha sido some­ti­da la opi­nión públi­ca. El pri­me­ro, en con­tra de la pri­va- tiza­ción del agua; el segun­do, en con­tra de la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos; el ter­ce­ro, en con­tra de la vuel­ta de Ita­lia a la ener­gía nuclear (los ita­lia­nos ya dije­ron «No» en un refe­rén­dum en 1987 pero pare­ce que su voz no había sido bien enten­di­da); y el cuar­to, en con­tra de los pri­vi­le­gios judi­cia­les del pri­mer minis­tro.

Ante­rior­men­te, el gobierno ya había apla­za­do la fecha del voto has­ta los días 12 y 13 de junio, tres sema­nas des­pués de las elec­cio­nes loca­les, espe­ran­do que el efec­to del can­san­cio en elec­to­res tuvie­ra como con­se­cuen­cia la no par­ti­ci­pa­ción de éstos en las cua­tro con­sul­tas. Lle­gó inclu­so a invi­tar abier­ta­men­te a la gen­te para que esos días fue­ra a la pla­ya. La cade­na más impor­tan­te de la tele­vi­sión esta­tal inclu­so fal­si­fi­có las pre­vi­sio­nes meteo­ro­ló­gi­cas del domin­go, ponien­do un cáli­do sol en todo el mapa y sugi­rien­do una esca­pa­das fue­ra de las ciu­da­des… Pero no lo con­si­guie­ron.

El lunes a las 4 de la tar­de una ola de eufo­ria sacu­dió el cen­tro de Roma, don­de esta­ban reu­ni­dos los comi­tés orga­ni­za­do­res de los cua­tro refe­ren­dos. A pesar del abier­to y bru­tal boi­cot del gobierno y de su maqui­na­ria infor­ma­ti­va, el 57% de los ita­lia­nos qui­so decir «no» a la lógi­ca de la pri­va­ti­za­ción de los bie­nes públi­cos y a la pesa­di­lla ató­mi­ca.

Has­ta muchos elec­to­res de cen­tro-dere­cha y de la Liga Nor­te fue­ron a las urnas (en las ciu­da­des del nor­te la par­ti­ci­pa­ción ha sido mucho mas alta de la media esta­tal) des­obe­de­cien­do a sus líde­res.

El boi­cot no ha fun­cio­na­do por­que la gen­te ha enten­di­do que lo que esta­ba en jue­go era el futu­ro de todos y de las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes. En con­di­cio­nes de polí­ti­cas demo­crá­ti­cas y con acce­so real a la infor­ma­ción, el por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción hubie­ra sido aún mayor, cer­ca del 65 – 70 %, sin duda algu­na. Pero con­se­guir una par­ti­ci­pa­ción del 57% en con­di­cio­nes tan duras, es un resul­ta­do extra­or­di­na­rio. Sin hablar del 95% de votos a favor de las deman­das. Una bata­lla gana­da en cua­tro fren­tes por par­te de aque­llos que empe­za­ron a tra­ba­jar esta vic­to­ria hace dos años.

Lo suce­di­do en las con­sul­tas es una señal cla­ra de que la gen­te quie­re par­ti­ci­par en la vida polí­ti­ca, dar su opi­nión y deci­dir sobre cues­tio­nes tan impor­tan­tes, y todo ello, en un sis­te­ma polí­ti­co cada día más eli­tis­ta y exclu­yen­te don­de millo­nes de tra­ba­ja­do­res, muje­res y jóve­nes están, des­de hace años, sin poder ser repre­sen­ta­dos en las ins­ti­tu­cio­nes.

Los ana­lis­tas al ser­vi­cio de los lobbys afir­man aho­ra que el resul­ta­do ha sido dic­ta­do por el mie­do y la dema­go­gia… Si se refie­ren al mie­do gene­ra­do en Japón por la catás­tro­fe de Fukushi­ma, tie­nen razón. Los hechos demues­tran, a veces, que la ima­gen idí­li­ca de un «nuclear lim­pio, bara­to y segu­ro» no es real. Has­ta los sar­dos, que hace tres sema­nas ya vota­ron un rotun­do no al nuclear en una con­sul­ta regio­nal, vol­vie­ron a las urnas para reafir­mar­se en ello.

El voto del 12 y 13 de junio es un duro gol­pe, pue­de que mor­tal, a un gobierno de Ber­lus­co­ni en cri­sis total, no tan­to por los escán­da­los sexua­les de su líder, sino por los gol­pes de la cri­sis eco­nó­mi­ca más vio­len­ta de las cono­ci­das, que la dema­go­gia, el popu­lis­mo y los chis­tes no pue­den escon­der. Tam­bién es una señal fuer­te a los sec­to­res de los par­ti­dos de la opo­si­ción par­la­men­ta­ria de cen­tro-izquier­da. En pri­mer lugar a aquel Par­ti­do Demo­crá­ti­co que hace años apo­ya­ba el pro­gra­ma nuclear y que des­pués, impul­sa­do por Ber­lus­co­ni, ha pri­va­ti­za­do todo lo posi­ble en las regio­nes y ciu­da­des que ha gober­na­do.

A estos par­ti­dos, y a sus ins­tru­men­tos de pro­pa­gan­da, que tras la vic­to­ria del «Sí» en las con­sul­tas refren­da­rias inten­tan apo­de­rar­se mediá­ti­ca y polí­ti­ca­men­te del resul­ta­do, los repre­sen­tan­tes de los movi­mien­tos socia­les que impul­sa­ron y defen­die­ron los refe­ren­dos con­tra vien­to y marea, les dicen que «nadie nos repre­sen­ta».

Es la pri­me­ra vez que una afir­ma­ción y reac­ción tan cla­ra de inde­pen­den­cia polí­ti­ca res­pec­to del PD y de sus inten­tos de ins­tru­men­ta­li­za­ción de bata­llas popu­la­res en con­tra de los dog­mas del libe­ra­lis­mo, es tan masi­va y cla­ra. Cuan­do los comi­tés loca­les, algu­nas aso­cia­cio­nes eco­lo­gis­tas y los sin­di­ca­tos de base empe­za­ron a reco­ger las fir­mas para poder ir al voto -¡al final fue­ron 1.400.000 por cada deman­da!- los lide­res de los par­ti­dos que ayer bus­ca­ban cáma­ras de vídeo, tenían otras prio­ri­da­des o has­ta se pro­nun­cia­ban en con­tra de la ini­cia­ti­va.

La lar­ga aven­tu­ra comen­zó hace años en la «roja» Tos­ca­na, cuan­do el PD y sus alia­dos pri­va­ti­za­ron agua, elec­tri­ci­dad y todo lo que pudie­ron. Y los comi­tés no se lo han per­do­na­do. No quie­ren ser uti­li­za­dos en el cir­co Bar­num de la polí­ti­ca de pala­cio. Aho­ra piden que en las ciu­da­des los gobier­nos loca­les, para empe­zar, paren todos los pro­ce­sos de pri­va­ti­za­ción de la ges­tión del agua y de los ser­vi­cios públi­cos: basu­ra, trans­por­te, sani­dad…

Es en este fren­te don­de los par­ti­dos del cen­tro-izquier­da podrán demos­trar si de ver­dad apo­yan las revin­di­ca­cio­nes de los ciu­da­da­nos.

«Sí se pue­de» es el impor­tan­te men­sa­je de opti­mis­mo que ha deja­do el refe­rén­dum: a pesar del boi­cot, de las tram­pas y de las pocas fuer­zas dis­po­ni­bles, «sí se pue­de». Es un men­sa­je que indi­ca al gobierno de dere­chas la puer­ta de sali­da y que tam­bién dice un «No» rotun­do a la supues­ta alter­na­ti­va repre­sen­ta­da por los tec­nó­cra­tas del Par­ti­do Demo­crá­ti­co, cuyos diri­gen­tes pre­pa­ran jun­to con los sin­di­ca­tos ama­ri­llos y las aso­cia­cio­nes empre­sa­ria­les una cura «a la grie­ga».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *