En Libia el úni­co defen­sor de la inde­pen­den­cia es el gobierno de Gad­da­fi- James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James. Lunes 13 de junio de 2011. www. radio36. com. uy

Chury: ¿Cómo van esos tra­ba­jos y esos aná­li­sis Petras?

Petras: Ten­go varios tra­ba­jos, algu­nas obser­va­cio­nes sobre las elec­cio­nes últi­mas tan­to en Tur­quía como en Perú y algu­na cosa sobre lo que está pasan­do en Libia. Podría­mos empe­zar tal vez con Turquía.

El éxi­to del par­ti­do Jus­ti­cia y Desa­rro­llo es con­tun­den­te. Gana­ron con más del 50% de la vota­ción. Y es algo que debe­mos ana­li­zar por­que tie­ne com­po­nen­tes de lo que esta­mos encon­tran­do en varios paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na como en Argen­ti­na, Uru­guay y Bra­sil par­ti­cu­lar­men­te. Este par­ti­do ha teni­do gran éxi­to por­que com­bi­na varias cosas: un cre­ci­mien­to bas­tan­te diná­mi­co de 8% en los últi­mos años; tie­ne esta­bi­li­dad social y polí­ti­ca; ha desa­rro­lla­do una polí­ti­ca de aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y una inde­pen­den­cia polí­ti­ca rela­ti­va, en rela­ción con Pales­ti­na por ejem­plo, y crí­ti­ca a la masa­cre de Israel, ponien­do dis­tan­cia con Israel. Ha cri­ti­ca­do las gue­rras en el Medio Orien­te y con­tra Afga­nis­tán, sin tomar posi­cio­nes muy avan­za­das. Por lo menos asu­mien­do una posi­ción de inde­pen­den­cia fren­te a Euro­pa y Esta­dos Uni­dos y bus­can­do algu­na for­ma de media­ción en rela­ción con Libia e Irán.

Esta com­bi­na­ción de cre­ci­mien­to interno y auto­no­mía exter­na a par­tir de una pro­mo­ción de expor­ta­cio­nes, me pare­ce una fór­mu­la de las nue­vas bur­gue­sías que uno pue­de til­dar de algo nacio­na­lis­ta. Pero siem­pre den­tro del mar­co de la OTAN, de la que Tur­quía sigue sien­do miem­bro. Sin nin­gu­na rup­tu­ra con el impe­ria­lis­mo euro­peo y nor­te­ame­ri­cano, pero con mayor gra­do de auto­no­mía de acción.

Eso ha teni­do un enor­me impac­to posi­ti­vo en sec­to­res con­ser­va­do­res en el país, más o menos islá­mi­cos, pero tam­bién la bur­gue­sía pro­vin­cial. La bur­gue­sía que ha teni­do un cre­ci­mien­to mayor a par­tir de estí­mu­los guber­na­men­ta­les en cons­truc­ción, en con­tra­tos y en subvenciones.

Aho­ra, jun­to con eso ‑por­que muchos pro­gre­sis­tas, inclu­so izquier­dis­tas, han salu­da­do al Par­ti­do Jus­ti­cia y Desa­rro­llo como un desa­rro­llo muy positivo‑, pero en las prác­ti­cas inter­nas, las des­igual­da­des han cre­ci­do, los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res no han avan­za­do en rela­ción con los ingre­sos de las cla­ses domi­nan­tes y un gran sec­tor del cam­po, de peque­ños agri­cul­to­res, tam­po­co se han bene­fi­cia­do de esta polí­ti­ca. Enton­ces es un desa­rro­llo diná­mi­co pero que pro­fun­di­za las des­igual­da­des y la con­cen­tra­ción del ingreso.

Por esta razón yo per­so­nal­men­te no lo con­si­de­ro un pro­ce­so pro­gre­sis­ta. Es una polí­ti­ca exter­na que uno pue­de en algu­nos con­tex­tos apo­yar, por ejem­plo la media­ción con Irán, el esfuer­zo de cri­ti­car la agre­sión de Israel.

Pero el con­jun­to de esta polí­ti­ca no favo­re­ce el desa­rro­llo de las cla­ses popu­la­res, par­ti­cu­lar­men­te la cla­se obre­ra y peque­ños agri­cul­to­res. Pero como la izquier­da siem­pre mira a par­tir de la ópti­ca exter­na, el hecho de que Erdo­gan, el pri­mer Minis­tro, ha cri­ti­ca­do a Israel, ya es favo­ra­ble. Por esto sec­to­res de izquier­da siem­pre favo­re­cen la visión de lo que haga un gobierno en la polí­ti­ca exter­na. Si coin­ci­den til­dan al gobierno como pro­gre­sis­ta. Pero mis ami­gos y com­pa­ñe­ros en Tur­quía que tra­ba­jan en los barrios popu­la­res en los sec­to­res de tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­les, no apo­yan este pro­ce­so. Dicen que están mar­gi­na­dos por­que el gobierno, a par­tir de pro­gra­mas de clien­te­lis­mo, ha gana­do espa­cios des­pla­zan­do a la izquier­da e incor­po­ran­do sec­to­res pobres en este desa­rro­llo capitalista.

Des­de el ángu­lo de ellos, es un gobierno que está crean­do mayo­res obs­tácu­los a la orga­ni­za­ción cla­sis­ta. Eso para la pri­me­ra obser­va­ción. Podría­mos ver éxi­tos de estos gobier­nos de cen­tro. Digo cen­tro por­que tam­po­co pue­do decir cen­tro izquier­da. Uno pue­de lla­mar­lo cen­tro izquier­da pero sin un con­te­ni­do de pro­gra­mas de avan­za­da socialmente.

La segun­da obser­va­ción tie­ne que ver con el pro­ce­so en Perú. El señor Huma­la anun­ció ayer [por el domin­go] que está con­si­de­ran­do indul­tar a Fuji­mo­ri, pero no a Abi­mael Guz­mán. Fuji­mo­ri es un ase­sino, con­de­na­do ya por masa­cres, des­apa­ri­cio­nes y muchos muer­tos. Abi­mael Guz­mán era el máxi­mo diri­gen­te de Sen­de­ro Lumi­no­so que come­tie­ron algu­nas atro­ci­da­des tam­bién en su lucha con­tra Fuji­mo­ri y ante­rior­men­te con Alan Gar­cía y otros más. Pero de hecho, que Huma­la eli­ge indul­tar a Fuji­mo­ri y no a Guz­mán, sig­ni­fi­ca que Huma­la quie­re ganar el apo­yo de la dere­cha dura y mar­gi­nar a las mino­rías que apo­yan a Guz­mán en los sec­to­res populares.

Es otra indi­ca­ción de que Huma­la no es un pro­gre­sis­ta como muchos izquier­dis­tas en Amé­ri­ca Lati­na y en Amé­ri­ca del Nor­te y Euro­pa lo consideran.

Huma­la ha hecho un giro de 180 gra­dos. Inclu­so en la entre­vis­ta dice: no quie­ro ideo­lo­gi­zar blo­ques regio­na­les. ¿Qué sig­ni­fi­ca eso? Si lo lee­mos bien sig­ni­fi­ca que él no es par­ti­da­rio del ALBA; no es par­ti­da­rio de subir­se con las fuer­zas de cen­tro izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na. El tie­ne inte­rés en UNASUR, que inclu­ye a Colom­bia, los gobier­nos neo­li­be­ra­les, los gobier­nos de cen­tro izquier­da y la izquier­da. Es decir: Huma­la va a seguir la polí­ti­ca de Alan Gar­cía en gran­des líneas. No va a tomar nin­gu­na medi­da que abra otro fren­te de apo­yo para algu­na polí­ti­ca de socia­li­zar empre­sas. Lo máxi­mo que pide Huma­la en este momen­to, es subir los impues­tos sobre la gran mine­ría extran­je­ra, a los nive­les que cobran Euro­pa y otros países.

Aho­ra Perú cobra sólo un 30%, lo que es menor que la nor­ma en el mun­do. Y sim­ple­men­te Huma­la quie­re alcan­zar el nivel de los otros paí­ses capi­ta­lis­tas que no son tan corrup­tos y ven­di­dos como Alan García.

Esta medi­da enton­ces sim­ple­men­te dice que Huma­la va a ser un capi­ta­lis­ta nor­mal, y que las pro­yec­cio­nes de los publi­cis­tas de izquier­da de que Huma­la repre­sen­ta otra vic­to­ria para la izquier­da me pare­cen una exa­ge­ra­ción. Huma­la es un polí­ti­co en la línea de Bache­let, en la línea de Rous­seff, en la línea de Taba­té Váz­quez, ni más ni menos.

Y pen­sar que en Perú el nivel de pobre­za y la mar­gi­na­li­dad de los indí­ge­nas es peor que en otras par­tes de Amé­ri­ca Lati­na. Pero otra vez la gen­te quie­re vivir de sus fan­ta­sías, en vez de ana­li­zar a fon­do. Por ejem­plo, los prin­ci­pa­les ase­so­res de Huma­la son todos neo­li­be­ra­les, algu­nos vie­nen del equi­po de Tole­do, ex-fun­cio­na­rio del Ban­co Mun­dial; un can­di­da­to fra­ca­sa­do y rechazado.

Vamos a ver si en los pró­xi­mos meses hay cam­bios en el pro­ce­so, en la apli­ca­ción de las polí­ti­cas, pero más que nada en los nom­bra­mien­tos de los prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios eco­nó­mi­cos, del Minis­te­rio de Eco­no­mía, del Ban­co Central.

Chury: Quie­re decir Petras que si tra­za­mos una línea por el Pací­fi­co, en reali­dad esa línea con­for­ma­da por Chi­le, Colom­bia y Perú no va a variar en mucho en el enfo­que que pode­mos hacer en lo social, en lo polí­ti­co y en lo ideológico.

Petras: Sí, exac­ta­men­te. Otra cosa que debe­mos ana­li­zar es el anun­cio de hoy en el New York Times de que Esta­dos Uni­dos está finan­cian­do opo­si­cio­nes supues­ta­men­te con­tra las tira­nías, a par­tir de fon­dos para Inter­net y otras tec­no­lo­gías para esti­mu­lar oposiciones.

Uno ana­li­za qué tipo de opo­si­ción está finan­cian­do. Dicen ellos que están finan­cian­do opo­si­cio­nes con­tra tira­nías. Pero en el caso con­cre­to de Afga­nis­tán, está finan­cian­do a los ver­du­gos de la ocu­pa­ción impe­ria­lis­ta, y son los tira­nos los que reci­ben el finan­cia­mien­to. Pero va más allá por­que en paí­ses como Siria aho­ra y como Egip­to o Bah­réin, Esta­dos Uni­dos uti­li­za su finan­cia­mien­to para crear alter­na­ti­vas pro impe­ria­lis­tas a gobier­nos que ellos creen que están por caer. Hacen una doble polí­ti­ca: siguen apo­yan­do al gobierno actual, pero man­tie­nen un apo­yo entre la opo­si­ción para el caso de que cai­ga el gobierno actual. Es decir, están jugan­do a dos pun­tas. Una es infil­tran­do las movi­li­za­cio­nes popu­la­res uti­li­zan­do esos fon­dos para ganar espa­cios y por otro lado tra­tan­do de ver has­ta cuán­do el gobierno repre­sor pue­de mantenerse.

Enton­ces cuan­do los dia­rios anun­cian que Esta­dos Uni­dos está toman­do posi­ción con­tra tira­nías, no son posi­cio­nes en las que uno pue­da con­fiar para rea­li­zar las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res. Es tra­tar de hacer un recam­bio polí­ti­co bajo la facha­da de movi­mien­tos pro demo­crá­ti­cos. Y eso hay que ano­tar­lo por­que en el mun­do actual, en el mun­do ára­be hay enor­mes movi­li­za­cio­nes pero sin una direc­ción anti­im­pe­ria­lis­ta clara.

Y entre este gran com­ple­jo de acti­vis­tas, tam­bién los Esta­dos Uni­dos está tra­tan­do de influir para que tomen una direc­ción favo­ra­ble a los intere­ses impe­ria­les. No siem­pre se que­dan con la poli­cía secre­ta, por lo menos no com­ple­ta­men­te, y los ejér­ci­tos represores.

Aho­ra, el ter­cer pun­to, y lo quie­ro enfa­ti­zar, por el momen­to es la lucha heroi­ca del gobierno de Gad­da­fi fren­te a una ofen­si­va aérea sal­va­je, con­tra todas las fuer­zas impe­ria­lis­tas de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos que con­tro­lan el cie­lo y están tiran­do bom­bas en todas par­tes, des­tru­yen­do las líneas de comu­ni­ca­ción, las auto­pis­tas, los puer­tos, sabo­tean­do la pro­duc­ción de petró­leo. Fren­te a más de 20 paí­ses que están ata­can­do, Libia sigue en pie de lucha. Mucha gen­te de la izquier­da, pri­me­ro los más idio­tas, apo­yan lo que lla­man «los rebel­des», que son nada más que los peo­nes del impe­ria­lis­mo. Con­sul­tan con el impe­ria­lis­mo y depen­den com­ple­ta­men­te en las armas y dine­ro de las fuer­zas impe­ria­lis­tas. Inclu­so son ellos los que están pre­sio­nan­do por mayor des­truc­ción aérea. Y segun­do, tra­tan de divi­dir a la opo­si­ción entre los impe­ria­lis­tas y los rebel­des como si no tuvie­ran un víncu­lo orgá­ni­co entre los dos.

Y mien­tras tan­to, el úni­co defen­sor de la inde­pen­den­cia es el gobierno de Gad­da­fi. Con todos sus defec­tos, está hacien­do una defen­sa de la sobe­ra­nía tre­men­da­men­te heroi­ca. ¿Cuán­tos gobier­nos pue­den durar fren­te a más de 10 mil ata­ques de avio­nes? ¡¡10 mil ata­ques de las fuer­zas aéreas de Esta­dos Uni­dos, Ingla­te­rra, Fran­cia, Ita­lia, Espa­ña, etc.!! Y con Rusia cru­zán­do­se bra­zos y dicien­do ah, noso­tros no que­ría­mos ata­ques agre­si­vos, que­ría­mos ata­ques defen­si­vos. Fren­te al total ais­la­mien­to de Libia, siguen luchan­do y siguen resis­tien­do. Para mí es increí­ble el alcan­ce de esta lucha antiimperialista.

Yo en el comien­zo, antes del bom­bar­deo decía bueno, es una lucha inter­na, los rebel­des no son rebel­des, son reac­cio­na­rios, pero aho­ra con el cam­bio pro­fun­do de la gue­rra, es una gue­rra euro­ame­ri­ca­na impe­ria­lis­ta con­tra un pue­blo, un gobierno anti­im­pe­ria­lis­ta que está resis­tien­do has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias. Eso ha dicho Gad­da­fi, que no se va, no va a acep­tar un asi­lo, aban­do­nar su país a manos de los impe­ria­lis­tas y sus verdugos.

Chury: Esta moda­li­dad que han usa­do con Gad­da­fi, ¿pue­de ser una moda­li­dad tras­la­da­da a otros luga­res tam­bién por la OTAN? Noso­tros esta­mos acos­tum­bra­dos a los geno­ci­dios de la OTAN, la OTAN es un apa­ra­to geno­ci­da. ¿Están pro­ban­do un nue­vo sistema?

Petras: Con­tra Libia, la OTAN mues­tra su agre­si­vi­dad y su polí­ti­ca de geno­ci­dio y las fuer­zas des­truc­ti­vas. Pero eso debe­mos enten­der que es de hace tiem­po, cuan­do ata­ca­ron Yugos­la­via, cuan­do ata­ca­ron otros paí­ses. Pero nor­mal­men­te bajo estos ata­ques, como Milo­se­vic en Yugos­la­via, este se entre­gó. Cuan­do hay pre­sio­nes impe­ria­lis­tas nor­mal­men­te los gobier­nos nacio­na­lis­tas o lo que sean, renun­cian y van al exilio.

Pero Gad­da­fi no. Gad­da­fi ha dicho que no se va y va a seguir resis­tien­do. Y no se pue­de enten­der la resis­ten­cia si no hay la con­vic­ción del pue­blo que está res­pal­dan­do y sufrien­do estos ata­ques cons­tan­tes cada noche. Caen bom­bas en Trí­po­li y cen­tros pobla­dos. En muchos paí­ses este tipo de ata­ques noc­tur­nos, ata­ques con heli­cóp­te­ros arma­dos, doble­gan a la pobla­ción. El ejér­ci­to aban­do­na la lucha y los líde­res bus­can un lugar de refu­gio. Pero no, en Libia cada día siguen a pesar de la tre­men­da corre­la­ción de fuer­zas en con­tra y uno tie­ne que reco­no­cer eso que es algo des­ta­ca­do en este momen­to de la historia.

Extrac­ta­do por La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.