Cues­tio­na­do el poder polí­ti­co, judi­cial y poli­cial por encar­ce­la­mien­to de tres mili­tan­tes del PCPE

En los cala­bo­zos de la Comi­sa­ría de la Poli­cía Nacio­nal de Gijón per­ma­ne­cen tres jóve­nes de poco más de 20 años de edad, per­te­ne­cien­tes al PCPE y acu­sa­dos de «terro­ris­mo», así sin más. La Poli­cía pare­ce que ade­más de tener impu­ni­dad con la porra para repar­tir leña, tam­bién tie­ne impu­ni­dad con las valo­ra­cio­nes que rea­li­za por gra­ves que éstas sean.

En cues­tión de horas, los dete­ni­dos serán tras­la­da­dos a Madrid para ser inte­rro­ga­dos, pre­vi­si­ble­men­te, a lo lar­go de la maña­na del jue­ves 16 de junio en el juz­ga­do de ins­truc­ción nº 6 de la Audien­cia Nacional.

Las deten­cio­nes y encar­ce­la­mien­to. A las 17:00 horas del mar­tes 14, la joven V. G. y el joven J. I. F. eran dete­ni­dos en la sede del PCPE de Can­dás y, hacia las 01:00 horas de la madru­ga­da del miér­co­les 15, el joven S. N. se pre­sen­tó volun­ta­ria­men­te en la Comi­sa­ría de Gijón, acon­se­ja­do por sus abo­ga­dos y tam­bién fue dete­ni­do des­pués de pres­tar declaración.

La acu­sa­ción que pesa sobre los tres dete­ni­dos es la de tirar un cóc­tel en un caje­ro de Cajas­tur de Lada y otro en un caje­ro de Ria­ño, tam­bién de Cajas­tur, loca­li­da­des ambas de Lan­greo. Los tres encar­ce­la­dos recha­za­ron las acu­sa­cio­nes y se decla­ran ino­cen­tes de los cargos.

Para­le­la­men­te, a las 10:00 de la maña­na del miér­co­les 15, otros dos mili­tan­tes del PCPE se pre­sen­ta­ron volun­ta­ria­men­te en la Comi­sa­ría de Mie­res en la que pres­ta­ron decla­ra­ción que­dan­do, pos­te­rior­men­te, en liber­tad pero con los mis­mos car­gos que los detenidos.

En opi­nión de los abo­ga­dos y con un míni­mo de sen­ti­do común, de ser cier­tas las acu­sa­cio­nes, en todo caso se tra­ta­ría de una fal­ta, que podría lle­gar a ser deli­to si los daños alcan­za­ran deter­mi­na­do impor­te, pero de esto al terro­ris­mo median años luz.

Lo más gra­ve de todo este pro­ce­so no está del lado de los incul­pa­dos, sino de la acu­sa­ción. Resul­ta que las dili­gen­cias abier­tas por el cita­do juz­ga­do de ins­truc­ción de la Audien­cia Nacio­nal es la 1252010, cuan­do los hechos de los que se acu­sa a los dete­ni­dos y a los inte­rro­ga­dos se pro­du­je­ron el 15 de enero de este años 2011, según dicen en la Comi­sa­ría, es decir, un año des­pués de abrir las cita­das dili­gen­cias. Da la impre­sión de que pri­me­ro se abren las dili­gen­cias y des­pués se van metien­do “cosas” a medi­da para sacar­las cuan­do y cómo con­ven­ga. No hay más deta­lles. Esta­mos ante una cau­sa en la que nada se sabe ni cono­ce, ni poli­cial­men­te ni judi­cial­men­te. Que se sepa, tam­po­co hay nin­gún secre­to del sumario.

Segu­ra­men­te, para enten­der qué inten­cio­nes tie­nen las auto­ri­da­des (repre­si­vas), con­vie­ne aña­dir que en estos últi­mos años, con­cre­ta­men­te, en Lan­greo, en la zona de los hechos por los que se les incul­pa a estos cin­co encau­sa­dos, se pro­du­je­ron nume­ro­sos mani­fes­ta­cio­nes debi­das a los con­flic­tos labo­ra­les de Duro Fel­gue­ra, de Alas Alu­mi­ni­um y de otras empre­sas en las que muchos tra­ba­ja­do­res per­die­ron su empleo o vie­ron cómo se dete­rio­ra­ban sus rela­cio­nes labo­ra­les, algo que en nada pare­ce preo­cu­par a las auto­ri­da­des impli­ca­das en esta represión.

Tam­bién podría con­si­de­rar­se que la per­se­cu­ción va, pre­ci­sa­men­te, con­tra unos jóve­nes que de un modo o de otro tam­bién han par­ti­ci­pa­do en el 15M como indig­na­dos, aun­que aho­ra, sin duda, razón no les ha de fal­tar para estar algo más que indignados.

Tam­po­co está de más recor­dar que el 26 de diciem­bre de 2009, en los cala­bo­zos de esta mis­ma comi­sa­ría en don­de aho­ra se encuen­tran los dete­ni­dos, falle­cía inex­pli­ca­ble­men­te el joven David Blan­co sin que has­ta aho­ra se hayan depu­ra­do res­pon­sa­bi­li­dad algu­na ni tam­po­co se sepa qué suce­dió exactamente.

Qué fácil les está resul­tan­do todo, deten­cio­nes a domi­ci­lio, deten­cio­nes sin res­pon­sa­bi­li­dad algu­na con falle­ci­do inclui­do y no pasa nada por­que cuel­gan el car­tel de terro­ris­ta o el de delin­cuen­te y ya todo se jus­ti­fi­ca y se vuel­ve nor­mal. Pero sí, algo hay de nor­ma­li­dad como es la que con­fie­re la impu­ni­dad que los ampa­ra. El poder tie­ne licen­cia para todo y para más si fal­ta les hicie­ra o lo con­si­de­ran con­ve­nien­te para sus intere­ses. Aho­ra, las auto­ri­da­des han toma­do la ini­cia­ti­va del 15M, pero la suya

astur­bu­lla

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.