Cua­li­fi­ca­das voces se alzan con­tra la euro­or­den y su apli­ca­ción a Auro­re Mar­tin

Cua­li­fi­ca­das voces se alzan con­tra la euro­or­den y su apli­ca­ción a Auro­re Mar­tin Imprimir E-mail
Cualificadas voces se alzan contra la euroorden y su aplicación a Aurore Martin

La deci­sión de apli­car la euro­or­den a Auro­re Mar­tin ha sus­ci­ta­do el recha­zo de nume­ro­sas per­so­na­li­da­des y colec­ti­vos, tan­to de Eus­kal Herria como del pro­pio Esta­do fran­cés. Ade­más, dece­nas de elec­tos se han acti­va­do, como en raras oca­sio­nes, para denun­ciar la «moti­va­ción polí­ti­ca» que se escon­de tras el pro­ce­di­mien­to. Han lan­za­do un lla­ma­mien­to a par­ti­ci­par este sába­do, en Bia­rritz, en la jor­na­da don­de se exi­gi­rá el res­pe­to de los dere­chos civi­les y polí­ti­cos. Des­de que se abrió el pro­ce­di­mien­to de la euro­or­den con­tra Auro­re Mar­tin, hace ocho meses, nume­ro­sos colec­ti­vos, elec­tos y agen­tes socia­les y polí­ti­cos han ido sumán­do­se a la denun­cia de dicha medi­da, con­ven­ci­dos de que se tra­ta de una fla­gran­te vul­ne­ra­ción de los de- rechos polí­ti­cos y civi­les.

Sin embar­go, una vez que la Cor­te de Casa­ción (Tri­bu­nal Supre­mo) con­fir­mó en diciem­bre la deci­sión del Tri­bu­nal de Pau, y en par­ti­cu­lar des­de que la mili­tan­te aber­tza­le deci­die­ra escon­der­se para evi­tar su entre­ga a Madrid, los apo­yos se han mul­ti­pli­ca­do.

En las últi­mas sema­nas, cua­li­fi­ca­das voces vas­cas y tam­bién del Esta­do fran­cés se han incor­po­ra­do a la lis­ta de fir­man­tes del mani­fies­to del 30 de mayo que, más allá del caso de Mar­tin, cri­ti­ca la euro­or­den «con moti­va­ción polí­ti­ca» y exi­ge res­pe­to a la liber­tad de opi­nión y al dere­cho a mili­tar polí­ti­ca­men­te de cual­quier ciu­da­dano.

Así, más de 150 elec­tos de ca-si todo el espec­tro polí­ti­co han rea­li­za­do un lla­ma­mien­to espe­cial a sus homó­lo­gos a unir fuer­zas y par­ti­ci­par acti­va­men­te en las dife­ren­tes ini­cia­ti­vas, en espe­cial la que se desa­rro­lla­rá el pró­xi­mo sába­do en la Halle d’I­raty de Bia­rritz (pró­xi­mo al aero­puer­to).

Elec­tos loca­les

Entre los elec­tos loca­les, des­ta­ca la recien­te adhe­sión del dipu­tado de la cir­cuns­crip­ción vas­co-bear­ne­sa, Jean Las­sa­lle (MoDem), que mani­fes­tó no com- pren­der la apli­ca­ción de la euro­or­den, máxi­me «en un con­tex­to de pro­ce­so de paz», según dijo. Aña­dió que si no fue­ra por­que tie­ne otro com­pro­mi­so, este sába­do par­ti­ci­pa­ría en la jor­na­da de Bia­rritz.

El con­se­je­ro gene­ral de UMP, Max Bris­son, tam­bién ha excu­sa­do su asis­ten­cia por encon­trar­se en el extran­je­ro. En este caso, tam­po­co ha que­ri­do fir­mar el mani­fies­to por encon­trar­lo «dema­sia­do acu­sa­to­rio res­pec­to al Esta­do», aun­que en su día dejó cla­ro su des­acuer­do con la deci­sión con­tra la mili­tan­te de Bata­su­na.

En la mis­ma línea, otro elec- to local, el con­se­je­ro cen­tris­ta Jean-Jac­ques Las­sa­rre, tam­po­co ha rubri­ca­do el docu­men­to pero «lamen­ta» el dic­ta­men con­tra Mar­tin «en un momen­to en el que se obser­van dife­ren­tes sig­nos de recom­po­si­ción de la vida polí­ti­ca y social» en Eus­kal Herria. Por obli­ga­cio­nes de su car­go, no acu­di­rá al acto del sába­do, al igual que Frantxua Mai­tia (con­se­je­ro regio­nal del PS), que se opo­ne a la euro­or­den con­tra la zube­ro­ta­rra si bien no se posi­cio­nó en el caso de los jóve­nes ence­rra­dos en Izpu­ra.

Otros elec­tos socia­lis­tas (Kot­te Eze­na­rro, Marie-Chris­ti­ne Ara­gon y Syl­via­ne Alaux), cen­tris­tas (Jean-René Etche­ga­ray), de UMP (Jean Cas­teings), de Euro­pe Eco­lo­gie (Ali­ce Lei­zia­ge­zahar), alcal­des y dece­nas de con­ce­ja­les, sí se han mos­tra­do con- tun­den­tes con­tra la euro­or­den.

A nivel esta­tal, per­so­na­li­da­des de dife­ren­tes ten­den­cias polí­ti­cas han sus­cri­to el mani­fies­to. Entre ellas des­ta­can varios euro­dipu­tados, tres dipu­tados fran­ce­ses (uno de ellos es André Valli­ni, del PS) y una sena­do­ra.

Han estam­pa­do su fir­ma tam­bién diez escri­to­res, varios sin­di­ca­lis­tas y máxi­mos repre­sen­tan­tes de cono­ci­das orga­ni­za- cio­nes de defen­sa de los dere­chos huma­nos, como la Liga de Dere­chos Huma­nos y la Fede­ra­ción Inter­na­cio­nal de Dere­chos Huma­nos.

18 de JUNIO
El Colec­ti­vo con­tra la Euro­or­den con­si­de­ra que este 18 de junio será un pun­to de infle­xión en la bata­lla con­tra la euro­or­den y, en gene­ral, con­tra las leyes de excep­ción, así como en favor de los dere­chos civi­les y polí­ti­cos.

ya no se ocul­ta­rá
Auro­re Mar­tin anun­ció hace unos días su inten­ción de vol­ver a la vida públi­ca nor­mal, aun a sabien­das de que pue­de ser dete­ni­da, entre­ga­da a Madrid y encar­ce­la­da. Per­ma­ne­ce escon­di­da des­de el 17 de diciem­bre pasa­do.

El Sin­di­ca­to de la Magis­tra­tu­ra obser­va una des­via­ción de la ley
El pres­ti­gio­so dia­rio «Le Mon­de» publi­có ayer un artícu­lo de opi­nión de Matthieu Bon­due­lle y Patrick Hen­riot, secre­ta­rio gene­ral y secre­ta­rio nacio­nal, res­pec­ti­va­men­te, del Sin­di­ca­to de la Magis­tra­tu­ra, en el que ana­li­zan el caso de Auro­re Mar­tin.

Tras repa­sar los hechos y dejar cla­ro que en el dos­sier con­tra la mili­tan­te aber­tza­le no hay «nada que pue­da entrar en la cali­fi­ca­ción de terro­ris­mo ‑muy exten­sa, por cier­to-», se pre­gun­tan «cómo ha sido posi­ble lle­gar a una situa­ción tan absur­da como per­ver­sa» al haber acep­ta­do la Jus­ti­cia fran­ce­sa la peti­ción de entre­ga de la Audien­cia Nacio­nal.

Los repre­sen­tan­tes del sin­di­ca­to, que agru­pa al 30% de los magis­tra­dos del Esta­do fran­cés, con­si­de­ran que «en nom­bre de las nece­si­da­des de la coope­ra­ción con otros Esta­dos» se están «aban­do­nan­do los prin­ci­pios más esen­cia­les».

Cri­ti­can que aun­que en su crea­ción en 2002 el pro­ce­di­mien­to iba a orien­tar­se a «com­ba­tir mejor la cri­mi­na­li­dad trans­fron­te­ri­za», los esta­dos «des­via­ron rápi­da­men­te» el obje­ti­vo y no esta­ble­cie­ron «el coro­la­rio indis­pen­sa­ble, la cons­ti­tu­ción de un ver­da­de­ro espa­cio judi­cial euro­peo» con las con­si­guien­tes garan­tías de pro­tec­ción de los dere­chos y liber­ta­des.

Denun­cian que la «mala» uti­li­za­ción del pro­ce­di­mien­to con­vier­te a la euro­or­den en una «peli­gro­sa here­jía» y afir­man que Auro­re Mar­tin «no ha vul­ne­ra­do la ley fran­ce­sa» y que «debe­ría gozar, en Fran­cia como en cual­quier par­te, de la liber­tad de opi­nión y expre­sión que cons­ti­tu­ye uno de los bie­nes más pre­cia­dos de las demo­cra­cias».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *