¿Por qué matan a los civi­les afga­nos? – James Petras

¿Por qué las fuer­zas aéreas y terres­tres de EEUU y la OTAN matan a tan­tos civi­les, tan per­sis­ten­te­men­te, duran­te perío­dos tan lar­gos de tiem­po y en regio­nes por todo el país? ¿Por qué la cifra de civi­les ase­si­na­dos no ha para­do de cre­cer en el cur­so del con­flic­to? ¿Por qué los avio­nes de EEUU y la OTAN pro­si­guen bom­bar­dean­do vivien­das de civi­les y reunio­nes loca­les y las tro­pas de tie­rra ata­can indis­cri­mi­na­da­men­te hoga­res y talle­res? ¿Por qué se pasan por alto todas las súpli­cas del cola­bo­ra­dor de la OTAN, el pre­si­den­te Kar­zai, para que desis­tan de bom­bar­dear hoga­res? Final­men­te, sabien­do como saben que la matan­za de civi­les, de fami­lias ente­ras, inclu­yen­do niños, madres y ancia­nos les alie­na de la pobla­ción local y ali­men­ta una exten­di­da y pro­fun­da hos­ti­li­dad, ¿por qué los ejér­ci­tos de EEUU y la OTAN se nie­gan a alte­rar sus tác­ti­cas y estra­te­gia?

Expli­ca­cio­nes y excu­sas por la matan­za de civi­les:

Las dis­cul­pas por las matan­zas de civi­les per­pe­tra­das por la OTAN son tan abun­dan­tes como sus expli­ca­cio­nes caren­tes de sus­tan­cia. Los por­ta­vo­ces del Pen­tá­gono hablan de “acci­den­tes”, “erro­res de gue­rra”, “daños cola­te­ra­les”; los exper­tos de los medios cul­pan a los com­ba­tien­tes de la gue­rri­lla de empren­der com­ba­tes en zonas habi­ta­das por civi­les; los aca­dé­mi­cos neo­con­ser­va­do­res y sus cole­gas de los “think tank” cul­pan a los fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos de con­ver­tir a los aldea­nos a su cau­sa y “for­zar” a la OTAN a matar civi­les para así crear már­ti­res y uti­li­zar su muer­te como dis­po­si­ti­vo de reclu­ta­mien­to.

Esas expli­ca­cio­nes tan cla­ra­men­te super­fi­cia­les plan­tean más pre­gun­tas que res­pues­tas y, en algu­nos casos, refu­tan sin que­rer las jus­ti­fi­ca­cio­nes de toda la gue­rra. El argu­men­to del “error de gue­rra” plan­tea una pre­gun­ta más bási­ca aún: ¿En qué tipo de gue­rra están impli­ca­dos EEUU y la OTAN que cons­tan­te­men­te se encuen­tran con que las “gue­rri­llas” se “fun­den” con la pobla­ción, mien­tras la ocu­pa­ción des­tro­za las puer­tas de las casas y per­ci­be que todos y cada uno de los hoga­res pue­de ser un posi­ble san­tua­rio, un pues­to de avan­za­da de la resis­ten­cia? ¿Qué tipo de ejér­ci­to uti­li­za avio­nes de com­ba­te y avio­nes no tri­pu­la­dos a ele­va­das alti­tu­des diri­gi­dos des­de pues­tos de man­do leja­nos para ata­car cen­tros de pobla­ción pla­ga­dos de comer­cios, ade­más de cam­pos agrí­co­las y eco­no­mías domés­ti­cas? Evi­den­te­men­te, solo un ejér­ci­to que actúa en un entorno civil hos­til va a asu­mir que tras cada puer­ta de cada hogar se alo­ja un “enemi­go”; que cada fami­lia está alber­gan­do a un com­ba­tien­te; que es mejor “con­ti­nuar dis­pa­ran­do” a que te metan una bala en las tri­pas.

Los “acci­den­tes de gue­rra” no “se han pro­du­ci­do solo” a lo lar­go de toda una déca­da, afec­tan­do a todo un país. La matan­za de civi­les es uno de los resul­ta­dos de una gue­rra de con­quis­ta impe­rial con­tra todo un pue­blo que resis­te la ocu­pa­ción con todos los medios de que dis­po­ne según sus cir­cuns­tan­cias. Los pilo­tos y tro­pas terres­tres reco­no­cen que son una fuer­za aje­na hos­til, cuya pre­sen­cia diri­gen des­de arri­ba gene­ra­les y polí­ti­cos que ope­ran con una espe­cie de esque­ma abs­trac­to de “terro­ris­tas vin­cu­la­dos con Al-Qai­da” que no tie­ne nada que ver con la den­sa red de lazos per­so­na­les de soli­da­ri­dad sobre el terreno entre los com­ba­tien­tes de la resis­ten­cia y los civi­les en Afga­nis­tán.

Tra­ba­jan­do a par­tir de esas cate­go­rías abs­trac­tas, los estra­te­gas eti­que­tan los amplios recin­tos fami­lia­res como “escon­di­tes”; los encuen­tros fami­lia­res como “reunio­nes de terro­ris­tas”; las cara­va­nas comer­cia­les como “con­tra­ban­do de la gue­rri­lla”. Los con­flic­ti­vos intere­ses de los polí­ti­cos, gene­ra­les, estra­te­gas y ofi­cia­les mili­ta­res del impe­rio, por un lado, y la resis­ten­cia y la pobla­ción civil, por otra, esce­ni­fi­can una bre­cha enor­me. Cuan­to mayor sea la cifra de civiles/​combatientes ase­si­na­dos, más rápi­dos son los avan­ces de los fun­cio­na­rios impe­ria­les, ávi­dos de pro­mo­cio­nes y valio­sas pen­sio­nes, en su carre­ra. El “éxi­to”, según el pun­to de vis­ta mun­dial impe­rial, se mide, a nivel inter­na­cio­nal, por la cifra de gober­nan­tes clien­te­lis­tas; a nivel nacio­nal, por el núme­ro de ban­de­ras que se pin­chan en los mapas de gue­rra indi­can­do “ciu­da­des segu­ras”; y a nivel local, por los recuen­tos de víc­ti­mas de las fami­lias masa­cra­das.

Sobre el terreno, entre los millo­nes de seres que con­for­man los círcu­los ínti­mos fami­lia­res y los cla­nes, don­de coexis­te la pena con la ira, se desa­rro­lla la resis­ten­cia en todas sus múl­ti­ples for­mas: Votos sagra­dos y pro­me­sas pro­fa­nas de “luchar” con­tra los millo­nes de humi­lla­cio­nes dia­rias que afec­tan tan­to a jóve­nes como a vie­jos, a espo­sos y a espo­sas, en hoga­res, mer­ca­dos, carre­te­ras y cami­nos. La mira­da hos­til de una madre pro­te­gien­do a un bebé de los sol­da­dos que irrum­pen en un dor­mi­to­rio dice tan­to como el cre­pi­tar de la ame­tra­lla­do­ra de un fran­co­ti­ra­dor escon­di­do en una grie­ta de la mon­ta­ña.

Una gue­rra con­tra un pue­blo, no una gue­rra con­tra el terror

La matan­za de civi­les no es algo “acci­den­tal”. La razón fun­da­men­tal de que maten a tan­tos civi­les, cada día y en cada región des­de hace una déca­da, es por­que no pue­den dis­tin­guir a los civi­les de los com­ba­tien­tes. La ima­gen de los com­ba­tien­tes afga­nos como una espe­cie de terro­ris­ta pro­fe­sio­nal ambu­lan­te que va arro­jan­do bom­bas está com­ple­ta­men­te fue­ra de lugar. La mayor par­te de los com­ba­tien­tes afga­nos tie­nen fami­lia, cul­ti­van los cam­pos y cui­dan reba­ños; man­tie­nen a sus fami­lias y asis­ten a la mez­qui­ta; son “civi­les a tiem­po par­cial” y com­ba­tien­tes a tiem­po par­cial. Solo en las men­tes esque­má­ti­cas de los “gran­des estra­te­gas de gue­rra” del Pen­tá­gono y de los cuar­te­les de la OTAN exis­ten esas dis­tin­cio­nes, un intere­sa­do auto­en­ga­ño que es, en reali­dad, una esca­le­ra para tre­par por la jerar­quía polí­ti­co-mili­tar. Cada esca­lón está depen­dien­do de que se empren­da una “gue­rra jus­ta” para alcan­zar el “exi­to­so” final.

Los com­ba­tien­tes-civi­les son un fenó­meno popu­lar de masas. ¿De qué otra for­ma pode­mos expli­car su capa­ci­dad para man­te­ner una resis­ten­cia arma­da duran­te más de una déca­da, avan­zan­do de hecho con el paso del tiem­po? ¿Cómo pode­mos expli­car su éxi­to mili­tar con­tra las fuer­zas arma­das y ase­so­res de cua­ren­ta paí­ses, inclu­yen­do a EEUU, Euro­pa y a toda una pan­da de mer­ce­na­rios afro-asiá­ti­co-lati­no­ame­ri­ca­nos? ¿Cómo pode­mos expli­car la cre­cien­te resis­ten­cia a pesar del sufri­mien­to de una ocu­pa­ción mili­tar que se apo­ya en los más avan­za­dos ins­tru­men­tos tec­no­ló­gi­cos de gue­rra? ¿Cómo pode­mos expli­car el flu­jo del apo­yo popu­lar a la gue­rra en el país del “Con­quis­ta­dor” y el cre­cien­te núme­ro de reclu­tas para la Resis­ten­cia? Los com­ba­tien­tes tie­nen la leal­tad del pue­blo afgano; no han teni­do que gas­tar miles de millo­nes en com­prar las espu­rias “leal­ta­des” de mer­ce­na­rios que en cual­quier momen­to pue­den “vol­ver sus armas del otro lado”.

Se bom­bar­dean las bodas por­que los com­ba­tien­tes asis­ten a las bodas jun­to con cien­tos de fami­lia­res y ami­gos. Se bom­bar­dean los pue­blos por­que los cam­pe­si­nos cul­ti­van las cose­chas que con­tri­bu­yen a ali­men­tar a los resis­ten­tes. Los refu­gios civi­les se con­vier­ten en san­tua­rios mili­ta­res. Afga­nis­tán está pola­ri­za­do: el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se fren­te a un pue­blo en armas. La polí­ti­ca real del Pen­tá­gono y la OTAN, enfren­ta­da a esta reali­dad, con­sis­te en domi­nar y/​o des­truir. Cada bom­ba que mata a doce­nas de civi­les en la bús­que­da de un fran­co­ti­ra­dor pro­fun­di­za el ais­la­mien­to y el des­cré­di­to del gober­nan­te-títe­re. El pre­si­den­te Kar­zai ha vis­to cómo su misión de cons­truir una “base civil” que recons­tru­ye­ra el país ha que­da­do total­men­te des­pres­ti­gia­da. Sus que­jas impo­ten­tes ante el man­do de la OTAN para que cesen de bom­bar­dear obje­ti­vos civi­les caen en oídos sor­dos; por­que el man­do de la OTAN sabe muy bien que “los civi­les” son la “resis­ten­cia pro­fun­da”, la inmen­sa reser­va de apo­yo a los com­ba­tien­tes; sus ojos y oídos supe­ran con mucho a los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos de inte­li­gen­cia del Ocu­pan­te. Al igual que Kar­zai no pue­de con­ven­cer a los civi­les para que se vuel­van con­tra los com­ba­tien­tes, tam­po­co pue­de con­ven­cer a los ejér­ci­tos impe­ria­les de que dejen de bom­bar­dear hoga­res y reunio­nes de civi­les.

Washing­ton sabe que con cada reti­ra­da, los com­ba­tien­tes de la resis­ten­cia, que sur­gen de todas par­tes, ocu­pan el terri­to­rio, las ciu­da­des y los pue­blos. Lo mejor que los polí­ti­cos de EEUU y la OTAN pue­den hacer es nego­ciar una sali­da segu­ra y orde­na­da. Lo máxi­mo que pue­den espe­rar es que sus cola­bo­ra­cio­nis­tas loca­les no deser­ten o esca­pen pre­ma­tu­ra­men­te al extran­je­ro vol­cán­do­le a la resis­ten­cia miles de millo­nes de dóla­res en arti­lle­ría. Lo máxi­mo que los cola­bo­ra­do­res pue­den espe­rar es ase­gu­rar­se una ruta de esca­pe, un visa­do, una cuen­ta en ultra­mar y una segun­da vivien­da con­for­ta­ble en el extran­je­ro. Lo que está abso­lu­ta­men­te cla­ro es que EEUU, la OTAN y sus cola­bo­ra­do­res no van a tener nin­gún papel que jugar en el nue­vo esta­do inde­pen­dien­te de Afga­nis­tán.

* James Petras es pro­fe­sor emé­ri­to de Socio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Bingham­ton (Nue­va York).

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​863 – Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fer­nán­dez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *